los na­zis do­pa­dos

Las hor­das de Hitler de­mos­tra­ron que la me­jor ar­ma pue­de ser una pas­ti­lla. Si­guien­do sus pa­sos, ejér­ci­tos de to­dos los paí­ses han re­cu­rri­do a los es­tu­pe­fa­cien­tes pa­ra potenciar la re­sis­ten­cia al do­lor, al can­san­cio y al es­trés en sus sol­da­dos.

Muy Interesante - - Hi-Tech - Un re­por­ta­je de JO­SÉ ÁN­GEL MAR­TOS

Un ra­yo re­co­rrió Eu­ro­pa en 1939 y 1940, y na­die su­po cómo de­te­ner­lo. Du­ran­te mu­cho tiem­po se ha es­tu­dia­do con ad­mi­ra­ción la es­tra­te­gia se­gui­da por el ejér­ci­to ale­mán en los pri­me­ros com­pa­ses de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la lla­ma­da blitz­krieg o gue­rra re­lám­pa­go. Hoy, un nue­vo fac­tor in­vi­ta a re­va­luar cómo se lo­gró la ha­za­ña de ocu­par Po­lo­nia y Fran­cia en cam­pa­ñas que du­ra­ron ape­nas días o se­ma­nas. La Wehr­macht –las fuer­zas ar­ma­das ger­ma­nas– in­va­día te­rri­to­rios a una ve­lo­ci­dad has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­da, y rea­li­za­ba ma­nio­bras es­tra­té­gi­cas sú­bi­tas y sor­pren­den­tes du­ran­te las que sus sol­da­dos no se con­ce­dían ni un res­pi­ro pa­ra dor­mir.

El se­cre­to, qui­zá, no hay que bus­car­lo en la pi­za­rra de los ge­ne­ra­les, sino en su farmacia. El ma­si­vo con­su­mo de sus­tan­cias es­ti­mu­lan­tes en­tre sol­da­dos y man­dos po­dría ha­ber ju­ga­do un pa­pel im-

por­tan­te en to­do ello. En par­ti­cu­lar, una lla­ma­da Per­vi­tin, un ti­po de me­tan­fe­ta­mi­na que hoy es con­si­de­ra­da co­mo una dro­ga per­ju­di­cial, pe­ro que en­ton­ces se veía co­mo un mi­la­gro­so re­cons­ti­tu­yen­te. “La píl­do­ra de la va­len­tía”, la de­no­mi­nó un dia­rio de la épo­ca.

Es­to es lo que sos­tie­ne el re­cien­te li­bro El gran de­li­rio. Hitler, dro­gas y el III

Reich, obra del pe­rio­dis­ta de in­ves­ti­ga­ción ale­mán Nor­man Oh­ler. En los años an­te­rio­res a la gue­rra, ese nue­vo fár­ma­co cau­só fu­ror en­tre los ale­ma­nes, que lo con­vir­tie­ron en un an­tí­do­to con­tra cual­quier es­ta­do de áni­mo que im­pli­ca­ra can­san­cio, ago­ta­mien­to o de­pre­sión. Se uti­li­za­ba tan­to pa­ra man­te­ner­se des­pier­to an­tes de un exa­men co­mo pa­ra des­in­hi­bir­se en una ci­ta ro­mán­ti­ca. Al­gu­nos mé­di­cos em­pe­za­ron a in­tro­du­cir­lo en las tro­pas, y su efec­to fue es­pec­ta­cu­lar. “Es­toy con­ven­ci­do de que cuan­do hay que ha­cer gran­des es­fuer­zos y es ne­ce­sa-

rio te­ner a pun­to has­ta al úl­ti­mo miem­bro del equi­po, una tro­pa pro­vis­ta de Per­vi­tin es su­pe­rior a cual­quier otra. Por ello, el mé­di­co de tro­pa aba­jo fir­man­te ya ha so­li­ci­ta­do la in­clu­sión de re­ser­vas del mis­mo en el bo­ti­quín de cam­pa­ña”, es­cri­bía en un informe un ofi­cial del 9.º Cuer­po de Ejér­ci­to. Mien­tras re­vi­sa­ba los ar­chi­vos mi­li­ta­res fe­de­ra­les, Oh­ler ha des­en­te­rra­do de­ce­nas y de­ce­nas de do­cu­men­tos y tes­ti­mo­nios que dan cuen­ta de cómo se ex­ten­dió su uso. CÓMO VEN­CER DES­PUÉS DE TRES NO­CHES SIN DOR­MIR

El Ins­ti­tu­to de Fi­sio­lo­gía Ge­ne­ral y de De­fen­sa, un de­par­ta­men­to ads­cri­to a la Aca­de­mia de Medicina Mi­li­tar del Reich, fue el ada­lid de su di­fu­sión en­tre los sol­da­dos, des­pués de que su res­pon­sa­ble, el ca­te­drá­ti­co Ot­to Ran­ke, le­ye­ra un tex­to del in­ven­tor del Per­vi­tin, Fritz Haus­child, don­de glo­sa­ba las bon­da­des del com­pues­to. Ran­ke se con­ver­ti­ría en un após­tol de su uso pa­ra au­men­tar la efi­cien­cia de sol­da­dos y ofi­cia­les, mien­tras él mis­mo se en­gan­cha­ba a su con­su­mo.

Los man­dos de las uni­da­des blin­da­das que rea­li­za­ron el asal­to a Po­lo­nia del 1 al 4 de sep­tiem­bre de 1939 cons­ta­ta­ron “la evi­den­te me­jo­ra del ren­di­mien­to” y ex­pli­ca­ban cómo “la uni­dad de re­co­no­ci­mien­to em­pleó con éxi­to es­ta sus­tan­cia du­ran­te los lar­gos y ago­ta­do­res des­pla­za­mien­tos noc­tur­nos pa­ra man­te­ner y me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de aten­ción en los pa­tru­lla­jes”. Se se­ña­la­ba es­pe­cial­men­te “el ex­ce­len­te efec­to so­bre la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y el áni­mo de los je­fes de di­vi­sión so­me­ti­dos a es­trés”.

EL PER­VI­TIN CAUSABA ADIC­CIÓN Y PRO­BLE­MAS CAR­DIA­COS

Lue­go le lle­gó el turno al fren­te oc­ci­den­tal, con la in­va­sión de Fran­cia, en 1940. Uno de sus lí­de­res, el ge­ne­ral Gu­de­rian, aren­ga­ba a sus sol­da­dos y con­duc­to­res de blin­da­dos pa­ra que cru­za­sen cuan­to an­tes las lla­nu­ras de Bélgica en su arries­ga­da ma­nio­bra de ro­deo pa­ra en­trar en te­rri­to­rio ga­lo por el si­tio me­nos es­pe­ra­do, sor­tean­do la lí­nea Ma­gi­not: “Os pi­do que no dur­máis du­ran­te tres días y tres no­ches, si es ne­ce­sa­rio”. Pa­ra mu­chos de los alu­di­dos, la res­pues­ta es­ta­ba en su zu­rrón, en el que no fal­ta­ba el tu­bo azul, blan­co y ro­jo que con­te­nía las mi­la­gro­sas pas­ti­llas des­per­ta­do­ras.

NEU­RO­NAS MÁS QUE EXCITADAS A PAR­TIR DE LA EFEDRINA

Pe­ro ¿qué era real­men­te el Per­vi­tin? ¿Qué prin­ci­pios activos con­te­nía pa­ra ope­rar un efec­to tan es­pec­ta­cu­lar? Se tra­ta­ba de una me­tan­fe­ta­mi­na, ob­te­ni­da a par­tir de la efedrina, com­po­nen­te de las plan­tas del gé­ne­ro Ep­he­dra. En la medicina tra­di­cio­nal chi­na y ja­po­ne­sa, ya era co­no­ci­da pa­ra me­jo­rar la res­pi­ra­ción –en­san­cha los bron­quios–, así co­mo pa­ra es­ti­mu­lar el co­ra­zón y, tam­bién, pa­ra qui­tar el ape­ti­to. Un quí­mi­co ja­po­nés la sin­te­ti­zó en 1885, y trein­ta y cua­tro años des­pués se co­mer­cia­li­zó en su país la pri­me­ra mo­lé­cu­la ar­ti­fi­cial con las pro­pie­da­des ex­ci­tan­tes de la efedrina. Pe­ro, en Ale­ma­nia, Haus­child, je­fe de Far­ma­co­lo­gía de los la­bo­ra­to­rios Temm­ler, co­no­ce­dor del pre­ce­den­te ni­pón, sin­te­ti­zó la efedrina de una for­ma dis­tin­ta. Cuan­do la mez­cló con pro- pio­fe­no­na –un pro­duc­to re­si­dual de la in­dus­tria quí­mi­ca– su for­mu­la­ción re­sul­tó mu­cho más efi­caz pa­ra ob­te­ner una me­tan­fe­ta­mi­na con fuer­tes pro­pie­da­des de ex­ci­ta­ción de las neu­ro­nas.

Hoy sa­be­mos que las me­tan­fe­ta­mi­nas, co­mo el Per­vi­tin, crean adic­ción y, por eso, su con­su­mo es­tá prohi­bi­do, pe­ro en los años 30 fue­ron re­ci­bi­das co­mo un me­di­ca­men­to pro­vi­den­cial que so­lo apor­ta­ba be­ne­fi­cios. Al­gu­nos sol­da­dos re­la­ta­ron su en­tu­sias­mo en los diarios que man­te­nían du­ran­te la gue­rra o en las car­tas que en­via­ban a sus fa­mi­lia­res. Un pi­lo­to en mi­sión en el Me­di­te­rrá­neo des­cri­bía así sus sen­sa­cio­nes tras to­mar­la: “El mo­tor va co­mo una se­da. Es­toy des­ve­la­do. El rit­mo car­dia­co re­tum­ba en mis oí­dos. ¿Por qué se ha acla­ra­do el cie­lo de re­pen­te?”.

En las mi­si­vas que Hein­rich Böll di­ri­gía a sus pa­dres –en 1972, es­te re­ci­bi­ría el No­bel de Li­te­ra­tu­ra–, les pe­día la mi­la­gro­sa sus­tan­cia, a ve­ces es­cri­bien­do su nom­bre en le­tras de gran ta­ma­ño, sub­ra­ya­das y con sig­nos de ex­cla­ma­ción.

LAS TRO­PAS ALIA­DAS TAM­BIÉN CONSUMÍAN DRO­GAS. EN SU CA­SO, SO­LÍAN USAR UNA ANFETAMINA INHALADA SI­MI­LAR AL ‘SPEED’

Aho­ra bien, en 1940 y el año si­guien­te, Ran­ke, el fi­sió­lo­go res­pon­sa­ble de su di­fu­sión en la Wehr­macht, ya tu­vo noticia de los efec­tos se­cun­da­rios ne­ga­ti­vos. En par­ti­cu­lar, en­tre ofi­cia­les ma­yo­res de cua­ren­ta años, que la to­ma­ban en gran­des can­ti­da­des pa­ra man­te­ner su ren­di­mien­to y que em­pe­za­ron a ex­pe­ri­men­tar pro­ble­mas de co­ra­zón. Un co­ro­nel, un ca­pi­tán y un te­nien­te ge­ne­ral que consumían Per­vi­tin su­frie­ron in­far­tos o co­lap­sos car­dia­cos –el pri­me­ro de ellos mu­rió mien­tras se ba­ña­ba en el Atlán­ti­co–. Un te­nien­te co­ro­nel que pa­de­ció es­tas mo­les­tias re­la­ta­ba es­to: “El Per­vi­tin se en­tre­gó ofi­cial­men­te an­tes de ini­ciar la ope­ra­ción y se dis­tri­bu­yó en­tre los ofi­cia­les, has­ta el úl­ti­mo je­fe de com­pa­ñía… con la cla­ra ins­truc­ción de que de­bían uti­li­zar­la a to­da cos­ta pa­ra man­te­ner­se des­pier­tos an­te la in­mi­nen­te en­tra­da en ac­ción”.

A pe­sar de to­do, el 7 de ma­yo de 1941, el al­to man­do de la Wehr­macht de­cla­ra­ba el fár­ma­co “de vi­tal im­por­tan­cia bé­li­ca”, en una ins­truc­ción di­ri­gi­da a los la­bo­ra­to­rios Temm­ler. Pa­ra en­ton­ces ya se consumían un mi­llón de do­sis men­sua­les, en una es­ti­ma­ción a la ba­ja, se­gún Oh­ler.

Sin em­bar­go, los pro­ble­mas de la me­tan­fe­ta­mi­na ha­bían si­do per­ci­bi­dos tam­bién por al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas y te­nía sus de­trac­to­res den­tro de las al­tas je­rar­quías na­zis. El prin­ci­pal crí­ti­co era Leonardo Con­ti, je­fe de Sa­lud del Reich. Es­te per­so­na­je, ob­se­sio­na­do con la pu­re­za ra­cial y lí­der del pro­gra­ma de eu­ta­na­sia cruel­men­te apli­ca­do a par­tir de 1940, ha­bía lla­ma­do la aten­ción re­pe­ti­da­men­te so­bre el ca­rác­ter no­ci­vo del com­pues­to. Pre­sio­nó has­ta que, en ju­nio de 1941, consiguió que fue­ra in­clui­do den­tro de la ley del opio de Hitler, lo que equi­va­lía a con­si­de­rar­lo co­mo un es­tu­pe­fa­cien­te. Eso no evi­ta­ría, de to­das for­mas, que con­ti­nua­se sien­do de­man­da­do por los mi­li­ta­res, por lo que no que­dó pros­cri­to por el cam­bio le­gal.

EL AR­TÍCU­LO OFI­CIAL DE LAS FUER­ZAS AÉ­REAS NOR­TE­AME­RI­CA­NAS

Aun­que los ale­ma­nes fue­ron los pri­me­ros en em­plear­las, tam­bién las an­fe­ta­mi­nas pro­li­fe­ra­ron en el ban­do alia­do. En los Es­ta­dos Uni­dos, ha­bía un me­di­ca­men­to re­cons­ti­tu­yen­te de moda por aquel en­ton­ces. Su nom­bre co­mer­cial era Ben­ze­dri­na, y se ven­día des­de 1933 co­mo des­con­ges­tio­nan­te na­sal. Eso sí, muy pron­to, al­gu­nos usua­rios, en­tre ellos los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios, se die­ron cuen­ta de que les ayu­da­ba a man­te­ner­se des­pier­tos. De es­ta for­ma, su em­pleo se ex­ten­dió y se acu­ñó el tér­mino coloquial de speed –es­to es, ‘ve­lo­ci­dad’, en in­glés– pa­ra re­fe­rir­se a ella, voz que ha per­vi­vi­do has­ta la ac­tua­li­dad.

La Ben­ze­dri­na era una anfetamina, me­nos po­ten­te que su pa­rien­te an­tes ci­ta­da, la me­tan­fe­ta­mi­na. Por tan­to, las sen­sa­cio­nes no eran tan fuer­tes pa­ra el con­su­mi­dor. En con­tra­par­ti­da, te­nía la ven­ta­ja pa­ra la sa­lud de pro­vo­car me­nos efec­tos se­cun­da­rios. Se­gún Oh­ler, los atle­tas olím­pi­cos nor­te­ame­ri­ca­nos la uti­li­za­ron en los Jue­gos Olím­pi­cos de Ber­lín de 1936.

Du­ran­te la gue­rra, tam­bién ad­qui­ri­ría es­ta­tus ofi­cial en aque­lla ori­lla del Atlán­ti­co. En 1943, sus in­ven­to­res, los la­bo­ra­to­rios Smith, Kli­ne & French, lan­za­ron una cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad con imá­ge­nes de bom­bar­de­ros en la que co­mu­ni­ca­ban que “el in­ha­la­dor de Ben­ze­dri­na es aho­ra un ar­tícu­lo ofi­cial de las Fuer­zas Aé­reas”. Pre­co­ni­za­ban su uso en­tre pi­lo­tos y auxiliares de vue­lo mi­li­ta­res, y des­ta­ca­ban que “pri­me­ro y an­te to­do, es un agen­te

te­ra­péu­ti­co al­ta­men­te efec­ti­vo”. Al año si­guien­te, los la­bo­ra­to­rios da­ban un pa­so más al afir­mar que el in­ha­la­dor era so­li­ci­ta­do por mé­di­cos de los di­fe­ren­tes cuer­pos de tie­rra, mar y ai­re.

Unos 72 mi­llo­nes de ta­ble­tas de an­fe­ta­mi­nas fue­ron dis­tri­bui­das en­tre las Fuer­zas Ar­ma­das del Reino Uni­do y, des­de es­te país, se pro­por­cio­na­ron de 80 a 100 mi­llo­nes de píl­do­ras al ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se. Asi­mis­mo, y a par­tir de dis­tin­tos do­cu­men­tos, pue­de in­fe­rir­se que en los la­bo­ra­to­rios nor­te­ame­ri­ca­nos se po­dría ha­ber fa­bri­ca­do, por lo me­nos, una can­ti­dad si­mi­lar.

100.000 PÍL­DO­RAS PA­RA CON­TRA­RRES­TAR LA FA­TI­GA EX­TRE­MA E INFUNDIR VA­LOR

Un do­cu­men­to se­cre­to del Ejér­ci­to bri­tá­ni­co da de­ta­lles so­bre cómo uti­li­zar la Ben­ze­dri­na en ope­ra­cio­nes de com­ba­te: “Su uso dia­rio es va­lio­so cuan­do el sue­ño es­tá res­trin­gi­do a me­nos de tres ho­ras por no­che du­ran­te va­rios días su­ce­si­vos”. En cuan­to a sus efec­tos, se des­cri­bían así: “El su­je­to fa­ti­ga­do se sen­ti­rá más aler­ta y per­de­rá la pe­sa­dez y mu­chos de los otros sín­to­mas menores de la fa­ti­ga”. Se sa­be que el ge­ne­ral Mont­go­mery dio a sus sol­da­dos del 8.º Ejér­ci­to 100.000 píl­do­ras de di­cho com­pues­to pa­ra la se­gun­da ba­ta­lla de El Ala­mein, el 23 de oc­tu­bre de 1942.

Mien­tras, los sol­da­dos ja­po­ne­ses se dro­ga­ban con me­tan­fe­ta­mi­nas, que lla­ma­ban ne­ko­mo-jo –‘ojos de ga­to’–. A los ka­mi­ka­zes se les en­tre­ga­ba una va­rian­te co­no­ci­da co­mo tok­kou-jo, que se pre­sen­ta­ba mez­cla­da con té ver­de en pol­vo.

Uno y otro ban­do se mos­tra­ron ten­ta­dos por los can­tos de si­re­na de la quí­mi­ca far­ma­co­ló­gi­ca. Po­dría de­cir­se que, has­ta cier­to pun­to, la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial fue una lu­cha de gue­rre­ros do­pa­dos e, in­clu­so, en oca­sio­nes, to­tal­men­te co­lo­ca­dos. Y la co­sa no aca­ba ahí, pues los com­ba­tien­tes de la ac­tua­li­dad pa­re­cen de­ci­di­dos a se­guir sus pa­sos.

Con­tra el frío y el mie­do. Las pas­ti­llas ayu­da­ban a so­por­tar con­di­cio­nes in­hu­ma­nas a sol­da­dos co­mo es­te, des­ti­na­do en 1941 a una uni­dad ca­za­ca­rros en el fren­te orien­tal.

In­se­pa­ra­bles. El ca­rac­te­rís­ti­co tu­bo ro­jo y azul del Per­vi­tin, un com­pues­to in­ven­ta­do por Fritz Haus­child y dis­tri­bui­do por la far­ma­céu­ti­ca Temm­ler, se con­vir­tió en un ele­men­to in­dis­pen­sa­ble en los pe­ta­tes de los ger­ma­nos.

La lar­ga mar­cha. Al­gu­nos reos del cam­po de Sach­sen­hau­sen, co­mo Pe­ter Jo­sef Snep –en la fo­to–, de­bían ca­mi­nar por es­ta pis­ta du­ran­te días, a ve­ces sin dor­mir. A mu­chos les die­ron Per­vi­tin pa­ra pro­bar sus efec­tos.

Ka­mi­ka­zes muy pues­tos. Los pi­lo­tos sui­ci­das ja­po­ne­ses de la Uni­dad de Ata­que Es­pe­cial so­lían to­mar me­tan­fe­ta­mi­nas mez­cla­das con te. Es­tos brin­dan an­tes de la ba­ta­lla del gol­fo de Ley­te (Fi­li­pi­nas), en 1944.

Arri­ba,dos­sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­se­sin­ter­cam­bian­via­les­dehe­roí­na,en1971.Suu­so era­fre­cuen­teen­tre­los es­tre­sa­do­su­ni­for­ma­dos­que­pe­lea­ba­nen Viet­nam.Elac­tual­con­flic­toe­nSi­ria­tam­bién haex­ten­di­doe­lem­pleo­de­dro­gas,so­bre to­doan­fe­ta­mi­nas,en­tre­los­com­ba­tien­tes. Los­ma­yo­res­con­su­mi­do­res­son­los­te­rro­ris­tas­de­lDáesh,pe­ro­los re­bel­des–aba­jo,enun en­tre­na­mien­to–tam­bién­flir­tean­co­ne­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.