CE­RRA­DO por VA­CA­CIO­NES

CLAVES PA­RA CON­SE­GUIR LA DESCONEXION TO­TAL

Muy Interesante - - Portada - Un re­por­ta­je de VI­CEN­TE FER­NÁN­DEZ DE BOBADILLA

Cuan­do en ju­nio de 1936 el Go­bierno fran­cés del Fren­te Po­pu­lar, di­ri­gi­do por Léon Blum, fir­mó un acuer­do se­gún el cual se es­ta­ble­cían dos se­ma­nas de va­ca­cio­nes pa­ga­das al año, es­tas pa­sa­ron de ser un pri­vi­le­gio de po­cos a un de­re­cho del que po­dían y de­bían dis­fru­tar to­dos los tra­ba­ja­do­res.

Más de ochen­ta años des­pués, mi­llo­nes de per­so­nas se han apun­ta­do al há­bi­to de pa­sar un pe­rio­do va­ria­ble de tiem­po des­can­san­do de las preo­cu­pa­cio­nes y las obli­ga­cio­nes que tan­to nos ago­bian du­ran­te el res­to del año. Sin em­bar­go, a ve­ces pue­den apa­re­cer al­gu­nos nu­ba­rro­nes en es­te oa­sis es­ti­val si no se to­man las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra que las va­ca­cio­nes cum­plan su fun­ción po­si­ti­va y re­sul­ten be­né­fi­cas pa­ra la sa­lud fí­si­ca y men­tal.

El informe Va­ca­tion De­pri­va­tion, que ca­da año ela­bo­ra la agen­cia de via­jes on­li­ne Ex­pe­dia, ofre­ce al­gu­nos datos so­bre las cos­tum­bres va­ca­cio­na­les de va­rios paí­ses. Por ejem­plo, Es­pa­ña es­tá en el gru­po de los privilegiados en cuan­to a días de asue­to por año, jun­to con Ale­ma­nia, Fran­cia, Ita­lia, Finlandia, Bra­sil y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos: trein­ta, cin­co más que la me­dia mun­dial y más del do­ble que Chi­na. Es­te es uno de los paí­ses más rá­ca­nos con el tiem­po li­bre: ca­tor­ce.

Ade­más, se­gún el informe de Ex­pe- dia, los es­pa­ño­les siem­pre tra­ta­mos de ex­pri­mir­las al má­xi­mo: un 86 % de los tra­ba­ja­do­res se to­ma to­dos los días que les co­rres­pon­den, un pri­vi­le­gio ma­yor de lo que pa­re­ce, ya que las pre­sio­nes pa­ra con­ven­cer­los de que se que­den en la ofi­ci­na son ca­da vez más po­ten­tes y di­ver­sas –ver re­cua­dro en la pá­gi­na 31–. Pe­ro, en to­do ca­so, a la gen­te le gus­tan las va­ca­cio­nes: un 68 % de los cu­rran­tes que­rría dis­fru­tar de más días li­bres.

Lo cier­to es que un mes com­ple­to de va­ca­cio­nes al año no pa­re­ce su­fi­cien­te pa­ra la ma­yo­ría de la población.

Lo que pue­de ocu­rrir, en opinión de di­ver­sos ex­per­tos, es que al­gu­nos no sa­ben uti­li­zar bien el tiem­po de ocio pa­ra apro­ve­char­lo al má­xi­mo. Es ver­dad que, du­ran­te sus días li­bres, el ve­ra­nean­te es­ta­rá ex­pues­to a cam­bios ra­di­ca­les en la for­ma de or­ga­ni­zar el tiem­po, en las re­la­cio­nes per­so­na­les y en los há­bi­tos de sue­ño, ali­men­ta­ción y con­su­mo. Por eso, una ma­la pla­ni­fi­ca­ción de las va­ca­cio­nes pue­de aca­bar ge­ne­ran­do un efec­to re­bo­te ne­ga­ti­vo por cul­pa del cual ter­mi­ne­mos re­gre­san­do al tra­ba­jo más can­sa­dos, gor­dos y po­bres de lo que nos fui­mos. La solución con­sis­te en ha­cer un uso más ra­cio­nal de esos días con los que lle­va­mos to­do el año so­ñan­do.

SI NO DESCONECTAS MEN­TAL­MEN­TE, TU CUER­PO PA­GA­RÁ EL PA­TO

“Des­de el pun­to de vis­ta del des­can­so, de la re­cu­pe­ra­ción del es­trés, las va­ca­cio­nes a ve­ces no cum­plen una fun­ción re­pa­ra­do­ra”, de­cla­ra a MUY An­to­nio Cano, ca­te­drá­ti­co de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid y presidente de la So­cie­dad Es­pa­ño­la pa­ra el Es­tu­dio de la An­sie­dad y el Es­trés. Cano ex­pli­ca que el es­trés tie­ne tres fac­to­res: cog­ni­ti­vos, psi­co­ló­gi­cos y con­duc­tua­les, y que nues­tro con­cep­to va­ca­cio­nal no siem­pre los abar­ca to­dos.

Por ejem­plo, pla­near unas va­ca­cio­nes de mu­cha ac­ti­vi­dad con­tri­bui­ría a ol­vi­dar las ten­sio­nes que se han de­ja­do atrás, pe­ro si no hay des­can­so fí­si­co se vol­ve­rá con una so­bre­car­ga de es­fuer­zo. Y de la mis­ma ma­ne­ra, “pue­do es­tar des­can­san­do en unas va­ca­cio­nes, pe­ro si no he des­co­nec­ta­do a ni­vel cog­ni­ti­vo, mi ca­pa­ci­dad de re­cor­dar y re­pro­ce­sar los pro­ble­mas me es­tá ac­ti­van­do a lo me­jor aún más que si es­tu­vie­ra en la ofi­ci­na”. Co­mo consecuencia, aña­de, “se pro­du­ce un in­cre­men­to de res­pues­tas fi­sio­ló­gi­cas, que pue­den ser in­com­pa­ti­bles con dor­mir, ha­cer bien las di­ges­tio­nes, des­can­sar a ni­vel mus­cu­lar… por­que acu­mu­la­mos ten­sión sim­ple­men­te por no ha­ber apa­ga­do o des­via­do el ce­re­bro ha­cia otros te­mas”.

El pro­ble­ma es que des­co­nec­tar re­sul­ta ca­da vez más com­pli­ca­do. En otros tiem­pos, la co­sa re­sul­ta­ba más fá­cil, cuan­do el úni­co me­dio de que nos lo­ca­li­za­ran era que co­no­cie­ran el nú­me­ro de te­lé­fono de nues­tro lu­gar de va­ca­cio­nes –su­po­nien­do que hu­bie­ra te­lé­fono–. Pe­ro hoy nues­tro equi­pa­je es­ti­val in­clu­ye el mó­vil –cuan­do no la ta­ble­ta o el por­tá­til– y, con él, las cuen­tas de co­rreo elec­tró­ni­co y las re­des so­cia­les.

En efec­to, el informe Des­co­nec­tar del tra­ba­jo en va­ca­cio­nes en el en­torno del

ma­na­ge­ment, ela­bo­ra­do en 2015 por el profesor Lluís Sol­de­vi­la pa­ra la OBS Bu­si­ness School, arro­ja datos preo­cu­pan­tes: el 39 % de los tra­ba­ja­do­res se man­tie­ne co­nec­ta­do al tra­ba­jo du­ran­te las va­ca­cio­nes, y un 38 % de­cla­ra sen­tir­se pre­sio­na­do pa­ra res­pon­der las lla­ma­das la­bo­ra­les du­ran­te ese pe­rio­do. Es más, un 49 % de los je­fes es­pe­ra de sus em­plea­dos que es­tén siem­pre dis­po­ni­bles, va­ca­cio­nes in­clui­das.

Pe­ro no ca­be echar­les to­da la cul­pa a las em­pre­sas: si el e-mail es­tá a so­lo un gol­pe de de­do en nues­tro mó­vil, es muy di­fí­cil pa­ra mu­chos em­plea­dos re­sis­tir­se a la ten­ta­ción de che­quear­lo por ini­cia­ti­va pro­pia, so­lo pa­ra ase­gu­rar­se de que las co­sas van bien. Afor­tu­na­da­men­te, “en al­gu­nos paí­ses se es­tá em­pe­zan­do a le­gis­lar pa­ra que no se atien­da el co­rreo cor­po­ra­ti­vo a de­ter­mi­na­das ho­ras con vis­tas a una pro­tec­ción del tra­ba­ja­dor… Pe­ro lue­go es­tá la im­pli­ca­ción de es­te”, ex­pli­ca Cano.

PA­RA DES­CAN­SAR DE VER­DAD, NE­CE­SI­TAS DOS SE­MA­NAS SE­GUI­DAS

El tra­ba­jo pue­de ser adic­ti­vo: se­gún pu­bli­có el verano pa­sa­do la con­sul­to­ra de re­cur­sos hu­ma­nos Adec­co, son ne­ce­sa­rias al me­nos 72 ho­ras pa­ra que nues­tro cuer­po y nues­tro ce­re­bro co­bren con­cien­cia de que han de­ja­do de tra­ba-

jar. Por eso es re­co­men­da­ble to­mar al me­nos dos se­ma­nas se­gui­das de va­ca­cio­nes pa­ra con­se­guir des­co­nec­tar del tra­ba­jo por com­ple­to.

Hay fac­to­res no cor­po­ra­les que tam­bién pue­den ha­cer que mu­chos ve­ra­nean­tes no lle­guen a dis­fru­tar del to­do de su tiem­po de des­can­so. La con­vi­ven­cia es uno. Cam­bian nues­tras re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, y lo ha­cen de dos ma­ne­ras: por un la­do, pa­sa­mos a re­la­cio­nar­nos con in­di­vi­duos dis­tin­tos a los ha­bi­tua­les y, por otro, con­vi­vi­mos de otra ma­ne­ra con las per­so­nas más pró­xi­mas, bá­si­ca­men­te con la pa­re­ja y des­pués con la fa­mi­lia.

En es­te as­pec­to, lla­ma la aten­ción un es­tu­dio pu­bli­ca­do por la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton en 2016 y di­ri­gi­do por la pro­fe­so­ra Ju­lie Bri­nes y el doc­to­ran­do Brian Se­ra­fi­ni, se­gún el cual en­tre 2001 y 2015 las se­pa­ra­cio­nes y di­vor­cios en Es­ta­dos Uni­dos au­men­ta­ban de for­ma cons­tan­te en mar­zo y agos­to, los me­ses pos­te­rio­res a las va­ca­cio­nes de Na­vi­dad y verano. ¿Sig­ni­fi­ca eso que la fa­mi­lia que ve­ra­nea uni­da no siem­pre permanece uni­da?

UNAS VA­CA­CIO­NES PUE­DEN DI­NA­MI­TAR A LAS PA­RE­JAS CON PRO­BLE­MAS

El psi­co­te­ra­peu­ta y profesor de la Uni­ver­si­dad Fran­cis­co de Vi­to­ria Eduar­do To­rres advierte de que es­te ti­po de datos que re­la­cio­nan va­ca­cio­nes y rup­tu­ras sen­ti­men­ta­les re­quie­ren ser exa­mi­na­dos con pre­cau­ción, aun­que sí re­co­no­ce que, en Es­pa­ña, “cuan­do se ha­cen más con­sul­tas de fa­mi­lia y de pa­re­ja es en los me­ses de sep­tiem­bre y enero, que coin­ci­den pre­ci­sa­men­te con la vuel­ta de va­ca­cio­nes”. A la ho­ra de ana­li­zar las cau­sas, la opinión de To­rres con­cuer­da con al­gu­nas con­clu­sio­nes del es­tu­dio nor­te­ame­ri­cano: no es que el ro­ce aca­be con el ca­ri­ño, sino que, cuan­do hay pro­ble­mas la­ten­tes an­tes del ve­ra­neo, es­tos, le­jos de mi­ti­gar­se, pue­den ex­plo­tar: “En va­ca­cio­nes aflo­ran los con­flic­tos que se van arras­tran­do. Pri­me­ro, por las ex­pec­ta­ti­vas: di­se­ña­mos unas se­ma­nas idí­li­cas don­de los pro­ble­mas se van a re­sol­ver por­que el mo­ti­vo de que es­tu­vié­ra­mos mal era el tra­ba­jo, la fal­ta de tiem­po, el ago­bio. Y no es ver­dad, por­que a ve­ces hay otros pro­ble­mas ocul­tos que no se han re­suel­to”. Y es que la ru­ti­na que arras­tra­mos du­ran­te el año nos im­pul­sa a ir de­jan­do las cues­tio­nes pen­dien­tes pa­ra el día si­guien­te, e in­clu­so a pen­sar que du­ran­te el verano ca­si des­apa­re­ce­rán por sí so­las.

Pe­ro aun­que es­tas ten­sio­nes sub­ya­cen­tes no exis­tan, las va­ca­cio­nes siem­pre son un re­to, por­que so­me­ten a las fa­mi­lias y pa­re­jas a una al­te­ra­ción en sus há­bi­tos de con­vi­ven­cia. Lo pri­me­ro que cam­bia es el en­torno. Eso es pre­ci­sa­men­te lo que uno bus­ca cuan­do se va de ve­ra­neo, pe­ro no de­ja de su­po­ner una al­te­ra­ción más o me­nos ra­di­cal, en fun­ción de si va­mos a un des­tino ha­bi­tual –la ca­sa fa­mi­liar, una se­gun-

EL 49 % DE LOS JE­FES ES­PE­RAN DE SUS EM­PLEA­DOS QUE ES­TÉN SIEM­PRE DIS­PO­NI­BLES, VA­CA­CIO­NES IN­CLUI­DAS

da vi­vien­da...– o nos in­ter­na­mos en lu­ga­res nue­vos, co­mo ho­te­les o apar­ta­men­tos al­qui­la­dos, don­de nos en­con­tra­mos con ve­ci­nos dis­tin­tos. Aun­que, cla­ro, eso es pre­ci­sa­men­te lo que bus­ca­mos en oca­sio­nes al ir de va­ca­cio­nes: sa­lir de la ru­ti­na y co­no­cer a otra gen­te. Así que no so­lo no tie­ne por qué ser un pro­ble­ma en sí, sino que pue­de con­ver­tir­se en un ali­cien­te si se sa­be apro­ve­char.

AL VIA­JAR EN FA­MI­LIA, HAY QUE HA­BLAR AN­TES DE HA­CER LA MA­LE­TA

Las va­ca­cio­nes en fa­mi­lia exi­gen una es­tra­te­gia es­pe­cial pa­ra que la con­vi­ven­cia flu­ya. “Si a lo lar­go del año el pa­dre tra­ba­ja mu­cho y vuel­ve a ca­sa a las diez de la no­che, es la ma­dre la que es­ta­ble­ce las nor­mas. Lue­go lle­gan las va­ca­cio­nes y el pa­dre quie­re im­po­ner nor­mas tam­bién, y los hi­jos no es­tán acos­tum­bra­dos”, de­cla­ra To­rres. Pa­ra es­te es­pe­cia­lis­ta, la solución es te­ner cla­ro qué se va a ha­cer y cómo, y ha­blar­lo an­tes de em­pe­zar a lle­nar las ma­le­tas. El tru­co ra­di­ca en “respetar los in­tere­ses de ca­da uno”, de mo­do que to­do el mun­do que­de con­for­me a un ni­vel ra­zo­na­ble, y pa­ra ello hay va­rias ma­ne­ras: “Hay fa­mi­lias don­de los pa­dres ha­cen un ejer­ci­cio de au­to­ri­dad po­si­ti­va, y son los que de­ci­den dónde, cuándo y cómo; otras, por ejem­plo cuan­do se tienen hi­jos ado­les­cen­tes, em­plean pro­ce­sos de ne­go­cia­ción don­de el re­par­to del po­der es más ho­ri­zon­tal”.

Si to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia se

MO­DI­FI­CAR LAS HO­RAS DE SUE­ÑO CON­LLE­VA VA­RIAR LAS DE LAS CO­MI­DAS Y PUE­DE PRO­DU­CIR MA­LES­TAR

van jun­tos, el ob­je­ti­vo es “preparar unas va­ca­cio­nes cohe­ren­tes con las ne­ce­si­da­des de ca­da uno de los miem­bros”. Y se pue­de lograr.

Los ex­per­tos con­sul­ta­dos por MUY aña­den que la pla­ni­fi­ca­ción va­ca­cio­nal no se que­da en or­ga­ni­zar des­ti­nos y ac­ti­vi­da­des, sino que de­be­ría ex­ten­der­se tam­bién a los há­bi­tos de co­mi­das y sue­ño. Es­to pa­re­ce un con­tra­sen­ti­do, por­que, a fin de cuen­tas, to­ma­mos va­ca­cio­nes pa­ra huir de la ti­ra­nía del des­per­ta­dor y de los ho­ra­rios fi­jos. Pe­ro nues­tro or­ga­nis­mo no ter­mi­na de es­tar de acuer­do, ya que to­das sus fun­cio­nes es­tán in­ter­co­nec­ta­das y al­te­rar una afec­ta a las demás.

EN ÉPO­CA DE ASUE­TO, RELAJAMOS NUES­TRAS COS­TUM­BRES MÁS DE LO DE­BI­DO

“Por su­pues­to que las va­ca­cio­nes son un pe­rio­do de más fle­xi­bi­li­dad y re­la­ja­ción –de­cla­ra Luis Mo­reno, ca­te­drá­ti­co en la Fa­cul­tad de Cien­cias de la Sa­lud de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za y presidente de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción–. Pe­ro es bueno man­te­ner un cier­to or­den. El pri­mer día nos le­van­ta­mos a las on­ce, por­que es­ta­mos ago­ta­dos; si lo ha­ce­mos una vez, no pa­sa na­da; pe­ro si lue­go si­gues con ese rit­mo, cam­bias la ho­ra de des­per­tar, de desa­yu­nar, vas a to­mar el ape­ri­ti­vo…”. Mo­di­fi­car las ho­ras de des­can­so con­lle­va va­riar las de las co­mi­das, y es­to pro­du­ce un des­ajus­te res­pec­to a los ho­ra­rios ha­bi­tua­les, aun­que eso tam­po­co es gra­ve.

En lo re­fe­ren­te a la co­mi­da en sí, exis­te un tó­pi­co muy ex­ten­di­do que afir­ma que en verano no se en­gor­da, ya que con el ca­lor se pier­de ape­ti­to y hay una ma­yor afi­ción a las en­sa­la­das y pes­ca­dos. Eso en par­te es cier­to, pe­ro Mo­reno in­vi­ta a no des­cui­dar­se, ya que en va­ca­cio­nes se tien­de a co­mer fue­ra de ca­sa más a me­nu­do, a be­ber más re­fres­cos, cer­ve­za, com­bi­na­dos con al­cohol… Por no ha­blar de los he­la­dos: el informe Pre­vi­sión del con­su­mo en va­ca­cio­nes de verano en Es­pa­ña, ela­bo­ra­do por la OBS Bu­si­ness School, en Bar­ce­lo­na, apun­ta que en verano se tri­pli­ca su in­ges­ta y que, en 2018, con­su­mi­re­mos un 3,3 % más de los 151.000 kg que caen al año y que nos si­túan co­mo el quin­to país de Eu­ro­pa con más afi­ción a es­te dulce.

IN­TEN­TA MAN­TE­NER UNOS HO­RA­RIOS DE SUE­ÑO Y ALI­MEN­TA­CIÓN ES­TA­BLES

Mo­reno no quie­re ser alar­mis­ta, y re­co­mien­da sim­ple­men­te no de­jar que los bue­nos há­bi­tos ad­qui­ri­dos du­ran­te el res­to del año se to­men va­ca­cio­nes: “Con­vie­ne man­te­ner cier­tos rit­mos, lo que tam­bién se­rá po­si­ti­vo de ca­ra a la vuel­ta al tra­ba­jo. Ideal­men­te, de­be­ría­mos se­guir re­par­tien­do lo que co­me­mos en cin­co co­mi­das al día”. De lo con­tra­rio, la caí­da de la ho­ja nos pue­de sor­pren­der con has­ta tres ki­los más en la cin­tu­ra, se­gún datos de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción (SEEN), lo que con­vier­te el verano en el pa­rén­te­sis en­tre dos die­tas: la que se ha­ce an­tes, co­no­ci­da co­mo ope­ra­ción bi­ki­ni, y la que se realiza des­pués.

Tam­bién con­vie­ne cui­dar el des­can­so y el sue­ño noc­turno. ¿Qué son unas va­ca­cio­nes don­de no se pue­de dor­mir a gus­to o dis­fru­tar de la sies­ta? Co­mo ya he­mos vis­to, en verano pa­re­ce inevi­ta­ble ha­cer­lo to­do más tar­de; le­van­tar­nos, co­mer, ir­nos a la ca­ma… Pe­ro se­gún de­cla­ra a MUY el doc­tor Ja­vier Al­ba­res, coor­di­na­dor del Gru­po de Cro­no­bio­lo­gía de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Sue­ño (SES), si se duer­men las ho­ras ne­ce­sa­rias, nues­tro cuer­po no se ve­rá afec­ta­do.

Sí es po­si­ble que el re­tra­so en los

ho­ra­rios pa­se fac­tu­ra a la vuel­ta y nos cues­te unos días acos­tum­brar­nos de nue­vo a la ru­ti­na. Al­ba­res pro­po­ne cómo pre­ve­nir el des­a­gui­sa­do: “Evi­tar las sies­tas los días pre­vios al ve­ra­neo e ir ajus­tan­do los ho­ra­rios de for­ma pro­gre­si­va, apro­xi­ma­da­men­te quin­ce mi­nu­tos ca­da día, pa­ra que el ce­re­bro se va­ya adap­tan­do. Si de for­ma brus­ca in­ten­ta­mos acos­tar­nos dos o tres ho­ras an­tes de lo que so­lía­mos ha­cer du­ran­te las va­ca­cio­nes, nos po­de­mos en­con­trar con di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir”.

El des­fa­se oní­ri­co se­rá ma­yor cuan­to más pro­lon­ga­das sean las va­ca­cio­nes, y el pe­rio­do de adap­ta­ción, por lo tan­to, de­be­rá em­pe­zar­se con más an­te­la­ción; en un ve­ra­neo bre­ve, “aun­que se ge­ne­re un des­ajus­te cir­ca­diano al re­tra­sar nues­tros ho­ra­rios, a la vuel­ta nues­tro ce­re­bro ten­drá me­nos di­fi­cul­ta­des pa­ra re­tor­nar a los ho­ra­rios pre­vios”.

Otro te­ma muy re­la­cio­na­do con el asue­to es­ti­val es el re­la­ti­vo al saldo de la cuen­ta co­rrien­te. La sen­sa­ción de li­ber­tad tem­po­ral que dan las va­ca­cio­nes in­vi­ta a gas­tar más de la cuen­ta y a des­cui­dar la vi­gi­lan­cia del di­ne­ro.

EN VA­CA­CIO­NES, LOS ES­PA­ÑO­LES GAS­TA­MOS ME­NOS DE LO PLA­NEA­DO

Un es­tu­dio rea­li­za­do en 2016 por la em­pre­sa de ser­vi­cios de in­for­ma­ción Ex­pe­rian y por Edel­man Ber­land re­ve­ló que en 2016 los es­ta­dou­ni­den­ses con­fia­ron al cré­di­to más de la mi­tad de su gas­to de va­ca­cio­nes –el 67 % del trans­por­te, el 68 % del alo­ja­mien­to, el 40 % de las co­mi­das y el 47 % del en­tre­te­ni­mien­to– en un uso ma­si­vo de la tar­je­ta. El Ob­ser­va­to­rio Ce­te­lem, que ana­li­za ten­den­cias de con­su­mo en Es­pa­ña, hi­zo un es­tu­dio so- bre lo que los es­pa­ño­les pen­sa­ban gas­tar en el verano de 2016 y lo que real­men­te gas­ta­ron. En con­jun­to, se im­pu­so la me­su­ra: fren­te a los 1.010 eu­ros pre­vis­tos de me­dia, la ci­fra real se que­dó en 953.

LA CUESTA DE ENERO TIE­NE UNA HERMANA GEMELA EN SEP­TIEM­BRE

Se gas­tó me­nos, sí, pe­ro no en to­dos los con­cep­tos: el 51 % que de­cla­ra­ba te­ner in­ten­ción de ir a res­tau­ran­tes en va­ca­cio­nes se con­vir­tió al fi­nal del verano en un 67 %, y los que se de­di­ca­ron a las com­pras pa­sa­ron de un 40% pre­vis­to a un 56 % real. En cam­bio, los alo­ja­mien­tos en ho­te­les y apar­ta­men­tos ba­ja­ron del 40 % pre­vis­to a un 35 % fi­nal, qui­zá por­que es­tos gas­tos re­quie­ren un mí­ni­mo de an­ti­ci­pa­ción, mien­tras que los otros son más im­pul­si­vos. Va­rios pe­que­ños ex­ce­sos pue­den su­mar un mu­cho que ter­mi­na crean­do una ré­pli­ca de la po­pu­lar cuesta de enero en la cuesta de sep­tiem­bre.

Y aun así, ¿pue­de al­guien du­dar de que las va­ca­cio­nes son ne­ce­sa­rias? Des­de lue­go, no los cien­tí­fi­cos de la Es­cue­la de Medicina Icahn, en el Hos­pi­tal Mon­te Si­naí de Nue­va York, la Uni­ver­si­dad de California y la Es­cue­la Mé­di­ca de Har­vard, quienes en el verano de 2016 pu­bli­ca­ron los re­sul­ta­dos de una in­ves­ti­ga­ción don­de se es­ta­ble­cía que el efec­to que pro­vo­can unas se­ma­nas de des­can­so es muy si­mi­lar al que se con­si­gue con la meditación, y no so­lo en cues­tión de sa­lud men­tal, sino de im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en las re­des mo­le­cu­la­res aso­cia­das con el es­trés y las vías in­mu­no­ló­gi­cas.

Pa­ra de­ter­mi­nar­lo, to­ma­ron mues­tras de san­gre y com­pro­ba­ron el es­ta­do men­tal de los 64 par­ti­ci­pan­tes an­tes y des­pués del pe­rio­do va­ca­cio­nal; los exá­me­nes so­bre sa­lud men­tal se re­pi­tie­ron al mes y a los diez me­ses. Se­gún de­cla­ró una de las di- rec­to­ras del es­tu­dio, la psi­quia­tra Elis­sa S. Epel, de la Uni­ver­si­dad de San Fran­cis­co, fue im­pre­sio­nan­te con­tem­plar los cam­bios ra­di­ca­les en la ex­pre­sión ge­né­ti­ca que se pro­du­cían a los po­cos días de ini­ciar el pe­rio­do de des­can­so. Aun­que los responsables del es­tu­dio con­si­de­ran que aún que­da mu­cho por ha­cer, creen que cuen­tan con un buen pun­to de par­ti­da pa­ra de­ter­mi­nar los efec­tos que el re­po­so es­ti­val ejer­ce en el buen fun­cio­na­mien­to de nues­tro or­ga­nis­mo.

Pe­ro re­po­so es­ti­val... ¿cómo? Es­ta­ble­cer si es me­jor pa­ra nuestra sa­lud co­ger to­das las va­ca­cio­nes de gol­pe o re­par­tir­las a lo lar­go del año es la gran pre­gun­ta que qui­zá no se re­suel­va ja­más, da­da la di­ver­si­dad de opi­nio­nes de ex­per­tos de to­dos los cam­pos, y de los pro­pios ve­ra­nean­tes: lo que va­le pa­ra uno pue­de no va­ler pa­ra otro. En cual­quier ca­so, al­gu­nos es­tu­dio­sos del te­ma re­co­mien­dan no po­ner to­dos los hue­vos en el mis­mo ces­to y de­jar siem­pre al­gu­nos días de re­ser­va, ya que, si ocu­rre al­gu­na emer­gen­cia im­pre­vis­ta que nos obli­gue a re­nun­ciar a las va­ca­cio­nes, la opor­tu­ni­dad se per­de­rá has­ta el año si­guien­te.

PLA­NEAR EL TIEM­PO LI­BRE, SIN CAER EN LA OB­SE­SIÓN, RE­SUL­TA MUY ÚTIL

Un año sin va­ca­cio­nes pue­de ser al­ta­men­te per­ju­di­cial. En es­to, la úl­ti­ma pa­la­bra no la tie­ne nin­gún cien­tí­fi­co, sino el có­mi­co es­ta­dou­ni­den­se Dean Obei­da­llah, en un ar­tícu­lo que pu­bli­có en la web de la CNN: “Creo que los em­pre­sa­rios de­be­rían po­ner en las ofi­ci­nas car­te­les pa­re­ci­dos a los avi­sos de los pa­que­tes de ta­ba­co. Me en­can­ta­ría ver un car­tel enor­me al la­do de la má­qui­na de ca­fé que di­je­ra: ‘AD­VER­TEN­CIA. Tra­ba­jar de­ma­sia­das se­ma­nas sin va­ca­cio­nes pue­de ma­tar­le. De ver­dad, pue­de mo­rir por ello”. Ne­ce­si­ta­mos va­ca­cio­nes, no hay du­da. Co­no­cer sus tram­pas y pla­ni­fi­car –sin exa­ge­ra­cio­nes– el tiem­po li­bre es una bue­na ma­ne­ra de be­ne­fi­ciar­se de ellas al má­xi­mo. Pla­near y an­ti­ci­par no tienen por qué ser si­nó­ni­mos de ob­se­sio­nar­se y preo­cu­par­se, dos ver­bos que de­be­rían que­dar apla­za­dos pa­ra des­pués de la ope­ra­ción re­torno. Así que re­lá­ja­te: ¡es­tás ce­rra­do por va­ca­cio­nes!

EL EFEC­TO DE UNAS SE­MA­NAS DE RE­LAX ES MUY SI­MI­LAR AL QUE PRO­DU­CE LA MEDITACIÓN

Echar­se a la bar­to­la. Un 86 % de los es­pa­ño­les se co­gen to­dos los días de va­ca­cio­nes que les co­rres­pon­den, a pe­sar de la cre­cien­te pre­sión de los je­fes pa­ra que cam­bien la bri­sa de la pla­ya por el ai­re acon­di­cio­na­do del cu­rro.

Siem­pre en guar­dia. Hay gen­te que no lo­gra eva­dir­se del tra­ba­jo por muy le­jos que se ha­ya ido de va­ca­cio­nes. Los mó­vi­les y el co­rreo elec­tró­ni­co son pe­li­gros po­ten­cia­les.

Lo im­por­tan­te es el re­lax. No ha­ce fal­ta via­jar a Cam­bo­ya pa­ra dis­fru­tar de tus va­ca­cio­nes. Si lo que quie­res es des­can­sar, que­dar­te ti­ra­do en el so­fá de tu ca­sa es una op­ción muy vá­li­da.

Cuidado con los atra­co­nes.

Aun­que en verano se co­men más en­sa­la­das y pes­ca­dos, los ex­ce­sos con be­bi­das y he­la­dos pue­den ha­cer fe­li­ces a los mi­che­li­nes.

¿Quién manda en va­ca­cio­nes? Po­ner de acuer­do a to­dos los miem­bros de una fa­mi­lia acer­ca de cómo dis­tri­buir y ges­tio­nar el tiem­po li­bre no siem­pre re­sul­ta una ta­rea sen­ci­lla.

Lo­cu­ra fa­mi­liar.

La pre­sen­cia de hi­jos mul­ti­pli­ca los pre­pa­ra­ti­vos y las ta­reas lo­gís­ti­cas in­he­ren­tes a to­do des­pla­za­mien­to va­ca­cio­nal. Man­te­ner el es­trés a ra­ya se ha­ce más com­pli­ca­do, pe­ro una bue­na pla­ni­fi­ca­ción ayu­da.

Mué­ve­te. Dis­fru­tar de las va­ca­cio­nes rea­li­zan­do ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre es una bue­na ma­ne­ra de re­co­brar la for­ma fí­si­ca aban­do­na­da du­ran­te el año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.