Mitología nór­di­ca

Es­tos dos cla­nes de dio­ses –los pri­me­ros, vin­cu­la­dos al mar y pa­cí­fi­cos; gue­rre­ros los se­gun­dos– aca­ba­rían en­fren­tán­do­se en una con­tien­da sin­gu­lar. Tan sin­gu­lar y ori­gi­nal co­mo to­do el re­per­to­rio mí­ti­co del frío nor­te.

Muy Historia - - SUMARIO - JO­SÉ ÁN­GEL MAR­TOS PE­RIO­DIS­TA Y ES­CRI­TOR

Odín, Thor, el Val­ha­lla, las val­qui­rias... Los mitos ger­má­ni­cos y vi­kin­gos si­guen re­so­nan­do hoy en nues­tra imaginación, trans­por­ta­dos por los ar­tis­tas de los paí­ses de su ám­bi­to lin­güís­ti­co. Su pre­sen­cia re­co­rre to­da la es­ca­la cul­tu­ral, des­de la fas­tuo­sa ópe­ra El ani­llo de los ni­be­lun­gos del com­po­si­tor ale­mán Ri­chard Wag­ner has­ta los có­mics de Thor crea­dos por la edi­to­rial Mar­vel y hoy lle­va­dos al ci­ne, que lo con­vier­ten en un su­per­hé­roe mar­ti­llo en mano. Las le­yen­das fun­da­cio­na­les de los “bár­ba­ros”, co­mo les lla­ma­ron des­pec­ti­va­men­te los ro­ma­nos, no son me­nos ri­cas que las de grie­gos y la­ti­nos. Es más: su com­ple­ji­dad y pro­fun­di­dad al in­ten­tar ex­pli­car el ori­gen del mun­do pue­den in­clu­so desafiar­las.

Te­ne­mos que evi­tar la vi­sión sim­pli­fi­ca­do­ra de unos dio­ses pri­mi­ti­va­men­te gue­rre­ros y be­be­do­res de cer­ve­za en su pa­raí­so del Val­ha­lla. Al­gu­nos de los más an­ti­guos pue­blos ger­má­ni­cos te­nían una con­cep­ción mu­cho más pa­cí­fi­ca de quie­nes ha­bían si­do sus crea­do­res. Las in­ves­ti­ga­cio­nes in­di­can que, en un pri­mer mo­men­to, el pan­teón de dio­ses de es­tos pue­blos, es­pe­cial­men­te de los nór­di­cos, es­ta­ba for­ma­do por los va­nes, un gru­po de di­vi­ni­da­des vin­cu­la­das al mar, eje de la vi­da de los pue­blos de Es­can­di­na­via. El prin­ci­pal per­so­na­je en­tre ellos es Njördr, el pa­dre de los va­nes y dios del mar y la na­ve­ga­ción. Es­te dios pa­dre po­dría ha­ber si­do la ver­sión mas­cu­li­na de una fi­gu­ra fe­me­ni­na más an­ti­gua, Nert­hus, dio­sa de la fer­ti­li­dad ado­ra­da en­tre los ger­má­ni­cos, co­mo ates­ti­guó el his­to­ria­dor ro­mano Tá­ci­to en su fa­mo­so libro Ger­ma­nia. A Njördr le se­guían en im­por­tan­cia Frey­ja, la dio­sa de la fer­ti­li­dad y el amor, y Freyr, su her­mano, que era el dios de la llu­via, el sol na­cien­te y la paz.

ASGARD, EQUI­VA­LEN­TE DEL OLIM­PO

En al­gún mo­men­to his­tó­ri­co, otros pue­blos ger­má­ni­cos pu­die­ron traer con­si­go un pan­teón mu­cho más gue­rre­ro, que es el que aca­ba­ría im­po­nién­do­se. Las mi­gra­cio­nes y las lu­chas en­tre pue­blos de­bie­ron ser los me­ca­nis­mos con los que se ex­ten­die­ron es­tos nue­vos dio­ses de la di­nas­tía de los ases, pa­la­bra que ha per­vi­vi­do pa­ra de­sig­nar hoy a las fi­gu­ras del de­por­te y a los hé­roes de dis­ci­pli­nas de ries­go.

Los ases son los dio­ses del cie­lo, que ha­bi­tan el Asgard, lu­gar ce­les­tial que ven­dría a ser el equi­va­len­te del Olim­po. En el seno del Asgard se en­cuen­tra el Val­ha­lla, un gran sa­lón de ban­que­tes al que los mor­ta­les so­lo pue­den ac­ce­der si son gue­rre­ros muer­tos en com­ba­te. Así pues, el Val-

ha­lla ven­dría a ser al­go así co­mo el Pa­raí­so de unos pue­blos pa­ra los cua­les la gue­rra era una ac­ti­vi­dad esen­cial y cargada de ho­no­ra­bi­li­dad. El prin­ci­pal de los ases es Odín, dios de la sa­bi­du­ría, la gue­rra y la muer­te.

En­tre dos cla­nes de dio­ses tan dis­tin­tos no po­día su­ce­der sino un enor­me en­fren­ta­mien­to. Y por ello no es ex­tra­ño que los gran­des tex­tos re­co­pi­la­to­rios mi­to­ló­gi­cos que nos han lle­ga­do de­di­quen una aten­ción prin­ci­pal a na­rrar la lla­ma­da “gue­rra de los ases y los va­nes”. Fue es­te un con­flic­to di­ri­mi­do vio­len­ta­men­te en­tre las dos di­nas­tías de dio­ses, que qui­zás de­je tras­lu­cir un epi­so­dio bé­li­co muy an­ti­guo que opuso a pue­blos agrí­co­las con otros nó­ma­das y gue­rre­ros. La cu­rio­si­dad de es­ta gue­rra mi­to­ló­gi­ca es que, al con­tra­rio de lo que ca­bría es­pe­rar, no aca­ba­ba con la im­po­si­ción de los unos so­bre los otros. La que­re­lla en­tre los dio­ses se re­suel­ve con un in­ter­cam­bio de rehe­nes y, a par­tir de en­ton­ces, am­bas di­nas­tías coha­bi­ta­rán en el Asgard. De es­ta for­ma, aun­que son los ases los ven­ce­do­res y quie­nes go­za­rán de un ma­yor pro­ta­go­nis­mo a par­tir de en­ton­ces, ges­tio­na­rán su triun­fo in­te­gran­do a la tra­di­ción pre­exis­ten­te y dan­do un ele­va­do pro­ta­go­nis­mo a al­gu­nas de sus prin­ci­pa­les fi­gu­ras. Es­to, muy po­si­ble­men­te, no sea sino un es­pe­jo de lo que su­ce­dió en la reali­dad.

ODÍN: EL PA­DRE DE TO­DOS

La mitología ger­má­ni­ca y nór­di­ca se bi­fur­ca en una ri­ca his­to­ria de le­yen­das y aven­tu­ras pro­ta­go­ni­za­das por mul­ti­tud de dio­ses, co­mo Odín, Thor, Freyr y Lo­ki, y dio­sas, co­mo Frey­ja, Frig­ga ( la es­po­sa de Odín), Ge­fión o Idu­na. La per­so­na­li­dad de to­dos ellos es com­ple­ja y no siem­pre edi­fi­can­te. Odín, de­no­mi­na­do “el pa­dre de to­dos”, se ca­rac­te­ri­za por su sa­bi­du­ría, pa­ra con­se­guir la cual tu­vo que ha­cer un gran sa-

Las le­yen­das de los pue­blos nór­di­cos no son me­nos ri­cas y com­ple­jas que las grie­gas y la­ti­nas

cri­fi­cio: ce­dió su ojo iz­quier­do a pe­ti­ción del gi­gan­te Mi­mir, que cus­to­dia­ba el po­zo de la sa­bi­du­ría en las raí­ces del ár­bol Ygg­dra­sil y que so­lo así le per­mi­tió be­ber de aque­llas má­gi­cas aguas que le otor­ga­ron to­da la sa­pien­cia. Odín es pre­sen­ta­do a me­nu­do par­ti­ci­pan­do en due­los de co­no­ci­mien­to con otros per­so­na­jes, mu­chas ve­ces hu­ma­nos a los que vi­si­ta en Mid­gard. Has­ta ellos lle­ga ocul­tán­do­se siem­pre ba­jo un dis­fraz ca­rac­te­rís­ti­co: se pre­sen­ta co­mo un an­ciano va­ga­bun­do de lar­ga bar­ba blan­ca que vis­te con una gran tú­ni­ca azul y un enor­me som­bre­ro, su atuen­do pa­ra es­tas oca­sio­nes. Es­ta pa­sión por el co­no­ci­mien­to no es­ta­ba exen­ta de ser am­bi­va­len­te, ya que se le pre­sen­ta asi­mis­mo co­mo un ex­per­to en tram­pas y en­ga­ños.

Una fun­ción esen­cial de Odín era la gue­rra. La co­men­za­ba arro­jan­do su in­fa­li­ble lan­za Gun­gnir e in­ten­ta­ba de­can­tar su re­sul­ta­do siem­pre a fa­vor de los nór­di­cos. Era ca­paz de irrum­pir en ba­ta­lla acom­pa­ña­do por sus dos in­se­pa­ra­bles cuer­vos, Hu­gin y Mu­nin ( que sig­ni­fi­can Pen­sa­mien­to y Me­mo­ria), los cua­les re­co­gían in­for­ma­cio­nes pa­ra él. Se le juz­ga­ba ca­paz de de­ci­dir la vic­to­ria y tam­bién de dis­tin­guir a quie­nes ha­bían si­do más va­lien­tes en com­ba­te. A es­tos los adop­ta­ba y eran lle­va­dos por las val­qui­rias – las be­llas dei­da­des fe­me­ni­nas ser­vi­do­ras del dios– has­ta el Val­ha­lla, don­de par­ti­ci­pa­ban en un ban­que­te eterno jun­to a Odín.

THOR, FREYR, LO­KI Y FREY­JA

Thor, hi­jo de Odín, era su mano de­re­cha y un dios pro­tec­tor con los hu­ma­nos, sien­do es­pe­cial­men­te ve­ne­ra­do por los agri­cul­to­res, ya que se le con­si­de­ra­ba el se­ñor del cli­ma. El atri­bu­to prin­ci­pal de Thor era su mar­ti­llo Miöl­nir, que al ser gol­pea­do pro­vo­ca­ba chis­pas co­mo ra­yos. Freyr es el dios de los va­nes que ma­yor pro­ta­go­nis­mo tie­ne en la mitología nór­di­ca. Se le con­si­de­ra­ba dios de la fer­ti­li­dad y tam­bién es­ta­ba muy aso­cia­do a la paz, al­go ca­rac­te­rís­ti­co de los va­nes. Una de las prin­ci­pa­les le­yen­das de es­ta tra­di­ción le tie­ne pre­ci­sa­men­te a él co­mo pro­ta­go­nis­ta: se tra­ta de la que na­rra de qué for­ma Freyr sa­cri­fi­ca una de sus ma­yo­res po­se­sio­nes, una es­pa­da má­gi­ca que tie­ne vi­da pro­pia, en­tre­gán­do­se­la a un ser­vi­dor, Skir­nir, a cam­bio del amor de una gi­gan­te, Ger­da. Freyr con­se­gui­rá así te­ner a su ama­da, pe­ro la pér­di­da de la es­pa­da ten­drá fu­nes­tas con­se­cuen­cias pa­ra él y pa­ra los dio­ses en la ba­ta­lla fi­nal con­tra el mal, co­mo ve­re­mos más ade­lan­te.

Otros dio­ses im­por­tan­tes eran Heim­dall ( vi­gi­lan­te de la mo­ra­da di­vi­na de Asgard) y Tyr, un va­lien­te hi­jo de gi­gan­tes que sa­cri­fi­ca su mano de­re­cha pa­ra lo­grar en­ca­de­nar al lobo Fen­rir, gran ame­na­za pa­ra los dio­ses.

Pe­ro en es­te elen­co ce­les­tial ha­bía si­tio tam­bién pa­ra dio­ses me­nos he­roi­cos. El prin­ci­pal de ellos es Lo­ki, un per­so­na­je as­tu­to y tai­ma­do, cu­yas aña­ga­zas aca­ban crean­do siem­pre pro­ble­mas a las prin­ci­pa­les dei­da­des. Lo­ki es un per­so­na­je que a ve­ces re­sul­ta­rá de gran ayu­da pa­ra los dio­ses, pe­ro que tam­bién pa­re­ce­rá sim­pa­ti­zar más con el mal que con el bien, por lo que nun­ca se po­drá con­fiar en él del to­do. Es, sin du­da, uno de los per­so­na­jes más sin­gu­la­res y com­ple­jos en ese rol de ne­ce­sa­rio an­ta­go­nis­ta de la ma­yo­ría de los dio­ses.

En­tre las dio­sas, la prin­ci­pal era Frey­ja, del clan de los va­nes y her­ma­na de Freyr. Era la dei­dad más in­vo­ca­da pa­ra ob­te­ner suer­te en el amor, así co­mo fer­ti­li­dad, a pe­sar de que al­gu­nas de es­tas po­ten­cia­li­da­des tam­bién las lle­va­ba apa­re­ja­das Frig­ga, la es­po­sa de Odín.

Tras es­te ri­co y en­tre­te­ni­do uni­ver­so le­gen­da­rio, va­mos a en­con­trar­nos siem­pre en la mitología

nór­di­ca con una com­ple­ja ex­pli­ca­ción del mun­do y, en par­ti­cu­lar, del te­ma del bien y del mal, cu­ya con­vi­ven­cia es el asun­to que, en el fon­do, pre­ten­den ex­pli­car las le­yen­das de es­tos pue­blos. Mu­chas de las fi­gu­ras mi­to­ló­gi­cas no son sino fe­no­me­na­les me­tá­fo­ras pa­ra tra­tar es­te asun­to. La más sin­gu­lar es qui­zás un ár­bol, el fresno Ygg­dra­sil, que en­la­za los tres ni­ve­les en que los vi­kin­gos di­vi­dían el mun­do de los dio­ses: el reino su­pe­rior, me­dio y sub­te­rrá­neo. El fresno es sos­te­ni­do por tres gran­des raí­ces de las que bro­tan tres ma­nan­tia­les, cu­yas aguas tie­nen to­das

Odín es pre­sen­ta­do a me­nu­do li­bran­do due­los de co­no­ci­mien­to con otros per­so­na­jes, mu­chas ve­ces hu­ma­nos de Mid­gard

di­fe­ren­tes po­de­res con los que ba­ñan di­ver­sas re­gio­nes del uni­ver­so mí­ti­co. Sin em­bar­go, la fron­do­si­dad del ár­bol es­tá per­pe­tua­men­te ame­na­za­da por los ani­ma­les que se ali­men­tan de él y ejer­cen co­mo de­pre­da­do­res na­tu­ra­les del mis­mo. Los hay te­mi­bles, co­mo la ser­pien­te ne­gra Nid­höggr, ha­bi­tan­te del abis­mo in­fe­rior, cu­ya in­quie­tan­te cor­te de sier­pes y gu­sa­nos co­rroe las raí­ces del fresno eter­na­men­te; tam­bién otros más be­né­vo­los pe­ro no por ello me­nos in­sa­cia­bles, co­mo la ca­bra Hei­drum. Es­ta se ali­men­ta de las ho­jas del fresno pa­ra po­der pro­du­cir cons­tan­te­men­te hi­dro­miel, la be­bi­da de los dio­ses en el Val­ha­lla, que es la que tam­bién se da a los hom­bres caí­dos en ba­ta­lla es­co­gi­dos pa­ra unir­se a las di­vi­ni­da­des en las gran­des celebraciones de su sa­lón ce­les­tial. Es­to úl­ti­mo es una me­tá­fo­ra de có­mo la des­truc­ción de un ser ( el ár­bol) es fuen­te de vi­da pa­ra otros ( los dio­ses y los in­mor­ta­les), una mues­tra de la dua­li­dad del mun­do.

LA GRAN BA­TA­LLA FI­NAL

Pe­ro qui­zás cuan­do se ha­ce más tur­ba­do­ra y desa­so­se­gan­te la cos­mo­vi­sión de los an­ti­guos es­can­di­na­vos es con su con­cep­ción del Ragnarok, la gran ba­ta­lla fi­nal que creen se pro­du­ci­rá en al­gún mo­men­to del por­ve­nir y que tie­ne cier­tos pa­ra­le­lis­mos con el Apo­ca­lip­sis cris­tiano. Pre­ce­di­do por desas­tro­sos fe­nó­me­nos na­tu­ra­les, el Ragnarok con­sis­ti­rá en una ba­ta­lla de­fi­ni­ti­va en­tre el Bien y el Mal. El pri­me­ro es­tá re­pre­sen­ta­do por los ases y el se­gun­do por los jo­tuns, una ra­za de gi­gan­tes, y di­ver­sos monstruos opues­tos a los dio­ses que han es­ta­do aguar­dan­do su opor­tu­ni­dad. La par­ti­cu­la­ri­dad prin­ci­pal de es­ta ba­ta­lla fi­nal, que la ha­ce úni­ca en el mun­do, es que los

vi­kin­gos pre­sa­gia­ban la vic­to­ria del Mal. Fren­te a fren­te se en­con­tra­rán Odín y el lobo Fen­rir; Thor y la ser­pien­te Mid­gars­chlan­ge; Heim­dall y el im­pre­vi­si­ble Lo­ki, fi­nal­men­te ali­nea­do con los mal­va­dos; Tyr y el pe­rro in­fer­nal Garm y, por úl­ti­mo, Freyr, que com­ba­te con­tra el te­mi­ble gi­gan­te de fue­go Sur­tur. Freyr no tie­ne en es­ta oca­sión su es­pa­da má­gi­ca, que ha­bía da­do a Skir­nir a cam­bio de con­se­guir­le el amor de Ger­da, por lo que mo­ri­rá que­ma­do por su ar­dien­te enemi­go.

Con los dio­ses ani­qui­la­dos, Sur­tur cul­mi­na­rá la ta­rea de las fuer­zas del mal lan­zán­do­se en­vuel­to en lla­mas con­tra el ár­bol Ygg­dra­sil pa­ra de­jar­lo com­ple­ta­men­te cal­ci­na­do. Con la des­apa­ri­ción del ár­bol de la vi­da, lle­ga­rá el fi­nal ab­so­lu­to pa­ra el mun­do mi­to­ló­gi­co. Ni si­quie­ra los dio­ses han so­bre­vi­vi­do a la im­pa­ra­ble ac­ción de las po­ten­cias ma­lig­nas que ha­bi­tan por do­quier, aun­que ellas mis­mas tam­bién su­cum­ban cuan­do ya no les que­de nada por des­truir.

Y sin em­bar­go, tras el Ragnarok, un úl­ti­mo gi­ro ines­pe­ra­do ocu­rri­rá. Con el fi­nal del mun­do co­no­ci­do, otro com­ple­ta­men­te re­no­va­do emer­ge­rá po­co a po­co. Un nue­vo Sol na­ce­rá y sus ra­yos des­per­ta­rán a la vi­da a una nue­va pa­re­ja pri­mor­dial, el jo­ven Lif ( la vi­da) y la vir­gen Lif­ha­sir ( que re­pre­sen­ta la ener­gía). Con ellos, otro mun­do co­mien­za una nue­va an­da­du­ra lle­na de bon­dad y sa­bi­du­ría... al me­nos por el mo­men­to.

Mu­chas fi­gu­ras mi­to­ló­gi­cas no son sino fe­no­me­na­les me­tá­fo­ras de la con­vi­ven­cia en­tre el bien y el mal

LA HER­MO­SA FREY­JA. Era la dio­sa prin­ci­pal de los va­nes y her­ma­na de Freyr, a la que se in­vo­ca­ba pa­ra ob­te­ner suer­te en el amor y tam­bién fer­ti­li­dad (aquí, en una ilustración del libro Mitos y le­yen­das ger­má­ni­cos, 1890).

DIOS DE LA GUE­RRA. Odín es la dei­dad más no­ta­ble del clan de los ases y un gue­rre­ro in­can­sa­ble, siem­pre acom­pa­ña­do de su lan­za Gun­gnir. A la iz­quier­da, es­ta­tui­lla que lo re­pre­sen­ta sen­ta­do en el trono de los dio­ses en el Asgard.

LA LE­YEN­DA DE MI­MIR. En la ilustración, Odín ha­bla con es­te gi­gan­te que vi­ve en las raí­ces del fresno Ygg­dra­sil y que le exi­ge su ojo iz­quier­do a cam­bio de be­ber del po­zo de la sa­bi­du­ría.

DIO­SES ME­NOS CO­NO­CI­DOS. En­tre los más im­por­tan­tes es­tá Heim­dall, que es el en­car­ga­do de vigilar la en­tra­da a la mo­ra­da di­vi­na del Asgard. A la iz­quier­da, re­pre­sen­ta­do en una es­ta­tui­lla.

EL CAS­TI­GO DEL TAI­MA­DO LO­KI. Se­gún uno de los mitos, por ma­tar al dios Baldr fue ata­do a una ro­ca con una ser­pien­te ve­ne­no­sa so­bre su ca­be­za.

FIN Y PRIN­CI­PIO DEL MUN­DO. En la mitología vi­kin­ga, el Ragnarok es una apo­ca­líp­ti­ca lu­cha en­tre el Bien y el Mal (en la ilustración, Odín con­tra el lobo Fen­rir) en que ven­ce el se­gun­do, pe­ro lue­go sur­ge otra vez la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.