Frío en ve­rano

En el cli­ma cam­bian­te de la ciu­dad de Nue­va York en la épo­ca es­ti­val so­lo hay una pre­dic­ción se­gu­ra: ha­ga el ca­lor que ha­ga, te mo­ri­rás de frío en los si­tios ce­rra­dos por el gra­do po­lar al que re­gu­lan el ai­re acon­di­cio­na­do.

Muy Interesante - - LAS DOS CULTURAS - POR ANTONIO MUÑOZ MO­LI­NA

He pa­sa­do gran par­te del mes de ju­lio en Nue­va York y co­mo de cos­tum­bre no he con­se­gui­do acos­tum­brar­me al frío. El ve­rano neo­yor­quino tie­ne fa­ma de irres­pi­ra­ble­men­te ca­lu­ro­so y hú­me­do, pe­ro, aun­que no se tra­ta so­lo de una le­yen­da, hay ra­zo­nes pa­ra ma­ti­zar esa ob­ser­va­ción. En Nue­va York el ve­rano, co­mo cual­quier otra es­ta­ción, es muy cam­bian­te, has­ta un gra­do di­fí­cil de ima­gi­nar en paí­ses de cli­mas más es­ta­bles. El tiem­po cam­bia de un día pa­ra otro, de la no­che a la ma­ña­na, de la ma­ña­na a la tar­de, por­que la ciu­dad es­tá en una po­si­ción geo­grá­fi­ca abier­ta a to­dos los vien­tos, ro­dea­da de dos ríos, en la ori­lla del Atlán­ti­co Nor­te, vul­ne­ra­ble a las tor­men­tas que suben por la cos­ta des­de el gol­fo de Mé­xi­co y a las gran­des olas de vien­to po­lar y de nie­ve que lle­gan del nor­te, no atem­pe­ra­das por nin­gu­na ca­de­na mon­ta­ño­sa. No es ex­tra­ño por eso que la in­for­ma­ción me­teo­ro­ló­gi­ca ten­ga tan­ta im­por­tan­cia y sea se­gui­da co­ti­dia­na­men­te, y que ca­da día, an­tes de sa­lir, en vez de aso­mar­se a la ven­ta­na y dar por su­pues­to el tiem­po que va a ha­cer, uno ten­ga que mi­rar la pre­vi­sión ho­ra tras ho­ra.

En es­te cli­ma tan vo­lu­ble, so­lo hay una pre­dic­ción cier­ta pa­ra ca­da día de ve­rano: ha­ga el ca­lor que ha­ga, te mo­ri­rás de frío en la ma­yor par­te de los si­tios ce­rra­dos, lo mis­mo en los res­tau­ran­tes que en los mu­seos o las ofi­ci­nas pú­bli­cas o las tien­das, por no ha­blar de los su­per­mer­ca­dos. En el ve­rano de Nue­va York una de las co­sas más im­por­tan­tes es ir bien pro­vis­to de ro­pa de abri­go, por­que una ho­ra en un mu­seo, en el uni­for­me de ca­mi­se­ta y pan­ta­lón cor­to del tu­ris­mo, te pue­de cos­tar una pul­mo­nía. No es que ha­ga frío: es que cir­cu­la una in­si­dio­sa bri­sa he­la­da, con ese pe­li­gro que las per­so­nas de an­tes atri­buían en mi tie­rra a los “pa­sos de ai­re”, las co­rrien­tes ma­lig­nas que tras­pa­sa­ban al que se ex­po­ne a ellas ha­bien­do su­da­do, las que man­da­ban a las per­so­nas a los hos­pi­ta­les y a la tum­ba en épo­cas an­te­rio­res a los an­ti­bió­ti­cos.

El ma­les­tar de ese frío que lo asal­ta a uno na­da más en­trar en un si­tio ce­rra­do –o abier­to, por­que aho­ra, pa­ra ma­yor des­pil­fa­rro, se ha im­pues­to la mo­da de que las tien­das pon­gan el ai­re acon­di­cio­na­do muy fuer­te y a la vez man­ten­gan las puer­tas de par en par– es me­nos gra- ve que la in­dig­na­ción que pro­vo­ca tan­ta irra­cio­na­li­dad. ¿Hay al­gu­na ne­ce­si­dad de man­te­ner esas tem­pe­ra­tu­ras, gas­tan­do una ener­gía que en mu­chos ca­sos pro­vie­ne de cen­tra­les de car­bón? Pa­ra pro­du­cir un frío que no nos ha­ce nin­gu­na fal­ta irra­dia­mos a la at­mós­fe­ra un ca­lor que va a acen­tuar el efec­to in­ver­na­de­ro, y por lo tan­to el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras, y por con­si­guien­te la ne­ce­si­dad de más ai­re acon­di­cio­na­do. Y así su­ce­si­va­men­te.

Es mi úl­ti­mo ve­rano en Nue­va York y pa­so los días pre­pa­ran­do la mu­dan­za de mi apar­ta­men­to. Pro­ba­ble­men­te mi mu­jer y yo sea­mos los úni­cos ha­bi­tan­tes de la ciu­dad que no usan ai­re acon­di­cio­na­do. Los nor­te­ame­ri­ca­nos a los que se lo contamos nos mi­ran con ca­ra de in­cre­du­li­dad. En do­ce años lo más que he­mos usa­do son los ven­ti­la­do­res del te­cho. No es ma­so­quis­mo: es la as­tu­cia pre­tec­no­ló­gi­ca que apren­di­mos en nues­tro país atra­sa­do, y que ha fun­cio­na­do bas­tan­te bien du­ran­te mi­les de años. Usa­mos per­sia­nas y cor­ti­nas li­ge­ras. Crea­mos co­rrien­tes de ai­re fres­co abrien­do a las ho­ras de me­nos ca­lor una ven­ta­na que da al nor­te y otra que da al sur, a una es­pe­cie de ca­lle­jón in­te­rior que es un de­pó­si­to na­tu­ral de fres­cor. Co­mo nues­tro edi­fi­cio es an­ti­guo no tie­ne gran­des su­per­fi­cies de vi­drio o me­tal que ab­sor­ban ca­lor y no lo de­vuel­van.

Y a ve­ces, de tar­de en tar­de, pa­sa­mos al­go de ca­lor. Tam­po­co es tan gra­ve. In­clu­so hay una dul­ce lan­gui­dez, un prin­ci­pio de sen­sua­li­dad en esa tem­pe­ra­tu­ra. En cier­tos ca­sos no hay tec­no­lo­gía pun­ta más efi­cien­te que la de un aba­ni­co. Co­mo me mue­vo en bi­ci­cle­ta y no en co­che tam­po­co ten­go que con­du­cir con ai­re acon­di­cio­na­do. Me re­fres­ca gra­tis la bri­sa de la ve­lo­ci­dad.

Lo que quie­ro de­cir es que la so­lu­ción a la emer­gen­cia am­bien­tal en la que vivimos, y que es­tá pro­vo­ca­da por la in­sen­sa­tez y la co­di­cia más que por la ne­ce­si­dad, no re­quie­re so­lo el uso de fuen­tes de ener­gía más lim­pias. No hay ener­gía más lim­pia que la que no se gas­ta. Ha­cen fal­ta cam­bios a la vez ra­di­ca­les y fac­ti­bles en nues­tra ma­ne­ra de vi­vir. A na­die le gus­ta so­fo­car­se de ca­lor, pe­ro no hay nin­gu­na ne­ce­si­dad de pa­sar el ve­rano su­mer­gi­dos en el blo­que in­sa­lu­bre de hie­lo del ai­re acon­di­cio­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.