Una ce­le­bra­ción de la be­lle­za

Hoy el go­ce y el asom­bro es­té­ti­cos es­tán más pre­sen­tes en la con­tem­pla­ción del mun­do na­tu­ral y de las imá­ge­nes que la cien­cia nos ofre­ce que en las ex­po­si­cio­nes de ar­te de los mu­seos.

Muy Interesante - - LAS DOS CULTURAS -

El afi­cio­na­do a la be­lle­za, en cual­quie­ra de sus mu­chas for­mas po­si­bles, di­fí­cil­men­te la en­con­tra­rá en es­tos tiem­pos en el ar­te. Por for­tu­na, el mun­do na­tu­ral y las vi­sio­nes que la cien­cia nos ofre­ce de él con­tie­nen do­sis arre­ba­ta­do­ras de una be­lle­za que pa­ra lle­gar a exis­tir no ha te­ni­do que pe­dir per­mi­so a los co­mi­sa­rios po­lí­ti­cos ni a los co­mi­sa­rios del ar­te, que con fre­cuen­cia son los mis­mos. Es­te ve­rano ce­le­bra­mos el se­gun­do cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de Henry David Tho­reau, que nos le­gó al mis­mo tiem­po los fun­da­men­tos de la eco­lo­gía y los de la re­bel­día cí­vi­ca, y que des­pués de Hum­boldt fue el pio­ne­ro de una ac­ti­tud ha­cia los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les que com­bi­na­ba la apre­cia­ción y la emo­ción es­té­ti­cas con el mé­to­do ex­pe­ri­men­tal y la ob­ser­va­ción me­ticu­losa de la mi­ra­da cien­tí­fi­ca. Igual que Tho­reau, Char­les Dar­win apren­dió de Hum­boldt ese asom­bro es­té­ti­co sin el cual no es po­si­ble el des­cu­bri­mien­to de las le­yes na­tu­ra­les. Al fin y al ca­bo, la de­fi­ni­ción más an­ti­gua que exis­te de la be­lle­za, la de Aristóteles, pa­re­ce an­ti­ci­par esa vi­sión to­ta­li­za­do­ra del mun­do na­tu­ral que es­ta­ble­cen las cien­cias am­bien­ta­les. La be­lle­za, se­gún Aristóteles, es el re­sul­ta­do de la ar­mo­nía en­tre un to­do y las par­tes sin­gu­la­res que lo com­po­nen: lo mis­mo su­ce­de con un eco­sis­te­ma, en el cual to­das las par­tes, has­ta las en apa­rien­cia me­nos re­le­van­tes, in­ter­ac­túan es­ta­ble­cien­do la­zos y co­ne­xio­nes tan com­ple­jos que son to­dos por igual ne­ce­sa­rios pa­ra man­te­ner la ar­mo­nía del con­jun­to.

No hu­bo ex­po­si­ción de ar­te el pa­sa­do ve­rano que pu­die­ra com­pe­tir con las imá­ge­nes que la son­da Juno en­vió des­de la ór­bi­ta de Jú­pi­ter, más aún en aque­llos días en que so­bre­vo­ló des­de 10.000 ki­ló­me­tros de al­tu­ra la Gran Man­cha Ro­ja, esa tor­men­ta fe­roz de 16.000 ki­ló­me­tros de diá­me­tro que du­ra con la mis­ma fu­ria al me­nos des­de ha­ce tres­cien­tos cin­cuen­ta años. La pro­pia son­da Juno, con sus pa­ne­les so­la­res des­ple­ga­dos, ya es una be­lle­za, una per­fec­ción de di­se­ño, tan grá­cil co­mo un ala del­ta que ha tar­da­do cin­co años en cru­zar has­ta Jú­pi­ter a tra­vés de las ex­ten­sio­nes in­con­ce­bi­bles del Sis­te­ma So­lar. Las cá­ma­ras de la son­da Juno cap­tan imá­ge­nes y la NASA las pro­ce­sa y las pu­bli­ca en su web ad­mi­ra­ble. Scott Bol­ton, el je­fe de la mi­sión, ha­bla de la tor­men­ta de la Gran Man­cha Ro­ja co­mo un poe­ta ro­mán­ti­co ha­bla­ría de una tor­men­ta so­bre un la­go: “Es tan po­de­ro­sa, tan bella”.

A Scott Bol­ton, co­mo es cien­tí­fi­co, y no li­te­ra­to ni ar­tis­ta o en­te­ra­do del ar­te, no le da nin­gún re­pa­ro usar esa ex­pre­sión: “Tan bella”. Hay for­mas co­mo nu­bes, co­mo to­rren­tes, co­mo tor­na­dos ver­ti­gi­no­sos; hay otras tor­men­tas me­no­res en el in­te­rior de la tor­men­ta prin­ci­pal que gi­ran en di­rec­ción con­tra­ria. Los co­lo­res del tra­ta­mien­to di­gi­tal ayu­dan a pre­ci­sar los por­me­no­res de las tur­bu­len­cias. La son­da de­tec­ta ani­llos de luz in­fra­rro­ja y au­ro­ras bo­rea­les de luz ul­tra­vio­le­ta. Co­mo una gran par­te de mi sen­si­bi­li­dad vi­sual se ha edu­ca­do en el ar­te abs­trac­to, pue­do dis­fru­tar más to­da­vía esos bor­bo­to­nes, esos to­rren­tes, esas on­du­la­cio­nes de los co­lo­res. A ve­ces tie­nen la be­lle­za con­vul­sa de los gran­des lien­zos de Jack­son Po­llock o de Wi­llem de Koo­ning. A ve­ces las gra­da­cio­nes de co­lor y las trans­pa­ren­cias su­ce­si­vas que mar­can un con­ti­nuo mo­vi­mien­to vi­sual me ha­cen pen­sar en los cam­pos es­tá­ti­cos de co­lor de Mark Roth­ko.

Pe­ro la pin­tu­ra, por mu­cha ilu­sión de mo­vi­mien­to que ofrez­ca, per­ma­ne­ce in­mó­vil, y la gran tor­men­ta de Jú­pi­ter es­tá siem­pre cambiando, en vir­tud de tras­tor­nos in­te­rio­res for­mi­da­bles que los cien­tí­fi­cos, los as­tro­nau­tas vir­tua­les de la son­da Juno, tar­da­rán to­da­vía mu­cho tiem­po en com­pren­der por com­ple­to. Por lo pron­to nos per­mi­ten dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo in­abar­ca­ble de la be­lle­za.

La pro­pia son­da Juno, con sus pa­ne­les so­la­res des­ple­ga­dos, ya es una be­lle­za, una per­fec­ción de di­se­ño, tan frá­gil co­mo un ala del­ta atra­ve­san­do las ex­ten­sio­nes in­con­ce­bi­bles del Sis­te­ma So­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.