LA SE­QUÍA AHO­GA A ES­PA­ÑA

Es una pa­la­bra mal­di­ta que na­die quie­re oír, en es­pe­cial los agri­cul­to­res, pe­ro en Es­pa­ña, por des­gra­cia, pa­re­ce que va­mos a se­guir es­cu­chan­do ha­blar de es­te desas­tre na­tu­ral que aca­rrea im­por­tan­tes y ne­fas­tas con­se­cuen­cias.

Muy Interesante - - Preguntas y Respuestas - Un re­por­ta­je de ÁLEX FER­NÁN­DEZ MUERZA

La si­tua­ción es preo­cu­pan­te”, ase­gu­ra Jor­ge Ol­ci­na, ca­te­drá­ti­co de Aná­li­sis Geo­grá­fi­co Re­gio­nal en la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te (UA) y es­pe­cia­lis­ta en or­de­na­ción del te­rri­to­rio, cli­ma­to­lo­gía y ries­gos na­tu­ra­les. Es­te experto re­cuer­da que va­rias de­mar­ca­cio­nes hi­dro­grá­fi­cas se en­cuen­tran en si­tua­ción de avi­so o in­clu­so emer­gen­cia den­tro de sus pla­nes de ges­tión de se­quía. Los te­rri­to­rios más afec­ta­dos son los del nor­te y cen­tro pe­nin­su­lar, que son los que me­nos pre­ci­pi­ta­cio­nes, res­pec­to a lo nor­mal, han re­co­gi­do des­de el 1 de oc­tu­bre –cuan­do co­men­zó el pre­sen­te año hi­dro­ló­gi­co–. “El pro­ble­ma irá a más y se ex­ten­de­rá a las re­gio­nes don­de es­te oto­ñoin­vierno ha llo­vi­do con abun­dan­cia, el li­to­ral me­di­te­rrá­neo”, va­ti­ci­na Ol­ci­na.

To­dos so­mos cons­cien­tes del ca­lor y las es­ca­sas pre­ci­pi­ta­cio­nes de es­te año. Co­mo re­cuer­da la Agen­cia Es­ta­tal de Me­teo­ro­lo­gía (AEMET), la pri­ma­ve­ra de 2017 ha si­do la más ca­lu­ro­sa des­de que se tienen re­gis­tros: en­tre el 1 de mar­zo y el 31 de ma­yo se al­can­zó una tem­pe­ra­tu­ra me­dia de 15,4 ºC, 1,7 gra­dos más que la me­dia en es­ta épo­ca del año. Pe­ro ade­más de ca­lu­ro­sa, la pri­ma­ve­ra fue se­ca: ma­yo aca­bó con un 23 % me­nos de llu­vias que la me­dia. Jo­sé Mi­guel Vi­ñas, me­teo­ró­lo­go, di­vul­ga­dor cien­tí­fi­co y con­sul­tor de la

Or­ga­ni­za­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial (OMM), aña­de que “la cla­ve es­ta­rá en el comportamiento plu­vio­mé­tri­co del oto­ño: si no llue­ve lo su­fi­cien­te, la se­quía en­tra­rá en una fa­se crí­ti­ca de im­pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias”. Las pre­dic­cio­nes que ma­ne­ja la AEMET no son pre­ci­sa­men­te ha­la­güe­ñas, ya que apun­tan a que es­te verano se­rá “muy cá­li­do”, con ter­mó­me­tros que mar­ca­rán en­tre me­dio y un gra­do por en­ci­ma de la me­dia de es­ta épo­ca del año.

Prác­ti­ca­men­te to­dos los pan­ta­nos de Es­pa­ña es­tán ex­pe­ri­men­tan­do des­cen­sos con­ti­nuos en el agua em­bal­sa­da, pe­ro en al­gu­nos la si­tua­ción es acu­cian­te, co­mo pue­de ob­ser­var­se en el Bo­le­tín

Hi­dro­ló­gi­co del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Pes­ca, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te (MAPAMA).

LAS CUEN­CAS DE LOS GRAN­DES RÍOS APE­NAS AL­CAN­ZAN EL 50 % DE SU CA­PA­CI­DAD

La cuen­ca del Due­ro se en­cuen­tra en si­tua­ción de aler­ta, ya que es­tá al 49 % de su ca­pa­ci­dad, mien­tras que ha­ce un año por es­tas fe­chas se ha­lla­ba al 91 %, y la me­dia de los úl­ti­mos diez años ha si­do del 83,7 %. No mu­cho me­jor te­ne­mos la del Ta­jo, al 49,6 % de su ca­pa­ci­dad, cuan­do ha­ce un año es­ta­ba al 72,9 %. “Co­men­zar el verano con las re­ser­vas ape­nas al 50 % en las cuen­cas de los gran­des ríos de nues­tro país de­be­ría en­cen­der las lu­ces de alar­ma”, sen­ten­cia Vi­ñas.

Los im­pac­tos de la se­quía ya em­pie­zan a no­tar­se. La Unión de Pe­que­ños Agri­cul­to­res y Ga­na­de­ros ha se­ña­la­do que en los cin­co pri­me­ros me­ses de 2017 el cam­po ha­bía per­di­do más de 1.600 mi­llo­nes de eu­ros por los ca­pri­chos del cli­ma.

Los responsables de la Con­fe­de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca del Due­ro (CHD) de­fi­nían ya en abril la si­tua­ción de “crí­ti­ca” y ase­gu­ra­ban que no so­lo es­ta­ba com­pro­me­ti­da el agua pa­ra la­bo­res agrí­co­las, sino tam­bién que po­dría afec­tar al abas­te­ci­mien­to de Pa­len­cia ca­pi­tal y la mi­tad de la ciudad de Va­lla­do­lid. Y la si­tua­ción no ha me­jo­ra­do: a fi­na­les de ju­nio, el Go­bierno de­cla­ra­ba la si­tua­ción de se­quía pro­lon­ga­da en es­ta cuen­ca has­ta sep­tiem­bre de 2018.

La eco­no­mía de la Re­gión de Mur­cia de­pen­de en gran me­di­da del tras­va­se Ta­jo-Se­gu­ra, una ca­na­li­za­ción de 292 ki­ló­me­tros de lar­go que une am­bos ríos. En 2015, el en­ton­ces presidente del Sin­di­ca­to Cen­tral de Re­gan­tes del Acue­duc­to Ta­jo-Se­gu­ra, Jo­sé Ma­nuel Cla­ver, re­cor­da­ba en una tri­bu­na del dia­rio El

País que en la zo­na re­ga­da por sus aguas “se pro­du­ce el 70% de las hor­ta­li­zas y

LAS PÉR­DI­DAS ECO­NÓ­MI­CAS DEL CAM­PO EN LOS CIN­CO PRI­ME­ROS ME­SES DEL AÑO SU­PE­RAN LOS 1.600 MI­LLO­NES DE EU­ROS

el 25 % de las fru­tas que ex­por­ta­mos en Es­pa­ña. Se tra­ta del se­gun­do sec­tor más re­le­van­te pa­ra nuestra ba­lan­za co­mer­cial, por de­trás de la au­to­mo­ción. Ade­más, de él de­pen­den 100.000 em­pleos di­rec­tos y has­ta 300.000 in­di­rec­tos”.

La res­pon­sa­ble del MAPAMA, Isa­bel Gar­cía Te­je­ri­na, pi­dió en ju­nio a la Co­mi­sión Eu­ro­pea el ade­lan­to del 70% del pa­go de las sub­ven­cio­nes de las ayu­das de la Política Agrí­co­la Co­mún (PAC) pa­ra los agri­cul­to­res y ga­na­de­ros afec­ta­dos por la se­quía. En Es­pa­ña, la PAC ga­ran­ti­za de me­dia el 30% de las ren­tas agra­rias.

A RÍO SE­CO, GA­NAN­CIA DE AGRI­CUL­TO­RES... DEL EX­TRAN­JE­RO

Al otro la­do del char­co ya se fro­tan las ma­nos con nuestra se­quía. El De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de los Es­ta­dos Uni­dos (USDA, por sus si­glas en in­glés) pre­vé que los cul­ti­vos de ce­real es­pa­ño­les ten­drán una ba­ja­da de pro­duc­ción “por de­ba­jo de los ni­ve­les me­dios his­tó­ri­cos”, y, por tan­to, se im­pul­sa­rán sus im­por­ta­cio­nes de ce­real en la cam­pa­ña 2017-2018, tan­to por la re­duc­ción de co­se­chas co­mo por la li­mi­ta­ción de pas­tos pa­ra ga­na­de­ría.

Los ex­per­tos de es­te or­ga­nis­mo de re­fe­ren­cia en aná­li­sis agrí­co­las se­ña­lan que en An­da­lu­cía y Ara­gón el cre­ci­mien­to ve­ge­ta­ti­vo de los cul­ti­vos se en­cuen­tra cer­cano a la me­dia, pe­ro en Cas­ti­lla y León y Cas­ti­lla-La Man­cha, las dos prin­ci­pa­les áreas ce­rea­lis­tas, “es­tá por de­ba­jo de la cam­pa­ña pa­sa­da y de los ni­ve­les me­dios”. El USDA se­ña­la que Es­pa­ña tie­ne un dé­fi­cit anual de ce­rea­les que os­ci­la en­tre nue­ve y do­ce mi­llo­nes de to­ne­la­das y que in­clu­so cuan­do la ofer­ta na­cio­nal es am­plia la pro­duc­ción no basta pa­ra res­pon­der a la de­man­da de grano pa­ra pien­sos, ali­men­to o bio­car­bu­ran­tes.

Las se­quías tienen im­pac­tos de to­do ti­po, aun­que la gra­ve­dad de sus efec­tos de­pen­de de su in­ten­si­dad. En gran­des se­quías, co­mo las que su­fri­mos de 1980 a 1984 y en­tre 1992 y 1995, se pro­du­cen pér­di­das de co­se­cha im­por­tan­tes, se re­du­ce la pro­duc­ción de ener­gía hi­dro­eléc­tri­ca –y por tan­to Es­pa­ña tie­ne que im­por­tar más ener­gía de Fran­cia y Por­tu­gal–, se pro­pa­gan pla­gas en los bos­ques, por­que los ár­bo­les no tienen el vi­gor ne­ce­sa­rio por fal­ta de agua, y se pro­du­cen res­tric­cio­nes hí­dri­cas en poblaciones ru­ra­les e in­clu­so en gran­des ciu­da­des. Fue el ca­so de Se­vi­lla en 1992, o del Gran Bil­bao en la se­quía de 1989-1990. Ol­ci­na se­ña­la que, en gran­des se­cuen­cias de se­quía ibé­ri­ca, se es­ti­ma que el pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB) tie­ne una mer­ma de en­tre el 1 % y el 2%, por los efec­tos pa­ra la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y la re­duc­ción de pro­duc­ción hi­dro­eléc­tri­ca.

A ni­vel mun­dial, hay re­gio­nes que tienen un es­pe­cial ries­go de se­quía con gra­ves efec­tos eco­nó­mi­cos, ham­bru­nas e in­clu­so víc­ti­mas hu­ma­nas por fal­ta de ali­men­to, co­mo el Sahel afri­cano y el cuerno de Áfri­ca. Y tam­bién se pro­du­cen mu­chos da­ños cuan­do acon­te­cen se­quías en la In­dia, en años en los que los mon­zo­nes no apor­tan tan­ta agua. Otra zo­na mun­dial muy afec­ta­da es el no­res­te de Bra­sil, en la re­gión de Cea­rá, co­no­ci­da allí co­mo la re­gión das se­cas, o in­clu­so el nor­te de Aus­tra­lia, con años in­ten­sos del fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co de­no­mi­na­do El Ni­ño, co­mo en 2015 y 2016.

Las zo­nas más ári­das de Es­pa­ña se en­cuen­tran en el su­r­es­te de la pe­nín­su­la (Al­me­ría, Mur­cia y Ali­can­te) y en las is­las Ca­na­rias más orien­ta­les (Lan­za­ro­te y Fuer­te­ven­tu­ra). “Es una de nues­tras se­ñas de iden­ti­dad cli­má­ti­cas”, sen­ten­cia Vi­ñas.

Eso sí, la se­quía que pa­de­ce­mos aho­ra es es­pe­cial­men­te in­ten­sa. Ol­ci­na con­cre­ta qué se de­no­mi­na se­cuen­cia ibé­ri­ca de se­quía: “Es una gran se­quía que afec­ta a la ca­si to­ta­li­dad del te­rri­to­rio es­pa­ñol, que ocu­rre con una fre­cuen­cia me­nor, en­tre quin­ce y vein­te años. La úl­ti­ma in­ten­sa

se desa­rro­lló en los pri­me­ros años no­ven­ta del pa­sa­do si­glo. Des­de en­ton­ces, has­ta hoy, no ha­bía­mos te­ni­do una si­tua­ción si­mi­lar”. Se­gún el ca­te­drá­ti­co de la UA, en el no­roes­te y cen­tro pe­nin­su­lar la se­quía ac­tual ha pa­sa­do a ser ya se­quía hi­dro­ló­gi­ca, es de­cir, que es­tá afec­tan­do a los re­cur­sos de agua dis­po­ni­bles. “Si la si­tua­ción si­gue así has­ta fi­na­les de año, de­ri­va­rá en se­quía agrí­co­la y ur­ba­na, por­que se im­pon­drán res­tric­cio­nes de agua pa­ra es­tos usos”. Ol­ci­na ex­pli­ca que en los años de es­ca­sez de llu­via lo im­por­tan­te son los va­lo­res pul­vio­mé­tri­cos, por­que van mar­can­do la gra­ve­dad o no de la co­yun­tu­ra de fal­ta de pre­ci­pi­ta­ción. El informe de llu­vias de AEMET del pre­sen­te año hi­dro­ló­gi­co re­sul­ta muy sig­ni­fi­ca­ti­vo: ha llo­vi­do don­de no sue­le ha­cer­lo (fa­cha­da me­di­te­rrá­nea y, es­pe­cial­men­te, sud­es­te ibé­ri­co) y no ha llo­vi­do don­de lo sue­le ha­cer (nor­te y cen­tro pe­nin­su­lar).

¿EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO GUAR­DA RE­LA­CIÓN CON LAS SE­QUÍAS?

Los cien­tí­fi­cos han de­tec­ta­do y de­ter­mi­na­do co­ne­xio­nes en­tre la se­quía y otros fe­nó­me­nos at­mos­fé­ri­cos glo­ba­les. Por ejem­plo, tras un epi­so­dio in­ten­so de El Ni­ño sue­le desa­rro­llar­se una se­cuen­cia de se­quía im­por­tan­te en nues­tro país. Así ocu­rrió a co­mien­zos de los años ochen­ta del si­glo pa­sa­do, a co­mien­zos de los no­ven­ta y tam­bién aho­ra.

Otra cues­tión es co­no­cer si se ha pro­du­ci­do un au­men­to en la apa­ri­ción de las se­quías co­mo consecuencia del cam­bio cli­má­ti­co. “De mo­men­to no se ha de­tec­ta­do –afir­ma Ol­ci­na–, pe­ro sí ha ha­bi­do un cam­bio en los pa­tro­nes de llu­via en al­gu­nas zo­nas de Es­pa­ña. Por ejem­plo, en la par­te orien­tal (me­di­te­rrá­nea) de la pe­nín­su­la llue­ve me­nos en pri­ma­ve­ra y más en oto­ño, y hay que re­cor­dar que las llu­vias de pri­ma­ve­ra son de­ci­si­vas pa­ra la agri­cul­tu­ra y el tu­ris­mo”. Vi­ñas sen­ten­cia que “debemos asu­mir que el ca­len­ta­mien­to glo­bal es­tá en mar­cha y que ca­da vez se ma­ni­fes­ta­rá de for­ma más cla­ra. Debemos adap­tar­nos pa­ra so­por­tar ve­ra­nos ca­da vez más lar­gos y con tem­pe­ra­tu­ras más al­tas”.

Aho­ra bien, al igual que el cli­ma­tó­lo­go de la UA, Vi­ñas sub­ra­ya que la apa­ri­ción de se­quías en nues­tro ám­bi­to geo­grá­fi­co no se pue­de acha­car di-

DEBEMOS ADAP­TAR­NOS PA­RA SO­POR­TAR VE­RA­NOS CA­DA VEZ MÁS LAR­GOS Y CON TEM­PE­RA­TU­RAS MÁS ELE­VA­DAS

rec­ta­men­te al ca­len­ta­mien­to glo­bal, ya que se tra­ta de un fe­nó­meno que ha ocu­rri­do siem­pre, no es al­go nue­vo. “En cual­quier ca­so –ma­ti­za es­te experto–, to­da­vía no se ha de­mos­tra­do de qué for­ma pue­de es­tar afec­tan­do a los pa­tro­nes de pre­ci­pi­ta­ción en Es­pa­ña. En es­te sen­ti­do, una po­si­ble co­ne­xión con las se­quías po­dría ha­llar­se en di­chos pa­tro­nes”.

Es­ta­mos, por tan­to, an­te un fe­nó­meno del que, aun­que no se pue­de pre­de­cir con fe­chas con­cre­tas cuándo sur­gi­rá, sí se sa­be que tar­de o tem­prano gol­pea­rá. “Es un ries­go si­len­cio­so, pe­ro cons­tan­te. Los efec­tos apa­re­cen ca­si de re­pen­te, pe­ro la cau­sa se ges­ta me­ses an­tes de for­ma con­ti­nua”, des­ta- ca Ol­ci­na, que re­cla­ma una ges­tión pru­den­te del agua en Es­pa­ña y no de­rro­char el re­cur­so pa­ra ha­cer fren­te a es­ta y las pró­xi­mas se­quías.

Pa­ra ello pro­po­ne di­ver­sas me­di­das, co­mo, por ejem­plo, la creación de un gran ob­ser­va­to­rio de ries­gos na­tu­ra­les si­mi­lar al que tienen en Fran­cia, un or­ga­nis­mo de fun­cio­na­mien­to per­ma­nen­te pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción y ges­tión de la pe­li­gro­si­dad na­tu­ral en nues­tro país, o la ela­bo­ra­ción de un nue­vo plan hi­dro­ló­gi­co na­cio­nal. Asi­mis­mo, se­gún es­te experto, ur­ge la ela­bo­ra­ción de una nue­va es­tra­te­gia del agua en Es­pa­ña “que pla­ni­fi­que re­cur­sos y usos has­ta, al me­nos, me­dia­dos del pre­sen­te si­glo”.

UNA MA­YOR PRE­VEN­CIÓN Y UNA ME­JOR GES­TIÓN RE­DU­CI­RÍAN LAS CON­SE­CUEN­CIAS

Al igual que Ol­ci­na, Vi­ñas tam­bién con­si­de­ra que las me­di­das que se to­man en Es­pa­ña con­tra la se­quía son in­su­fi­cien­tes. “Cuan­do nos ve­mos afec­ta­dos por una gran se­quía, aflo­ran los pro­ble­mas, en bue­na me­di­da ge­ne­ra­dos por una ma­la ges­tión. Hay mu­cha per­mi­si­vi­dad, por ejem­plo, con la ex­plo­ta­ción de acuí­fe­ros. Tam­bién la política de tras­va­ses, par­ti­cu­lar­men­te el Ta­jo-Se­gu­ra, de­be­ría re­vi­sar­se. No pa­re­ce del to­do ra­zo­na­ble ga­ran­ti­zar el su­mi­nis­tro de gran­des can­ti­da­des de agua a zo­nas de­fi­ci­ta­rias por la úni­ca jus­ti­fi­ca­ción de la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de sus cul­ti­vos in­ten­si­vos”. En cual­quier ca­so, los responsables ins­ti­tu­cio­na­les de­be­rían de­jar­se ase­so­rar por los cien­tí­fi­cos, se­gún es­te experto, ya que son “los úni­cos que pue­den ofre­cer una ra­dio­gra­fía real del re­par­to y dis­po­ni­bi­li­dad de agua en nues­tro país”.

Nues­tros em­bal­ses se mueren

de sed. A fi­na­les de ju­nio, la re­ser­va hi­dráu­li­ca es­pa­ño­la se en­con­tra­ba al 53,5 % de su ca­pa­ci­dad to­tal. En la ima­gen, em­bal­se del Ama­do­rio, en­tre los mu­ni­ci­pios ali­can­ti­nos de Vi­lla­jo­yo­sa y Or­xe­ta, a fi­na­les de ju­nio de 2015.

EVO­LU­CIÓN DE LOS IN­DI­CA­DO­RES DE SE­QUÍA EN EL TE­RRI­TO­RIO PE­NIN­SU­LAR

La pro­lon­ga­da se­quía du­ran­te el in­vierno y las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras de fi­na­les de abril han afec­ta­do se­ria­men­te a los vi­ñe­dos.

Las se­quías se ha­cen no­tar en los ho­ga­res a tra­vés de in­te­rrup­cio­nes en el su­mi­nis­tro de agua, lo que a ve­ces obli­ga a abas­te­cer­los con ca­mio­nes cis­ter­na. Es­te año, en­tre los pri­me­ros en no­tar esos cor­tes han es­ta­do di­ver­sos mu­ni­ci­pios se­vi­lla­nos.

Chis­pa de re­lo­je­ría. Una pro­lon­ga­da se­quía y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras son fac­to­res de ries­go pa­ra in­cen­dios co­mo el que gol­peó en ju­nio el par­que na­cio­nal de Do­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.