El impacto tec­no­ló­gi­co

Smartp­ho­nes, or­de­na­do­res, con­so­las... To­dos es­tos pe­que­ños apa­ra­tos se han con­ver­ti­do en una ex­ten­sión del ser hu­mano. Re­sul­ta evi­den­te que nos es­tán cambiando. ¿Pe­ro lo ha­cen pa­ra bien o pa­ra mal?

Muy Interesante - - SUMARIO - Un re­por­ta­je de MARTA DEL AMO

Re­sul­ta evi­den­te que los or­de­na­do­res, mó­vi­les o con­so­las nos es­tán cambiando. ¿Lo ha­cen pa­ra bien o pa­ra mal?

“N ues­tra ge­ne­ra­ción es fe­liz con los gadgets, pe­ro nos es­tán vol­vien­do es­tú­pi­dos, no más lis­tos”. Pue­de que es­ta fra­se te re­sul­te fa­mi­liar, y tal vez te ha­ya traí­do a la men­te ese apa­ra­to que qui­zá tie­nes en es­tos mo­men­tos al al­can­ce de la mano: el smartp­ho­ne. Pe­ro le­jos de ser ac­tual, la afir­ma­ción per­te­ne­ce a un ar­tícu­lo del dia­rio The Led­ger pu­bli­ca­do en 1977 que cri­ti­ca­ba el impacto de las ca­da vez más po­pu­la­res cal­cu­la­do­ras de bol­si­llo y los ca­se­tes. Y, des­de en­ton­ces, pa­re­ce que la alar­ma me­diá­ti­ca no ha de­ja­do de so­nar. So­lo que, en lu­gar de las cal­cu­la­do­ras, que en su día nos evi­ta­ron te­ner que ha­cer las cuen­tas de ca­be­za, el pro­ble­ma aho­ra son los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes.

“Cuan­do apa­re­ció Facebook, los me­dios em­pe­za­ron a pu­bli­car no­ti­cias que afir­ma­ban que tec­no­lo­gías co­mo es­ta eran te­rri­bles pa­ra los ni­ños”, re­cuer­da Rey­nol Jun­co, psi­có­lo­go y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Io­wa (EE. UU.). Por aquel en­ton­ces, aca­ba­ba de em­pe­zar a dar cla­ses a jó­ve­nes uni­ver­si­ta­rios, y lo que él veía en sus alum­nos era jus­to lo con­tra­rio. Se dio cuen­ta de que “fal­ta­ba mu­cha in­ves­ti­ga­ción” y, por ello, de­ci­dió es­pe­cia­li­zar­se en có­mo las nuevas tec­no­lo­gías afec­tan al ser hu­mano. “Los adul­tos leen un ti­tu­lar de que Facebook es te­rri­ble pa­ra los es­tu­dios y lo acep­tan au­to­má­ti­ca­men­te. Pien­san que en su épo­ca to­do se ha­cía me­jor, co­mo un cli­ché”, cri­ti­ca Jun­co. Pe­ro ¿qué adul­to que­rría apren­der­se de me­mo­ria la lista de los reyes go­dos sa­bien­do que pue­de con­sul­tar­la a gol­pe de clic? ¿Y quién es­ta­ría dis­pues­to a es­pe­rar días a que su car­ta lle­gue a des­tino por co­rreo pos­tal cuan­do pue­de en­viar un e-mail que se re­ci­be en se­gun­dos?

An­te la pre­gun­ta de si las nuevas tec­no­lo­gías es­tán ha­cien­do más es­tú­pi­da a la gen­te, Jun­co se mues­tra ta­jan­te: “Pue­des cam­biar la pa­la­bra tec­no­lo­gía por cual­quier otra, co­mo as­cen­sor, co­che o im

pre­so­ra, y ten­drás la mis­ma res­pues­ta”. ¿Aca­so la in­ven­ción del te­lé­fono hi­zo a la hu­ma­ni­dad más in­te­li­gen­te o más ton­ta? “No, so­lo va­rió la for­ma en la que ha­ce­mos las co­sas”, zan­ja el in­ves­ti­ga­dor.

Sin em­bar­go, es­tá cla­ro que es­tos cam­bios in­flu­yen en el ser hu­mano de una for­ma u otra. “To­das las áreas del com­por­ta­mien­to se es­tán vien­do afec­ta­das por las nuevas tec­no­lo­gías”, con­fir­ma el di­rec­tor de la revista cien­tí­fi­ca Com­pu­ters in Hu

man Beha­vior, Matthieu Guit­ton. Pe­ro ¿en qué gra­do nos es­tán al­te­ran­do? ¿Y es en nues­tro be­ne­fi­cio o en nues­tro per­jui­cio? En las pró­xi­mas pá­gi­nas, ana­li­za­mos có­mo nos cam­bian a cin­co ni­ve­les: la ca­pa­ci­dad de com­pren­sión, la me­mo­ria, el sue­ño, la sa­lud y las emo­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.