“Fue una re­be­lión con­tra el au­to­ri­ta­ris­mo y el im­pe­ria­lis­mo”

ECO­NO­MIS­TA Y PE­RIO­DIS­TA, ES­TE­FA­NÍA (MADRID, 1951) OFRE­CE SU VI­SIÓN PO­LÍ­TI­CA DE LOS MO­VI­MIEN­TOS DE 1968, HA­CIEN­DO UN ANÁ­LI­SIS QUE RE­CO­RRE EL CA­MINO QUE HAN SE­GUI­DO AQUE­LLAS IDEAS HAS­TA LA AC­TUA­LI­DAD.

Muy Historia - - ENTREVISTA - TEX­TO: Fer­nan­do Coh­nen, pe­rio­dis­ta

En 1968, la ju­ven­tud oc­ci­den­tal se re­be­ló en mu­chos lu­ga­res del mun­do. ¿A qué se de­bió aquel es­ta­do de re­bel­día e in­su­mi­sión?

El “ci­clo Ma­yo 68” es un fe­nó­meno pla­ne­ta­rio y tie­ne cau­sas muy di­fe­ren­tes ( las par­ti­cu­la­res de cada lu­gar) y otras co­mu­nes, que son las que ge­ne­ra­ron una ten­den­cia que, con pi­cos de sie­rra, se ha man­te­ni­do du­ran­te me­dio si­glo. En su as­pec­to cen­tral, fue una re­be­lión con­tra el au­to­ri­ta­ris­mo y el im­pe­ria­lis­mo. Don­de ha­bía ca­pi­ta­lis­mo, se in­ten­tó aca­bar con el ca­pi­ta­lis­mo; don­de ha­bía co­mu­nis­mo, se in­ten­tó ter­mi­nar con él y sus­ti­tuir­lo por un so­cia­lis­mo de ros­tro hu­mano; don­de ha­bía “dic­ta­du­ras per­fec­tas”, se tra­tó de cam­biar­las por de­mo­cra­cias im­per­fec­tas. Una vez con­se­gui­do cier­to bie­nes­tar, era un pla­ne­ta jo­ven que tra­ta­ba de cam­biar de vi­da y evi­tar la alie­na­ción de lo gris. ¿ Esas re­be­lio­nes tu­vie­ron la mis­ma du­ra­ción en to­das par­tes?

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la re­vuel­ta fran­ce­sa fue la que me­nos du­ró. Y la pa­ra­do­ja es­tá en que Pa­rís fue el es­ce­na­rio por ex­ce­len­cia de 1968. Se fue ex­tin­guien­do po­co a po­co, en­vuel­ta en sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes. En Mé­xi­co hu­bo una re­pre­sión fe­roz con un nú­me­ro de muer­tos que to­da­vía es muy di­fí­cil de de­ter­mi­nar. Y en Pra­ga las pro­tes­tas aca­ba­ron con la in­va­sión de un país, Che­cos­lo­va­quia, por las fuer­zas de los “paí­ses her­ma­nos”, aglu­ti­na­dos en el Pac­to de Var­so­via. Sor­pren­de que mu­chos de los in­te­gran­tes de la con­tra­cul­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se y de los uni­ver­si­ta­rios pa­ri­si­nos fue­ran hi­jos de una cla­se me­dia bien asen­ta­da que dis­fru­ta­ba de uno de los mo­men­tos de ma­yor pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca de la pos­gue­rra.

La iz­quier­da ra­di­cal que pro­ta­go­ni­zó el 68 en Es­ta­dos Uni­dos y Fran­cia es­ta­ba mu­cho más ins­ta­la­da en las uni­ver­si­da­des y en los ins­ti­tu­tos que en las fá­bri­cas. En Pa­rís, hu­bo con­ti­nuos es­fuer­zos pa­ra arras­trar a los obre­ros a las ca­lles y ha­cer ver­dad el es­lo­gan “¡ Obre­ros y es­tu­dian­tes, uni­dos ven­ce­re­mos!”. Mu­chos de esos in­ten­tos fue­ron fa­lli­dos por­que los sin­di­ca­tos de cla­se no se fia­ban de lo que de­no­mi­na­ban “aven­tu­re­ris­mo” de los jó­ve­nes. Cuan­do los es­tu­dian­tes lo­gra­ron arras­trar a los tra­ba­ja­do­res, el go­bierno De Gau­lle que­bró la uni­dad con los Pac­tos de Gre­ne­lle, me­dian­te los cua­les subie­ron ex­po­nen­cial­men­te los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res. Los obre­ros vol­vie­ron en­ton­ces a sus lu­ga­res de tra­ba­jo y aban­do­na­ron las ca­lles y las asam­bleas. La pros­pe­ri­dad de la pos­gue­rra ( cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co más Es­ta­do de Bie­nes­tar) fue con­si­de­ra­da en Ma­yo del 68 te­rreno con­quis­ta­do, y los jó­ve­nes de cla­se me­dia que se al­za­ron bus­ca­ron al­go más: “un go­zo de re­bel­día jus­ta”, en pa­la­bras del gran in­te­lec­tual me­xi­cano, pro­ta­go­nis­ta de la re­vuel­ta, Carlos Mon­si­vais. El tiem­po nos ha de­mos­tra­do que ni mu­cho me­nos era te­rri­to­rio con­quis­ta­do. ¿Qué re­cla­ma­ban aque­llos jó­ve­nes que to­ma­ron los cam­pus de las uni­ver­si­da­des?

Los pri­me­ros es­pas­mos de la re­vuel­ta fue­ron siem­pre pa­ra pe­dir re­for­mas en la edu­ca­ción. En Nan­te­rre, el estallido tu­vo que ver con la se­pa­ra­ción que se es­ta­ble­cía en los co­le­gios ma­yo­res en­tre es­tu­dian­tes de dis­tin­to se­xo. Pe­ro lue­go se su­peró la agen­da del ca­pi­ta­lis­mo de bie­nes­tar y se in­tro­du­je­ron por acu­mu­la­ción las reivin­di­ca­cio­nes del fe­mi­nis­mo, el eco­lo­gis­mo, el res­pe­to a las mi­no­rías, la li­ber­tad se­xual, la igual­dad en una edu­ca­ción más de­mo­crá­ti­ca, el pa­ci­fis­mo, la lu­cha por las li­ber­ta­des ci­vi­les y so­cia­les, etc. To­do ello dio lu­gar a lo que lue­go se de­no­mi­nó “es­pí­ri­tu del 68”. Hay quien ha es­cri­to que es­to ha­ce del Ma­yo fran­cés una re­vo­lu­ción mu­cho más cul­tu­ral que po­lí­ti­ca.

To­do lo con­tra­rio. Si se abor­dan los mo­vi­mien­tos de 1968 co­mo un fe­nó­meno cul­tu­ral y no po­lí­ti­co, se co­rre el ries­go de ba­na­li­zar­los, de sim­pli­fi­car­los, de do­mes­ti­car­los, de exor­ci­zar su sig­ni­fi­ca­ción. ¿ En qué me­di­da in­flu­yó la Gue­rra de Viet­nam en ese es­ta­do de re­vuel­ta ge­ne­ra­li­za­da que ex­plo­tó en el mun­do oc­ci­den­tal?

De una ma­ne­ra de­ter­mi­nan­te. Pri­me­ro, ló­gi­ca­men­te, en Es­ta­dos Uni­dos, el país en gue­rra, don­de los jó­ve­nes eran en­via­dos a los cam­pos de ba­ta­lla, des­tru­yén­do­se a una ge­ne­ra­ción. Y lue­go, por so­li­da­ri­dad, en el res­to del mun­do. El an­ti­im­pe­ria­lis­mo es­ta­ba vi­vien­do su edad do­ra­da. A ello se aña­día un es­ta­do de exal­ta­ción y em­be­lle­ci­mien­to del Ter­cer Mun­do, en el que pa­re­cía que só­lo vi­vían ciu­da­da­nos be­llos, con­cien­cia­dos, com­pro­me­ti­dos y so­li­da­rios, lo que era una en­so­ña­ción. El icono de un Er­nes­to “Che” Gue­va­ra sin ma­ti­ces es la ma­yor, aun­que ni mu­cho me­nos la úni­ca ima­gen, de ese an­ti­im­pe­ria­lis­mo (“¡ Crear dos, tres, mu­chos Viet­nam!”) y de ese ter­cer­mun­dis­mo (Cu­ba). ¿ Y cuá­les eran las mo­ti­va­cio­nes, en ese con­tex­to, pa­ra los jó­ve­nes ale­ma­nes o fran­ce­ses?

Las mo­ti­va­cio­nes eran muy si­mi­la­res. Se po­drían re­su­mir en una for­ma de re­be­lar­se con­tra el sis­te­ma, fue­ra cual fue­ra la re­pre­sen­ta­ción de és­te, en la que sor­pren­den-

te­men­te mu­chos de los que par­ti­ci­pa­ban ( no to­dos) des­pre­cia­ban el po­der. No lo que­rían. Que­rían la pa­la­bra, no el po­der. Mu­chos años des­pués, un ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal, An­to­nio Ló­pez Pi­na, ha acu­ña­do el con­cep­to de “in­te­li­gen­cia ex­cén­tri­ca”, que com­pen­dia un po­co es­ta pos­tu­ra: tra­ba­ja­do­res e in­te­lec­tua­les que quie­ren in­fluir, pe­ro les ho­rri­pi­la la pri­me­ra lí­nea de la po­lí­ti­ca ac­ti­va. Tam­bién ha ha­bi­do mu­chos se­sen­ta­yo­chis­tas que, una vez aban­do­na­da la ca­lle y sus re­cuer­dos más in­me­dia­tos, han ocu­pa­do esa pri­me­ra lí­nea sien­do mi­nis­tros, par­la­men­ta­rios y has­ta ban­que­ros. ¿ Por qué fra­ca­só el le­van­ta­mien­to de Ma­yo del 68 en Fran­cia?

Por va­rias cir­cuns­tan­cias. Pri­me­ra, la reac­ción del es­ta­blish­ment, li­de­ra­da por De Gau­lle y An­dré Mal- raux, fue muy fuer­te. Se­gun­da, la pro­pia ca­rac­te­rís­ti­ca “bur­gue­sa” de los es­tu­dian­tes: cuan­do lle­ga­ron las va­ca­cio­nes de ve­rano, mu­chos de los que no per­te­ne­cían a las van­guar­dias se des­mo­vi­li­za­ron y se fue­ron de va­ca­cio­nes. Ter­ce­ra, y muy im­por­tan­te: no se pue­de es­tar per­ma­nen­te­men­te en las ca­lles sin ex­pe­ri­men­tar el can­san­cio de la mo­vi­li­za­ción. Ha­bía que to­mar tam­bién las ins­ti­tu­cio­nes a tra­vés de la par­ti­ci­pa­ción par­la­men­ta­ria, pa­ra dar con­ti­nui­dad e in­fluen­cia al mo­vi­mien­to. La cuar­ta era que si se tra­ta­ba de una re­vo­lu­ción an­ti­sis­te­ma era pre­ci­so una for­ma­ción di­ri­gen­te, que no exis­tió. Las dispu­tas en­tre las di­fe­ren­tes ideo­lo­gías en li­za –maoís­tas, trots­kis­tas, si­tua­cio­nis­tas y anar­quis­tas– fue­ron le­ta­les, co­mo tan­tas ve­ces ha ocu­rri­do en el seno de las di­fe­ren­tes iz­quier­das. ¿ Esas re­be­lio­nes fue­ron más ge­ne­ra­cio­na­les que ideo­ló­gi­cas?

Sí. Cam­bió el su­je­to his­tó­ri­co, de la cla­se so­cial a la ju­ven­tud. Por eso el mar­xis­mo or­to­do­xo te­nía tan­tas sus­pi­ca­cias an­te lo que es­ta­ba su­ce­dien­do. El es­ta­li­nis­mo y sus con­ti­nua­do­res fue­ron los gran­des per­de­do­res de aquel mo­men­to. Ese es­ta­do de re­be­lión lo teo­ri­za­ron los res­tos de la Es­cue­la de Fránc­fort y, es­pe­cial­men­te, Her­bert Mar­cu­se – en obras co­mo

o que aban­do­nó su cá­te­dra uni­ver­si­ta­ria pa­ra vi­si­tar Pa­rís y ob­ser­var lo que su­ce­día. Se mul­ti­pli­có la idea de que ser jo­ven era al­go es­pe­cial, no una cir­cuns­tan­cia que se pa­sa con el tiem­po.

El hom­bre uni­di­men­sio­nal El fi­nal de la uto­pía–, ¿Qué pin­ta­ban los hip­pies en me­dio de aquel tsu­na­mi de re­be­lión? ¿ Ellos iban por li­bre?

Eran mi­no­ri­ta­rios. No ha­cían de la po­li­ti­za­ción su es­ti­lo de vi­da, pe­ro com­par­tían aque­llos va­lo­res de los que ha­blé an­tes: la na­tu­ra­le­za, el eco­lo­gis­mo, la re­bel­día an­te lo gris. Ellos sí que for­ma­ron par­te de una re­vo­lu­ción cul­tu­ral que se ma­ni­fes­tó en la mú­si­ca, la li­te­ra­tu­ra, el ci­ne y, so­bre to­do, las cos­tum­bres. Creo que mu­chos hip­pies de en­ton­ces lo si­guen sien­do hoy, con otra apa­rien­cia. For­man par­te de nues­tra edu­ca­ción sen­ti­men­tal. ¿Cuál fue la ra­zón de que la ba­ta­lla de 1968 se aca­ba­ra ex­ten­dien­do por to­do el mun­do? ¿ La te­le­vi­sión tu­vo al­go que ver en ese fe­nó­meno?

El mun­do era en­ton­ces un mun­do en blan­co y ne­gro. Se es­ta­ba sa­lien­do de la se­gun­da pos­gue­rra mun­dial y de la re­cons­truc­ción y se tra­ta­ba de en­trar en una épo­ca en co­lor, apro­ve­chan­do la ex­plo­sión de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas, es­pe­cial­men­te la te­le­vi­sión, cu­ya in­fluen­cia fue fun­da­men­tal. A pe­sar de la cen­su­ra, la Gue­rra de Viet­nam fue la pri­me­ra que se te­le­vi­só en di­rec­to, lo mis­mo que los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos de Pa­rís, Pra­ga o Mé­xi­co. Ade­más, al ser unas re­vuel­tas trans­ver­sa­les ( jó­ve­nes de dis­tin­tas cla­ses so­cia­les), se con­ta­ba a ve­ces con la com­pli­ci­dad de al­gu­nos de los an­te­ce­so­res de los que par­ti­ci­pa­ban en ellas, que for­ma­ban par­te del es­ta­blish

ment más re­for­mis­ta. In­clu­so en una dic­ta­du­ra co­mo la es­pa­ño­la hu­bo me­dios de co­mu­ni­ca­ción que die­ron una co­ber­tu­ra ex­ce­len­te de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do fue­ra. Ya que ha­bla de Es­pa­ña, ¿ qué ocu­rría en esos mo­men­tos en un país tan mar­ca­do to­da­vía por la dic­ta­du­ra fran­quis­ta?

El Ma­yo fran­cés fue en Es­pa­ña un fac­tor de emu­la­ción que se aña­dió a las lu­chas uni­ver­si­ta­rias que ya exis­tían, aun­que tu­vie­sen un ca­rác­ter muy mi­no­ri­ta­rio. Las uni­ver­si­da­des vi­vie­ron mo­men­tos fe­bri­les: hu­bo fa­cul­ta­des que ce­rra­ron du­ran­te mu­chos me­ses. En ellas se ha­cían jui­cios a los ca­te­drá­ti­cos que pro­ve­nían del fran­quis­mo o ha­bían co­la­bo­ra­do con él. En el otro ex­tre­mo, hu­bo pro­fe­so­res que die­ron apro­ba­do ge­ne­ral en su asig­na­tu­ra al con­cluir que era más im­por­tan­te que los es­tu­dian­tes es­tu­vie­sen en la ca­lle que es­tu­dian­do pa­ra los exá­me­nes. Tam­bién aquí los mar­xis­mos he­te­ro­do­xos tu­vie­ron sus

mo­men­tos de glo­ria, y fue­ron el ori­gen de par­ti­dos po­lí­ti­cos que des­pués tu­vie­ron cier­ta re­le­van­cia en la ago­nía del fran­quis­mo y pri­me­ros años de la Tran­si­ción. En las fá­bri­cas, las mo­vi­li­za­cio­nes adi­cio­na­les a las que ya exis­tían fue­ron muy es­ca­sas. O al me­nos así lo re­cuer­do. Pa­re­ce que hay un as­pec­to en el que coin­ci­den mu­chos lí­de­res con­ser­va­do­res: del es­pí­ri­tu de 1968 no que­da na­da. Sar­kozy fue uno de los que pro­cla­mó esa má­xi­ma, cuan­do se atre­vió a cri­ti­car el relativismo mo­ral de las ideas se­sen­ta­yo­chis

tas. Pe­ro ¿ es ver­dad que no que­da na­da de aquel año pro­di­gio­so?

To­do lo con­tra­rio. La re­vo­lu­ción con­ser­va­do­ra que se ins­ta­ló en el mun­do a par­tir de la dé­ca­da de los ochen­ta del si­glo pa­sa­do es­ta­ble­ció dos mo­men­tos en su ofen­si­va: pri­me­ro, aca­bar con el ca­pi­ta­lis­mo de bie­nes­tar y sus­ti­tuir­lo por el ca­pi­ta­lis­mo de lais­sez fai­re, o neo­li­be­ra­lis­mo; y se­gun­do, aca­bar con la he­ge­mo­nía ( en el sen­ti­do más grams­ciano del tér­mino) de los va­lo­res del se­sen­ta y ocho, fun­da­men­tal­men­te en el te­rri­to­rio de la es­cue­la y de la edu­ca­ción. Esa re­vo­lu­ción ha si­do po­ten­tí­si­ma. El si­glo XX só­lo se ex­pli­ca en tér­mi­nos de ac­ción- reac­ción, pre­ten­dien­do los reac­cio­na­rios vol­ver al sta­tu quo an­te­rior. Los neo­con­ser­va­do­res han da­do gol­pes muy fuer­tes en la eco­no­mía, pe­ro han si­do mu­cho me­nos efec­ti­vos en las cos­tum­bres del se­sen­ta y ocho. El úl­ti­mo gol­pe lo die­ron tras los aten­ta­dos te­rro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre de 2001 en Was­hing­ton y Nue­va York, y to­da la se­cuen­cia pos­te­rior, que ha trans­mu­ta­do los equi­li­brios en­tre la se­gu­ri­dad y la li­ber­tad. Pe­ro cuan­do Sar­kozy y otros se acuer­dan de ello, sig­ni­fi­ca que to­da­vía lo tienen en car­ne vi­va. For­ma par­te de sus fan­tas­mas, de sus de­rro­tas.

¿ En­cuen­tra al­gu­na si­mi­li­tud en­tre los mo­vi­mien­tos juveniles que se re­be­la­ron en 1968 y los que lo hi­cie­ron en la ma­dri­le­ña Puer­ta del Sol el 15 de ma­yo de 2011?

Mu­cha. La prue­ba es que el mo­vi­mien­to de los in­dig­na­dos, que tam­bién se ha pro­du­ci­do al mis-

mo tiem­po en par­tes muy dis­tin­tas del pla­ne­ta, es­ta­ba com­pues­to fun­da­men­tal­men­te por jó­ve­nes, pe­ro acom­pa­ña­dos en la ma­yor par­te de las oca­sio­nes por sus pa­dres al­ter­mun­dis­tas y sus abue­los se­sen­ta­yo­chis­tas. En el seno de los in­dig­na­dos, de sus círcu­los y de sus asam­bleas, hay mu­chos par­ti­ci­pan­tes de aque­llo. Y lle­ga­ron a la Puer­ta del Sol con la lec­ción bien apren­di­da: pa­ra cam­biar las co­sas no bas­ta só­lo la ca­lle, hay que es­tar tam­bién en las ins­ti­tu­cio­nes. En el Par­la­men­to. En los sin­di­ca­tos. En es­te sen­ti­do, son un mo­vi­mien­to mu­cho más ma­du­ro que aquel. La cer­ca­nía y la ins­tan­ta­nei­dad nos im­pi­den a ve­ces dar la re­le­van­cia que tienen a fe­nó­me­nos muy sig­ni­fi­ca­ti­vos: ha­ce una dé­ca­da, ¿ al­guien hu­bie­ra pen­sa­do que 70 dipu­tados del Par­la­men­to es­pa­ñol per­te­ne­ce­rían al mo­vi­mien­to de los in­dig­na­dos, o que las al­cal­días de Madrid y Bar­ce­lo­na iban a es­tar go­ber­na­das por ellos? En su li­bro Abue­lo, ¿có­mo ha­béis con­sen­ti­do es­to? Los gra­ves erro­res que nos han lle­va­do a la era Trump, us­ted re­fle­xio­na so­bre có­mo, por pri­me­ra vez en dé­ca­das, los hi­jos son más po­bres que los pa­dres. ¿ Es­ta si­tua­ción po­dría de­ge­ne­rar en una re­vuel­ta to­da­vía ma­yor y más vi­ru­len­ta que la del 68?

No es co­rrec­to uti­li­zar el con­cep- to de “de­ge­ne­rar”. Nues­tros hi­jos es­tán vi­vien­do peor que no­so­tros, lo que es un ac­ci­den­te his­tó­ri­co. El pro­ble­ma es si ese ac­ci­den­te se con­vier­te en ten­den­cia, y la si­guien­te ge­ne­ra­ción vi­ve aún peor. El prin­ci­pal pro­ble­ma que tienen las de­mo­cra­cias ma­du­ras hoy es res­tau­rar el con­tra­to in­ter­ge­ne­ra­cio­nal que exis­tió un día. Los jó­ve­nes de­ben ad­qui­rir el pro­ta­go­nis­mo que la gra­ve­dad de su si­tua­ción ( más po­bres, más de­sigua­les, más pre­ca­rios, me­nos pro­te­gi­dos y más des­con­fia­dos) exi­ge. La cri­sis de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca que es­ta­mos vi­vien­do es par­te de ello. En la épo­ca de In­ter­net, las mo­da­li­da­des de mo­vi­li­za­ción son muy dis­tin­tas de las de ha­ce me­dio si­glo. No pue­den se­guir per­mi­tien­do que les exi­ja­mos que tra­ba­jen en co­sas que no les gus­tan, por sa­la­rios ri­si­bles, que es­tu­dien las mo­da­li­da­des que quie­re el mer­ca­do, pe­ro no aque­llo pa­ra lo que tienen vo­ca­ción, que pa­ra ir­se de ca­sa ten­gan ca­si obli­ga­to­ria­men­te que com­par­tir vi­vien­da. Los jó­ve­nes for­man par­te de los “per­de­do­res emo­cio­na­les” de una glo­ba­li­za­ción que les ha be­ne­fi­cia­do co­mo con­su­mi­do­res, pe­ro que les ha per­ju­di­ca­do co­mo ciu­da­da­nos.

En es­te li­bro us­ted ha­bla de de­rro­ta ge­ne­ra­cio­nal. ¿Qué co­sas se han he­cho mal al res­pec­to?

Se ha ce­di­do en prin­ci­pios en los que nun­ca se te­nía que ha­ber ce­di­do, en aras de un con­sen­so que fi­nal­men­te nos ha per­ju­di­ca­do. Soy muy par­ti­da­rio de los con­sen­sos, pe­ro con los sa­cri­fi­cios y los es­tí­mu­los com­par­ti­dos en­tre to­dos, no só­lo pa­ra una par­te de la po­bla­ción. Los acon­te­ci­mien­tos su­ce­di­dos en el mun­do en la úl­ti­ma dé­ca­da, por po­ner un lí­mi­te, han im­pli­ca­do una re­dis­tri­bu­ción ne­ga­ti­va del po­der, la ren­ta y la ri­que­za hi­rien­te. In­so­por­ta­ble.

¿Qué pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro les que­dan a los jó­ve­nes? ¿Qué de­be­rían ha­cer?

Par­ti­ci­par. Re­vol­ver­se. El fu­tu­ro no es­tá es­cri­to. Va a de­pen­der en pri­me­ra ins­tan­cia, aun­que no só­lo, de lo que ha­gan ellos. Los jó­ve­nes de­be­rían es­tu­diar Ma­yo del 68 pa­ra evi­tar sus erro­res y pa­ra asi­mi­lar sus lec­cio­nes po­si­ti­vas.

“Nues­tros hi­jos es­tán vi­vien­do peor que no­so­tros, lo que es un ac­ci­den­te his­tó­ri­co”

Joa­quín Es­te­fa­nía Mo­rei­ra (66 años) es miem­bro del think tank (la­bo­ra­to­rio de ideas) Fun­da­ción Al­ter­na­ti­vas des­de su ges­ta­ción ha­ce vein­te años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.