EN­TE­RRA­MIEN­TOS REALES

Muy Historia - - DOS­SIER I -

Ha­cia el año 2750 a. C. falleció Qaa, el úl­ti­mo rey de la Di­nas­tía I. Su cuer­po mo­mi­fi­ca­do fue co­lo­ca­do en la cá­ma­ra mor­tuo­ria acom­pa­ña­do de pro­vi­sio­nes que de­bían sus­ten­tar a su es­pí­ri­tu en el trán­si­to a la otra vi­da. Jun­to a sus res­tos fue­ron co­lo­ca­dos los de sus in­for­tu­na­dos sir­vien­tes, que fue­ron sa­cri­fi­ca­dos pa­ra tal fin. La tum­ba de Qaa y sus sir­vien­tes fue se­lla­da en el ce­men­te­rio real de Abi­dos. El pri­mer mo­nar­ca de la Di­nas­tía II, He­tep­se­je­muy, de­ci­dió aban­do­nar aquel ce­men­te­rio y fun­dó uno nue­vo en Saq­qa­ra, a cen­te­na­res de ki­ló­me­tros al nor­te, en un lu­gar des­de el que se do­mi­na­ba Men­fis, la ca­pi­tal de Egip­to. A par­tir de en­ton­ces, las tum­bas se orien­ta­ron ha­cia el nor­te geo­grá­fi­co y se ex­ca­va­ron en la ro­ca, en lu­gar de cons­truir­se de ado­be. Tam­bién tu­vie­ron to­das las co­mo­di­da­des pa­ra los di­fun­tos: dor­mi­to­rio, un cuar­to de ba­ño y los con­sa­bi­dos ali­men­tos pa­ra el via­je al más allá. Los su­ce­so­res de He­tep­se­je­muy fue­ron en­te­rra­dos sin acom­pa­ñan­tes, lo que de­bió ser un ali­vio pa­ra los sir­vien­tes de la cor­te.

Ilus­tra­ción en co­lor que re­crea el as­pec­to ori­gi­nal de la ne­cró­po­lis de Saq­qa­ra, con la pi­rá­mi­de de Zo­ser en un lu­gar cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.