II / DEL IM­PE­RIO NUE­VO AL FI­NAL DE LOS PTO­LO­MEOS

Con la Di­nas­tía XVIII se inau­gu­ró el mo­men­to de má­xi­mo au­ge y ex­pan­sión te­rri­to­rial de Egip­to. Mil qui­nien­tos años des­pués, la Di­nas­tía Pto­le­mai­ca pu­so un des­lu­ci­do punto fi­nal a la ci­vi­li­za­ción del Ni­lo, aun­que de­jó pa­ra la his­to­ria la fi­gu­ra de la gran

Muy Historia - - DOS­SIER - MH

Una vez se ins­ta­ló en el trono, Tut­mo­sis I ( que reinó de 1504 a. C. a 1492 a. C.) en­san­chó las fron­te­ras de Egip­to pa­ra re­for­zar el po­der im­pe­rial, una me­ta que cum­plió con cre­ces. Ba­jo su rei­na­do y el de su di­nas­tía, el país pa­só a ser el im­pe­rio más po­de­ro­so del mun­do an­ti­guo. En un año, el nue­vo fa­raón so­me­tió a los pue­blos del sur y di­vi­dió Nu­bia en cin­co dis­tri­tos, ca­da uno de ellos go­ber­na­do por un fun­cio­na­rio lo­cal que ju­ra­ba leal­tad y su­mi­sión al fa­raón.

Pe­ro el país se iba a en­fren­tar a otra po­ten­cia que se es­ta­ba ha­cien­do fuer­te en la le­ja­na Me­so­po­ta­mia. Aler­ta­do por sus es­pías, Tut­mo­sis I de­ci­dió ata­car­la an­tes de que au­men­ta­ra su po­der. Se tra­ta­ba del reino de Mi­tan­ni, cu­yos ejér­ci­tos es­ta­ban do­ta­dos de mo­der­nos ca­rros mi­li­ta­res ti­ra­dos por ca­ba­llos, una he­rra­mien­ta bé­li­ca que les ha­bía per­mi­ti­do so­me­ter al po­de­ro­so reino hi­ti­ta. Cua­tro años des­pués de ser pro­cla­ma­do fa­raón, Tut­mo­sis I en­vió a su ejér­ci­to a ori­llas del Éu­fra­tes, don­de de­rro­tó al de Mi­tan­ni. A par­tir de en­ton­ces, el gran río mar­có la fron­te­ra del Im­pe­rio egip­cio.

Tras su muer­te en 1492 a. C., su su­ce­sor Tut­mo­sis II so­fo­có una nue­va re­be­lión en Nu­bia con gran cruel­dad, or­de­nan­do el de­go­lla­mien­to de to­dos los va­ro­nes de la re­gión. Du­ran­te su rei­na­do, el fa­raón con­tó con la ayu- da de su her­ma­nas­tra y con­sor­te, Hats­hep­sut. Cuan­do fa­lle­ció su ma­ri­do so­lo tres años des­pués de ac­ce­der al trono, la rei­na me­dró en la Cor­te pa­ra man­te­ner­se en el trono, apar­tan­do del mis­mo al pe­que­ño Tut­mo­sis III, que era su hi­jas­tro. En su nom­bre go­ber­nó el Im­pe­rio e hi­zo su­yos los cin­co tí­tu­los com­ple­tos de los mo­nar­cas del va­lle del Ni­lo. Aque­lla po­de­ro­sa mu­jer fue re­pre­sen­ta­da en es­cul­tu­ras y es­te­las con ro­pas mas­cu­li­nas y ex­hi­bien­do en su men­tón una bar­ba pos­ti­za.

DE AKE­NA­TÓN Y TU­TAN­KA­MÓN A LOS RA­MÉ­SI­DAS

A su muer­te, su hi­jas­tro Tut­mo­sis III la su­ce­dió. Una de sus pri­me­ras me­di­das fue or­ga­ni­zar un ejér­ci­to pa­ra de­rro­tar a una coa­li­ción de prín­ci­pes de Si­ria y Pa­les­ti­na, en­ca­be­za­da por la ciudad de Qa­desh, en la ba­ta­lla de Meg­gi­do, lo que pro­por­cio­nó a los egip­cios un fa­bu­lo­so bo­tín que in­cluía 900 ca­rros de ba­ta­lla y unos dos mil ca­ba­llos. El pa­pel pre­pon­de­ran­te del país en el com­ple­jo ta­ble­ro estratégico de Orien­te Me­dio se man­tu­vo du­ran­te tres ge­ne­ra­cio­nes, al­can­zan­do su apo­geo con Tut­mo­sis IV.

Su nie­to, Ame­no­fis IV (1353-1336 a.C.), im­pu­so el nue­vo cul­to a Atón ( el dis­co so­lar), cam­bió su nom­bre por el de Ake­na­tón y or­de­nó tras­la­dar la ca­pi­tal del Im-

pe­rio a la nue­va Ake­ta­tón, en la re­gión de Tell el- Amar­na, si­tua­da en la ri­be­ra orien­tal del Ni­lo [ ver re­cua­dro 2]. Tras su muer­te, su hi­jo Tu­tan­ka­món de­vol­vió la ca­pi­ta­li­dad a Te­bas y re­ti­ró el cul­to mo­no­teís­ta de Atón a fa­vor del de Amón- Ra, cu­yos sa­cer­do­tes vol­vie­ron a co­brar el pro­ta­go­nis­mo perdido.

En reali­dad, el nue­vo fa­raón, Tu­tan­ka­món, no era más que un ni­ño a mer­ced de dos per­so­na­jes que mo­vie­ron los hi­los del po­der en la som­bra: Ay, el hom­bre fuer­te de la Cor­te, y Ho­rem­heb, co­man­dan­te en je­fe del ejér­ci­to. Am­bos ocu­pa­rían el trono a la muer­te del jo­ven Tu­tan­ka­món, cu­yo cor­to rei­na­do ha­bría si­do ignorado por la his­to­ria de no ser por el des­cu­bri­mien­to de su tum­ba, lle­va­do a ca­bo por Ho­ward Car­ter y Lord Car­nar­von en los años vein­te del si­glo pa­sa­do.

La fan­tás­ti­ca más­ca­ra mor­tuo­ria de Tu­tan­ka­món, una jo­ya que se ex­hi­be en el Mu­seo de El Cai­ro, el ma­ra­vi­llo­so bus­to de Ne­fer­ti­ti ( mu­jer de Ake­na­tón), que al­ber­ga un mu­seo ber­li­nés, y las gi­gan­tes­cas pi­rá­mi­des de Gui­za son los ico­nos más im­por­tan­tes del Egip­to fa­raó­ni­co de los que hoy dis­fru­ta­mos.

El pri­mer fa­raón de las di­nas­tías ra­mé­si­das ( la XIX y la XX) fue Ramsés I, que se man­tu­vo en el trono tan so­lo die­cio­cho me­ses. Su su­ce­sor fue Se­ti, un hom­bre vi­go­ro­so que en­car­gó cons­truir mu­chos mo­nu­men­tos, en­tre ellos el fa­bu­lo­so tem­plo de Abi­dos ( an­ti­guo em­pla­za­mien­to de la realeza egip­cia) y un in­men­so mau­so­leo en el Va­lle de los Re­yes, el pri­me­ro en ser de­co­ra­do por com­ple­to. En el ve­rano de 1.278 a. C., Se­ti fa­lle­ció y le su­ce­dió su hi­jo Ramsés II, que lle­gó al trono con tan so­lo 20 años y se man­tu­vo en él du­ran­te más de seis dé­ca­das.

EL TO­DO­PO­DE­RO­SO RAMSÉS II

En so­lo cin­co años, sus ejér­ci­tos conquistaron el te­rri­to­rio que ac­tual­men­te ocu­pa Li­bia, don­de es­ta­ble­cie­ron va­rias co­lo­nias y un con­tin­gen­te mi­li­tar. El fa­raón aban­do­nó la ciudad de Te­bas y se afin­có en Men­fis pa­ra lue­go tras­la­dar­se a Pi- Ramsés, ubi­ca­da en la ac­tual ciudad de Qan­tir, en el del­ta orien­tal del Ni­lo. El to­do­po­de­ro­so Ramsés II man­dó am­pliar el tem­plo de Lu­xor (en la an­ti­gua Te­bas), al que aña­dió una co­lo­sal puer­ta cu­ya en­tra­da prin­ci­pal es­ta­ba flan­quea­da por dos es­ta­tuas su­yas, acom­pa­ña­das de sen­dos obe­lis­cos. Cer­ca del mau­so­leo de Ramsés II en el Va­lle de los Re­yes se en­cuen­tra una gi­gan­tes­ca ne­cró­po­lis, la KV5, des­cu­bier­ta por el ar­queó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Kent R. Weeks en 1995, cu­yo in­te­rior

Tu­tan­ka­món ha­bría si­do ignorado por la his­to­ria de no ser por el des­cu­bri­mien­to de su tum­ba por Car­ter y Lord Car­nar­von

al­ber­ga los res­tos mo­mi­fi­ca­dos de los mu­chos hi­jos del gran fa­raón. Su pro­le fue tan im­pre­sio­nan­te que los in­ves­ti­ga­do­res no se po­nen de acuer­do a la ho­ra de es­ta­ble­cer cuál fue el nú­me­ro exac­to de vás­ta­gos que en­gen­dró.

LOS PUE­BLOS DEL MAR

A es­ca­sa dis­tan­cia es­tá ubi­ca­da la tum­ba de Ne­fer­ta­ri en el Va­lle de las Rei­nas, cu­ya de­co­ra­ción mu­ral [ ver re­cua­dro 1] re­pre­sen­ta di­ver­sos ca­pí­tu­los del Li­bro de los Muer­tos, tex­to fu­ne­ra­rio que des­cri­be las dis­tin­tas eta­pas del via­je de los di­fun­tos ha­cia el más allá. Es­ta jo­ya mi­le­na­ria per­ma­ne­ció ce­rra­da du­ran­te años has­ta que, en 2016, el go­bierno egip­cio la re­abrió al pú­bli­co pa­ra tra­tar de im­pul­sar el tu­ris­mo.

Tras el fa­lle­ci­mien­to del an­ciano Ramsés II, Egip­to vi­vió más de una dé­ca­da de lu­chas in­ter­nas en­tre sus des­cen­dien­tes. Fi­nal­men­te, un mi­li­tar lla­ma­do Seth­najt as­cen­dió al trono, rei­nan­do con gran acier­to has­ta su fa­lle­ci­mien­to. Le su­ce­dió su hi­jo Ramsés III, cu­yo rei­na­do se en­fren­tó a hor­das de pi­ra­tas (los Pue­blos del Mar) que des­tru­ye­ron par­te del li­to­ral me­di­te­rrá­neo de Egip­to. Ramsés III los

ven­ció en una ba­ta­lla na­val que se en­ta­bló cer­ca de la desem­bo­ca­du­ra del Ni­lo, pe­ro su vic­to­ria no evi­tó una pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca que dio pa­so al pau­la­tino de­cli­ve del Im­pe­rio Nue­vo.

Al fi­nal de su vi­da, Ramsés III su­frió la conspiración de una de sus es­po­sas se­cun­da­rias, lla­ma­da Ti­yi, que in­ten­tó de­jar a un la­do al prín­ci­pe he­re­de­ro pa­ra ins­ta­lar en el trono a su pro­pio hi­jo, Pen­taur. Pe­ro el com­plot fra­ca­só y la ma­yo­ría de sus ca­be­ci­llas fue­ron eje­cu­ta­dos. Los más afor­tu­na­dos sal­va­ron sus vi­das, pe­ro les ampu­taron al­gu­nas ex­tre­mi­da­des.

EGIP­TO SE DI­VI­DE

En 1069 a. C., cuan­do Ramsés XI fa­lle­ció, sus su­ce­so­res di­vi­die­ron el país en dos re­gio­nes: el Del­ta y el Al­to Egip­to. El otro­ra po­de­ro­so Im­pe­rio egip­cio en­tró en barrena. La di­nas­tía ra­mé­si­da y su se­de de go­bierno, la ciudad de Pi- Ramsés, se des­va­ne­cie­ron por com­ple­to. Des­de el si­glo XI al IV a. C., la de­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y mi­li­tar pro­pi­ció la in­va­sión de los li­bios, cu­yos go­ber­nan­tes des­man­te­la­ron Pi- Ramsés pa­ra cons­truir la nue­va ciudad de Dya­net, que que­dó ba­jo su

con­trol. Su pri­mer mo­nar­ca fue Shes­honq I ( 945- 925 a. C.), que res­ti­tu­yó Egip­to a su for­ma de go­bierno tra­di­cio­nal, so­me­tien­do a los te­ba­nos y a las ciu­da­des del del­ta.

DO­MI­NIO LI­BIO, NU­BIO Y ASI­RIO

El fa­raón de ori­gen li­bio sub­yu­gó al reino de Ju­dá e hi­zo avan­zar a sus ejér­ci­tos pa­ra con­tro­lar bue­na par­te de Orien­te Me­dio, pe­ro Shes­honq I mu­rió re­pen­ti­na­men­te y la or­gu­llo­sa ciudad de Te­bas de­cla­ró su in­de­pen­den­cia. Con ello, aun­que no fre­nó su de­ca­den­cia, dio una ex­cu­sa mu­cho más tar­de a los nu­bios pa­ra cru­zar la fron­te­ra y ha­cer­se con el con­trol del Al­to Egip­to.

Los te­ba­nos ca­pi­tu­la­ron ca­si sin lu­char y el cau­di­llo nu­bio Pianjy subió al trono a con­ti­nua­ción. Sus ejér­ci­tos de­rro­ta­ron a los di­si­den­tes e im­pu­sie­ron la he­ge­mo­nía nu­bia en to­do Egip­to. Una vez lo­gró la uni­fi­ca­ción del te­rri­to­rio, Pianjy re­gre­só al sur, a sus tie­rras en Kush.

El im­pa­ra­ble as­cen­so de la po­de­ro­sa Asi­ria en Me­so­po­ta­mia mar­có el prin­ci­pio del fin del do­mi­nio nu­bio en el va­lle del Ni­lo. Tras la pro­cla­ma­ción de As­har­dón co­mo rey asi­rio en 680 a.C., sus ejér­ci­tos in­va­die­ron Men­fis. Las ciu­da­des egip­cias fue­ron re­bau­ti­za­das con nom­bres asi­rios y go­ber­na­das por sus hom­bres. Dos años más tar­de lle­gó al trono asi­rio Asur­ba­ni­pal, cu­yo rei­na­do mar­có el mo­men­to de ma­yor glo­ria de Asi­ria. Él fue el que creó la bi­blio­te­ca de Ní­ni­ve y el que vol­vió a pe­ne­trar con sus ejér­ci­tos en Egip­to obli­gan­do al fa­raón a re­fu­giar­se en la ciudad de Te­bas.

Un mi­li­tar egip­cio lla­ma­do Psa­mé­ti­co lo­gró po­ner en pie un ejér­ci­to y, tras ocho años de lu­cha, se al­zó co­mo so­be­rano del Ba­jo Egip­to. Años des­pués lo­gró la reuni­fi­ca­ción de to­do el país. Su su­ce­sor, Psa­mé­ti­co II (595-589 a.C.), so­fo­có un nue­vo in­ten­to nu­bio de in­va­dir el Al­to Egip­to. Mien­tras tan­to, en Me­so­po­ta­mia el reino ba­bi­lo­nio co­bró tan­ta fuer­za que de­ci­dió re­cu­pe­rar los te­rri­to­rios que ha­bían con­quis­ta­do y perdido los asi­rios.

Tras la pro­cla­ma­ción de As­har­dón co­mo rey asi­rio en 680 a.C., sus ejér­ci­tos in­va­die­ron Men­fis

LA CON­FLIC­TI­VA ERA PTO­LE­MAI­CA

El Im­pe­rio asi­rio fue de­rro­ta­do por el ba­bi­lo­nio en 609 a. C., y Egip­to per­dió las po­si­cio­nes que le que­da­ban en Orien­te Pró­xi­mo. Más tar­de, en el año 525 a. C., los ejér­ci­tos del rey per­sa Cam­bi­ses in­va­die­ron el del­ta, asal­ta­ron la ciudad de Men­fis y eje­cu­ta­ron al rey Psa­mé­ti­co III, to­man­do por la fuer­za los te­rri­to­rios del va­lle del Ni­lo. En la pri­ma­ve­ra del 334 a. C., el nue­vo je­fe ma­ce­do­nio, Ale­jan­dro Magno, cru­zó el He­les­pon­to, in­va­dió Per­sia y de­rro­tó a las tro­pas de Darío III en la ba­ta­lla de Grá­ni­co, lo que su­pu­so el prin­ci­pio del fin del Im­pe­rio per­sa.

Dos años des­pués de su vic­to­ria en Grá­ni­co, Ale­jan­dro lle­gó al va­lle del Ni­lo, se hi­zo con el po­der sin en­ta­blar una so­la ba­ta­lla con los egip­cios y que­dó ren­di­do a los en­can­tos del país. A co­mien­zos de 331 a.C., se di­ri­gió al oa­sis de Si­wa, don­de se en­tre­vis­tó con el orácu­lo de Amón, sa­lien­do del en­cuen­tro co­mo un hom­bre nue­vo. Ale­jan­dro aban­do­nó el país ese mis­mo año pa­ra no vol­ver nun­ca. Sin em­bar­go su muer­te, ocu­rri­da ocho años des­pués, mar­có el des­tino de Egip­to. Un ge­ne­ral del jo­ven ma­ce­do­nio lla­ma­do Pto­lomeo fue co­ro­na­do rey de Egip­to en la nue­va ciudad de Ale­jan­dría. Los ochen­ta años si­guien­tes co­rres­pon­die­ron a los rei­na­dos de los tres pri­me­ros Pto­lo­meos, que es­tu­vie­ron mar­ca­dos por cons­tan­tes ri­va­li­da­des y pro­ble­mas su­ce­so­rios. La de­ca­den­cia de la di­nas­tía co­men­zó con la lle­ga­da al po­der de Pto­lomeo IV, que im­pu­so una car­ga de tri­bu­tos tan fuer­te que de­san­gró la eco­no­mía del país. La de­bi­li­dad de Egip­to lle­gó a su pun­to cul­mi­nan­te en el año 80 a. C., cuan­do tur­bas de ale­jan­dri­nos has­tia­dos con la co­ro­na ase­si­na­ron a Pto­lomeo X. En aque­llos tiem­pos con­vul­sos, una nue­va po­ten­cia, Ro­ma, mo­vió los hi­los de la po­lí­ti­ca egip­cia apo­yan­do a uno u otro de los can­di­da­tos que se pos­tu­la­ban co­mo re­yes del va­lle del Ni­lo. Cleo­pa­tra era hi­ja de Pto­lomeo XII Dio­ni­sio, un mo­nar­ca im­po­pu­lar que, al mo­rir en el año 52 a.C., de­jó a sus hi­jos ba­jo la cus­to­dia de su ami­go Pom­pe­yo. Cleo­pa­tra VII fue la úl­ti­ma rei­na del An­ti­guo Egip­to de la di­nas­tía pto­le­mai­ca. Na­ció ha­cia 69 a. C. y mu­rió trein­ta y nue­ve años des­pués. En

su tes­ta­men­to, su pa­dre or­de­nó que con­tra­je­ra ma­tri­mo­nio con su her­mano Pto­lomeo XIII, un ma­ne­ja­ble ni­ño de diez años que de­bía to­mar el po­der cuan­do al­can­za­ra la ma­du­rez. Sin em­bar­go, Cleo­pa­tra con­ser­vó el trono y se en­fren­tó a las pre­sio­nes de Ro­ma, cu­yas au­to­ri­da­des exi­gie­ron la de­vo­lu­ción de las deu­das que ha­bía con­traí­do la cor­te egip­cia. Ju­lio César apro­ve­chó esa cir­cuns­tan­cia pa­ra in­ter­ve­nir en el país, aun­que la ra­zón prin­ci­pal de su des­em­bar­co en Egip­to fue atra­par a su gran enemi­go en la gue­rra ci­vil, Pom­pe­yo, que se ha­bía re­fu­gia­do a ori­llas del Ni­lo.

La de­bi­li­dad de Egip­to lle­gó a su pun­to má­xi­mo en el año 80 a.C., cuan­do tur­bas de ale­jan­dri­nos ma­ta­ron a Pto­lomeo X

CLEO­PA­TRA: EL ÚL­TI­MO ES­LA­BÓN

Cuan­do César lle­gó a Ale­jan­dría, los hom­bres de Pto­lomeo XIII le ofre­cie­ron la ca­be­za en­san­gren­ta­da de Pom­pe­yo, pen­san­do que así se re­con­ci­lia­ban con el ro­mano. Pe­ro su reac­ción no fue la es­pe­ra­da: César se en­fu­re­ció por la osa­día de los egip­cios de de­ca­pi­tar a un ro­mano, aun­que fue­se su enemi­go, y or­de­nó a sus fa­lan­ges to­mar Ale­jan­dría. La pre­sen­cia de las tro­pas ro­ma­nas pro­vo­có el le­van­ta­mien­to de par­te del ejér­ci­to ale­jan­drino, que de­fen­día las as­pi­ra­cio­nes del jo­ven Pto­lomeo XIII.

Tras so­fo­car la re­vuel­ta, el ro­mano ins­ti­gó el ase­si­na­to de Pto­lomeo e im­pu­so en el trono a la in­te­li­gen­te Cleo­pa­tra, cu­yo po­der de se­duc­ción atra­pó a César, con quien tu­vo un hi­jo, Pto­lomeo Ce­sa­rión. Tras el ase­si­na­to de César, fue Mar­co An­to­nio el que ca­yó ren­di­do a los pies de Cleo­pa­tra, con la que tu­vo tres vás­ta­gos. Pe­ro las am­bi­cio­nes del ro­mano de en­ca­be­zar un gran Im­pe­rio orien­tal jun­to a su be­lla es­po­sa egip­cia fue­ron fre­na­das en se­co por el jo­ven Octavio.

El que años des­pués se­ría pro­cla­ma­do em­pe­ra­dor Au­gus­to em­pren­dió una gue­rra ci­vil que cul­mi­nó con la de­rro­ta del ejér­ci­to de Mar­co An­to­nio en la ba­ta­lla na­val de Ac­cio, en el año 31 a. C. Los sui­ci­dios de Mar­co An­to­nio y Cleo­pa­tra, así co­mo el ase­si­na­to del hi­jo de es­ta y César, Ce­sa­rión, con­vir­tie­ron a Octavio Au­gus­to en el lí­der in­dis­cu­ti­ble del Im­pe­rio Ro­mano, a cu­yo te­rri­to­rio se su­mó Egip­to co­mo una pro­vin­cia más. Del es­plen­dor de los an­ti­guos fa­rao­nes so­lo que­dó des­de en­ton­ces un va­go re­cuer­do.

UNA REI­NA PA­RA UN IM­PE­RIO NUE­VO. En la ima­gen, el hal­cón que re­pre­sen­ta a Ho­rus an­te la fa­cha­da del im­pre­sio­nan­te tem­plo fu­ne­ra­rio de Hats­hep­sut, la mu­jer más po­de­ro­sa y des­ta­ca­da en la his­to­ria del An­ti­guo Egip­to.

ES­PLÉN­DI­DO LU­XOR. En tiem­pos de Ramsés II se le aña­dió la co­lo­sal puer­ta que ve­mos en la ima­gen, flan­quea­da por es­ta­tuas del fa­raón y obe­lis­cos y pre­ce­di­da por la ave­ni­da de las es­fin­ges.

>>> EL PO­DE­RÍO RA­MÉ­SI­DA. Ramsés II go­ber­nó más de se­sen­ta años y lle­nó Egip­to de mues­tras de su po­der, co­mo el mag­ní­fi­co tem­plo de Abu Sim­bel (en la ima­gen).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.