MÁS QUE UN CO­CHE, UNA RE­VO­LU­CIÓN

El uti­li­ta­rio por an­to­no­ma­sia pu­so so­bre cua­tro rue­das a los es­pa­ño­les, que con­quis­ta­ron gra­cias a él nue­vos ho­ri­zon­tes de mo­vi­li­dad e in­de­pen­den­cia.

Muy Interesante - - Prisma -

En ju­nio de 1957 em­pe­za­ron a sa­lir de las lí­neas de mon­ta­je de SEAT en la Zo­na Fran­ca (Bar­ce­lo­na) las pri­me­ras uni­da­des de un vehícu­lo que su­pu­so pa­ra mu­chos es­pa­ño­les lo que la lle­ga­da del hom­bre a la Lu­na pa­ra la hu­ma­ni­dad: una rup­tu­ra de los lí­mi­tes fí­si­cos en aras del pro­gre­so y el futuro.

Di­se­ña­do por el in­ge­nie­ro Dan­te Gia­co­sa, el SEAT 600 de­bía res­pon­der a unas ca­rac­te­rís­ti­cas muy de­fi­ni­das: que fue­ra un vehícu­lo de cua­tro pla­zas y 450 ki­los de pe­so –en la ver­sión fi­nal al­can­za­ría los 590 kg–, con una ve­lo­ci­dad pun­ta no in­fe­rior a 85 km/h y ple­na li­ber­tad pa­ra ubi­car el gru­po mo­tor-trans­mi­sión, de­lan­te o de­trás. Al fi­nal, Gia­co­sa eli­gió la par­te tra­se­ra por su me­nor cos­te, en la lí­nea del VW Es­ca­ra­ba­jo ale­mán y el 4CV fran­cés.

En 1963, con la lle­ga­da del mo­de­lo SEAT 600 D, em­pe­zó su mo­men­to de ma­yor es­plen­dor, y se er­gió en el mo­de­lo he­ge­mó­ni­co del par­que mó­vil du­ran­te una dé­ca­da. Las fa­mi­lias es­pa­ño­las des­cu­brie­ron su país a bor­do del uti­li­ta­rio: no era ra­ro ver seis o sie­te per­so­nas en su in­te­rior. Con él apren­die­ron a con­du­cir mu­chas mu­je­res; lue­go po­día que­dar co­mo se­gun­do co­che pa­ra la ciudad, y a su vo­lan­te se ini­cia­rían tam­bién los hi­jos y los nie­tos.

El 3 de agos­to de 1973 se fa­bri­có el úl­ti­mo 600, y fue des­pe­di­do por los tra­ba­ja­do­res con la pan­car­ta “Na­cis­te prín­ci­pe, mue­res rey”. Hoy, su es­pí­ri­tu rompe­dor si­gue vi­vo y se­rá, pa­ra siem­pre, el co­che de to­dos los es­pa­ño­les.

Po­día con to­do.

La ro­bus­tez del co­che se po­nía a prueba en los via­jes lar­gos, por ca­rre­te­ras que en­ton­ces de­ja­ban mu­cho que desear y car­gán­do­lo has­ta los to­pes.

Al vo­lan­te de la le­yen­da.

Hoy, mu­chos or­gu­llo­sos pro­pie­ta­rios man­tie­nen im­pe­ca­ble y en pleno fun­cio­na­mien­to su que­ri­do 600, que de­jó de fa­bri­car­se en agos­to de 1973.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.