¿Có­mo sa­be­mos que an­tes no ha­bía blan­quea­mien­tos?

Muy Interesante - - MEDIO AMBIENTE -

Cuan­do se es­tu­dia el cam­bio cli­má­ti­co, a me­nu­do se in­ves­ti­gan las con­di­cio­nes de la Tie­rra en el pa­sa­do pa­ra tra­tar de di­lu­ci­dar qué su­ce­sos son ha­bi­tua­les en su his­to­ria. Los co­ra­les pue­den ayu­dar­nos a re­sol­ver es­ta cues­tión. De la mis­ma for­ma que el cre­ci­mien­to de los ár­bo­les crea ani­llos con­cén­tri­cos que dan cuen­ta de las con­di­cio­nes me­dioam­bien­ta­les, los es­que­le­tos de los co­ra­les, en es­pe­cial los de gran tamaño –co­mo los del gé­ne­ro Po­ri­tes–, con­tie­nen fran­jas que mar­can su cre­ci­mien­to y cam­bian de es­pe­sor con las al­te­ra­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra, plu­vio­si­dad, se­di­men­tos y nu­trien­tes. Un epi­so­dio de blan­quea­mien­to pue­de fre­nar el cre­ci­mien­to del co­ral du­ran­te cua­tro años, lo que de­ja mar­cas vi­si­bles. El aná­li­sis de la ma­yor co­lec­ción de nú­cleos de co­ral, que se en­cuen­tra en el Ins­ti­tu­to Aus­tra­liano de Cien­cias Ma­ri­nas, de­mues­tra que esas ban­das ca­si no apa­re­cen en los re­gis­tros an­te­rio­res al fi­nal del si­glo XX, cuan­do las con­di­cio­nes am­bien­ta­les de los co­ra­les ape­nas su­frían va­ria­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.