El ca­lle­je­ro del crimen

Una re­vis­ta nor­te­ame­ri­ca­na ha em­pren­di­do el pro­yec­to de po­ner en el ma­pa los lu­ga­res don­de hay más ries­go de que se pro­duz­can de­li­tos fi­nan­cie­ros.

Muy Interesante - - Prisma - Por Mar­ta Pei­rano

To­do el mun­do sa­be cuá­les son las zo­nas más pe­li­gro­sas pa­ra ca­mi­nar por su ciudad, y tam­bién las de Lon­dres, Pa­rís, Ber­lín y Nue­va York. Esas ca­lles mal ilu­mi­na­das, en ba­rrios con­flic­ti­vos don­de se aca­ba el metro y don­de, de­pen­dien­do del país, te pue­den ro­bar el bol­so o pe­gar un ti­ro en la ca­be­za. Son lu­ga­res que evi­ta­mos de to­das las ma­ne­ras po­si­bles y en los que nun­ca en­tra­ría­mos con dos­cien­tos eu­ros en el bol­si­llo. Y sin em­bar­go hay otros a los que va­mos vo­lun­ta­ria­men­te con 100.000 don­de es pro­ba­ble que nos des­plu­men. Me re­fie­ro a los ca­lle­jo­nes os­cu­ros del crimen fi­nan­cie­ro. Pre­ci­sa­men­te, Sam La­vig­ne, je­fe de Pro­yec­tos de la re­vis­ta on­li­ne

Ne­wIn­quiry, el in­ge­nie­ro de datos Brian Clif­ton y el di­se­ña­dor Francis Tseng an­dan en­fras­ca­dos en un pro­yec­to que han bau­ti­za­do Whi­te

Co­lla­rC­ri­meRis­kZo­nes (Zo­nas de ries­go de crí­me­nes de cue­llo blan­co). Su ra­zón de ser no es otra que dar vi­si­bi­li­dad a un pe­li­gro que ca­si nun­ca sa­le a la luz. Los de­li­tos de cue­llo blan­co son aque­llos co­me­ti­dos por per­so­nas su­pues­ta­men­te res­pe­ta­bles, ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras, em­pre­sas le­gí­ti­mas y ad­mi­nis­tra­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les. Por ejem­plo, los ban­cos, las ase­gu­ra­do­ras, la SGAE o po­lí­ti­cos al fren­te del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. En los úl­ti­mos años, los es­cán­da­los eco­nó­mi­cos han al­can­za­do pro­por­cio­nes glo­ba­les. Fe­nó­me­nos ori­gi­na­dos en Wall Street, co­mo la quie­bra de En­ron y la es­ta­fa de Ber­nard Ma­doff, han afec­ta­do a mi­llo­nes de fa­mi­lias en to­do el pla­ne­ta. Usar el big da­ta y to­da la tec­no­lo­gía pre­dic­ti­va a nues­tro al­can­ce pa­ra de­ter­mi­nar los es­pa­cios don­de es es­ta­dís­ti­ca­men­te pro­ba­ble que

vuel­va a pa­sar es una ne­ce­si­dad de pri­mer or­den: sus efec­tos pue­den ser tan o más de­vas­ta­do­res que los de una ca­tás­tro­fe na­tu­ral. La pe­que­ña má­qui­na del New

In­quiry tie­ne un ni­vel de acier­to del 98,12 % y una pre­ci­sión de 76 m2, lo que no de­be­ría ser un pro­ble­ma pa­ra mar­car las pla­cas tec­tó­ni­cas del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Su fuen­te de datos es la FINRA, la re­gu­la­do­ra fi­nan­cie­ra de la in­dus­tria es­ta­dou­ni­den­se, y se re­mon­ta a 1964. De mo­men­to, Es­pa­ña no sa­le, pe­ro la he­rra­mien­ta exis­te. Na­da im­pe­di­rá que los mo­vi­mien­tos más re­gis­tra­dos del mun­do sean in­tro­du­ci­dos en sus pe­que­ñas tri­pas pa­ra ver cuál es el metro cua­dra­do más pe­li­gro­so de Ma­drid, y com­pro­bar si coin­ci­de, efec­ti­va­men­te, con el más ca­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.