LA BE­LLE­ZA DE LA TUM­BA DE NEFERTARI

Muy Historia - - DOS­SIER II -

Ram­sés II or­de­nó cons­truir el tem­plo de Abu Sim­bel co­mo ho­me­na­je a su es­po­sa Nefertari, una mu­jer que dis­fru­tó de un enor­me po­der en la Cor­te y cu­ya tum­ba, de­co­ra­da por los me­jo­res ar­tis­tas de la épo­ca, es la más es­pec­ta­cu­lar del Va­lle de las Rei­nas, la co­no­ci­da ne­cró­po­lis ubi­ca­da en las cer­ca­nías de Lu­xor. Cuan­do la des­cu­brió el ita­liano Er­nes­to Schia­pa­re­lli en 1904, la cá­ma­ra fu­ne­ra­ria ya ha­bía si­do sa­quea­da. Lo úni­co que que­da­ba era el sar­có­fa­go de la rei­na sin momia y los magníficos fres­cos que la re­pre­sen­tan jun­to a los dio­ses del pan­teón egip­cio: Ho­rus, Anu­bis, Isis, Osi­ris y Ser­jet.

Por ser la trans­mi­so­ra del li­na­je real, Nefertari rea­li­za­ba ri­tua­les en los tem­plos y ac­tua­ba co­mo ga­ran­te del mo­nar­ca: la Gran Es­po­sa Real era la que otor­ga­ba la le­gi­ti­mi­dad al as­pi­ran­te al trono. De ahí que al­gu­nos prín­ci­pes que no es­ta­ban en el pri­mer pues­to en la lí­nea de su­ce­sión in­ten­ta­ran le­gi­ti­mar­se co­mo faraones ca­sán­do­se con las hi­jas de su an­te­ce­sor, que en mu­chas oca­sio­nes eran sus her­ma­nas o her­ma­nas­tras.

Pin­tu­ra de la tum­ba de Nefertari en que la rei­na egip­cia es lle­va­da por Ho­rus an­te el dios Ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.