TU­TAN­KA­MÓN AL ATA­QUE.

Muy Historia - - CU­RIO­SI­DA­DES - MH

De­ta­lle de un sar­có­fa­go ha­lla­do en la tum­ba del fa­raón ni­ño.

Ape­sar de que la ci­vi­li­za­ción egip­cia ya exis­tía en el IV mi­le­nio a.C., su desa­rro­llo mi­li­tar era es­ca­so. El de­sier­to que la ro­dea­ba por el es­te y el oes­te era una ex­ce­len­te pro­tec­ción y le per­mi­tía es­tar a sal­vo de gran­des in­va­sio­nes, a di­fe­ren­cia de los pue­blos me­so­po­tá­mi­cos, abier­tos a las co­rre­rías de los pue­blos ve­ci­nos. Ello le lle­vó a des­cui­dar el desa­rro­llo del ejér­ci­to, en com­pa­ra­ción con las ci­vi­li­za­cio­nes que en­tre el Ti­gris y el Éu­fra­tes se es­ta­ban crean­do si­mul­tá­nea­men­te.

UN EJÉR­CI­TO PE­QUE­ÑO

El Al­to y Ba­jo Egip­to se uni­fi­ca­ron ha­cia 3100 a.C. ba­jo la au­to­ri­dad del mí­ti­co pri­mer gran fa­raón Nar­mer, fun­da­dor de la Di­nas­tía I. Él fue el pri­mer mo­nar­ca gue­rre­ro, pues no so­lo se im­pu­so al Ba­jo Egip­to so­me­tien­do a los ha­bi­tan­tes del del­ta, sino que po­si­ble­men­te tam­bién ex­pul­só a nó­ma­das ex­tran­je­ros que se ha­bían ins­ta­la­do en la re­gión. Sin em­bar­go, los da­tos so­bre su per­so­na son muy es­ca­sos y has­ta con­fu­sos, da­da su le­ja­nía en el tiem­po y los po­cos ras­tros ar­queo­ló­gi­cos.

Du­ran­te los mil años apro­xi­ma­dos que du­ró el Pe­río­do Ar­cai­co, la ci­vi­li­za­ción egip­cia se desa­rro­lló de mo­do ais­la­do, ca­si sin con­tac­tos con el ex­te­rior. Los úni­cos enemi­gos que, de vez en cuan­do, les mo­les­ta­ban eran nó­ma­das li­bios y nu­bios del sur, que eran fá­cil­men­te re­cha­za­dos. Por ello su ejér­ci­to es­ta­ba cen­tra­do, so­bre to­do, en ase­gu­rar la uni­dad del Im­pe­rio im­pi­dien­do las ten­ta­cio­nes se­pa­ra­tis­tas de los go­ber­na­do­res ale­ja­dos de la ca­pi­tal. La gran lon­gi­tud del reino del Ni­lo fa­ci­li­ta­ba que al­gún di­ri­gen­te se al­za­se oca­sio­nal­men­te si per­ci­bía de­bi­li­dad en el po­der cen­tral. Su ais­la­mien­to y el río, que les ser­vía co­mo fuen­te de vi­da y me­dio de trans­por­te, les per­mi­tió des­pre­ciar in­clu­so el uso de la rue­da y de los ca­rros. Su ejér­ci­to era, por tan­to, úni­ca­men­te de in­fan­te­ría, sien­do su fuer­za prin­ci­pal la guar­dia del fa­raón, re­du­ci­da pe­ro bien en­tre­na­da y pro­fe­sio­na­li­za­da, au­xi­lia­da por pe­que­ños y es­po­rá­di­cos con­tin­gen­tes de mer­ce­na­rios li­bios y nu­bios, uti­li­za­dos pre­fe­ren­te­men­te co­mo ar­que­ros. Sus ac­cio­nes le­jos del reino se li­mi­ta­ban a oca­sio­na­les ex­pe­di­cio­nes de cas­ti­go y sa­queo, pe­ro con nu­las am­bi­cio­nes ex­pan­sio­nis­tas. A me­dia­dos del III mi­le­nio ya exis­tía cier­to co­mer­cio con pun­tos de la ac­tual Pa­les­ti­na, Is­rael y la pe­nín­su­la de Si­naí, por lo que tam­bién en oca­sio­nes se lan­za­ban al­gu­nas ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res ha­cia esos pun­tos, pe­ro

El ejér­ci­to era de in­fan­te­ría, sien­do su fuer­za prin­ci­pal la guar­dia del fa­raón, re­du­ci­da pe­ro bien en­tre­na­da

so­lo pa­ra ase­gu­rar las ru­tas co­mer­cia­les. En ca­so de pe­li­gro ex­tre­mo, se lla­ma­ba a fi­las a to­dos los hom­bres ca­pa­ces de em­pu­ñar una ru­di­men­ta­ria ar­ma de pie­dra o ma­de­ra, y cuan­do se ha­bía con­ju­ra­do el ries­go ca­da uno vol­vía a su queha­cer ha­bi­tual. Ha­cia 2050 a.C., Egip­to se des­mem­bró en lo que se co­no­ce co­mo Pri­mer Pe­río­do In­ter­me­dio, no vol­vién­do­se a unir has­ta 1900 a.C. con el ini­cio del lla­ma­do Im­pe­rio Me­dio. Los nue­vos fa­rao­nes vie­ron que era con­ve­nien­te con­tar con un ejér­ci­to más po­de­ro­so que con­ju­ra­se las ten­sio­nes se­pa­ra­tis­tas y las in­cur­sio­nes es­po­rá­di­cas de in­va­so­res. Aho­ra, jun­to a la guar­dia del fa­raón, se es­ta­ble­ció el re- clu­ta­mien­to obli­ga­to­rio de uno en­tre 100 hom­bres, que pa­sa­ron a for­mar par­te de un nue­vo ejér­ci­to pro­fe­sio­nal y en­cua­dra­do por ofi­cia­les for­ma­dos, al tiem­po que se au­men­ta­ba el nú­me­ro de mer­ce­na­rios ex­tran­je­ros. En es­te pe­río­do se cons­tru­ye­ron for­ta­le­zas (Buhen y Sem­na) al sur, en la ines­ta­ble fron­te­ra con Nu­bia, y al es­te del del­ta del Ni­lo el lla­ma­do Mu­ro del Prín­ci­pe, así co­mo va­rios fuer­tes en la cos­ta del Si­naí pa­ra pre­ve­nir in­va­sio­nes asiá­ti­cas que co­men­za­ban a apun­tar des­de el es­te y vi­gi­lar la se­gu­ri­dad de las ru­tas co­mer­cia­les que se ha­bían co­men­za­do a abrir. Sin em­bar­go, si­guie­ron sin te­ner am­bi­cio­nes con­quis­ta­do­ras, ape­nas

se mo­der­ni­za­ron ar­ma­men­tís­ti­ca­men­te y con­ti­nua­ron con­fian­do en el de­sier­to co­mo prin­ci­pal de­fen­sa. Sus ar­mas eran sim­ples, aun­que mor­tí­fe­ras. En el cuer­po a cuer­po em­plea­ban el bas­tón, la po­rra, el cu­chi­llo de sí­lex, el ha­cha de pie­dra y la lan­za con pun­ta de pie­dra, hue­so o bron­ce. Los ofi­cia­les usa­ban da­ga o es­pa­da de bron­ce y, pa­ra la lu­cha a dis­tan­cia, se usa­ban el ar­co y la fle­cha, con pun­tas de esos mis­mos ma­te­ria­les, y una es­pe­cie de bu­me­ra­nes. Las co­ra­zas de bron­ce y los cas­cos es­ta­ban re­ser­va­dos a los al­tos man­dos de­bi­do a su ele­va­do cos­te, sien­do la de­fen­sa más co­mún el sim­ple es­cu­do de mim­bre cu­bier­to con cue­ro. To­das es­tas ar­mas se ela­bo­ra­ban en los ta­lle­res de los pa­la­cios o de los tem­plos ba­jo una es­tric­ta su­per­vi­sión, y allí tam­bién eran al­ma­ce­na­das y con­ta­bi­li­za­das por los es­cri­bas. Du­ran­te el Im­pe­rio Me­dio tam­bién se creó el cuer­po de ca­za­do­res: uni­da­des es­pe­cia­les en­car­ga­das de pa­tru­llar los de­sier­tos y las fron­te­ras con Nu­bia, pa­ra de­tec­tar cual­quier mo­vi­mien­to hos­til y avi­sar con an­te­la­ción de cual­quier po­si­ble ata­que.

EL IM­PE­RIO NUE­VO

Ha­cia 1650 a. C., Egip­to fue in­va­di­do por los hic­sos – tam­bién lla­ma­dos “prín­ci­pes del de­sier­to”– lle­ga­dos del es­te, que arro­lla­ron sus de­fen­sas gra­cias a dos ar­mas re­vo­lu­cio­na­rias: los ca­rros ti­ra­dos por ca­ba­llos y el ar­co com­pues­to, que era ca­paz de du­pli­car el al­can­ce del ar­co con­ven­cio­nal. Se abrió con ello el lla­ma­do Se­gun­do Pe­río­do In­ter­me­dio y los in­va­so­res no fue­ron ex­pul-

sa­dos del Ba­jo Egip­to has­ta 1537 a. C., cuan­do se ini­ció el lla­ma­do Im­pe­rio Nue­vo.

Los nue­vos fa­rao­nes de­ci­die­ron que ha­bía que ex­ten­der las fron­te­ras más allá del Ni­lo co­mo col­chón pro­tec­tor y, de pa­so, so­me­ter al va­sa­lla­je a los pe­que­ños rei­nos de la fran­ja si­rio-pa­les­ti­na. Su ejér­ci­to au­men­tó en nú­me­ro, lo do­ta­ron de mi­les de ca­rros y ca­ba­llos, co­pia­ron el ar­co com­pues­to y fue­ron re­em­pla­zan­do las vie­jas ar­mas con pun­tas de pie­dra por otras de bron­ce. Con ello crea­ron un po­de­ro­so ejér­ci­to mó­vil ca­paz de en­fren­tar­se al enemi­go an­tes de que lle­ga­se al Ni­lo. Aho­ra eran 50.000 sol­da­dos pro­fe­sio­na­les di­vi­di­dos en cin­co di­vi­sio­nes, apar­te de los mer­ce­na­rios, y ma­sas de ca­rros que se mo­vían en gru­pos de 50 hom­bres. Tam­bién se con­tra­tó a mi­les de ar­te­sa­nos ca­na­neos, hi­ti­tas y de otros pue­blos me­so­po­tá­mi­cos y de Ana­to­lia, pa­ra que en­se­ña­sen a fa­bri­car los com­ple­jos ca­rros de gue­rra, ar­cos y tam­bién las pri­me­ras má­qui­nas de ase­dio (arie­tes, to­rres mó­vi­les, etc.), que se­rían im­pres­cin­di­bles pa­ra de­rri­bar las puer­tas y mu­ra­llas de las ciu­da­des que se iban a asal­tar. Ha­bían ro­to con la po­lí­ti­ca ais­la­cio­nis­ta e inau­gu­ra­do la fa­se de los gran­des fa­rao­nes gue­rre­ros.

Du­ran­te el Im­pe­rio Me­dio se creó el cuer­po de ca­za­do­res: uni­da­des es­pe­cia­les en­car­ga­das de pa­tru­llar los de­sier­tos

LOS GRAN­DES CON­QUIS­TA­DO­RES

El me­jor ejem­plo de to­do es­te cam­bio de po­lí­ti­ca fue­ron las quin­ce cam­pa­ñas vic­to­rio­sas del fa­raón Tut­mo­sis III pa­ra so­me­ter a to­dos los rei­nos exis­ten­tes en­tre Egip­to y los ba­bi­lo­nios e hi­ti­tas, que cul­mi­na­ron con la ba­ta­lla de Me­gi­do en 1479 a.C. En es­te cho­que so­me­tió a una gran coa­li­ción de ciu­da­des ca­na­neas que se re­be­ló y, se­gún las cró­ni­cas, ob­tu­vo un bo­tín de 924 ca­rros, 2.238 ca­ba­llos, 200 ar­ma­du­ras de bron­ce y gran­des can­ti­da­des de oro y pla­ta. Tam­bién ven­ció a los hi­ti­tas, pro­vo­can­do el fin de su an­ti­guo reino, y a Mi­tan­ni. En su úl­ti­ma ex­pe­di­ción aca­bó con el reino de Qa­desh, uno de los úl­ti­mos ves­ti­gios de los hic­sos. Su hi­jo Amen­ho­tep II pro­si­guió las cam­pa­ñas exi­to­sas de su pa­dre, con­so­li­dan­do y am­plian­do las con­quis­tas. Pe­ro aún se dio un ma­yor gi­ro mi­li­ta­ris­ta cuan­do el ge­ne­ral Ho­rem­heb ac­ce­dió al po­der me­dian­te un gol­pe de Es­ta­do, con­vir­tién­do­se en el úl­ti­mo fa­raón de la Di­nas­tía XVIII. Con él se aca­ba­ron de­fi­ni­ti­va­men­te las po­lí­ti­cas pa­ci­fi­ca­do­ras y co­men­zó una ac­ti­va cam­pa­ña de con­quis­tas en to­da la cos­ta si­rio-pa­les­ti­na y las ac­tua­les Jor­da­nia y Si­ria, cam­pa­ña que lle­gó has­ta las mis­mas fron­te­ras del reino hi­ti­ta en Ana­to­lia. Tras su rei­na­do, el ejér­ci­to que­do con­fi­gu­ra­do co­mo un po­der au­tó­no­mo, ne­ce­si­ta­do de un im­por­tan­te pre­su­pues­to y que pre­sio­na­ría a los fa­rao­nes y a la cas­ta sa­cer­do­tal pa­ra in­fluir en man­te­ner una po­lí­ti­ca ex­te­rior agre­si­va. No po­día ser de otro mo­do, pues las con­quis­tas su­po­nían bo­ti­nes de gue­rra y los man­dos mi­li­ta­res es­ta­ban in­tere­sa­dos en man­te­ner y au­men­tar sus ri­que­zas, así co­mo en ase­gu­rar sus suel­dos y re­com­pen­sas en tie­rras. Por ello, no es de ex­tra­ñar que des­de ese pe­río­do se die­sen pre­sio­nes, e in­clu­so gol­pes de Es­ta­do, en las al­tas es­fe­ras de po­der pa­ra boi­co­tear las po­lí­ti­cas pa­ci­fis­tas. En tiem­pos de paz el ejér­ci­to ser­vía pa­ra ta­reas de vi­gi­lan­cia in­ter­na, fue­se an­te po­si­bles su­ble­va­cio­nes de des­con­ten­tos so­cia-

les co­mo –y so­bre to­do– an­te los po­si­bles go­ber­na­do­res dís­co­los que re­gen­ta­ban las pro­vin­cias más ale­ja­das y que po­dían al­ber­gar las con­sa­bi­das ten­ta­cio­nes se­pa­ra­tis­tas. Con ello el ejér­ci­to pa­só a for­mar par­te de la éli­te go­ber­nan­te, jun­to con la fa­mi­lia real, los al­tos fun­cio­na­rios y los sa­cer­do­tes. To­dos se pre­ci­sa­ban y se le­gi­ti­ma­ban mu­tua­men­te an­te las ma­sas cam­pe­si­nas que la­bra­ban los már­ge­nes del Ni­lo.

A la muer­te de Ho­rem­heb se ini­ció la Di­nas­tía XIX, que se­ría la más im­pe­ria­lis­ta de to­das y en la que Se­ti I fue el pri­mer fa­raón des­ta­ca­do. Es­te em­pren­dió una am­bi­cio­sa cam­pa­ña de con­quis­tas so­bre las ciu­da­des-Es­ta­do de la cos­ta fe­ni­cia, pe­ro se­ría su hi­jo quien ad­qui­rie­se más fa­ma co­mo gue­rre­ro in­ven­ci­ble: Ram­sés II. Fue fa­mo­so, so­bre to­do, por la ba­ta­lla de Qa­desh, el en­cla­ve ubi­ca­do en la fron­te­ra de las ac­tua­les Tur­quía y Si­ria, en el año 1274 a. C. Allí tu­vo lu­gar ese gran cho­que en el que los egip­cios se en­fren­ta­ron a los po­de­ro­sos hi­ti­tas, que ha­bían lo­gra­do re­unir a 40.000 hom­bres y 3.800 ca­rros tras re­sur­gir en su nue­vo reino. Aun­que la pro­pa­gan­da egip­cia lo ce­le­bró co­mo una vic­to­ria, el re­sul­ta­do fue de em­pa­te, pe­ro de­mos­tró la gran pre­pa­ra­ción y dis­ci­pli­na que ha­bía ad­qui­ri­do el ejér­ci­to egip­cio, ca­paz de com­ba­tir con éxi­to le­jos de sus fron­te­ras na­tu­ra­les.

Ram­sés II em­pren­dió cam­pa­ñas con­tra tri­bus li­bias y con­tra el reino de Kush, en Nu­bia

AR­MAS DE HIE­RRO PA­RA TO­DOS

Es­te mis­mo fa­raón em­pren­dió cam­pa­ñas con­tra tri­bus li­bias y con­tra el reino de Kush, en Nu­bia, am­plian­do sus do­mi­nios en to­das las di­rec­cio­nes. En­tre sus ma­yo­res éxi­tos, sin du­da, es­tá el ha­ber ven­ci­do a los lla­ma­dos “Pue­blos del Mar”: Egip­to

fue el úni­co gran reino de to­do Orien­te Pró­xi­mo que re­sis­tió la in­va­sión que, por ejem­plo, pro­vo­có el co­lap­so del Im­pe­rio hi­ti­ta. Es­te hun­di­mien­to per­mi­tió, cu­rio­sa­men­te, que se ex­ten­die­se el se­cre­to de la fun­di­ción del hie­rro, que has­ta ese mo­men­to so­lo ellos co­no­cían; a par­tir de en­ton­ces to­dos dis­pu­sie­ron de ar­mas más re­sis­ten­tes y ba­ra­tas que las de bron­ce. Ram­sés II, des­pués de de­rro­tar a los Pue­blos del Mar, los su­po in­cor­po­rar co­mo mer­ce­na­rios a su ejér­ci­to, pro­ce­dien­do a re­or­ga­ni­zar­lo y si­tuan­do al fren­te de las me­jo­res uni­da­des a sus hi­jos y pa­rien­tes cer­ca­nos, pa­ra ga­ran­ti­zar la fi­de­li­dad de to­das las uni­da­des. El re­sul­ta­do fue que el ejér­ci­to del fa­raón se con­vir­tió más que nun­ca no so­lo en la co­lum­na ver­te­bral del Es­ta­do, sino en un cuer­po efi­cien­te y pro­fe­sio­nal, ca­paz de com­ba­tir en cual­quier te­rreno y en cual­quier épo­ca del año. Los sol­da­dos aho­ra te­nían es­pí­ri­tu de cas­ta y muy arrai­ga­dos los con­cep­tos de ho­nor y va­len­tía, lo que les ha­cía creer en su su­pe­rio­ri­dad fren­te el res­to de la po­bla­ción y re­for­za­ba su cohe­sión in­ter­na.

Los pos­te­rio­res fa­rao­nes, Me­ren­ptah y Ram­sés III, man­tu­vie­ron la ten­sión bé­li­ca en­fren­tán­do­se con éxi­to a in­cur­sio­nes de tri­bus li­bias y a los co­le­ta­zos que aún da­ban los Pue­blos del Mar. Sin em­bar­go, tu­vie­ron que adop­tar una po­lí­ti­ca más des­ti­na­da a man­te­ner las po­si­cio­nes y, por tan­to, de cor­te de­fen­si­vo, lo que in­cre­men­ta­ría el nú­me­ro de for­ta­le­zas en las fron­te­ras. Lo cier­to es que, al fi­nal de la Di­nas­tía ( 1188 a. C.), Egip­to co­men­zó un len­to pe­ro im­pa­ra­ble pro­ce­so de de­ca­den­cia y de­bi­li­ta­mien­to que, a la lar­ga, le lle­va­ría a ser in­va­di­do por otras po­ten­cias pu­jan­tes en Orien­te Pró­xi­mo que avan­za­rían, de nue­vo, des­de el es­te.

JO­SÉ ANTONIO PE­ÑAS

EL REY DE LAS CON­QUIS­TAS.En la fo­to, uno de los ba­jo­rre­lie­ves que re­pre­sen­tan al fa­raón Se­ti I, la­bra­do en las pa­re­des del tem­plo le­van­ta­do en su ho­nor en la ciu­dad de Abi­dos, en el Al­to Egip­to.

RE­LI­QUIA GUE­RRE­RA.A la de­re­cha, un cas­co ( fla­be­llum) con for­ma de aba­ni­co, en oro, don­de apa­re­ce Tu­tan­ka­món en un ca­rro apun­tan­do su fle­cha con­tra un aves­truz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.