La re­vo­lu­ción de las ae­ro­gran­jas

Muy Interesante - - Prisma -

Si pen­sa­mos en cul­ti­vos, de in­me­dia­to se nos vie­ne a la ca­be­za la ima­gen de una am­plia ex­ten­sión de tie­rra. Sin em­bar­go, la agri­cul­tu­ra in­ten­si­va en al­gu­nos lu­ga­res y la se­quía en otros han con­tri­bui­do a de­vas­tar tie­rras que an­tes eran fér­ti­les. Así que, si que­re­mos abas­te­cer de ali­men­tos a una población mun­dial ca­da vez ma­yor –se pre­vé que en 2050 sea­mos 9.000 mi­llo­nes de per­so­nas en el pla­ne­ta, con el 80 % de ellas vi­vien­do en ciu­da­des–, ha llegado el mo­men­to de bus­car mé­to­dos más efi­cien­tes de pro­duc­ción.

Una de las po­si­bles so­lu­cio­nes la en­con­tra­mos en la ae­ro­po­nía, que se ma­te­ria­li­za en las gran­jas verticales, con pro­yec­tos que ya es­tán en mar­cha, co­mo el de Ae­roFarms, con se­de en Ne­wark (EE. UU.). Es­tas ae­ro­gran­jas per­mi­ten aho­rrar en su­per­fi­cie, pues se siem­bra en edi­fi­cios de va­rias al­tu­ras, y pro­du­cir ve­ge­ta­les de ki­ló­me­tro ce­ro –plan­ta­dos cer­ca del con­su­mi­dor y, por tan­to, más frescos–.

Ilu­mi­na­dos por le­des. Ade­más, los cul­ti­vos son más eco­ló­gi­cos, por­que no pre­ci­san pes­ti­ci­das. Tam­po­co es ne­ce­sa­ria la luz so­lar –las plan­tas cre­cen ba­jo le­des–, ¡ni sue­lo! –se cul­ti­van en un en­torno aé­reo o de nie­bla, con una solución que con­tie­ne el agua y los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios–. Su pro­duc­ción es muy su­pe­rior al de la agri­cul­tu­ra convencional, ya que, al sa­car de la ecua­ción los cam­bios de cli­ma, se pue­de plan­tar to­do el año.

Ae­roFarm­ses­la­ma­yo­rins­ta­la­ción­dehuer­tos ver­ti­ca­les­del­mun­do–enel­cen­tro,có­mo­fun­cio­nan–.Con­suin­no­va­dor­sis­te­ma,pre­ten­de que­sus­plan­tas­sea­na­de­más­más­sa­bro­sas.

Se­gú­nAe­roFarms,es­te­ti­po­de­cul­ti­vo in­door gas­taun95%me­nos dea­guay­su­ren­di­mien­toes130 ve­ces­ma­yor­queel­tra­di­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.