El es­pa­cio nos confunde

Muy Interesante - - Prisma -

El es­pa­cio es un lu­gar hos­til pa­ra el ser hu­mano, y no so­lo por los pro­ble­mas que oca­sio­na la fal­ta de gra­ve­dad. Nues­tro cuer­po tam­bién es­tá adap­ta­do al rit­mo de día y no­che que pro­por­cio­na la ro­ta­ción te­rres­tre, por lo que existen unos cam­bios fí­si­cos, men­ta­les y con­duc­tua­les que si­guen un ci­clo de unas vein­ti­cua­tro ho­ras: son los lla­ma­dos rit­mos cir­ca­dia­nos. Por ejem­plo, la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po des­cien­de me­dio gra­do al ama­ne­cer y sube al atar­de­cer.

Aho­ra, un es­tu­dio im­pul­sa­do por la ESA apun­ta que le­jos de nues­tro pla­ne­ta, don­de no se si­gue el mis­mo pa­trón de luz y os­cu­ri­dad que en la Tie­rra, nues­tro cuer­po se ve al­te­ra­do. Tras in­ves­ti­gar a diez as­tro­nau­tas an­tes, du­ran­te y des­pués de una mi­sión en la es­ta­ción es­pa­cial, se ob­ser­vó que su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral ge­ne­ral au­men­ta­ba, y esas fluc­tua­cio­nes de me­dio gra­do que se pro­du­cen ca­da vein­ti­cua­tro ho­ras aca­ba­ban apa­re­cien­do ca­da dos. Las razones no se co­no­cen, pe­ro re­sol­ver el mis­te­rio es cla­ve pa­ra afi­nar sus pe­rio­dos de tra­ba­jo.

Laas­tro­nau­taSa­mant­haC­ris­to­fo­re idu­ran­te­una­prue­ba­so­bre­laac­ti­vi­dad­de­los rit­mos­cir­ca­dia­no­sen­laes­ta­ció­nes­pa­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.