Kathryn Ja­blo­kow

Muy Interesante - - SUMARIO - Una en­tre­vis­ta de MA­DO MARTÍNEZ

Es­ta pro­fe­so­ra de In­ge­nie­ría Me­cá­ni­ca y Di­se­ño ex­pli­ca có­mo la crea­ti­vi­dad es un ta­len­to que to­dos de­be­mos apren­der a desa­rro­llar.

Kathryn Ja­blo­kow es pro­fe­so­ra de In­ge­nie­ría Me­cá­ni­ca y Di­se­ño de In­ge­nie­ría en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Pen­sil­va­nia (EE. UU.). Le apa­sio­na apli­car los prin­ci­pios de la di­ver­si­dad crea­ti­va en los cam­pos téc­ni­cos y no téc­ni­cos de la vi­da, ayu­dan­do a la gen­te a re­co­no­cer sus mar­cas de crea­ti­vi­dad úni­cas y a usar­las en su día a día, tan­to en el ám­bi­to pri­va­do co­mo pro­fe­sio­nal.

¿So­mos to­dos crea­ti­vos?

Sí, aun­que la ma­yo­ría de la gen­te no lo crea. Hay quien ase­gu­ra que so­lo cier­tos in­di­vi­duos lo son. Nos se­pa­ran en ca­te­go­rías, en pi­las de crea­ti­vos y no crea­ti­vos. Cuando empecé a pen­sar so­bre ello y a leer a los psi­có­lo­gos y cien­tí­fi­cos que no es­ta­ban de acuer­do con es­ta cla­si­fi­ca­ción, y que de­cían que to­do el mun­do lo es, vi que su ra­zo­na­mien­to te­nía mu­cho sen­ti­do. Si pien­sas en lo que el ser hu­mano ha con­se­gui­do en la his­to­ria del pla­ne­ta… ¿De ver­dad crees que si úni­ca­men­te unos cuan­tos ele­gi­dos fue­ran crea­ti­vos ha­bría­mos lo­gra­do lle­gar has­ta aquí? To­do el mun­do es crea­ti­vo, so­lo que no to­dos lo so­mos de la mis­ma for­ma. La crea­ti­vi­dad di­fie­re de per­so­na a per­so­na.

¿En qué for­ma nos dis­tin­gui­mos crea­ti­va­men­te los unos de los otros?

Hay per­so­nas que tie­nen un mon­tón de ideas, mu­chí­si­mas, la ma­yo­ría de ellas ra­di­ca­les, in­no­va­do­ras, de esas que rom­pen las re­glas… Fa­llan bas­tan­te por­que su pen­sa­mien­to es glo­bal y no siem­pre con­si­guen que sus plan­tea­mien­tos, que sue­len ser arries­ga­dos, fun­cio­nen, pe­ro no les im­por­ta, por­que tie­nen otros cien más y, al fi­nal, siem­pre hay al­guno que aca­ba triun­fan­do. Lue­go hay otros in­di­vi­duos con un pen­sa­mien­to más cen­tra­do, que se ci­ñen más a las nor­mas, que en-

tien­den có­mo fun­cio­na ca­da de­ta­lle de una ma­ne­ra que otros no lle­gan a com­pren­der y ex­plo­ran la fór­mu­la pa­ra que esos pe­que­ños en­gra­na­jes se pon­gan en mar­cha y ha­gan fun­cio­nar las co­sas. Te­ne­mos a su­je­tos con ta­len­to ar­tís­ti­co, y su crea­ti­vi­dad es­tá en un ni­vel muy al­to en ese sen­ti­do; otros son crea­ti­vos en el cam­po cien­tí­fi­co. Un maes­tro de es­cue­la, un me­cá­ni­co, un ama de ca­sa... To­dos pue­den des­ple­gar un enor­me po­ten­cial crea­ti­vo.

¿Qué pa­sa si una per­so­na que nos es­tá le­yen­do tie­ne una idea –o cien­tos– va­gan­do por su men­te y no la ano­ta ni le pres­ta aten­ción?

Pues que es una pe­na te­rri­ble. Ten­go un le­ma que me gus­ta trans­mi­tir a mis alum­nos: “Ne­ce­si­tas es­cri­bir tus ideas por­que el pro­ble­ma de ha­cer no­tas men­ta­les es que la tin­ta se bo­rra muy rá­pi­da­men­te”. Ol­vi­da­mos las co­sas que aca­ba­mos de pen­sar con tan­ta fa­ci­li­dad... Se van, se pier­den, por­que hay otras muchas co­sas en tu men­te. Así que hay que guar­dar las ideas, es­cri­bir­las, gra­bar­las, da igual có­mo, pe­ro tie­nes que ase­gu­rar­te de ha­cer­lo pa­ra no per­der­las. Yo siem­pre lle­vo con­mi­go mi “dia­rio de ideas”. To­do el mun­do de­be­ría te­ner uno.

Mu­cha gen­te es­ta­rá pen­san­do aho­ra mis­mo: “Va­le, ten­go una idea, la es­cri­bo, pe­ro ¿pa­ra qué? Se­gu­ro que es una ton­te­ría”. ¿Nos fal­ta au­to­es­ti­ma pa­ra desa­rro­llar nues­tro po­ten­cial?

Sí, creo que la ma­yo­ría de las per­so­nas ca­re­cen de áni­mo. A lo me­jor no los mo­ti­va­ron de pe­que­ños, lo cual es muy tris­te. Tal vez no hu­bo na­die en ca­sa que es­cu­cha­ra sus ideas. Qui­zá tam­po­co hu­bo ami­gos que lo hi­cie­ran o, en el peor de los ca­sos, la gen­te que ha­bía a su al­re­de­dor se bur­ló y cas­tró su po­ten­cial crea­ti­vo. Ten­go un hi­jo de diez años que el otro día lle­gó de­pri­mi­do a ca­sa por­que tu­vo una idea, se la con­tó a los com­pa­ñe­ros de cla­se y le di­je­ron que “me­nu­da ton­te­ría”. Ya ves, has­ta los niños se des­mo­ti­van en­tre ellos. Por eso es im­por­tan­te apren­der des­de la in­fan­cia a es­tar abier­to a las ideas de otros in­di­vi­duos aun­que no es­tés de acuer­do con ellas.

Y si fa­llo, ¿qué pa­sa?

El lla­ma­do “fra­ca­so rá­pi­do in­te­li­gen­te” di­ce que no voy a te­ner éxi­to ca­da vez. El mun­do en­te­ro sa­be que no fun­cio­na así. Siem­pre fa­lla­mos en al­go, pe­ro si cuando lo ha­go, en vez de cas­ti­gar­me pen­san­do que mis ideas son muy ma­las, me pa­ro a re­fle­xio­nar un mi­nu­to, me pue­do dar cuen­ta de que al fa­llar apren­do al­go que pro­ba­ble­men­te no ha­bría apren­di­do de ha­ber te­ni­do éxi­to.

Así que equi­vo­car­se ayu­da.

El me­jor ejem­plo de es­to es Tho­mas Edi­son. Pro­bó, li­te­ral­men­te, mi­les de ma­te­ria­les en una de las in­ven­cio­nes en las que tra­ba­ja­ba y, ló­gi­ca­men­te, fa­lló mi­les de ve­ces. El ma­te­rial equi­vo­ca­do, el mo­de­lo equi­vo­ca­do… Pe­ro hay una fra­se muy sa­bia que di­ce: “No me he equi­vo­ca­do mil ve­ces, he apren­di­do mil ve­ces a no ha­cer al­go”. Es al­go que tam­bién de­be­mos ano­tar en nues­tro “dia­rio de ideas”: lo que apren­de­mos de nues­tros erro­res.

¿So­mos me­jo­res cuando tra­ba­ja­mos so­los o en equi­po?

A ve­ces tra­ba­jar so­lo es lo me­jor, es­pe­cial­men­te si eres es­cri­tor o al­go así, pe­ro tam­bién te­ne­mos que apren­der a tra­ba­jar en equi­po por­que la ma­yo­ría de las ve­ces las co­sas que que­re­mos ver rea­li­za­das no po­de­mos ha­cer­las so­los. Las per­so­nas po­see­mos pers­pec­ti­vas dis­tin­tas y eso en­ri­que­ce por­que el nú­me­ro to­tal de re­cur­sos que su­ma­mos en un equi­po es de un va­lor ex­tra­or­di­na­rio. Los miem­bros que lo com­po­nen van a po­ner

so­bre la me­sa una se­rie de co­no­ci­mien­tos que yo no ten­go ni he si­do ca­paz de ver an­tes.

Ya, pe­ro en el equi­po po­de­mos en­con­trar­nos con al­guien con una vi­sión con­tra­ria a la nues­tra. Mu­cha gen­te aban­do­na y ti­ra la toa­lla cuando se to­pa con crí­ti­cas, re­sis­ten­cia… ¿Qué ha­cer en es­tos ca­sos?

Lo pri­me­ro es pa­rar­se un mo­men­to y res­pi­rar hon­do, por­que si nos po­ne­mos muy emo­cio­na­les, per­de­mos cla­ri­dad. Lo se­gun­do es pen­sar en el pro­ble­ma que in­ten­tá­ba­mos re­sol­ver, por­que so­lu­cio­nar­lo es más im­por­tan­te que el he­cho de es­tar o no de acuer­do. Ge­ne­ral­men­te, es muy ra­ro en­con­trar­se con una crí­ti­ca sin sen­ti­do. Siem­pre hay una bue­na ra­zón de­trás. La re­sis­ten­cia que ha­llas en el ca­mino es un obs­tácu­lo que te re­ta a que te des cuen­ta de al­go nue­vo. Pue­des es­cu­char lo que te di­cen, apren­der de las crí­ti­cas. Eso te ayu­da­rá a se­guir ade­lan­te. Por ejem­plo, en mi pro­fe­sión, de­bo es­cri­bir pro­pues­tas pa­ra ga­nar di­ne­ro. Di­ga­mos que me de­vuel­ven nue­ve de ca­da diez, y me di­cen: “Es­to es­tá mal, es­to tam­bién y eso no me gus­ta”. Si yo res­pon­die­ra “va­le, en­ton­ces ol­ví­da­lo”, no lle­ga­ría a nin­gu­na par­te. De­bo pres­tar aten­ción a la re­sis­ten­cia que mues­tran so­bre mis pro­pues­tas, por­que tie­ne va­lor y pue­do usar­la a mi fa­vor, me da un

feed­back con el que ha­cer pro­pues­tas me­jo­res. Y así es co­mo em­pie­zas a ga­nar di­ne­ro.

¿A quién más de­be­mos es­cu­char pa­ra acer­tar?

Al clien­te, al pú­bli­co fi­nal… Y en la vi­da, en cier­to mo­do, to­do el mun­do es tu clien­te. Si ten­go una idea so­bre ha­cer co­sas en ca­sa, mi ma­ri­do es mi clien­te. Mis hi­jos tam­bién lo son. Y mi madre. Asi­mis­mo, la gen­te con la que tra­ba­jo, y aque­lla pa­ra la que es­cri­bo. En ca­da per­so­na que co­noz­co y con la que si­go ha­blan­do des­pués de de­cir “ho­la”, hay un clien­te po­ten­cial. Hay que apren­der a es­cu­char, pen­sar qué es lo que es­tán de­man­dan­do.

Si me es­tan­co y no ten­go un plan es­tra­té­gi­co...

Un plan es­tra­té­gi­co es, bá­si­ca­men­te, pen­sar en tu ca­mino, en dón­de es­tás y adón­de quie­res que tu tra­yec­to­ria te lle­ve en el fu­tu­ro. ¿Dón­de quie­ro es­tar den­tro de vein­te años? ¿Y el año que vie­ne? ¿Y el pró­xi­mo mes? No lo pue­des pre­de­cir to­do de for­ma ab­so­lu­ta; un plan es­tra­té­gi­co no con­sis­te en eso, sino más bien en que­rer ele­gir en­tre dis­tin­tas op­cio­nes. Ne­ce­si­to ase­gu­rar­me de que he pen­sa­do en to­dos los com­po­nen­tes claves de mi vi­da –mi fa­mi­lia, mi pro­fe­sión...– pa­ra que va­yan en la di­rec­ción en la que quie­ro ir.

¿To­do el mun­do de­be­ría pla­near su fu­tu­ro?

Sí. To­das las per­so­nas de­be­rían pen­sar dón­de quie­ren es­tar y cuá­les son las co­sas que van a ne­ce­si­tar ha­cer pa­ra lle­gar ahí, en­ten­dien­do, por su­pues­to, que no hay con­trol. Pla­near no sig­ni­fi­ca con­tro­lar.

¿Hay al­gu­na for­ma de me­dir nues­tro pro­gre­so?

Sí, de­pen­dien­do de lo que que­ra­mos me­dir, usa­re­mos unas mé­tri­cas u otras. Y de­be­mos ano­tar­lo en el “dia­rio de ideas”, por­que eso nos per­mi­ti­rá mi­rar hacia atrás y de­cir: “Va­ya, aquí es don­de es­ta­ba ha­ce un año y aquí es don­de es­toy aho­ra. He lle­ga­do real­men­te le­jos”. Eso nos da­rá con­fian­za, nos di­rá que nues­tro plan es­tá fun­cio­nan­do, que es­ta­mos mi­dien­do las co­sas bien o que, por el con­tra­rio, no he lle­ga­do tan le­jos co­mo que­ría. En ese ca­so, ¿qué pue­do cam­biar? Si no me­di­mos nues­tro pro­gre­so, co­rre­mos el ries­go de que­dar­nos es­tan­ca­dos.

En una com­pa­ñía lle­na de equi­pos de desa­rro­lla­do­res, ¿quién los mo­ti­va a crear? ¿Vie­nen los in­ge­nie­ros ya en­se­ña­dos de la uni­ver­si­dad?

No. Hay que en­se­ñar­les, a ser po­si­ble, des­de la in­fan­cia. Ima­gi­na cuán­ta des­gra­cia hay en el mun­do, cuán­tas co­sas tris­tes, fru­to de com­ple­jos, frus­tra­cio­nes e in­se­gu­ri­dad. Si las per­so­nas in­fe­li­ces que cau­sa­ron esas des­gra­cias hu­bie­ran si­do cons­cien­tes de su crea­ti­vi­dad, del va­lor de sus ideas y de su ca­pa­ci­dad pa­ra in­fluir en la reali­dad que nos en­vuel­ve, se­gu­ra­men­te vi­vi­ría­mos en un mun­do muy di­fe­ren­te. Y ha­cer eso no es tan di­fí­cil. Pue­des em­pe­zar con la gen­te de tu al­re­de­dor. Em­pie­zas por lo pe­que­ño. Si mo­ti­vas a una so­la per­so­na en la vi­da a ser crea­ti­va, ya ha­brás con­se­gui­do un gran re­to.

“To­dos de­be­ría­mos pla­ni­fi­car nues­tro fu­tu­ro y có­mo al­can­zar­lo”

En­se­ñan­do a in­no­var. En 2013, Kathryn Ja­blo­kow –a la iz­quier­da– y otros pro­fe­so­res pu­bli­ca­ron en la pla­ta­for­ma edu­ca­ti­va on­li­ne Cour­se­ra el cur­so Crea­ti­vi­dad, In­no­va­ción y Cam­bio. Más de 250.000 per­so­nas lo han se­gui­do des­de en­ton­ces, y se ha ac­tua­li­za­do.

Da un sal­to atrás en el

tiem­po. Co­nec­tar con nues­tra ima­gi­na­ción in­fan­til, esa que per­di­mos en al­gún re­co­do del ca­mino, nos ayu­da­rá a te­ner ideas nue­vas.

“Ven­ga, uno más y me voy de va­ca­cio­nes...”. Tho­mas Edi­son pa­ten­tó más de mil inventos. De me­dia, uno ca­da quin­ce días du­ran­te to­da su vi­da adul­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.