Sa­lud

Muy Interesante - - A FONDO -

Ca­be pre­gun­tar­se si, ade­más de sus efec­tos psi­co­ló­gi­cos, el uso del mó­vil pro­du­ce al­gún efec­to fí­si­co. Una de las cues­tio­nes más po­lé­mi­cas en su día fue el po­si­ble impacto de la ra­dia­ción de es­te ar­ti­lu­gio en nuestra sa­lud, pe­ro dis­tin­tas in­ves­ti­ga­cio­nes res­pal­da­das por or­ga­nis­mos co­mo la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud y la Co­mi­sión Eu­ro­pea no han ha­lla­do nin­gu­na co­rre­la­ción.

Sin em­bar­go, sí se han ob­ser­va­do cier­tos fe­nó­me­nos vin­cu­la­dos a la uti­li­za­ción del mó­vil que afec­tan a nues­tro bie­nes­tar. Es el ca­so de la wa­sa­pi­tis, tér­mino con el que la doc­to­ra Inés Fernández-Guerrero, del Hospital Universitario de Gra­na­da, bau­ti­zó el tras­torno que de­tec­tó en una com­pa­ñe­ra que una ma­ña­na se le­van­tó con un agudo do­lor de mu­ñe­cas y pul­ga­res. En un ar­tícu­lo, Fernández-Guerrero re­la­ta­ba: “Su­je­tó el te­lé­fono mó­vil, que pe­sa­ba 130 gra­mos, por lo me­nos du­ran­te seis ho­ras. En es­te tiem­po, reali­zó mo­vi­mien­tos con­ti­nuos con am­bos pul­ga­res pa­ra en­viar men­sa­jes”. El diag­nós­ti­co: ten­di­ni­tis en los pul­ga­res (o wa­sa­pi­tis).

Y los de­dos gor­dos no son los úni­cos que su­fren an­te un uso in­ten­si­vo del mó­vil. Pa­sar mu- cho tiem­po aga­chan­do la ca­be­za pa­ra in­ter­ac­tuar con él tie­ne efec­tos en la es­pal­da, se­gún un es­tu­dio de Ken­neth Hans­raj, del Centro de Ci­ru­gía y Reha­bi­li­ta­ción de la Co­lum­na Ver­te­bral de Nue­va York (EE. UU.). El es­tu­dio, pu­bli­ca­do en Sur­gi­cal Tech­no­logy In­ter­na­tio­nal, afir­ma que los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes pro­vo­can que los usua­rios pa­sen en­tre dos y cua­tro ho­ras al día con el cue­llo en­cor­va­do de for­ma an­ti­na­tu­ral, lo que au­men­ta la pre­sión so­bre las cer­vi­ca­les y pue­de an­ti­ci­par la apa­ri­ción de pro­ble­mas de es­pal­da.

¡MO­VI­LÍ­ZA­TE DE VER­DAD! Y aun­que los smartp­ho­nes no de­be­rían afec­tar al se­den­ta­ris­mo –son una tec­no­lo­gía por­ta­ble–, una in­ves­ti­ga­ción li­de­ra­da por An­drew Lepp, de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Kent (EE. UU.), ha es­ta­ble­ci­do una re­la­ción en­tre un ma­yor uso de es­ta tec­no­lo­gía y ni­ve­les me­no­res de ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Sin em­bar­go, el es­tu­dio no cul­pa di­rec­ta­men­te al te­lé­fono, ya que es­te más bien for­ma par­te de pa­tro­nes más am­plios de se­den­ta­ris­mo en los que ade­más se in­clu­ye la te­le­vi­sión. Por el con­tra­rio, pu­do cons­ta­tar que las per­so­nas más ac­ti­vas fí­si­ca­men­te, ade­más de ha­cer un me­nor uso del mó­vil en ge­ne­ral, lo em­plean pa­ra co­nec­tar con otras per­so­nas con una ac­ti­vi­dad si­mi­lar, al­go que los mo­ti­va a ha­cer más ejer­ci­cio. Asi­mis­mo, los smartp­ho­nes ofre­cen la ventaja de in­cor­po­rar apli­ca­cio­nes re­la­cio­na­das con la sa­lud en el día a día, co­mo las que mo­ni­to­ri­zan los pa­sos y el rit­mo car­día­co. “La gen­te de­be­ría ha­cer una re­fle­xión pe­rió­di­ca y crí­ti­ca so­bre su uso del te­lé­fono mó­vil”, opi­na Lepp. Y con­clu­ye: “La cla­ve es­tá en la mo­de­ra­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.