Carl Szo­koll, el sal­va­dor de Vie­na

Muy Historia - - DOSSIER -

Fue uno de los ofi­cia­les que in­ten­ta­ron ma­tar a Hitler en ju­lio de 1943, y uno de los po­cos im­pli­ca­dos que se li­bra­ron de las gra­ví­si­mas re­pre­sa­lias tras el mag­ni­ci­dio frus­tra­do. Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses de la gue­rra, sir­vió en la Wehr­macht co­mo co­man­dan­te y, a co­mien­zos de 1945, se in­vo­lu­cró en la Re­sis­ten- cia aus­tría­ca, alián­do­se con el O5 y te­jien­do una red de ofi­cia­les dis­pues­tos a con­tac­tar con el Ejér­ci­to Ro­jo. El ob­je­ti­vo era con­se­guir que Vie­na fue­se de­cla­ra­da ciu­dad abier­ta, es de­cir, en­tre­gar­la pa­cí­fi­ca­men­te y evi­tar que re­sul­ta­se des­trui­da co­mo tan­tas otras del Reich. Aun­que en un pri­mer mo­men­to el plan fun­cio­nó, la cons­pi­ra­ción fue des­cu­bier­ta por la trai­ción de al­gu­nos con­ju­ra­dos y las SS se lan­za­ron a cap­tu­rar a sus ca­be­ci­llas. De nue­vo Szo­koll pu­do es­ca­par y pa­só a for­mar par­te de la prin­ci­pal ini­cia­ti­va aus­tría­ca de re­sis­ten­cia al na­zis­mo: la Ope­ra­ción Ra­detzky. Con­ven­ció a los so­vié­ti­cos pa­ra que pos­pu­sie­ran el asal­to a la ciu­dad y en ocho días pu­do ser li­be­ra­da de for­ma pa­cí­fi­ca, sal­ván­do­se de la des­truc­ción.

Elo­fi­cia­lS­zo­koll­sea­lió­co­nel­gru­po­de­re­sis­ten­ciaO5y­ne­go­ció­la en­tre­ga­pa­cí­fi­ca­deVie­naen1945.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.