El país que se li­be­ró a sí mis­mo

Muy Historia - - DOSSIER -

Los par­ti­sa­nos al­ba­ne­ses in­te­gra­dos en el Mo­vi­mien­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal fue­ron el prin­ci­pal gru­po de la Re­sis­ten­cia a la ocu­pa­ción ita­lia­na ( abril de 1939). Du­ran­te los pri­me­ros tiem­pos de és­ta ape­nas hu­bo opo­si­ción, ex­cep­to mo­des­tos ata­ques or­ga­ni­za­dos por lí­de­res lo­ca­les. Pe­ro, tras la in­va­sión na­zi de la Unión So­vié­ti­ca (ju­nio de 1941), los in­sur­gen­tes in­cre­men­ta­ron su ac­ti­vi­dad y se creó el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, di­ri­gi­do por En­ver Hox­ha. En su seno sur­gie­ron cé­lu­las que pro­ta­go­ni­za­rían ac­cio­nes de sa­bo­ta­je y pro­pa­gan­da. DOS OR­GA­NI­ZA­CIO­NES DE DIS­TIN­TO SIGNO.

Los co­mu­nis­tas reunie­ron en­ton­ces a to­dos los lí­de­res de la iz­quier­da pa­ra for­mar un fren­te úni­co. Fue así co­mo na­ció el Mo­vi­mien­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal, del que de­pen­dían los par­ti­sa­nos del Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal. Me­nos po­pu­la­res fue­ron los in­te­gran­tes del otro gru­po de la Re­sis­ten­cia, de de­re­chas y pro- oc­ci­den­tal: el Fren­te Na­cio­nal o Ba­lli Kom­bë­tar. Lo for­ma­ban te­rra­te­nien­tes y cam­pe­si­nos que apo­ya­ban la crea­ción de la Gran Al­ba­nia (ane­xión de otros te­rri­to­rios) por los ita­lia­nos, aun­que lu­cha­ban con­tra es­tos.

Tras la ren­di­ción de Ita­lia, co­mu­nis­tas y na­cio­na­lis­tas se unie­ron pa­ra rea­li­zar ac­cio­nes con­jun­tas, pe­ro la alian­za no du­ró mu­cho por sus dis­cre­pan­cias so­bre Ko­so­vo. Los co­mu­nis­tas que­rían en­tre­gar­lo a la Yu­gos­la­via de Ti­to – con­ven­ci­dos de que, fi­na­li­za­da la gue­rra, és­te se lo de­vol­ve­ría pa­cí­fi­ca­men­te– y los na­cio­na­lis­tas apos­ta­ban por con­ser­var­lo. El con­flic­to desem­bo­ca­ría en una lu­cha que ga­na­ron los co­mu­nis­tas.

En sep­tiem­bre de 1943, los ale­ma­nes sus­ti­tu­ye­ron a los ita­lia­nos co­mo fuer­za de ocu­pa­ción y, pa­ra ga­nar­se el apo­yo po­pu­lar, uti­li­za­ron el pro­ble­ma de Ko­so­vo, lo que hi­zo que par­te del Fren­te Na­cio­nal co­la­bo­ra­se con ellos. Aun así, los par­ti­sa­nos crea­ron un Con­se­jo An­ti­fas­cis­ta de Li­be­ra­ción Na­cio­nal y pu­die­ron re­cu­pe­rar el país, y tam­bién Ko­so­vo. Al­ba­nia pa­só a ser ad­mi­nis­tra­da por un Go­bierno pro­vi­sio­nal con Hox­ha de pri­mer mi­nis­tro. GUE­RRA DE GUE­RRI­LLAS Y BÚNKERES.

Gra­cias al Ejér­ci­to de par­ti­sa­nos, Al­ba­nia fue el úni­co país que con­si­guió li­be­rar­se a sí mis­mo de la ocu­pa­ción ex­tran­je­ra en la II Gue­rra Mun­dial. Su es­tra­te­gia se ba­só en la gue­rra de gue­rri­llas y la con­cen­tra­ción de tro­pas en las mon­ta­ñas, des­de don­de avan­za­ron a la con­quis­ta de las ciu­da­des. Se cons­tru­yó en se­cre­to una ex­ten­sí­si­ma red de búnkeres y tú­ne­les (los di­ri­gen­tes po­dían tras­la­dar­se por ella, por ejem­plo, des­de Ti­ra­na has­ta el gran bún­ker cen­tral en el mon­te Daj­ti). No era fá­cil to­mar una Al­ba­nia pla­ga­da de búnkeres y con 800.000 per­so­nas en las Fuer­zas Ar­ma­das y otras mu­chas lis­tas pa­ra ser mo­vi­li­za­das. Fi­nal­men­te, los par­ti­sa­nos se im­pu­sie­ron por su me­jor or­ga­ni­za­ción y ca­pa­ci­dad mi­li­tar, en gran par­te gra­cias al ge­ne­ral de la 1.ª Bri­ga­da que con­quis­tó Ti­ra­na, Meh­met Shehu.

Cuan­do­se­lla­móa la­lu­cha­por­la­li­be­ra­ción­del­yu­goi­ta­liano,mu­cho­sal­ba­ne­ses­sea­lis­ta­ron enelE­jér­ci­to­deLi­be­ra­ció­nNa­cio­nal (en­la­fo­to,des­fi­lan­do­po­rTi­ra­na).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.