Combatientes fa­mo­sos

Muy Historia - - SUMARIO - NACHO OTERO ES­CRI­TOR

Unos –Hitler, Mus­so­li­ni– pa­sa­ron por la Gran Gue­rra sin pe­na ni gloria; otros –Chur­chill, Gö­ring, Pé­tain– tu­vie­ron en ella una des­ta­ca­da ac­tua­ción. To­dos di­ri­gi­rían los des­ti­nos del mun­do en la si­guien­te con­fla­gra­ción glo­bal. Sin ol­vi­dar a los in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas que tam­bién em­pu­ña­ron las ar­mas y, en mu­chos ca­sos, de­ja­ron tes­ti­mo­nio del horror vi­vi­do.

Aex­cep­ción de Sta­lin y Roo­se­velt, ca­si to­dos los gran­des pro­ta­go­nis­tas de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial –tan­to los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos co­mo los más em­ble­má­ti­cos je­fes mi­li­ta­res– se fo­guea­ron en la del 14. El fu­tu­ro dic­ta­dor so­vié­ti­co pa­só la ma­yor par­te de ella exi­lia­do en Si­be­ria, en la clan­des­ti­ni­dad y sin pi­sar el fren­te, cen­tra­do en pre­pa­rar con sus ca­ma­ra­das bol­che­vi­ques la Re­vo­lu­ción de 1917. En cuan­to al que más tar­de se­ría el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos más lon­ge­vo en el car­go, Fran­klin De­lano Roo­se­velt, se li­mi­tó en aquel tran­ce a ejer­cer un car­go ad­mi­nis­tra­ti­vo co­mo se­cre­ta­rio ad­jun­to de la Ma­ri­na des­de el que se de­di­có a pro­mo­ver la cons­truc­ción de sub­ma­ri­nos. Res­pec­to al res­to, hu­bo lí­de­res que al­can­za­ron au­tén­ti­co re­nom­bre ya en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, pe­ro no fue el ca­so de to­dos, ni mu­cho me­nos: al­gu­nos hi­cie­ron un pa­pel ti­ran­do a dis­cre­to. Por ejemplo, el ge­ne­ral nor­te­ame­ri­cano Dwight D. Ei­sen­ho­wer, lue­go man­do mi­li­tar su­pre­mo de los alia­dos en Eu­ro­pa y pre­si­den­te de su país, pe­ro o en­ton­ces so­lo un jo­ven co­man­dan­te, per­ma­ne­ne­ció du­ran­te to­da la con­tien­da en EE UU, ale­ja­do ado de los cam­pos de ba­ta­lla y em­plea­do en ta­reas as de adies­tra­mien­to.

DOS CABOS QUE DARÍAN MU­CHA GUE­RRA

Tam­po­co fue muy lu­ci­do el desem­pe­ño de quien, uien, muy po­co des­pués del fi­nal del con­flic­to, en 1922, 922, se con­ver­ti­ría en el to­do­po­de­ro­so cau­di­llo fas­cis­ta cis­ta ita­liano, Be­ni­to Mus­so­li­ni. Alis­ta­do co­mo vo­lun­tan­ta­rio en sep­tiem­bre de 1915, par­tió a lu­char con­tra ntra los aus­tría­cos; Ita­lia ha­bía cam­bia­do de ban­do o en el úl­ti­mo mo­men­to, alen­ta­da por las pro­me­sas s te­rri­to­ria­les de Fran­cia e In­gla­te­rra. Su pa­so por r las trin­che­ras no le lle­vó muy le­jos: so­lo lo­gró lle­gar egar a ca­bo an­tes de que, en fe­bre­ro de 1917, se hi­rie­se rie­se du­ran­te unos ejer­ci­cios de lan­za­mien­to de gra­naa­na­das y tu­vie­ra que ser eva­cua­do, epi­so­dio con el cual con­clu­yó su ex­pe­rien­cia bé­li­ca. Una vez en el po­der, oder, sus exé­ge­tas se en­car­ga­rían de su­bli­mar y exal­tar al­tar la in­ter­ven­ción del Du­ce en la gue­rra, pe­ro, co­mo omo pue­de ver­se, tu­vo más bien po­co de epo­pe­ya. Otro enorme con­tras­te en­tre el pro­ta­go­nis­mo ab­so­lu­to al­can­za­do en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y el es­ca­so lus­tre en la Pri­me­ra co­rres­pon­de al mis­mí­si­mo Füh­rer. El 3 de agos­to de 1914, al día si­guien­te de la de­cla­ra­ción for­mal de gue­rra, un en­tu­sias­ta Adolf Hitler se pre­sen­ta­ba en las ofi­ci­nas de re­clu­ta­mien­to del ejér­ci­to bá­va­ro; al ser aus­tría­co, de­be­ría ha­ber si­do en­via­do a su país pa­ra que fue­ra mo­vi­li­za­do allí, pe­ro por un error bu­ro­crá­ti­co fue acep­ta­do. A fi­na­les de oc­tu­bre en­tró en com­ba­te en Bél­gi­ca y en no­viem­bre lo as­cen­die­ron a ca­bo: iba a ser su úl­ti­mo as­cen­so, pues, p a jui­cio j de sus su­pe­rio­res, ca­re­cía de do­tes de man­do.

HITLER, REALI­DAD Y FICCIÓN

Y es que, co­mo en el ca­so de Mus­so­li­ni, hay que se­pa­rar el grano de la pa­ja, sien­do es­ta la le­yen­da épi­ca que más tar­de fa­bri­có el Ter­cer Reich so­bre Hitler en la Gran Gue­rra, y el grano, la ano­di­na reali­dad.

Así, hoy se sa­be que no

Hu­bo lí­de­res que al­can­za­ron gran re­nom­bre en la I Gue­rra Mun­dial, pe­ro otros hi­cie­ron un pa­pel más bien dis­cre­to

pa­só la con­tien­da en las trin­che­ras, sino co­mo co­rreo cu­ya mi­sión con­sis­tía en lle­var men­sa­jes a pie o en bi­ci­cle­ta. Por sus mé­ri­tos en di­cho co­me­ti­do, le se­ría otor­ga­da la Cruz de Hie­rro de se­gun­da cla­se.

A fi­na­les de 1916, he­ri­do en un mus­lo por un obús, hu­bo de ser eva­cua­do a Ber­lín. Tras va­rias idas y ve­ni­das del fren­te a la retaguardia, en el ve­rano de 1918 par­ti­ci­pó en la úl­ti­ma gran ofen­si­va ale­ma­na y re­ci­bió la Cruz de Hie­rro de pri­me­ra cla­se. Pe­ro, fren­te a la –fic­ti­cia– ver­sión ofi­cial na­zi de que la ga­nó por ha­ber cap­tu­ra­do él so­lo a quin­ce sol­da­dos fran­ce­ses, la jus­ti­fi­ca­ción de la me­da­lla es­tu­vo en que ha­bía lle­va­do un co­rreo im­por­tan­te al cuar­tel ge­ne­ral en me­dio de un fe­roz ata­que enemi­go; iró­ni­ca­men­te, la re­com­pen­sa fue pro­pues­ta por un te­nien­te ju­dío lla­ma­do Hu­go Gut­mann. En oc­tu­bre de 1918, su uni­dad su­frió un ata­que con gas mos­ta­za que de­jó a Hitler y a va­rios de sus com­pa­ñe­ros tem­po­ral­men­te cie­gos, ra­zón por la que fue­ron de­fi­ni­ti­va­men­te eva­cua­dos.

FUTUROS ESTADISTAS YA RELEVANTES

En cam­bio, otros mi­li­ta­res y po­lí­ti­cos esen­cia­les en el desa­rro­llo de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial –y des­pués de es­ta– ju­ga­ron un rol no­to­rio en la Pri­me­ra. Es el ca­so de Wins­ton Chur­chill, el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co que se ne­gó a ca­pi­tu­lar an­te el na­zis­mo y for­jó el pac­to con Sta­lin y Roo­se­velt que lle-

va­ría a la vic­to­ria aliada en 1945. Al ini­cio de la Gran Gue­rra, Chur­chill era Pri­mer Lord del Al­mi­ran­taz­go –je­fe de la Ma­ri­na– y, en ca­li­dad de tal, tu­vo una enorme res­pon­sa­bi­li­dad en el desas­tre de Ga­llí­po­li, la ba­ta­lla li­bra­da en Tur­quía en­tre 1915 y 1916 que cos­tó va­rios cien­tos de mi­les de vi­das in­gle­sas, aus­tra­lia­nas y neo­ze­lan­de­sas. A raíz de esa cri­sis –que le va­lió un ape­la­ti­vo, “el car­ni­ce­ro de Ga­llí­po­li”, del que so­lo se re­di­mi­ría del to­do con su bra­vu­ra en la si­guien­te gue­rra–, di­mi­tió y se re­in­cor­po­ró al man­do de tro­pas en pri­me­ra lí­nea del fren­te oc­ci­den­tal, co­mo co­man­dan­te de fu­si­le­ros es­co­ce­ses, has­ta que en 1917 fue nom­bra­do mi­nis­tro de Ar­ma­men­to, car­go des­de el que se­ría un de­ci­di­do im­pul­sor de los ca­rros de com­ba­te. En cuan­to a Char­les de Gau­lle, fu­tu­ro lí­der de la Fran­cia Li­bre y pre­si­den­te de la V Re­pú­bli­ca fran­ce­sa de 1959 a 1969, en 1914 era un jo­ven pe­ro ya re­co­no­ci­do te­nien­te, muy con­de­co­ra­do por su va­lor. He­ri­do tres ve­ces en com­ba­te, en 1916 fue cap­tu­ra­do por los ale­ma­nes e in­ter­na­do en Ba­vie­ra. En el pe­río­do de entreguerras se con­ver­ti­ría en ayu­dan­te del pres­ti­gio­so ma­ris­cal Pé­tain, has­ta que la con­ni­ven­cia de es­te con Hitler los en­fren­ta­ra a ca­ra de pe­rro. Asi­mis­mo, el su­ce­sor de Roo­se­velt y an­te­ce­sor de Ei­sen­ho­wer en la Ca­sa Blan­ca, Harry S. Tru­man –el hom­bre que pon­dría un terrorífico pun­to fi­nal a la II Gue­rra Mun­dial con las bom­bas ató­mi­cas de Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki–, co­bró cier­ta re­le­van­cia en aque­llas fe­chas tem­pra­nas. In­te­gra­do en la Guar­dia Na­cio­nal, di­ri­gió con efi­ca­cia y va­len­tía una ba­te­ría de ar­ti­lle­ría en Fran­cia y lle­gó a al­can­zar el gra­do de te­nien­te co­ro­nel al fi­nal de la gue­rra.

Chur­chill pa­só de “car­ni­ce­ro de Ga­llí­po­li” (I GM) a hé­roe (II GM); Pé­tain, de “hé­roe de Ver­dún” a vi­llano

DE HÉ­ROE A VI­LLANO

Un ca­so muy par­ti­cu­lar es el del men­cio­na­do Phi­lip­pe Pé­tain. Na­ci­do en 1856, era ya to­do un ve­te­rano, cur­ti­do en mil ba­ta­llas, cuan­do es­ta­lló la Gue­rra del 14, de la que fue uno de sus au­tén­ti­cos pro­ta­go­nis­tas. Con el gra­do de ge­ne­ral, se dis­tin­guió des­de el prin­ci­pio de la con­tien­da por su co­ra­je y gran ca­ris­ma, tan­to en Bél­gi­ca al man­do de una bri­ga­da de in­fan­te­ría co­mo al fren­te del II Ejér­ci­to Fran­cés en la vic­to­rio­sa Ba­ta­lla de Cham­pa­ña, en sep­tiem­bre de

1915. Pe­ro su fa­ma se de­bió, so­bre to­do, a ser el je­fe de las fuer­zas fran­ce­sas en Ver­dún (1916) y ar­tí­fi­ce, por tan­to, del triun­fo an­te Ale­ma­nia en la ba­ta­lla más lar­ga –y la se­gun­da más san­grien­ta, tras la del Som­me– de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Pro­mo­vi­do en el pe­río­do de entreguerras a to­da suer­te de dig­ni­da­des –ma­ris­cal de Fran­cia en 1919, miem­bro de la Aca­de­mia en 1929, mi­nis­tro de la Gue­rra en 1934, pri­mer mi­nis­tro en 1940–, “el hé­roe de Ver­dún” per­de­ría la su­ya al acep­tar la ca­pi­tu­la­ción ga­la an­te Hitler en ju­nio de 1940 y co­la­bo­rar con el na­zis­mo co­mo pre­si­den­te del ré­gi­men fas­cis­ta de Vichy. En su ca­so, al con­tra­rio que en el de Chur­chill, su glo­rio­so apo­do an­te­rior iba a per­se­guir­le co­mo una som­bra acu­sa­to­ria en la II Gue­rra Mun­dial.

OTROS HOM­BRES DE AR­MAS...

Tam­bién en el ban­do ale­mán hu­bo quien em­pe­zó de hé­roe y aca­bó de vi­llano. Al ini­ciar­se la Gran Gue­rra, Her­mann Gö­ring era ofi­cial de in­fan­te­ría y co­mo tal par­ti­ci­pó en los pri­me­ros com­ba­tes en el fren­te oc­ci­den­tal, pe­ro a las po­cas se­ma­nas fue eva­cua­do víc­ti­ma de la ar­tri­tis. Du­ran­te su es­tan­cia en el hos­pi­tal, un pi­lo­to ami­go le tras­mi­tió su in­te­rés por la avia­ción. En no­viem­bre de 1915, ya co­mo avia­dor, ob­tu­vo su pri­me­ra vic­to­ria, y en ma­yo de 1917 fue nom­bra­do je­fe de es­cua­dri­lla. Cuan­do Man­fred von Richt­ho­fen, el Ba­rón Ro­jo, re­sul­tó aba­ti­do, Gö­ring lo re­le­vó al man­do de su uni­dad. Al aca­bar la gue­rra, con 22 vic­to­rias de­ci­si­vas, se ha­bía con­ver­ti­do en uno de los ases de la avia­ción ale­ma­na y en to­do un hé­roe na­cio­nal, do­ta­do de una per­so­na­li­dad ca­ris­má­ti­ca y atrac­ti­va. Sin em- bar­go, años des­pués se afi­lió al na­zis­mo y pa­só a ser la mano de­re­cha de Hitler. Co­mo je­fe de la avia­ción del Ter­cer Reich, fue res­pon­sa­ble de in­nu­me­ra­bles crí­me­nes en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y par­tí­ci­pe de la po­lí­ti­ca ge­no­ci­da del Ho­lo­caus­to. Trans­for­ma­do por en­ton­ces en un mor­fi­nó­mano obe­so y co­lec­cio­nis­ta de ar­te –ro­ba­do a ma­nos lle­nas a mi­les de ju­díos–, se sui­ci­da­ría en Nú­rem­berg tras la gue­rra, po­co an­tes de ser eje­cu­ta­do. En­tre los ge­ne­ra­les y es­tra­te­gas de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ha­lla­mos tam­bién mu­chos ejem-

plos de “bau­tis­mos de fue­go” en la an­te­rior. El bri­tá­ni­co Ber­nard Mont­go­mery, que al­can­za­ría la fa­ma tan­to por su ex­cen­tri­ci­dad y sus pe­leas con Ei­sen­ho­wer co­mo por sus éxi­tos mi­li­ta­res –la eva­cua­ción ma­si­va de Dun­ker­que en 1940, la vic­to­ria de El Ala­mein en 1942 o el des­em­bar­co alia­do en Si­ci­lia y la con­si­guien­te in­va­sión de Ita­lia–, com­ba­tió en el pri­mer con­flic­to ar­ma­do con­tra los ale­ma­nes y tam­bién con­tra los tur­cos. He­ri­do dos ve­ces, lle­gó a as­cen­der a te­nien­te co­ro­nel.

Sus pos­te­rio­res ho­mó­lo­gos es­ta­dou­ni­den­ses Dou­glas Ma­cArt­hur (co­man­dan­te en je­fe de las tro­pas ame­ri­ca­nas en el Pa­cí­fi­co) y Geor­ge S. Pat­ton (te­nien­te ge­ne­ral al fren­te del III Ejér­ci­to alia­do) so­bre­sa­lie­ron igual­men­te. Ma­cArt­hur sir­vió en Fran­cia en 1917 co­mo je­fe de Es­ta­do Ma­yor de la 42 Di­vi­sión de In­fan­te­ría nor­te­ame­ri­ca­na. Fue as­cen­di­do a ge­ne­ral de bri­ga­da y lue­go de di­vi­sión y ob­tu­vo nu­me­ro­sas con­de­co­ra­cio­nes; en­tre ellas, dos Co­ra­zo­nes Púr­pu­ra. Se hi­zo fa­mo­so por ne­gar­se a po­ner­se la más­ca­ra an­ti­gás has­ta que to­dos sus hom­bres lo hu­bie­ran he­cho. Pat­ton ini­ció la con­tien­da co­mo ca­pi­tán y la con­clu­yó co­mo co­ro­nel, pro­fu­sa­men­te con­de­co­ra­do y he­ri­do. Es­tu­vo al man­do de la pri­me­ra uni­dad ame­ri­ca­na de ca­rros de com­ba­te y par­ti­ci­pó con ella en la Ba­ta­lla de Cam­brai (1917). Otro mi­li­tar bri­llan­te en am­bas con­fla­gra­cio­nes fue el ru­so Gueor­gui Zhú­kov. Na­ci­do en 1896 en el seno de una hu­mil­de fa­mi­lia cam­pe­si­na, en la Gran Gue­rra fue re­com­pen­sa­do dos ve­ces por su va­lor con la Cruz de San Jor­ge y as­cen­di­do a ofi­cial. En­ro­la­do en

la cau­sa bol­che­vi­que, com­ba­tió tan­to en la gue­rra ci­vil ru­sa co­mo en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en la que sus ha­za­ñas en la de­fen­sa de Mos­cú, el si­tio de Le­nin­gra­do y la Ba­ta­lla de Ber­lín le va­lie­ron una acla­ma­ción po­pu­lar que le sir­vió pa­ra sobrevivir mo­men­tá­nea­men­te a las pur­gas de Sta­lin, si bien pron­to se­ría con­de­na­do por es­te al os­tra­cis­mo.

... Y DE LE­TRAS

Pe­ro, en la ho­ra del fue­go y la con­su­ma­ción de Eu­ro­pa, no so­lo los mi­li­ta­res de ca­rre­ra em­pu­ña­ron las ar­mas. Mu­chos ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les –es­cri­to­res, pin­to­res, cien­tí­fi­cos, fi­ló­so­fos–, tan­to co­no­ci­dos co­mo en­ton­ces in­ci­pien­tes, vi­vie­ron la gue­rra en pri­me­ra lí­nea, unos lle­va­dos por un acen­dra­do pa­trio­tis­mo y otros por la fuer­za de las cir­cuns­tan­cias. Y bue­na par­te de ellos se va­lie­ron más tar­de de su ta­len­to pa­ra trans­mi­tir­le al mun­do en sus obras la atro­ci­dad de lo vi­vi­do [ver re­cua­dros]. Unos mu­rie­ron en com­ba­te y otros so­bre­vi­vie­ron, pe­ro nin­guno sa­lió in­dem­ne. En­tre los caí­dos es­tu­vie­ron el no­ve­lis­ta fran­cés Ju­les Le­roux o los pin­to­res ex­pre­sio­nis­tas ale­ma­nes Franz Marc y Au­gust Mac­ke, miem­bros del gru­po De­rB­laueRei­ter (El Ji­ne­te Azul) fun­da­do por Va­si­li Kan­dins­ki. Otros re­sul­ta­rían gra­ve­men­te he­ri­dos, co­mo el pin­tor fran­cés Geor­ges Bra­que o el poe­ta y agi­ta­dor van­guar­dis­ta Gui­llau­me Apo­lli­nai­re, que nun­ca vol­ve­ría a ser el mis­mo des­pués de que un tro­zo de metralla le atra­ve­sa­ra el cas­co y le per­fo­ra­se el crá­neo. In­mi­gran­te po­la­co or­gu­llo­so de su so­bre­ve­ni­da na­cio­na­li­dad fran­ce­sa, fue uno de los más en­cen­di­dos de­fen­so­res de la con­tien­da, in­fla­ma­do de an­ti­ger­ma­nis­mo, y se en­fren­tó por ello no so­lo a los bo­ches sino tam­bién a los in­te­lec­tua­les pa­ci­fis­tas. Que los hu­bo, y en am­bos ban­dos: An­dré Gi­de, Al­bert Eins­tein, Ber­trand Rus­sell o Geor­ge Ber­nard Shaw se opu­sie­ron con vehe­men­cia a las hos­ti­li­da­des y fue­ron per­se­gui­dos o in­com­pren­di­dos por ello.

Apo­lli­nai­re aca­bó mu­rien­do de la lla­ma­da gri­pe es­pa­ño­la en no­viem­bre de 1918, so­lo cua­tro días an­tes del ar­mis­ti­cio. El mis­mo des­tino aguar­da­ba al ar­tis­ta plás­ti­co aus­tría­co Egon Schie­le. Más suer­te tu­vie­ron el fi­ló­so­fo Lud­wig Witt­gens­tein, com­pa­trio­ta su­yo, con­de­co­ra­do por su va­lor, o el pin­tor ale­mán Ot­to Dix, si es que pue­de lla­mar­se suer­te a que­dar mar­ca­do de por vi­da: Dix pa­sa­ría la su­ya, aca­ba­da la gue­rra y has­ta su muer­te en 1969, pin­tan­do in­ce­san­te­men­te los ho­rro­res de aque­lla car­ni­ce­ría.

Los in­te­lec­tua­les pa­ci­fis­tas – Gi­de, Eins­tein, Rus­sell– fue­ron per­se­gui­dos por opo­ner­se a la con­tien­da

SOL­DA­DO MEDIOCRE.Mus­so­li­ni (aquí, aren­gan­do a las ju­ven­tu­des fas­cis­tas cuan­do ya era el Du­ce) no pa­só de ca­bo en la Gran Gue­rra ni hi­zo en ella na­da des­ta­ca­ble.

EL FÜH­RER CHUSQUERO.En 1916, cuan­do se le to­mó a Hitler la fo­to de la de­re­cha (jun­to a sus com­pa­ñe­ros de ar­mas, úl­ti­mo por la dcha.), na­die hu­bie­ra da­do un du­ro por él co­mo fu­tu­ro lí­der de Ale­ma­nia (iz­da., en 1936).

PRI­ME­ROS ESPADAS.De iz­da. a dcha.: Chur­chill (1) en 1915, co­mo Pri­mer Lord del Al­mi­ran­taz­go, jun­to a Lloyd Geor­ge, en­ton­ces mi­nis­tro de Ar­ma­men­to; Gö­ring (2), as de la avia­ción ale­ma­na en la Gran Gue­rra, po­san­do en 1939; Pé­tain (3) en 1916, en un re­ce­so de la Ba­ta­lla de Ver­dún.

3

MI­LI­TA­RES FA­MO­SOS.Ge­ne­ra­les y es­tra­te­gas que pro­ta­go­ni­za­ron la gue­rra pos­te­rior –tam­bién ale­ma­nes, co­mo Rom­mel, Hess, Ca­na­ris, Dö­nitz o Gu­de­rian– se fo­guea­ron en es­ta. Por ejemplo, Mont­go­mery ( 4; en un tan­que en Áfri­ca en 1942) o Ma­cArt­hur ( 5; dan­do ór­de­nes a sus tro­pas en Co­rea en 1950).

UNA ALIAN­ZA EFÍMERA. El americano Pat­ton (iz­da.) y el ru­so Zhú­kov (dcha.), aquí ce­le­bran­do jun­tos la vic­to­ria aliada en la II Gue­rra Mun­dial (Ber­lín, 1945), com­ba­tie­ron con mé­ri­to y ho­no­res tam­bién en la Pri­me­ra.

VANGUARDIA Y MUER­TE.So­bre es­tas lí­neas, el cua­dro Ca­ba­llo azul I (1911), del ex­pre­sio­nis­ta Franz Marc, caí­do en la Ba­ta­lla de Ver­dún en 1916. A su iz­quier­da, Au­to­rre­tra­to con phy­sa­lis (1912), de Egon Schie­le, víc­ti­ma de la gri­pe es­pa­ño­la en 1918.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.