Cues­tión de su­per­vi­ven­cia

Muy Interesante - - CRIMINOLOGÍA -

En aque­llos lu­ga­res don­de el cris­tia­nis­mo no lle­gó a im­plan­tar­se, el neo­na­ti­ci­dio y el filicidio con­ti­nua­ron sien­do prác­ti­cas más o me­nos ha­bi­tua­les, en muchas oca­sio­nes por una me­ra cues­tión de su­per­vi­ven­cia, tal y co­mo re­la­ta el geó­gra­fo y pre­mio Pu­lit­zer Ja­red Diamond en su li­bro Co­lap­so (De­ba­te, 2007). En sus pá­gi­nas ha­bla de Ti­ko­pia, una di­mi­nu­ta is­la tro­pi­cal de ape­nas 3 km2. Tan pe­que­ña era, que sus ha­bi­tan­tes apren­die­ron que so­lo po­dría al­ber­gar a una po­bla­ción má­xi­ma de 1.278 in­di­vi­duos, ci­fra que lo­gra­ron man­te­ner du­ran­te si­glos.

¿Y có­mo lo hi­cie­ron? A tra­vés del con­trol de­mo­grá­fi­co. “De los sie­te mé­to­dos de con­trol de la po­bla­ción tra­di­cio­na­les de Ti­ko­pia, el más sen­ci­llo era la con­tra­cep­ción me­dian­te el coitus in­te­rrup­tus. Otro mé­to­do era el abor­to, pro­vo­ca­do pre­sio­nan­do o co­lo­can­do pie­dras ca­lien­tes so­bre el vien­tre de la mu­jer em­ba­ra­za­da”, re­la­ta Diamond en su obra.

CRUEL EFI­CA­CIA. “Al­ter­na­ti­va­men­te, se prac­ti­ca­ba el in­fan­ti­ci­dio en­te­rran­do vi­vo, as­fi­xian­do o re­tor­cién­do­le el cue­llo al re­cién na­ci­do. Los hi­jos me­no­res de las fa­mi­lias que te­nían po­cas tie­rras per­ma­ne­cían sol­te­ros y gran par­te del su­pe­rá­vit de mu­je­res ca­sa­de­ras que re­sul­ta­ba de ello tam­bién se que­da­ban sol­te­ras”, aña­de Diamond. Las me­di­das fue­ron tan efec­ti­vas que, en los 283 años pos­te­rio­res al des­cu­bri­mien­to de la is­la, en 1606, su po­bla­ción ape­nas va­rió el 1,4 % anual.

Ha­bi­tan­tes­de­la is­laTi­ko­pia,enel Pa­cí­fi­co,di­bu­ja­dos enel­si­gloXIX­por Ju­le­sDu­mont d’Ur­vi­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.