His­to­ria en el ar­te

Muy Historia - - SUMARIO - POR MA­RÍA FERNÁNDEZ REI MH

To­na­li­da­des vi­vas e in­ten­sas que su­gie­ren un lu­mi­no­so pai­sa­je tro­pi­cal de­fi­nie­ron la pin­tu­ra de Gau­guin des­de que via­jó a Tahi­tí por pri­me­ra vez. Es­te cua­dro, ti­tu­la­do ¿Cuán­do te ca­sas?, fue el que inau­gu­ró, a par­tir de 1892, el pro­ta­go­nis­mo de la Po­li­ne­sia fran­ce­sa en los lien­zos de es­te ge­nial ar­tis­ta po­sim­pre­sio­nis­ta.

Es­ta fa­mo­sa pin­tu­ra de Paul Gau­guin (1848-1903) fue ex­pues­ta en 1893, jun­to a 30 obras más del ar­tis­ta fran­cés, en la ga­le­ría pa­ri­si­na del mar­chan­te de ar­te Paul Du­ran­dRuel, quien la va­lo­ró en 1.500 fran­cos fran­ce­ses –la más ca­ra de las ex­hi­bi­das–. Sin em­bar­go, na­die qui­so com­prar­la. Dos años des­pués vol­vió a sa­lir a subas­ta, es­ta vez por 500 fran­cos. Tam­po­co tu­vo com­pra­dor.

La suer­te de ¿Cuán­do­te­ca­sas? cam­bió más tar­de y se ven­dió, aun­que Gau­guin no pu­do ver­lo: ya ha­bía fa­lle­ci­do. Du­ran­te ca­si me­dio si­glo, la obra per­ma­ne­ció en el Mu­seo de Ar­te de Ba­si­lea (Sui­za) ce­di­da por sus pro­pie­ta­rios, la fa­mi­lia de Ru­dolf Stae­chlin, que fi­nal­men­te la ven­die­ron en 2014 a un mul­ti­mi­llo­na­rio ca­ta­rí. Los Stae­chlin se ne­ga­ron a dar más da­tos so­bre el com­pra­dor por mo­ti­vos de con­fi­den­cia­li­dad, pe­ro lo que sí sa­lió a la luz fue el pre­cio de la ven­ta: 264 mi­llo­nes de eu­ros, lo que lo con­vir­tió en el cua­dro más ca­ro de la his­to­ria has­ta que fue des­ban­ca­do por Ju­ga­do­res de car­tas, de Paul Cé­zan­ne. Sin em­bar­go, en un jui­cio se re­ve­ló que la cantidad des­em­bol­sa­da ha­bía si­do me­nor: 178 mi­llo­nes. Aun así, se en­cuen­tra en­tre los diez cua­dros más ca­ros de to­dos los tiem­pos.

UN LU­GAR EN EL MUN­DO

Gau­guin vi­vió sor­tean­do obs­tácu­los, con­di­cio­na­do por la ma­la sa­lud y en­fren­tán­do­se a una so­cie­dad que no le com­pren­día. Sin em­bar­go, al fi­nal de sus días, ade­más de de­jar­nos un im­pre­sio­nan­te le­ga­do ar­tís­ti­co, lo­gró en­con­trar su me­re­ci­do des­can­so en un lu­gar re­mo­to. Fue su pa­raí­so per­di­do par­ti­cu­lar. Él mis­mo lo es­co­gió de en­tre to­das las po­se­sio­nes de ul­tra­mar ga­las, a mi­les de ki­ló­me­tros del Vie­jo Con­ti­nen­te, en Ocea­nía. Via­jó por pri­me­ra vez a la Po­li­ne­sia fran­ce­sa en 1891, con 43 años. Allí se en­fren­tó a nu­me­ro­sos sin­sa­bo­res tra­tan­do de huir de la ci­vi­li­za­ción: no siem­pre fue apre­cia­do por los po­li­ne­sios, en par­ti­cu­lar por los ha­bi­tan­tes de las is­las Mar­que­sas. Pe­ro lo­gró crear la Mai­son­duJouir (Ca­sa del Pla­cer), una pe­que­ña y sen­ci­lla ca­ba­ña de dos plan­tas don­de lle­vó una aus­te­ra vi­da y se cen­tró en la pin­tu­ra. Con­si­guió lle­var los co­lo­res, la luz y los pai­sa­jes po­li­ne­sios a to­do el mun­do a tra­vés de sus obras. Sin du­da, se con­vir­tió en su me­jor pa­tro­ci­na­dor. Me­ses an­tes de mo­rir, es­cri­bió: “Es­ta no­che pa­sa­da so­ñé que es­ta­ba muer­to y, co­sa cu­rio­sa, era pre­ci­sa­men­te el mo­men­to en que me sen­tía fe­liz”. Mu­rió el 8 de ma­yo de 1903, con 55 años, y eli­gió re­po­sar eter­na­men­te en es­te ar­chi­pié­la­go del Pa­cí­fi­co Sur. Su tum­ba es­tá si­tua­da en el ce­men­te­rio de Atuo­na (en la is­la de Hi­va-Oa).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.