LA NE­CE­SA­RIA RE­SU­RREC­CIÓN DEL MO­NAR­CA

Muy Historia - - CU­RIO­SI­DA­DES -

Al ser con­si­de­ra­do el gran re­pre­sen­tan­te de los dio­ses an­te los mor­ta­les, los egip­cios cen­tra­ron su aten­ción en ga­ran­ti­zar la re­su­rrec­ción del fa­raón, pa­ra que pu­die­se acom­pa- ñar a los dio­ses y de es­ta for­ma per­mi­tir que con­ti­nua­se el or­den en el mun­do: el cam­bio re­gu­lar y tran­qui­lo de las es­ta­cio­nes, el mo­vi­mien­to de los cuer­pos ce­les­tes, la pro­tec­ción con­tra los ele­men- tos de la na­tu­ra­le­za y, es­pe­cial­men­te, la exis­ten­cia de la inun­da­ción anual del Ni­lo, de la que de­pen­dían las fa­mi­lias egip­cias. La fun­ción pro­tec­to­ra del fa­raón, pues, no ter­mi­na­ba con su muer­te.

ciudad de los muer­tos se pro­du­jo du­ran­te el rei­na­do de Ramsés II, quien or­de­nó am­pliar el po­bla­do y le­van­tar otras cua­ren­ta vi­vien­das fue­ra del mis­mo, mien­tras que las si­tua­das en el in­te­rior se sub­di­vi­die­ron pa­ra au­men­tar su ca­pa­ci­dad.

DU­RAS CON­DI­CIO­NES LA­BO­RA­LES

Las con­di­cio­nes de vi­da de los tra­ba­ja­do­res de Deir el-Me­di­na tu­vie­ron que re­sul­tar es­pe­cial­men­te du­ras, te­nien­do en cuen­ta que el Va­lle de los Re­yes es uno de los lu­ga­res más ca­lu­ro­sos y ári­dos de Egip­to por es­tar en­ce­rra­do en­tre unas mon­ta­ñas que no de­jan pa­sar la re­fres­can­te bri­sa pro­ce­den­te del nor­te. Sus se­ma­nas la­bo­ra­les so­lían du­rar unos diez días, y du­ran­te to­do ese tiem­po se veían obli­ga­dos a per­noc­tar en la par­te al­ta de las co­li­nas que ro­dea­ban el Va­lle de los Re­yes, no pu­dien­do re­gre­sar a sus ho­ga­res has­ta que un nue­vo gru­po lle­ga­se has­ta la ne­cró­po­lis pa­ra con­ti­nuar con su tra­ba­jo. An­tes de sa­lir del po­bla­do, los es­cri­bas del vi­sir se en­car­ga­ban de pa­sar lis­ta y com­pro­bar que to­dos los uten­si­lios es­tu­vie­sen per­fec­ta­men­te pre­pa­ra­dos, es­pe­cial­men­te los cin­ce­les de bron­ce (pro­pie­dad del Es­ta­do) y las lám­pa­ras con sus ti­ras

Las tum­bas se es­truc­tu­ra­ban en torno a un pa­tio abier­to, des­de el que se abrían unos po­zos fu­ne­ra­rios pa­ra los en­te­rra­mien­tos

de lino y gra­sa pa­ra alum­brar­se en el in­te­rior de las tum­bas. Una vez allí, el con­tac­to con el res­to del mun­do era prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te: so­lo re­ci­bían la vi­si­ta es­po­rá­di­ca de los en­car­ga­dos de trans­por­tar los as­nos car­ga­dos con la co­mi­da y el res­to de pro­vi­sio­nes que dia­ria­men­te lle­ga­ban has­ta el co­ra­zón del va­lle. A pe­sar de es­tas du­ras con­di­cio­nes, sor­pren­de el ex­ce­len­te hu­mor y las ga­nas de vi­vir que re­fle­jan los os­tra­ko­nes (frag­men­tos de ca­li­za o ce­rá­mi­ca) en­con­tra­dos por los ar­queó­lo­gos, en los que ve­mos unos di­bu­jos sa­tí­ri­cos que ofre­cen una pers­pec­ti­va de la vi­da que te­nían es­tos obre­ros de las tum­bas reales. Su vi­sión op­ti­mis­ta de su exis­ten­cia te­rre­nal tal vez se de­ba al he­cho de vi­vir en una co­mu­ni­dad ce­rra­da, con ex­ce­len­tes la­zos de so­li­da­ri­dad en­tre sus miem­bros, y a la con­vic­ción de po­der dis­fru­tar de la me­jor re­com­pen­sa co­mo fru­to de su tra­ba­jo: la in­mor­ta­li­dad.

En­tre las imá­ge­nes, des­ta­can la de un hom­bre amaes­tran­do a un ba­buino pa­ra que tre­pe a una pal­me­ra y le con­si­ga dá­ti­les o la de unas ma­dres ama­man­ta­do a sus hi­jos y mi­rán­do­se a un es­pe­jo con ac­ti­tud des­preo­cu­pa­da. Otra es­ce­na nos mues­tra de for­ma jo­co­sa a un ga­to guian­do a seis gan­sos. Tam­po­co fal­tan los mo­ti­vos re­li­gio­sos, co­mo la re­pre­sen­ta­ción de la ser­pien­te Me­ret­se­ger (dio­sa de la me­di­ci­na), in­vo­ca­da pa­ra evi­tar pi­ca­du­ras y otro ti­po de pe­li­gros a los que se tu­vie­ron que en­fren­tar en su día a día, an­tes de em­pren­der el ca­mino ha­cia el más allá.

Los tra­ba­ja­do­res de Deir el-Me­di­na vi­vie­ron pa­ra la muer­te, por­que una gran par­te del po­co tiem­po li­bre que te­nían lo em­plea­ron en pre­pa­rar sus pro­pias tum­bas. La ma­yor par­te de ellas se si­tua­ron en la ne­cró­po­lis ane­ja al po­bla­do. Es­tas mo­ra­das pa­ra la eter­ni­dad so­lían ser de pe­que­ño ta­ma­ño y ca­si siem­pre se orien­ta­ban ha­cia el tem­plo fu­ne­ra­rio del fa­raón pa­ra el que ha­bían ser­vi­do, lo que nos de­mues­tra su con­ven­ci­mien­to de que po­drían com­par­tir el des­tino de un rey que, tras su muer­te, se ha­bía con­ver­ti­do en dios. Las tum­bas se es­truc­tu­ra­ban en torno a un pa­tio abier­to, des­de el que se abrían unos po­zos fu­ne­ra­rios en don­de se en­te­rra­ba a los miem­bros de una mis­ma fa­mi­lia. Des­de el po­zo se ac­ce­día a di­ver­sas ha­bi­ta­cio­nes y a la cá­ma­ra fu­ne­ra­ria, con pa­re­des de­co­ra­das que mos­tra­ban al fa­lle­ci­do dis­fru­tan­do de aque­lla nue­va vi­da que con tan­to es­fuer­zo se ha­bía ga­na­do.

Pa­pi­ro del Li­bro de los Muer­tos en el que apa­re­ce el dios guar­dián de las tum­bas, Anu­bis.

S A Ñ E P O I N O T N A É S O J

Vis­ta aé­rea del Va­lle de los Re­yes, la ne­cró­po­lis cer­ca­na a Lu­xor que al­ber­ga la ma­yo­ría de las tum­bas de los fa­rao­nes del Im­pe­rio Nue­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.