Da­vid ven­ce a Go­liat

Muy Historia - - DOSSIER -

De las nu­me­ro­sas gue­rras an­ti­im­pe­ria­lis­tas li­bra­das por Chi­na en los tiem­pos mo­der­nos, la se­gun­da gue­rra sino-ja­po­ne­sa, co­no­ci­da en Chi­na co­mo la Gue­rra de Re­sis­ten­cia con­tra Ja­pón, fue la pri­me­ra que ter­mi­nó con una vic­to­ria to­tal.

Al prin­ci­pio de la con­tien­da, apro­ve­chan­do su su­pe­rio­ri­dad mi­li­tar y con­ti­nuan­do su po­lí­ti­ca ex­pan­sio­nis­ta, el Ejér­ci­to ni­pón con­si­guió ocu­par la mi­tad de Chi­na. Sin em­bar­go, és­ta lu­cha­ba en­ton­ces con el apo­yo eco­nó­mi­co de Alemania, la URSS y Es­ta­dos Uni­dos y, des­pués del ata­que ja­po­nés a Pearl Har­bor en 1941, el lla­ma­do Fren­te del Pa­cí­fi­co se con­vir­tió en un tea­tro de ope­ra­cio­nes esen­cial del con­flic­to mun­dial. TO­DOS CON­TRA LOS NIPONES.

A prio­ri, la pre­gun­ta pa­re­ce obli­ga­da: ¿có­mo pu­do la dé­bil Chi­na im­po­ner­se a los po­de­ro­sos invasores y ani­qui­lar a más de 1,5 mi­llo­nes de sol­da­dos enemi­gos? La cla­ve es­tá en có­mo el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na y su lí­der, Mao Ze­dong, con­si- guie­ron con­ver­tir el cho­que en una au­tén­ti­ca gue­rra po­pu­lar.

La con­tien­da arran­có ofi­cial­men­te el 7 de ju­lio de 1937 con el co­no­ci­do co­mo In­ci­den­te del Puen­te de Mar­co Polo ( Pekín), un ti­ro­teo en­tre sol­da­dos de am­bos paí­ses que ser­vi­ría a Ja­pón en ban­de­ja la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra ini­ciar una gue­rra to­tal. Las tro­pas ja­po­ne­sas, que ya con­tro­la­ban Man­chu­ria, ini­cia­ron la in­va­sión del nor­te y es­te del país. En la ciu­dad de Nan­kín, ase­si­na­ron a más de 100.000 per­so­nas. La ma­sa­cre atra­jo la aten­ción del mun­do ha­cia una con­tien­da ig­no­ra­da en Oc­ci­den­te, pe­ro que iba a pro­vo­car que Es­ta­dos Uni­dos se su­ma­ra a los alia­dos.

Sur­gió en­ton­ces, por ini­cia­ti­va del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, el Fren­te Uni­do An­ti­ja­po­nés, en el que se in­te­gró el Kuo­min­tang. Du­ran­te los si­guien­tes ocho años de gue­rra ( 1937- 1945), el Ejér­ci­to del Kuo­min­tang, ar­ma­do por EE UU, com­ba­ti­ría con­tra los invasores ja­po­ne­ses jun­to al Par­ti­do Co­mu­nis­ta, que li­de­ró una con­tien­da que iría de­bi­li­tan­do ca­da vez más al Ejér­ci­to ni­pón has­ta su ren­di­ción. Con su fiera re­sis­ten­cia y el sa­cri­fi­cio de 35 mi­llo­nes de vi­das, Chi­na tam­bién con­tri­bu­yó a la de­rro­ta de Ja­pón en la II Gue­rra Mun­dial. La ren­di­ción de Alemania per­mi­tió el triun­fo del Ejér­ci­to Ro­jo en Man­chu­ria, dos días des­pués de que la bomba ató­mi­ca ca­ye­ra so­bre Hi­ros­hi­ma.

Eso for­zó la ren­di­ción ja­po­ne­sa y su re­ti­ra­da de Asia con­ti­nen­tal, así co­mo el triun­fo es­ta­dou­ni­den­se en el Fren­te del Pa­cí­fi­co. En reali­dad, el fi­nal de los dos con­flic­tos bé­li­cos, que coin­ci­die­ron en el tiem­po, ade­más de con­lle­var la sa­li­da de­fi­ni­ti­va de Ja­pón de te­rri­to­rio chino sir­vió pa­ra que la ten­sión cre­cien­te en­tre am­bos paí­ses asiá­ti­cos se di­lu­ye­se. To­do el te­rri­to­rio ocu­pa­do por Ja­pón, así co­mo Man­chu­ria y Tai­wán, vol­vían a es­tar ba­jo so­be­ra­nía chi­na, y Chiang Kai-Shek tra­tó de res­ta­ble­cer el Go­bierno na­cio­na­lis­ta de Nan­kín. FIN DEL CON­FLIC­TO.

El Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na re­clu­tó a cam­pe­si­nos (en la fo­to) pa­ra lu­char en la se­gun­da gue­rra sino-ja­po­ne­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.