¿Los ani­ma­les se ma­rean al via­jar en un trans­por­te?

Muy Interesante - - PREGUNTAS & RESPUESTAS -

La ci­ne­to­sis, que es el nom­bre téc­ni­co del ma­reo ci­né­ti­co –o por mo­vi­mien­to–, no es un ma­les­tar ex­clu­si­vo del ser hu­mano; tam­bién pue­den su­frir­lo los ani­ma­les cuan­do los trans­por­ta­mos en un vehícu­lo de un lu­gar a otro. Si tie­nes pe­rro o ga­to y has via­ja­do con ellos, se­gu­ro que es al­go que ya sa­bes. Es­te ma­les­tar es aún más ha­bi­tual en­tre los ca­cho­rros, de­bi­do a que el oí­do in­terno, que se en­car­ga de re­gu­lar el sen­ti­do del equi­li­brio, no se ha desa­rro­lla­do del to­do y eso pro­vo­ca que no­ten más la ve­lo­ci­dad y tam­bién las des­ace­le­ra­cio­nes. Aun­que, ob­via­men­te, tu mas­co­ta no pue­de avi­sar­te de que se es­tá ma­rean­do, sí pue­des lle­gar a in­tuir­lo por la apa­ri­ción de cier­tos sín­to­mas, co­mo bos­te­zos re­pe­ti­dos, inac­ti­vi­dad, tem­blo­res, hi­per­sa­li­va­ción y, por su­pues­to, las ar­ca­das y el vó­mi­to.

Si quie­res ayu­dar a tu pe­rro a no ma­rear­se en los via­jes, exis­ten al­gu­nos tru­cos: pro­cu­ra que se ha­bi­túe al vehícu­lo, pa­ra que, cuan­do va­ya a via­jar, no se es­tre­se –así que haz que se suba de vez en cuan­do pa­ra olis­quear­lo y que lo per­ci­ba co­mo un es­pa­cio fa­mi­liar–; in­tro­du­ce en su trans­por­tín, o en la zo­na don­de va­yas a aco­mo­dar­lo, su man­ta y al­gu­nos de sus ju­gue­tes fa­vo­ri­tos; no le des co­mi­da en las tres ho­ras pre­vias al via­je; em­pie­za con tras­la­dos cor­tos; ten en cuen­ta que si el ani­mal mi­ra ha­cia ade­lan­te du­ran­te el tra­yec­to, se ma­rea­rá me­nos; y haz una pa­ra­da ca­da dos ho­ras pa­ra que es­ti­re las pa­tas. Co­mo úl­ti­mo re­cur­so, si crees que es un pro­ble­ma gra­ve, llé­va­lo al ve­te­ri­na­rio pa­ra que le re­ce­ten al­gún me­di­ca­men­to.

Unaem­bar­ca­ción­car­ga­da­de­ga­na­do­va­cuno enaguas­deDa­ca,ca­pi­tal­deBan­gla­dés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.