El ve­ra­neo, de ayer a hoy

Muy Interesante - - Prisma -

Du­ran­te la ma­yor par­te de su his­to­ria, la hu­ma­ni­dad ni si­quie­ra tu­vo va­ca­cio­nes. Cuan­do em­pe­za­ron a ser un de­re­cho, a prin­ci­pios del si­glo XX –en Es­pa­ña no lo se­rían has­ta 1931, cuan­do el Go­bierno im­pu­so una se­ma­na de va­ca­cio­nes pa­ga­das pa­ra los tra­ba­ja­do­res con con­tra­to su­pe­rior a un año–, las éli­tes so­cia­les ya lle­va­ban más de un si­glo prac­ti­can­do su an­te­ce­den­te: el ve­ra­neo, que con­sis­tía en ale­jar­se de la ca­pi­tal en la épo­ca más ca­lu­ro­sa del año.

Es­tos pe­rio­dos no se re­du­cían a quin­ce días, sino que se pro­lon­ga­ban du­ran­te los me­ses de ca­lor, ya que quienes los dis­fru­ta­ban po­dían des­pa­char sus ne­go­cios des­de su re­si­den­cia de verano. Tam­po­co se con­ce­bía la idea de sus­pen­der to­da la ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal; eso sur­gió un po­co más tar­de, a me­di­da que el tiem­po li­bre es­ti­val se fue ex­ten­dien­do de las cla­ses su­pe­rio­res a la for­ma­da por co­mer­cian­tes y al­ta bur­gue­sía. La ma­si­fi­ca­ción lle­gó con el ac­ce­so a las va­ca­cio­nes del tra­ba­ja­dor de a pie y con el de­sa­rro­llo de me­dios de trans­por­te co­mo el fe­rro­ca­rril y, muy es­pe­cial­men­te, el co­che, que fa­ci­li­ta­ba el des­pla­za­mien­to ha­cia las zo­nas de ve­ra­neo que, sin pri­sa pe­ro sin pau­sa, co­men­za­ban a pro­li­fe­rar en las cos­tas.

JE­RAR­QUÍAS. Hoy las va­ca­cio­nes son más frag­men­ta­das que an­tes, ya que se ha re­du­ci­do la obli­ga­ción de co­ger un mes en­te­ro –ge­ne­ral­men­te, agos­to–, cuan­do la com­pa­ñía sus­pen­día to­da ac­ti­vi­dad. Aquel era un mun­do más firme, don­de em­pre­sa y tra­ba­ja­dor sa­bían que to­do se­gui­ría igual a la vuel­ta del verano. Flo­ren­tino Fel­gue­ro­so, in­ves­ti­ga­dor aso­cia­do de la Fun­da­ción de Es­tu­dios de Eco­no­mía Apli­ca­da (Fe­dea), ha es­ta­ble­ci­do una cla­si­fi­ca­ción de los días de des­can­so que co­ge­mos los es­pa­ño­les se­gún nuestra si­tua­ción la­bo­ral: los asa­la­ria­dos in­de­fi­ni­dos ocu­pan el pri­mer lu­gar, se­gui­dos por el em­pre­sa­rio con asa­la­ria­dos y el tra­ba­ja­dor in­de­pen­dien­te. El asa­la­ria­do tem­po­ral ocu­pa el úl­ti­mo lu­gar, en una si­tua­ción que Fel­gue­ro­so de­fi­nió así en su blog Na­da es Gra­tis: “En el ca­so de los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les, se po­dría apli­car un di­cho: ‘en va­ca­cio­nes, si eres tem­po­ral, o te vas al pa­ro o tra­ba­jas’”.

Es­tam­pa­clá­si­ca:una­pa­re­jaes­ta­dou­ni­den­se de­lo­sa­ños 50dis­fru­ta­de sus­va­ca­cio­ne­sa­bor­do deun­ve­le­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.