APO­FIS, LA SER­PIEN­TE DEL IN­FRA­MUN­DO EGIP­CIO

Muy Historia - - DOSSIER I | PRIMERAS MANIFESTACIONES FUNERARIAS -

Se­gún la mi­to­lo­gía egip­cia, ca­da ama­ne­cer el dios Ra ocu­pa­ba su pues­to en una em­bar­ca­ción má­gi­ca, la Barca So­lar, y so­bre ella re­co­rría los cie­los acom­pa­ña­do de una tri­pu­la­ción for­ma­da por to­do ti­po de dioses. A me­dio­día, cuan­do el Sol lle­ga­ba a su cé­nit, su po­ten­cia era tal que ilu­mi­na­ba con fuer­za el mun­do de los hom­bres, pe­ro cuan­do nue­va­men­te lle­ga­ba has­ta el horizonte por el oes­te, su­mien­do a la tie­rra de Egip­to en la os­cu­ri­dad, Ra-Atum em­pe­za­ba su via­je por el Reino de la Muer­te en su Barca del Sol Noc­turno, la cual era arras­tra­da por cha­ca­les y co­bras sa­gra­das. En es­ta nue­va tra­ve­sía, el Sol de la no­che se veía obli­ga­do a su­pe­rar nu­me­ro­sos obs­tácu­los, co­mo los te­rri­bles de­mo­nios que guar­da­ban unas puer­tas que no se abrían has­ta que el dios Ra –o, en su ca­so, el fa­raón di­fun­to– con­tes­ta­se co­rrec­ta­men­te a unas mis­te­rio­sas pre­gun­tas. To­da una le­gión de ex­tra­ñas cria­tu­ras se con­fa­bu­la­ba pa­ra ata­car a Ra-Atum; en­tre ellas, la ser­pien­te Apo­fis o Apep, la ma­yor y más te­mi­da de la Duat. Es­ta po­nía to­do su em­pe­ño en evi­tar que la barca com­ple­ta­se su re­co­rri­do y al­can­za­se el nue­vo día pa­ra de­vol­ver la luz y el equi­li­brio al pue­blo egip­cio. Con su enor­me fuer­za, Apo­fis ata­ca­ba la em­bar­ca­ción pa­ra tra­tar de rom­per el or­den cós­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.