Aquí ya­cen los gi­gan­tes de la vie­ja Chi­na

VI­VIE­RON HA­CE 5.000 AÑOS EN LAS RI­BE­RAS DEL RÍO AMA­RI­LLO

Muy Interesante - - PRISMA -

Cin­co mil años atrás, me­dir más de 1,80 me­tros era bas­tan­te ra­ro –la me­dia de los va­ro­nes es­ta­ba en 1,65, se­gún al­gu­nos es­tu­dios–. Sin em­bar­go, mu­chos de los su­je­tos en­te­rra­dos en un asen­ta­mien­to de fi­na­les del Neo­lí­ti­co de Shan­dong, una pro­vin­cia del es­te de Chi­na, su­pe­ra­ban esa es­ta­tu­ra. In­clu­so uno de los es­que­le­tos per­te­ne­ce a un in­di­vi­duo de más de 1,90. ¿Quié­nes eran los es­pi­ga­dos ha­bi­tan­tes de es­te lu­gar en el que los ar­queó­lo­gos chi­nos han ha­lla­do 104 ca­sas, 205 tum­bas y nu­me­ro­sos ob­je­tos de ja­de y ce­rá­mi­ca?

Gen­te bien co­mi­da. Se­gún los ex­per­tos, per­te­ne­cían a la lla­ma­da cul­tu­ra de Longs­han, que pros­pe­ró en el cur­so me­dio y ba­jo del río Ama­ri­llo en­tre el año 3000 y el 1900 a. C. Los in­ves­ti­ga­do­res creen que sus di­men­sio­nes se explican por su va­ria­da y sa­na ali­men­ta­ción, aun- que ca­be pre­ci­sar que no han ofre­ci­do da­tos so­bre el gé­ne­ro de los ca­dá­ve­res. Eran agri­cul­to­res se­den­ta­rios en una tie­rra muy fér­til –el mi­jo era su prin­ci­pal cul­ti­vo–, y tam­bién dis­po­nían de cer­dos y otras fuen­tes de pro­teí­nas. Ade­más, los in­di­vi­duos más al­tos se han ha­lla­do en las tum­bas más lu­jo­sas, lo que su­gie­re que exis­tía una re­la­ción en­tre un ele­va­do es­ta­tus so­cial, el ac­ce­so a una me­jor ali­men­ta­ción y una ma­yor es­ta­tu­ra.

Es­tae­su­na­de­las tum­bas­del­ya­ci­mien­to­ex­ca­va­do en­la­pro­vin­cia­chi­na­deShan­dong. Per­te­ne­cióau­nin­di­vi­duo­de­gra­nes­ta­tu­ra­yal­to­ran­go, co­moa­tes­ti­gua­la pre­sen­cia­de­nu­me­ro­sas­va­si­jas­de ce­rá­mi­ca­deex­ce­len­te­fac­tu­ra­yo­tros ob­je­tos­va­lio­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.