ERES UN SU­PER­HÉ­ROE

Po­sees la ha­bi­li­dad de ver el futuro, de fun­dir­te con el en­torno e in­clu­so de trans­for­mar­te tem­po­ral­men­te en zom­bi. Sí, tie­nes va­rios su­per­po­de­res; y al­gu­nos son mu­cho más es­pec­ta­cu­la­res que los de los có­mics.

Muy Interesante - - Hi-Tech - Un re­por­ta­je de SER­GIO PA­RRA

No ha­ce fal­ta ser Su­per­man o in­gre­sar en la Es­cue­la Xa­vier pa­ra Jó­ve­nes Su­per­do­ta­dos de los X-Men pa­ra con­si­de­rar­te un su­per­hé­roe. To­dos los se­res hu­ma­nos, del más ex­tra­or­di­na­rio al más ano­dino, po­see­mos una se­rie de ha­bi­li­da­des tan sor­pren­den­tes co­mo las de esos per­so­na­jes que van por ahí ves­ti­dos con pi­ja­ma y de­ci­di­dos a sal­var el mun­do.

Al­gu­nos de nues­tros su­per­po­de­res no son ne­ce­sa­ria­men­te ven­ta­jo­sos; otros aca­rrean con­tra­dic­cio­nes, y no po­cos, con­flic­tos; pe­ro to­dos ellos, des­de los más po­si­ti­vos has­ta los más dis­cu­ti­bles, po­nen en evi­den­cia una vez más aque­llo de que la reali­dad siem­pre su­pera a la fic­ción. So­lo es ne­ce­sa­rio pres­tar un po­co de aten­ción a lo co­ti­diano pa­ra ha­llar as­pec­tos más fan­tás­ti­cos que los re­fle­ja­dos en cual­quier obra pro­duc­to de la ima­gi­na­ción.

1 TIE­NES LA CA­PA­CI­DAD DE PRE­DE­CIR EL FUTURO

Se­gu­ro que al­gu­na vez has in­tui­do que un va­so es­ta­ba a pun­to de caer­se al sue­lo, has es­ti­ra­do la mano co­mo el ra­yo –con la ve­lo­ci­dad de un su­per­hé­roe co­mo Flash– y lo has atra­pa­do al vue­lo. Si al­guien te hu­bie­ra gra­ba­do a cá­ma­ra len­ta eje­cu­tan­do ese mo­vi­mien­to que se an­ti­ci­pó a la caí­da del va­so, po­drías ha­ber for­ma­do par­te del me­tra­je de la pe­lí­cu­la Ma­trix.

Pe­ro ¿cómo lo­gras­te ha­cer­lo? De for­ma in­cons­cien­te, tu ce­re­bro es ca­paz de lle­var a ca­bo com­ple­jos cálcu­los en tiem­po real, ha­llar pa­tro­nes e in­clu­so pre­de­cir lo que va a ocu­rrir en los pró­xi­mos ins­tan­tes.

MA­GIA EN EL BILLAR. Otro ejem­plo sor­pren­den­te de cómo pre­de­ci­mos even­tos fu­tu­ros de ma­ne­ra ins­tin­ti­va es el jue­go del billar. En fun­ción de la in­cli­na­ción del ta­co, la fuer­za de la ta­ca­da y el lu­gar exac­to de la bo­la don­de im­pri­mi­mos el gol­pe, po­de­mos va­ti­ci­nar de tal mo­do lo que ocu­rri­rá que la es­fe­ra, fi­nal­men­te, ha­rá lo que pre­ten­día­mos: sa­lir dis­pa­ra­da ha­cia una ban­da, re­bo­tar, gol­pear a otra bo­la, que a su vez im­pac­ta­rá con una ter­ce­ra, re­bo­tar en la ban­da opues­ta y, fi­nal­men­te, nue­vo cho­que de bo­las. To­do eso es lo que son ca­pa­ces de pre­de­cir los ex­per­tos en el billar a tres ban­das. Unas ha­bi­li­da­des –si­mi­la­res a las de los per­so­na­jes de có­mic que po­seen el su­per­po­der de la pre­cog­ni­ción– que nos per­mi­ten lle­var a ca­bo to­da cla­se de ta­reas co­ti­dia­nas con una gran coor­di­na­ción, in­clu­so sin pen­sar de­ma­sia­do en lo que es­ta­mos ha­cien­do.

En no­viem­bre de 2013, el experto en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial Pe­ter Bat­ta­glia, in­ves­ti­ga­dor de Goo­gle Dee­pMind en Lon­dres, ex­pli­có en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en Pro­cee­dings of the Na­tio­nal Aca­demy of

Scien­ces que el mo­tor de fí­si­ca in­tui­ti­va in­cor­po­ra­do en nues­tro en­cé­fa­lo fun­cio­na de ma­ne­ra si­mi­lar al mo­tor fí­si­co de un vi­deo­jue­go, es­to es, el soft­wa­re uti­li­za­do pa­ra ge­ne­rar un en­torno de jue­go rea­lis­ta.

Se­gún Bat­ta­glia, el neu­ro­mo­tor con el que ve­ni­mos equi­pa­do es­tá pro­gra­ma­do con re­glas so­bre el comportamiento fí­si­co de los ob­je­tos en de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes y usa una in­fe­ren­cia pro­ba­bi­lís­ti­ca –ya que nor­mal­men­te hay va­ria­bles cla­ve del cálcu­lo que no po­de­mos co­no­cer– pa­ra ge­ne­rar una ima­gen de lo que vie­ne a con­ti­nua­ción. Es de­cir, que sin ne­ce­si­dad de bo­la de cris­tal pue­des adi

vi­nar el futuro con re­la­ti­va sol­ven­cia.

2 TE TRANSFORMAS EN ZOM­BI A VO­LUN­TAD

Ser un zom­bi tie­ne muy ma­la pren­sa: co­men ce­re­bros, es­tán muer­tos y no tienen una gran ini­cia­ti­va. Cuan­do juz­ga­mos a al­guien que se pa­sa ocho ho­ras de­lan­te de la te­le­vi­sión, le til­da­mos de zom­bi de mo­do pe­yo­ra­ti­vo. Sin em­bar­go, nuestra ha­bi­li­dad pa­ra con­ver­tir­nos tem­po­ral­men­te en muer­tos vi­vien­tes, co­mo si es­tu­vié­ra­mos ha­cien­do el pa­pel de ex­tras en The Wal­king Dead, re­sul­ta ex­tra­or­di­na­ria.

¡ES­TO ES UNA RU­TI­NA! Las pri­me­ras ve­ces que apren­de­mos a, por ejem­plo, ce­pi­llar­nos los dien­tes o con­du­cir el co­che ha­cia el tra­ba­jo so­mos len­tos y tor­pes, pro­fun­da­men­te in­se­gu­ros; pe­ro cuan­do ya he­mos prac­ti­ca­do asi­mi­la­mos to­dos esos mo­vi­mien­tos y, más tar­de, lle­ga­mos a eje­cu­tar­los en mo­do zom­bi o ro­bot. Así, mien­tras nos ce­pi­lla­mos los dien­tes o con­du­ci­mos ha­cia el tra­ba­jo, po­de­mos ha­cer otras co­sas, co­mo re­fle­xio­nar so­bre al­gún asun­to, char­lar o in­clu­so re­vi­sar los úl­ti­mos men­sa­jes en el mó­vil –ob­via­men­te, es­to úl­ti­mo es con­ve­nien­te ha­cer­lo so­lo mien­tras nos ce­pi­lla­mos los dien­tes, por­que un des­pis­te mien­tras con­du­ci­mos pue­de re­sul­tar fa­tal–.

La pro­fe­so­ra Wendy Wood, de la Uni­ver­si­dad del Sur de California (EE. UU.), su­gie­re en un es­tu­dio de 2002 pu­bli­ca­do en el Jour­nal of Per­so­na­lity and So­cial Psy­cho

logy que ca­si la mi­tad de los há­bi­tos que adop­ta­mos en cual­quier si­tua­ción da­da res­pon­den a una ac­ción au­to­ma­ti­za­da apren­di­da por la re­pe­ti­ción has­ta que lo ha­ce­mos sin pen­sar. Cuan­do los par­ti­ci­pan­tes en el es­tu­dio se en­con­tra­ban en si­tua­cio­nes que exi­gían com­por­ta­mien­tos no ha­bi­tua­les pa­ra ellos, sus pen­sa­mien­tos se con­cen­tra­ban en esas nue­vas ac­ti­vi­da­des, pues re­que­rían de to­da su aten­ción.

3ERES UN CA­MA­LEÓN QUE SE ADAP­TA Y CAMUFLA EN SU EN­TORNO

Tam­bién po­sees la in­creí­ble ca­pa­ci­dad de fun­dir­te con el me­dio, de con­ver­tir­te en lo que se re­quie­re de ti en cual­quier si­tua­ción, ade­cuan­do tu comportamiento, tus há­bi­tos, tu es­ta­do de áni­mo y has­ta tu ma­ne­ra de pen­sar en fun­ción de lo que te ro­dea. Es­ta ha­bi­li­dad po­dría ser ta­cha­da de pro­pia de gen­te man­sa y exen­ta de per­so­na­li­dad, pe­ro lo que re­ve­la en reali­dad es que dis­po­nes de tan­tas cua­li­da­des que pue­des adap­tar­las a ca­da mo­men­to de tu vi­da.

Al­gu­nos ex­per­tos in­clu­so su­gie­ren que un ser hu­mano sano men­tal­men­te pue­de al­ber­gar has­ta ocho per­so­na­li­da­des, tal y co­mo ex­pli­ca Ri­ta Car­ter en su obra Mul

ti­pli­ci­dad. Y se­gún ma­ni­fies­ta la psi­có­lo­ga Pa­tri­cia Lin­vi­lle, de la Uni­ver­si­dad Du­ke (EE. UU.), cuan­tas más per­so­na­li­da­des tri­bu­ta­rias po­sea­mos, me­jor do­ta­dos es­ta­re­mos pa­ra en­fren­tar­nos a si­tua­cio­nes ines­pe­ra­das. Por su­pues­to, no hay que lle­gar a los ex­tre­mos del pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la Múl­ti­ple, el nue­vo éxi­to de M. Night Sh­ya­ma­lan.

AVAN­CES POR IMI­TA­CIÓN. Tam­bién, co­mo si fue­ras un ac­tor del mé­to­do Sta­nis­lavs­ki, eres ca­paz de co­piar ges­tos, ma­ne­ras de ha­blar, con­duc­tas e in­clu­so emo­cio­nes. Es más, se­gún la me­mé­ti­ca, el pro­gre­so cul­tu­ral del ser hu­mano pue­de ex­pli­car­se me­dian­te la ha­bi­li­dad de co­piar lo que nos ro­dea. Una ha­bi­li­dad que no es tan ba­la­dí co­mo pa­re­ce a sim­ple vis­ta: de he­cho, es tan di­fí­cil de desa­rro­llar que so­lo los se­res hu­ma­nos so­mos ca­pa­ces de ha­cer­lo con la pre­ci­sión apro­pia­da.

Ello que­dó re­fle­ja­do en un ex­pe­ri­men­to di­ri­gi­do por Jens Krau­se y John Dyer en la Uni­ver­si­dad de Leeds (Reino Uni­do): el 5 % de los in­te­gran­tes de una mul­ti­tud bas­tan pa­ra in­fluir so­bre la di­rec­ción que to­ma­rá la ma­sa de gen­te. Si nuestra conducta di­fie­re de la de aque­llos que nos ro­dean, en­ton­ces las neu­ro­nas emi­ten una se­ñal de alar­ma: se ac­ti­van re­gio­nes aso­cia­das con el apren­di­za­je por re­fuer­zo y las que mo­du­lan la re­com­pen­sa. Se­gún apun­ta el neu­ró­lo­go Va­sily Klu­cha­rev, ac­tua­mos de esa ma­ne­ra por­que per­ci­bi­mos que, yen­do en gru­po, con­se­gui­re­mos más be­ne­fi­cios.

4PUEDES METERTE EN EL CUER­PO DE OTRA PER­SO­NA

Gra­cias a nuestra ca­pa­ci­dad em­pá­ti­ca, po­de­mos po­ner­nos en la piel de nues­tros se­me­jan­tes y ex­pe­ri­men­tar su do­lor o su fe­li­ci­dad, co­mo si fué­ra­mos ca­pa­ces de en­trar en su cuer­po du­ran­te un ins­tan­te. Por ello, cuan­do al­guien se pro­pi­na un mar­ti­lla­zo en el de­do cris­pa­mos el ges­to, em­pa­ti­zan­do con el do­lor que de­be de sen­tir el po­bre des­di­cha­do.

De igual mo­do, si al­guien nos son­ríe, ten­de­re­mos a son­reír tam­bién no­so­tros –de he­cho, reír es un he­cho tan so­cial que lo prac­ti­ca­mos siem­pre en mu­cha ma­yor pro­por­ción cuan­do nos en­con­tra­mos con otras per­so­nas que cuan­do es­ta­mos so­los; lo cual ex­pli­ca en par­te por qué las ri­sas en­la­ta­das han fun­cio­na­do siem­pre tan bien en las co­me­dias te­le­vi­si­vas pa­ra ani­mar­nos a reír–.

NEU­RO­NAS ES­PE­JO. El su­per­po­der de la em­pa­tía se ac­ti­va gra­cias a las lla­ma­das neu­ro­nas es­pe­jo, cu­yo des­cu­bri­mien­to, en pa­la­bras del psi­có­lo­go y neu­ró­lo­go Vi­la­ya­nur S. Ra­ma­chan­dran, es­tá sien­do pa­ra la psi­co­lo­gía lo que fue el ADN pa­ra la bio­lo­gía. Es­tas cé­lu­las ner­vio­sas, des­cu­bier­tas en 1996 por el ve­te­rano neu­ro­bió­lo­go Gia­co­mo Riz­zo­lat­ti, de la Uni­ver­si­dad de Par­ma (Ita­lia), es­tán lo­ca­li­za­das en la re­gión F5 de la cor­te­za pre­mo­to­ra de nues­tro ce­re­bro, cer­ca del área de Bro­ca.

5MUTAS CON FA­CI­LI­DAD AL VESTIRTE DE OTRA FOR­MA

Ser un su­per­hé­roe que va dis­fra­za­do de for­ma es­tram­bó­ti­ca re­sul­ta muy vis­to­so en las pá­gi­nas de un có­mic, pe­ro en el mun­do real re­sul­ta­ría un tan­to ri­dícu­lo. Sin em­bar­go, to­dos no­so­tros po­de­mos ad­qui­rir ha­bi­li­da­des o in­clu­so trans­for­mar nuestra conducta con so­lo cam­biar de apa­rien­cia, así que po­ner­se un tra­je es­pe­cial pa­ra im­po­ner jus­ti­cia qui­zá no sea tan des­ca­be­lla­do. En psi­co­lo­gía, a es­te fe­nó­meno se lo de­no­mi­na cog­ni­ción ves­ti­da.

EN BATA. Por ejem­plo, si nos po­ne­mos una bata de mé­di­co, pres­ta­re­mos más aten­ción a nues­tro al­re­de­dor. Por el con­tra­rio, si la bata es de pin­tor, en­ton­ces nuestra aten­ción no mos­tra­rá nin­gu­na me­jo­ra sig­ni­fi­ca­ti­va, co­mo ex­pli­ca­ba San­dra Bla­kes­lee en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el New York Ti­mes en abril de 2012. Eso su­ce­de por­que exis­te el es­te­reo­ti­po de que los mé­di­cos des­plie­gan ma­yor aten­ción que los pin­to­res.

Y es­te efec­to es ex­tra­po­la­ble a otras tan­tas pren­das y es­tí­mu­los: se pue­de ob­te­ner ma­yor seguridad en uno mis­mo si ves­ti­mos con tra­je; nos sentimos más im­por­tan­tes, or­ga­ni­za­dos y aten­tos si lle­va­mos un por­ta­pa­pe­les; ren­di­mos más fí­si­ca­men­te si ves­ti­mos ro­pa de­por­ti­va de co­lor ro­jo; e in­clu­so va­lo­ra­mos co­mo más cá­li­das y ac­ce­si­bles a las per­so­nas que sos­tie­nen una ta­za de ca­fé ca­lien­te que a aque­llas que su­je­tan una ta­za de té he­la­do, co­mo su­gie­re un es­tu­dio de Ivan Oransky pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Scien­ti­fic Ame­ri­can en oc­tu­bre de 2008. En otras pa­la­bras: en con­tra de lo que se­ña­la la creen­cia po­pu­lar, la psi­co­lo­gía ha si­do ca­paz de de­mos­trar­nos que el há­bi­to sí ha­ce al mon­je.

Por razones si­mi­la­res, nuestra voz se tor­na más agu­da cuan­do nos di­ri­gi­mos a un be­bé, o más len­ta cuan­do ha­bla­mos a una per­so­na an­cia­na. Si nos so­me­te­mos a una prueba cul­tu­ral –por ejem­plo, una se­rie de pre­gun­tas del Tri­vial Pur­suit–, ob­ten­dre­mos me­jo­res re­sul­ta­dos si pre­via­men­te he­mos vis­to un ví­deo de un profesor de uni­ver­si­dad dan­do una pon­de­ra­da cla­se ma­gis­tral que a un gru­po de hoo­li­gans ce­le­bran­do la vic­to­ria de su equi­po de fút­bol.

6ERES PREJUICIOSO, LO QUE TE HA­CE MÁS RÁ­PI­DO

Es­gri­mi­mos pre­jui­cios fren­te a los demás por to­da cla­se de razones, in­clu­so dis­cri­mi­na­mos in­cons­cien­te­men­te aun­que es­te­mos con­ven­ci­dos de que no lo es­ta­mos ha­cien­do. Co­mo se­ña­la Geor­ge Loe­wens­tein, profesor de la Uni­ver­si­dad Car­ne­gie Me­llon (EE. UU.), “la gen­te siem­pre cree que no es ten­den­cio­sa, aun cuan­do se pue­da do­cu­men­tar es­ta­dís­ti­ca­men­te que hay una gran par­cia­li­dad”. Eso lle­va apa­re­ja­dos al­gu­nos efec­tos ne­ga­ti­vos, co­mo, por ejem­plo, el ma­chis­mo y el ra­cis­mo. Sin em­bar­go, que tu ce­re­bro es­té ca­blea­do pa­ra te­ner pre­jui­cios es una for­ma muy efi­caz de fil­trar gran can­ti­dad de in­for­ma­ción, lo que te ha­ce ser mu­cho más rá­pi­do a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes.

Si nos to­pa­mos en un ca­lle­jón os­cu­ro con un hom­bre tra­jea­do, pro­ba­ble­men­te to­ma­re­mos me­nos pre­cau­cio­nes que si se cru­za con no­so­tros un va­ga­bun­do. Es po­si­ble que el pri­me­ro pue­da su­po­ner un ries­go ma­yor pa­ra no­so­tros que el se­gun­do –aun­que no es­té aten­dién­do­nos en una su­cur­sal ban­ca­ria–, pe­ro es­ta­dís­ti­ca­men­te

re­sul­ta más efi­cien­te au­men­tar nuestra vi­gi­lan­cia fren­te a una per­so­na de as­pec­to anó­ma­lo o aso­cia­do a la de­lin­cuen­cia. Por ello, si bien los pre­jui­cios en oca­sio­nes son muy in­jus­tos, tam­bién nos evi­tan de­di­car mu­cho tiem­po y re­cur­sos a co­no­cer en pro­fun­di­dad ca­da even­to que se nos pre­sen­ta pa­ra sa­ber cómo reac­cio­nar.

Es­tos ata­jos men­ta­les ade­más nos ofre­cen un gran ser­vi­cio a la ho­ra de em­pa­re­jar­nos: es­ta­dís­ti­ca­men­te lo ha­ce­mos más con in­di­vi­duos que tienen un ni­vel cul­tu­ral y so­cio­eco­nó­mi­co si­mi­lar al nues­tro, en par­te por­que así ya cree­mos co­no­cer al­go me­jor a la otra per­so­na. Pre­fe­ri­mos a gen­te de nues­tro pro­pio país, de nuestra et­nia, de nues­tro seg­men­to de edad... De nue­vo, es­ta­mos dis­cri­mi­nan­do in­jus­ta­men­te al pró­ji­mo, pe­ro de esa ma­ne­ra op­ti­mi­za­mos nues­tro tiem­po.

7PUEDES OB­TE­NER PODERES MU­TAN­TES DE OTRAS PER­SO­NAS

En mu­chas pe­lí­cu­las de superhéroes es ha­bi­tual que apa­rez­ca un per­so­na­je ca­paz de tras­pa­sar un su­per­po­der a otro per­so­na­je o ab­sor­ber­lo de él. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre, a ni­vel ge­né­ti­co, en tu pro­pio cuer­po. Hoy en día, aun­que la ma­yo­ría de nues­tros ge­nes son in­ne­ga­ble­men­te de Ho­mo sa

piens, mu­chos de no­so­tros tam­bién lle­va­mos ADN de otras es­pe­cies. Por ejem­plo, una in­ves­ti­ga­ción di­ri­gi­da por los ge­ne­tis­tas de la Es­cue­la Mé­di­ca de Har­vard (EE. UU.) y pu­bli­ca­do en Na­tu­re en 2014 su­gie­re que el material ge­né­ti­co he­re­da­do de los nean­der­ta­les ha ayu­da­do al ser hu­mano mo­derno a adap­tar­se al me­dio. Has­ta aho­ra se es­ti­ma­ba que el por­cen­ta­je de material ge­né­ti­co nean­der­tal que se pre­ser­va­ba es­ta­ba en­tre un 2 % y un 4 %, pe­ro un nue­vo es­tu­dio de Ben­ja­min Ver­not y Jos­hua Akey, de la Uni­ver- si­dad de Was­hing­ton (EE. UU.), afir­ma que la can­ti­dad acu­mu­la­da del ge­no­ma nean­der­tal que per­sis­te a tra­vés de to­dos los se­res hu­ma­nos es el 20 %.

EL MEGAMIX CE­LU­LAR. No so­lo por­tas ADN de otras es­pe­cies; tam­bién eres el an­fi­trión de las cé­lu­las de otras per­so­nas. An­tes de que na­cie­ras, las cé­lu­las de tu ma­dre cruzaron la pla­cen­ta has­ta tu to­rren­te san­guí­neo. Dé­ca­das más tar­de, al­gu­nas de es­tas in­mi­gran­tes to­da­vía es­tán pre­sen­tes en tu san­gre, co­ra­zón o piel. In­clu­so pue­des lle­var cé­lu­las de tu abue­la y de cual­quier her­mano ma­yor –de­bi­do a que las cé­lu­las mi­cro­qui­mé­ri­cas per­sis­ten lar­go tiem­po, exis­te la po­si­bi­li­dad de que, du­ran­te el em­ba­ra­zo, tu ma­dre aún las por­te de cual­quier ni­ño an­te­rior que ges­ta­ra–. En al­gu­nas em­ba­ra­za­das in­clu­so se han ha­lla­do cé­lu­las mas­cu­li­nas: pro­ce­dían del fe­to y ha­bían atra­ve­sa­do la pla­cen­ta.

Es un fe­nó­meno lla­ma­do mi­cro­qui­me­ris­mo fe­tal –en ho­nor a Quimera, una cria­tu­ra de la mi­to­lo­gía grie­ga con ca­be­za de león, cuer­po de ca­bra y co­la de dra­gón–. Nuestra idea de uni­dad ce­lu­lar que­da así en en­tre­di­cho, pues es­te tras­va­se de cé­lu­las tam­bién tie­ne una re­per­cu­sión bio­ló­gi­ca sig­ni­fi­ca­ti­va: in­clu­so un año des­pués del na­ci­mien­to, en la ma­dre per­vi­ven cé­lu­las del hi­jo, que han co­lo­ni­za­do al­gu­nos de sus ór­ga­nos y te­ji­dos e in­flui­do en su sa­lud.

8 ERES UN SUPERCORREDOR

Seas run­ner o no, co­rres más que cual­quier otra es­pe­cie. Es ver­dad que mu­chos ani­ma­les son más ve­lo­ces que tú en dis­tan­cias cor­tas, pe­ro si se tra­ta de man­te­ner la ca­rre­ra du­ran­te un lar­go pla­zo de tiem­po, eres im­ba­ti­ble.

Tam­bién dis­po­ne­mos de adap­ta­cio­nes que com­pen­san nuestra tor­pe e ineficiente lo­co­mo­ción bí­pe­da –que, en con­tra­par­ti­da, nos per­mi­tió li­be­rar y desa­rro­llar las ma­nos pa­ra rea­li­zar to­da cla­se de ta­reas que re­quie­ren de gran pre­ci­sión–: por ejem­plo, los de­dos de los pies cor­tos y los múscu­los glú­teos ma­yo­res ayu­dan al equi­li­brio y la es­ta­bi­li­dad.

Es­ta es la ra­zón de que ten­ga­mos un cu­lo tan pro­mi­nen­te, al me­nos en la ma­yo­ría de los ca­sos, se­gún la hi­pó­te­sis que sos­tie­ne Den­nis Bram­ble, de la Uni­ver­si­dad de Utah (EE. UU.). Un tra­se­ro gran­de y fuer­te co­mo el nues­tro no so­lo sir­ve pa­ra ob­te­ner se­gui­do­res en Ins­ta­gram, co­mo ha­ce

Kim Kar­das­hian, sino tam­bién pa­ra co­rrer sos­te­ni­da­men­te du­ran­te mu­cho tiem­po sin acu­sar ago­ta­mien­to. Por ello, a la ho­ra de dispu­tar una ma­ra­tón, se­ría­mos ca­pa­ces de ven­cer a cual­quier otra es­pe­cie ani­mal.

UN BUEN CU­LO PA­RA PER­SE­GUIR LA CARROÑA. Se­gún Bram­ble, nues­tros an­ces­tros de­bían com­pe­tir con las hie­nas –gran­des co­rre­do­ras de fon­do– por la carroña y, en esa te­si­tu­ra, po­seer un buen cu­lo, re­sul­ta­do de te­ner dos múscu­los –el glú­teo ma­yor y el glú­teo me­nor– ex­cep­cio­nal­men­te desa­rro­lla­dos, era im­pres­cin­di­ble.

Por esa ra­zón, existen ca­sos co­mo el del fin­lan­dés Ash­priha­nal Aal­to, ga­na­dor en 2015 de la Self-Trans­cen­den­ce 3100 Mi­le Ra­ce, una ca­rre­ra en la que re­co­rrió una dis­tan­cia de 4.989 ki­ló­me­tros en 40 días, 9 ho­ras, 6 mi­nu­tos y 21 se­gun­dos –co­rrió dia­ria­men­te die­ci­ocho ho­ras–. Por su par­te, Da­niel E. Lie­ber­man, pa­leo­an­tro­pó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, tam­bién apor­ta co­mo prueba de nuestra gran ca­pa­ci­dad de cu­brir gran­des dis­tan­cias la ex­cén­tri­ca Man ver­sus Hor­se Ma­rat­hon, ca­rre­ra anual de más de 35 ki­ló­me­tros en la que los par­ti­ci­pan­tes com­pi­ten con­tra ji­ne­tes a ca­ba­llo. En 2004, Huw Lobb, a pie, ga­nó la ca­rre­ra en 2 ho­ras, 5 mi­nu­tos y 19 se­gun­dos.

9PUEDES SER ME­JOR DE LO QUE ERES CON SO­LO CREER­LO

Co­mo si fue­ras ca­paz de trans­for­mar­te en Hulk y así ad­qui­rir más fuer­za de la que po­sees ori­gi­nal­men­te, pue­des su­pe­rar tus li­mi­ta­cio­nes gra­cias a un au­to­en­ga­ño que fun­cio­na de igual for­ma que la plu­ma que aga­rra­ba Dum­bo pa­ra po­der volar: el ele­fan­ti­to siem­pre ha­bía po­di­do re­mon­tar el vue­lo, y la plu­ma no era más que un pla­ce­bo pa­ra ad­qui­rir la seguridad su­fi­cien­te en sí mis­mo co­mo pa­ra ha­cer­lo.

Por esa ra­zón, las per­so­nas que es­tán más im­pre­sio­na­das con­si­go mis­mas tien­den a cau­sar me­jo­res pri­me­ras im­pre­sio­nes en los demás, ge­ne­ral­men­te son más fe­li­ces e in­clu­so pue­den ser más re­sis­ten­tes an­te un trau­ma. La al­ta autoestima tam­bién po­dría ayu­dar­te a en­ga­ñar a los demás: el an­tro­pó­lo­go Ro­bert Tri­vers, de la Uni­ver­si­dad Rut­gers de New Bruns­wick, en Nue­va Jer­sey (EE. UU.), ar­gu­men­ta que cuan­do nos he­mos enga­ñado a no­so­tros mismos no te­ne­mos que tra­ba­jar tan du­ro pa­ra en­ga­ñar a otros.

El op­ti­mis­mo ilu­so­rio, la au­to­jus­ti­fi­ca­ción o el ses­go en­do­gru­pal son al­gu­nos de los ses­gos cog­ni­ti­vos que for­ta­le­cen el lla­ma­do efec­to del la­go Wo­be­gon, una población fic­ti­cia de Min­ne­so­ta en la que, se­gún el es­cri­tor Ga­rri­son Kei­llor, “to­das las mu­je­res son fuer­tes, to­dos los hom­bres son gua­pos y to­dos los ni­ños es­tán por en­ci­ma de la me­dia”. De­bi­do a es­te efec­to, so­le­mos creer­nos por en­ci­ma de la me­dia –al­go es­ta­dís­ti­ca­men­te im­po­si­ble–, co­mo, por ejem­plo, al pre­gun­tar­nos nues­tro gra­do de com­pe­ten­cia al vo­lan­te. Es de­cir, que vi­vi­mos en una men­ti­ra par­cial­men­te di­se­ña­da por no­so­tros mismos, una reali­dad pa­ra­le­la que, sin em­bar­go, re­sul­ta muy fruc­tí­fe­ra pa­ra nuestra su­per­vi­ven­cia: nos pro­te­ge de la de­pre­sión, mi­ti­ga el es­trés y man­tie­ne nues­tras es­pe­ran­zas.

ME­NOS LO­BOS, CAPERUCITA. So­bres­ti­mar nues­tras fa­cul­ta­des y ca­pa­ci­da­des, sin em­bar­go, tam­bién tie­ne su re­ver­so te­ne­bro­so: si lo ha­ce­mos en exceso, con esa es­pe­cie de op­ti­mis­mo a prueba de bom­bas que des­plie­ga el mer­chan­di­sing de Mr. Won­der­ful o los afo­ris­mos de Pau­lo Coelho, en­ton­ces po­de­mos tro­pe­zar en la lla­ma­da pa­ra­do­ja de Stock­da­le. Su nom­bre se la debemos al al­mi­ran­te Ja­mes Stock­da­le, el pri­sio­ne­ro es­ta­dou­ni­den­se de ma­yor ran­go de la gue­rra de Viet­nam. Se­gún el tes­ti­mo­nio de Stock­da­le, los pri­sio­ne­ros que más fa­lle­cían en el país asiá­ti­co eran los más op­ti­mis­tas, los que re­pe­tían fór­mu­las co­mo: “Tran­qui­los, sal­dre­mos de aquí” o “Áni­mo, en Na­vi­dad ya es­ta­re­mos en ca­sa”. Cuan­do las pre­vi­sio­nes ex­ce­si­va­men­te op­ti­mis­tas se in­cum­plían una y otra vez, los pri­sio­ne­ros en­tra­ban en una mon­ta­ña ru­sa emo­cio­nal que mi­na­ba su mo­ral.

10TRANSPORTAS TO­DO UN ECO­SIS­TE­MA CON­TI­GO

Los ca­ra­co­les llevan con­si­go su pro­pia ca­sa, pe­ro eso no es na­da si lo com­pa­ra­mos con los se­res hu­ma­nos, que trans­por­ta­mos uni­ver­sos en­te­ros de vi­da: es de­cir, no­so­tros mismos so­mos el in­di­vi­duo y el hogar de otros in­di­vi­duos.

LOS CUATROCIENTOS. Las bac­te­rias que tra­ba­jan en nues­tro cuer­po su­pe­ran en nú­me­ro a nues­tras pro­pias cé­lu­las cons­ti­tu­yen­tes en pro­por­ción de más de diez a uno. Por ejem­plo, hay unos mil mi­llo­nes en la bo­ca, diez mi­llo­nes en la axi­la y unos 750 bi­llo­nes de bac­te­rias in­tes­ti­na­les per­te­ne­cien­tes a más de cua­tro­cien­tas es­pe­cies di­fe­ren­tes. Nues­tro cuer­po es­tá for­ma­do por más or­ga­nis­mos dis­tin­tos que nú­me­ro de estrellas hay en la Vía Lác­tea. Sí, no so­lo eres un pla­ne­ta an­dan­te: eres una ga­la­xia ex­tra­or­di­na­ria­men­te coor­di­na­da pa­ra so­bre­vi­vir al en­torno. En de­fi­ni­ti­va, al­go más asom­bro­so que cual­quier hé­roe del có­mic.

El­he­cho­de­po­der ac­tua­ren mo­do zom­bi nos­ha­ce más­rá­pi­dos.

Ves­tir­con­tra­je­te apor­ta­más­se­gu­ri­da­den­ti­mis­mo–la ca­pae­sop­cio­nal–.

Cuan­do­se­tra­ta­de co­rrer­dis­tan­cias lar­gas,nin­gún­ser vi­vo­nos­su­pera.

Bas­ta­con­cree­ren­ti mis­mo­pa­ra­cau­sar me­jo­rim­pre­sió­nen los­de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.