Des­pués, ya na­da se­ría igual...

FUE UNA EX­PLO­SIÓN DE EFER­VES­CEN­CIA CONTESTATARIA QUE NO CAM­BIÓ NA­DA Y AL MIS­MO TIEM­PO LO CAMBIÓTODO, CON EL MA­YO FRAN­CÉS CO­MO EPI­CEN­TRO Y SÍM­BO­LO.

Muy Historia - - SUMARIO - Por Ma­nuel Mon­te­ro, ca­te­drá­ti­co de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea

Una olea­da de mo­vi­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios sa­cu­dió al mun­do en 1968. Pa­rís sim­bo­li­za esa efer­ves­cen­cia, pe­ro par­ti­ci­pa­ron de ella lu­ga­res tan dis­tin­tos co­mo Mé­xi­co DF, Ber­ke­ley, To­kio, Var­so­via, Ber­lín, Pra­ga o Ro­ma, mien­tras Chi­na vi­vía la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral, la Gue­rra de Viet­nam en­tra­ba en su mo­men­to crí­ti­co y en la Es­pa­ña fran­quis­ta to­ma­ba cuer­po la con­tes­ta­ción con­tra la dic­ta­du­ra. El mun­do sa­li­do de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ha­bía mos­tra­do una gran es­ta­bi­li­dad, que fue al­te­ra­da sú­bi­ta­men­te.

Al ter­mi­nar el 68, las as­pi­ra­cio­nes re­vo­lu­cio­na­rias ha­bían fra­ca­sa­do y pa­re­cía que las aguas ha­bían vuel­to a su cau­ce. Na­da ha­bía cam­bia­do, pe­ro ya na­da se­ría igual. Las se­cue­las de aque­lla con­mo­ción ten­drían gran al­can­ce. Mu­chas ac­ti­tu­des cul­tu­ra­les o po­lí­ti­cas pos­te­rio­res son re­co­no­ci­bles a par­tir de pro­pues­tas en­ton­ces rup­tu­ris­tas.

Fue­ron re­vo­lu­cio­nes pe­cu­lia­res, pues no bus­ca­ron to­mar el po­der, sino só­lo cam­biar­lo. No por eso de­ben mi­nus­va­lo­rar­se ni re­du­cir­se a un con­flic­to ge­ne­ra­cio­nal. Fue mu­cho más: evi­den­ció una cri­sis del sis­te­ma ges­ta­do en la pos­gue­rra.

REIVIN­DI­CAN­DO UN MUN­DO ME­JOR.

No es­ta­lla­ron por apu­ros eco­nó­mi­cos, cau­sa fre­cuen­te en fe­nó­me­nos de es­te ti­po.

“Ne­ver­ha­dit­so­good” (“Nun­ca ha­béis vi­vi­do tan bien”) fue en 1957 el le­ma electoral del con­ser­va­dor in­glés Mac­mi­llan. Te­nía ra­zón. Nun­ca se ha­bía pro­du­ci­do un cre­ci­mien­to com­pa­ra­ble. Las trans­for­ma­cio­nes afec­ta­ron pro­fun­da­men­te ala vi­da co­ti­dia­na: se di­fun­die­ron el au­to­mó­vil, los elec­tro­do­més­ti­cos, el te­lé­fono, etc. El Es­ta­do del Bie­nes­tar se con­so­li­dó. La edu­ca­ción básica se ge­ne­ra­li­za­ba y cre­ció la en­se­ñan­za uni­ver­si­ta­ria, que nun­ca ha­bía re­ci­bi­do a tan­ta gen­te. Pe­se a es­ta pros­pe­ri­dad, los dis­tur­bios in­di­ca­ban gra­ves des­con­ten­tos. Las reivin­di­ca­cio­nes ha­bla­ban de es­pe­ran­zas, de un mun­do me­jor. Dis­cu­tían las es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas, que sen­tían co­mo au­to­ri­ta­rias, y el mo­de­lo con­su­mis­ta de un ca­pi­ta­lis­mo ob­se­sio­na­do por la ren­ta­bi­li­dad.

Has­ta en­ton­ces, los pro­ce­sos re­vo­lu­cio­na­rios ha­bían es­ta­do vin­cu­la­dos a cla­ses so­cia­les con­cre­tas o a gru­pos po­lí­ti­cos de­fi­ni­dos. Los del 68 res­pon­die­ron a los es­ta­dos de con­cien­cia de la ge­ne­ra­ción na­ci­da tras la gue­rra, que cues­tio­nó los me­ca­nis­mos eco­nó­mi­cos, los mol­des po­lí­ti­cos reac­ti­vos y los com­por­ta­mien­tos an­qui­lo­sa­dos. Los pro­ta­go­nis­tas fue­ron los uni­ver­si­ta­rios, que por pri­me­ra vez en la His­to­ria au­men­ta­ban ma­si­va­men­te, cuan­do la edu­ca­ción su­pe­rior de­jó de ser el pri­vi­le­gio de unas mi­no­rías.

APO­LO­GÍA DEL AC­TI­VIS­MO.

Es­tas re­vo­lu­cio­nes no tu­vie­ron gran­des desa­rro­llos teó­ri­cos: se tra­ta­ba de cam­biar el mun­do, no de en­ten­der­lo. En las mo­vi­li­za­cio­nes de aquel Ma­yo de 1968 hu­bo to­da una re­tó­ri­ca de iz­quier­das que en­tre­mez­cla­ba plan­tea­mien­tos de dis­tin­ta ín­do­le, fue­sen anar­quis­tas, maoís­tas, trots­kis­tas o li­be­ra­les. No en­con­tra­mos las clá­si­cas es­truc­tu­ras ar­gu­men­ta­les ce­rra­das y com­pac­tas. Hu­bo una apo­lo­gía del ac­ti­vis­mo, de la re­vo­lu­ción, del cam­bio, aun­que sin pro­pues­tas con­cre­tas. Se bus­ca­ron nue­vos ins­tru­men­tos de trans­for­ma­ción so­cial que no eran ya el pro­le­ta­ria­do, al que se en­ten­dió in­te­gra­do en el sis­te­ma. En el nue­vo ima­gi­na­rio, lo sus­ti­tuían los es­tu­dian­tes, los gue­rri­lle­ros ter­cer­mun­dis­tas o los ra­di­ca­les ne­gros de Es­ta­dos Uni­dos. Eran po­co y mal co­no­ci­das, pe­ro fue­ron idea­li­za­das las re­vo­lu­cio­nes de Chi­na y Cu­ba.

Tam­bién las for­mas de ac­tua­ción re­sul­ta­ron no­ve­do­sas. Se im­pu­so una suer­te de tác­ti­ca de pro­tes­tas “gue­rri­lle­ras”, en un mo­men­to en el que se idea­li­za­ba la gue­rri­lla co­mo me­ca­nis­mo de cam­bio. Er­nes­to Gue­va­ra, el Che, muer­to en Bo­li­via el año an­te­rior, se con­vir­tió en uno de los ico­nos más re­co­no­ci­bles del Ma­yo fran­cés.

És­te fue un mo­vi­mien­to bre­ve, de ob­je­ti­vos im­pre­ci­sos y li­mi­ta­dos, pe­ro con enor­me im­pac­to por la sim­bo­lo­gía re­vo­lu­cio­na­ria de Pa­rís y la gran aten­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Los acon­te­ci­mien­tos fue­ron se­gui­dos de­te­ni­da­men­te: el estallido en la Uni­ver­si­dad de Nan­te-

rre, el des­pla­za­mien­to del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til a La Sor­bo­na, el Ba­rrio La­tino con­ver­ti­do en es­ce­na­rio de en­fren­ta­mien­tos. La re­tó­ri­ca mar­xis­ta se en­tre­mez­cló con un es­pí­ri­tu anar­quis­ta. Pe­dían cam­bios en el an­qui­lo­sa­mien­to aca­dé­mi­co, el fi­nal de las cen­su­ras mo­ra­les y, so­bre to­do, contestaban a la au­to­ri­dad. Idea­li­za­ban la re­vo­lu­ción, re­pu­dia­ban el sis­te­ma y sus al­ter­na­ti­vas es­ta­li­nis­tas e imi­ta­ban los es­ti­los re­vo­lu­cio­na­rios con ba­rri­ca­das, ocu­pa­cio­nes, lu­chas en la ca­lle, etc. No hu­bo, sin em­bar­go, una apo­lo­gía de la violencia ni los dis­tur­bios tu­vie­ron gra­ves con­se­cuen­cias mor­ta­les.

DES­DE PA­RÍS AL RES­TO DE EU­RO­PA.

La con­vul­sión es­tu­dian­til al­can­zó al mun­do la­bo­ral, con ac­cio­nes com­par­ti­das, pe­ro a fi­na­les de ma­yo el po­der con­ser­va­dor ha­bía re­cu­pe­ra­do el con­trol de la si­tua­ción, no sin al­gu­na in­de­ci­sión de De Gau­lle, que tu­vo se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra in­ter­pre­tar los acon­te­ci­mien­tos. ¿To­do ha­bía aca­ba­do? En realidad, so­bre­vi­vie­ron mu­chas de las re­bel­días ex­pre­sa­das en el Ma­yo pa­ri­sino: las pro­pues­tas de nue­vos com­por­ta­mien­tos, el fi­nal de los re­sor­tes de con- trol tra­di­cio­na­les. In­flu­ye­ron en la pos­te­rior evo­lu­ción po­lí­ti­ca por la vía re­for­mis­ta, no por la re­vo­lu­cio­na­ria.

Los acon­te­ci­mien­tos pa­ri­si­nos se de­ja­ron sen­tir en otras con­vul­sio­nes. En Ita­lia, la ra­di­ca­li­za­ción tu­vo lu­gar des­pués, so­bre to­do en el “oto­ño ca­lien­te” de 1969, ges­tán­do­se un mo­vi­mien­to más du­ra­de­ro, que bus­ca­ba alian­zas en­tre es­tu­dian­tes y obre­ros.

En Ale­ma­nia, la re­be­lión se agu­di­zó por el aten­ta­do con­tra un lí­der es­tu­dian­til; in­clu­yó ocu­pa­cio­nes uni­ver­si­ta­rias y pro­tes­tas con­tra la pre­sen­cia de na­zis en el po­der, ade­más de ex­pre­sio­nes an­ti­oc­ci­den­ta­les o la pro­pues­ta de co­mu­nas es­tu­dian­ti­les. En am­bos paí­ses es­ta efer­ves­cen­cia pro­pi­ció la apa­ri­ción de gru­pos te­rro­ris­tas an­ti­ca­pi­ta­lis­tas, las Bri­ga­das Ro­jas y la ban­da Baa­der-Mein­hof, es­ta úl­ti­ma tam­bién co­no­ci­da co­mo Frac­ción del Ejér­ci­to Ro­jo (RAF).

En 1968, ETA co­me­tió sus pri­me­ros ase­si­na­tos, den­tro de la fas­ci­na­ción por las gue­rri­llas ter­cer­mun­dis­tas. Pe­ro la in­fluen­cia es­pe­cí­fi­ca del Ma­yo fran­cés en Es­pa­ña se de­jó no­tar en la Uni­ver­si­dad, no tan­to por un in­cre­men­to de la agi­ta­ción ese año co­mo por

PE­DÍAN CAM­BIOS EN EL AN­QUI­LO­SA­DO MUN­DO ACA­DÉ­MI­CO, EL FI­NAL DE LAS CEN­SU­RAS MO­RA­LES Y, SO­BRE TO­DO, CONTESTABAN A LA AU­TO­RI­DAD

el mo­vi­mien­to es­tu­dian­til de los si­guien­tes. Alen­tó la con­tes­ta­ción a la dic­ta­du­ra, tam­bién con una gran pro­li­fe­ra­ción de gru­pos de iz­quier­da.

Las re­vo­lu­cio­nes del 68 tu­vie­ron su ver­tien­te más san­grien­ta en Mé­xi­co. La mo­vi­li­za­ción de es­tu­dian­tes co­men­zó en ve­rano y pro­tes­ta­ba con­tra el au­to­ri­ta­ris­mo del PRI. Fue bru­tal­men­te re­pri­mi­da por el ejér­ci­to y gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res en la ma­tan­za de Tla­te­lol­co (2 de oc­tu­bre), cu­yo nú­me­ro de víc­ti­mas se des­co­no­ce, qui­zás va­rios cien­tos. El go­bierno echó tie­rra so­bre lo su­ce­di­do en vís­pe­ras de los Jue­gos Olím­pi­cos de Mé­xi­co, que se inau­gu­ra­ban el 12 de oc­tu­bre.

MIEN­TRAS TAN­TO, EN ES­TA­DOS UNI­DOS...

Uno de los ico­nos de aque­llas Olim­pia­das fue el sa­lu­do pu­ño en al­to de dos atle­tas nor­te­ame­ri­ca­nos, sím­bo­lo del Black Po­wer (Po­der Ne­gro). En abril ha­bía si­do ase­si­na­do Mar­tin Lut­her King –en ju­nio lo se­ría Ro­bert F. Ken­nedy–, el lí­der de la lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les, que si­guió ade­lan­te. En 1968, se le unió la pro­tes­ta con­tra la Gue­rra de Viet­nam. En enero, la ofen­si­va del Viet­cong, con éxi­to, fue con­tes­ta­da por una es­ca­la­da mi­li­tar. Las pro­tes­tas con­tra la po­lí­ti­ca be­li­cis­ta tu­vie­ron su prin­ci­pal es­ce­na­rio en la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley (Ca­li­for­nia), que fue ocu­pa­da. Pron­to hu­bo ra­mi­fi­ca­cio­nes en to­do el país, en par­ti­cu­lar en Mi­chi­gan, Nue­va York y Was­hing­ton. A es­tos acon­te­ci­mien­tos no se les ad­ju­di­có el ca­rác­ter de re­vo­lu­cio­na­rios –pe­dían la paz y la igual­dad ju­rí­di­ca que pro­me­tía la Cons­ti­tu­ción–, pe­ro fue­ron un hi­to en es­te pro­ce­so.

Un ca­riz di­fe­ren­te tu­vie­ron los acon­te­ci­mien­tos en Eu­ro­pa del Es­te. En Po­lo­nia, hu­bo pro­tes­tas de es­tu­dian­tes e in­te­lec­tua­les con­tra el ré­gi­men co­mu­nis­ta, que die­ron lu­gar a ma­ni­fes­ta­cio­nes has­ta que en mar­zo fue­ron re­pri­mi­das con de­ten­cio­nes ma­si­vas.

En Che­cos­lo­va­quia, el go­bierno de Dub­cek in­ten­tó en 1968 de­mo­cra­ti­zar el ré­gi­men con la Pri­ma­ve­ra de Pra­ga. El “so­cia­lis­mo de ros­tro hu­mano” in­cluía li­ber­tad de ex­pre­sión, de­re­cho a la huel­ga, par­ti­ci­pa­ción en la ges­tión eco­nó­mi­ca y la po­si­bi­li­dad a me­dio pla­zo de elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Mos­cú con­si­de­ró inad­mi­si­ble la li­be­ra­li­za­ción de una de­mo­cra­cia po­pu­lar y de­ci­dió la in­va­sión mi­li­tar, que con­fió al Pac­to de Var­so­via.

En 1968, la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral chi­na, em­pe­za­da unos años an­tes, lle­gó a su cé­nit. Mu­chos re­vo­lu­cio­na­rios eu­ro­peos la en­sal­za­ban, en­ten­dién­do­la co­mo una re­vuel­ta con­tra un po­der an­qui­lo­sa­do, to­ma­do por “abur­gue­sa­dos y bu­ró­cra­tas”. Fue­ra del pro­ta­go­nis­mo de los jó­ve­nes, re­sul­ta di­fí­cil en­con­trar pa­ra­le­lis­mos, pues el mo­vi­mien­to lo lan­zó Mao con­tra sus ad­ver­sa­rios den­tro del Par­ti­do: no fue una re­vo­lu­ción an­ti­au­to­ri­ta­ria. Ba­sán­do­se en el Li­bro-Ro­jo, las agre­sio­nes pro­vo­ca­ron una ele­va­da mor­tan­dad y gran­des des­truc­cio­nes cul­tu­ra­les.

NUE­VAS PRO­PUES­TAS DE ES­TI­LOS DE VI­DA.

En el am­bien­te del 68 tu­vie­ron su pe­so los mo­vi­mien­tos con­tra­cul­tu­ra­les, enar­bo­la­dos por gru­pos de jó­ve­nes que contestaban a la so­cie­dad de con­su­mo con for­mu­la­cio­nes an­ti­au­to­ri­ta­rias, nue­vas ex­pre­sio­nes mu­si­ca­les o pro­pues­tas de vi­da al­ter­na­ti­vas.

En­tre las no­ve­da­des rup­tu­ris­tas de aquel año se cuen­ta la Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción, cu­yo prin­ci­pal arran­que fue la Con­fe­ren­cia de Me­de­llín del mes de agos­to. Tam­bién cues­tio­na­ba el po­der es­ta­ble­ci­do al afir­mar la op­ción por los po­bres, cons­truir la re­li­gio­si­dad des­de es­ta pers­pec­ti­va y pro­pi­ciar la lu­cha por la jus­ti­cia so­cial en las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas. Tu­vo par­ti­cu­lar di­fu­sión en Amé­ri­ca La­ti­na, tam­bién afec­ta­da así por la es­te­la de los cam­bios.

¿ Que­da al­go de las re­vo­lu­cio­nes de 1968, me­dio si­glo des­pués? Ter­mi­na­ron con su­ce­si­vas de­rro­tas, pe­ro aque­lla efer­ves­cen­cia po­lí­ti­ca per­ma­ne­ció en la me­mo­ria co­mo la prin­ci­pal re­fe­ren­cia pa­ra los mo­vi­mien­tos pro­gre­sis­tas. Ha ju­ga­do el pa­pel de im­pul­so fun­da­cio­nal pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes que hoy se mue­ven en torno a los se­sen­ta/ se­ten­ta años, que se han ve­ni­do re­co­no­cien­do en aquel mo­vi­mien­to juvenil: no hu­bo des­pués otra con­vul­sión de ras­gos no­ve­do­sos y crea­ti­vos com­pa­ra­ble a aque­lla.

Ol­vi­da­das las fac­cio­nes en que se frag­men­tó y al­gu­nos dog­ma­tis­mos, que­da la me­mo­ria de la lu­cha con­tra las for­mas au­to­ri­ta­rias del po­der, la exal­ta­ción de la li­ber­tad in­di­vi­dual o el pro­ta­go­nis­mo de la so­cie­dad ci­vil. Qui­zás sea im­pen­sa­ble que el es­pí­ri­tu so­bre­vi­va a quie­nes la idea­li­za­ron, una vez que la edad los va ju­bi­lan­do. Pe­ro sí so­bre­vi­ve el re­cuer­do de una efer­ves­cen­cia re­vo­lu­cio­na­ria que no cam­bió na­da y que al mis­mo tiem­po lo cam­bió to­do.

LA MAL­DI­CIÓN DE LOS KEN­NEDY. Ase­si­na­do en ju­nio, el ca­dá­ver de Ro­bert “Bobby” Ken­nedy fue tras­la­da­do en tren des­de Nue­va York a Was­hing­ton y, a lo lar­go del ca­mino, mi­les de per­so­nas le rin­die­ron res­pe­to. En la fo­to, ciu­da­da­nos al pie de la vía sos­tie­nen una pan­car­ta de des­pe­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.