Paul Niehans y el se­cre­to de la te­ra­pia ce­lu­lar

Es­te mé­di­co creía que era po­si­ble re­cu­pe­rar los te­ji­dos da­ña­dos me­dian­te in­yec­cio­nes de ex­trac­tos de ór­ga­nos de ani­ma­les jó­ve­nes. Pe­ro la efi­ca­cia de su te­ra­pia nun­ca fue pro­ba­da.

Muy Interesante - - Prisma - Por Mi­guel Án­gel Sa­ba­dell

En los años 30 del si­glo pa­sa­do, el mé­di­co sui­zo Paul Niehans abrió una clí­ni­ca a ori­llas del la­go Le­mán, en el país hel­vé­ti­co, en la que los en­fer­mos que pre­sen­ta­ban da­ños en al­gún ór­gano se­guían un tra­ta­mien­to de su in­ven­ción: la te­ra­pia ce­lu­lar. En esen­cia, es­ta con­sis­tía en in­yec­tar­les ex­trac­tos del te­ji­do co­rres­pon­dien­te, to­ma­dos de un ani­mal jo­ven, co­mo un em­brión de cor­de­ro. De ese mo­do, se pen­sa­ba que po­dría co­rre­gir­se el pro­ble­ma.

El ra­zo­na­mien­to de Niehans era im­pe­ca­ble a sim­ple vis­ta, y con­ven­cía a las per­so­nas no ver­sa­das en cien­cia. De otro mo­do, se ha­brían da­do cuen­ta de lo im­pro­ba­ble que re­sul­ta que un te­ji­do ex­tra­ño pros­pe­re en el cuer­po hu­mano. Pa­ra de­ter­mi­nar cuál era el ór­gano con dis­fun­cio­nes, uti­li­za­ba la prueba de Ab­der­hal­den, un cu­rio­so pro­ce­di­mien­to que du­ran­te mu­cho tiem­po so­lo pu­do ha­cer co­rrec­ta­men­te su in­ven­tor, el bio­quí­mi­co Emil Ab­der­hal­den, y lue­go su viuda. Es­te ve­nía a ser un aná­li­sis de ori­na que ini­cial­men­te desa­rro­lló co­mo test de em­ba­ra­zo, pe­ro que otros mé­di­cos apli­ca­ron pa­ra muy di­ver­sas si­tua­cio­nes, co­mo diag­nos­ti­car la de­men­cia pre­coz. En el ca­so de Nie- hans, le in­for­ma­ba de cuál era el tras­torno y qué te­ra­pia ce­lu­lar era la ade­cua­da.

Niehans afir­ma­ba que so­lo po­dían trans­cu­rrir unos po­cos mi­nu­tos des­de que se ex­tir­pa­ba el su­so­di­cho ór­gano al cor­de­ro has­ta que se ter­mi­na­ba de preparar el ex­trac­to ce­lu­lar. El tra­ta­mien­to con­sis­tía en va­rias in­yec­cio­nes du­ran­te unos días. Co­mo consecuencia, su clí­ni­ca, lla­ma­da La Prai­rie, man­te­nía de ma­ne­ra con­ti­nua un re­ba­ño de ove­jas pre­ña­das. Niehans rea­li­za­ba un cui­da­do­so se­gui­mien­to de sus pa­cien­tes que, ade­más, es­co­gía con cuidado: pri­me­ro, te­nían que es­tar sa­nos; ade­más, de­bían ser ri­cos. Así, su cen­tro se con­vir­tió en la me­ca de los tra­ta­mien­tos de re­ju­ve­ne­ci­mien­to.

Por sus ma­nos pa­sa­ron per­so­na­jes de to­do ti­po, des­de la es­tre­lla de ci­ne Glo­ria Swan­son o el po­lí­ti­co Kon­rad Ade­nauer has­ta el pa­pa Pío XII. En 1954, es­te es­ta­ba a las puer­tas de la muer­te: es­cu­pía san­gre, vo­mi­ta­ba y no po­día be­ber o co­mer. Los mé­di­cos, de­ses­pe­ra­dos, lla­ma­ron a Niehans. No se sa­be qué le ocu­rría al pa­pa ni qué hi­zo es­te, pe­ro, tras el tra­ta­mien­to, el re­li­gio­so me­jo­ró. En agra­de­ci­mien­to, le hi­zo miem­bro de la Pon­ti­fi­cia Aca­de­mia de Cien­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.