LA IN­SÓ­LI­TA HUE­LLA DE LA CIEN­CIA EN LA BI­BLIA

Muy Interesante - - PORTADA -

Los úl­ti­mos avan­ces en ge­né­ti­ca, big da­ta e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial han per­mi­ti­do es­cla­re­cer al­gu­nos tex­tos bíblicos y han sa­ca­do a la luz nue­vos as­pec­tos de lo que se des­cri­be en ellos, des­de mi­gra­cio­nes has­ta fe­nó­me­nos ce­les­tes. Aho­ra, los ex­per­tos con­fían en que gra­cias a los nue­vos da­tos se con­si­ga de­ter­mi­nar qué hay de ve­raz en la obra más fa­mo­sa de la his­to­ria.

En 1970, apa­re­cie­ron los frag­men­tos de un ro­llo de per­ga­mino en la an­ti­gua si­na­go­ga de Ein Ge­di, un oa­sis si­tua­do en la ri­be­ra oes­te del mar Muer­to. Lle­va­ban ba­jo tie­rra más de mil qui­nien­tos años y se en­con­tra­ban tan de­te­rio­ra­dos que era im­po­si­ble ma­ni­pu­lar­los sin que que­da­ran des­trui­dos. Así pues, sim­ple­men­te se al­ma­ce­na­ron. No obs­tan­te, en sep­tiem­bre de 2016, un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Kentucky, en co­la­bo­ra­ción con la Au­to­ri­dad de An­ti­güe­da­des de Is­rael, anun­ció lo im­pen­sa­ble: por pri­me­ra vez des­de que el com­ple­jo de Ein Ge­di fue­se que­ma­do, en al­gún mo­men­to del si­glo VI, ha­bían po­di­do leer par­te de su con­te­ni­do.

Pa­ra ello, es­ca­nea­ron la pie­za, que ha­bría si­do es­cri­ta unos cua­tro­cien­tos años an­tes, me­dian­te mi­cro­to­mo­gra­fía compu­tari­za­da de ra­yos X –en esen­cia, una ver­sión en 3D del sis­te­ma que se uti­li­za en los hos­pi­ta­les pa­ra ge­ne­rar imá­ge­nes de par­tes in­ter­nas del cuer­po– y bus­ca­ron en la re­cons­truc­ción di­gi­tal los pí­xe­les que se co­rres­pon­dían con las par­tes del ma­nus­cri­to en­tin­ta­das. De ese modo, se per­ca­ta­ron de que se tra­ta­ba de un pa­sa­je de la Bi­blia he­brea, en con­cre­to del Le­ví­ti­co, uno de los li­bros que la in­te­gran. Con ello, los ex­per­tos en­con­tra­ron, ade­más, que la redacción de ese tex­to re­li­gio­so no ha cam­bia­do des­de en­ton­ces; el con­te­ni­do del ro­llo car­bo­ni­za­do de Ein Ge­di es idén­ti­co al que se ha es­ta­do uti­li­zan­do du­ran­te si­glos y prue­ba que la Bi­blia he­brea ha per­du­ra­do en su ac­tual ver­sión en los úl­ti­mos dos mil años.

Pe­ro ¿cuán­do se es­cri­bió es­ta obra, pro­ba­ble­men­te la más fa­mo­sa de la his­to­ria? O, me­jor di­cho, ¿cuán­do se com­pi­ló por pri­me­ra vez? El de­ba­te aca­dé­mi­co se cen­tra en si las pie­zas que lo in­te­gran em­pe­za­ron a re­unir­se an­tes o des­pués de que los ba­bi­lo­nios arra­sa­ran Jerusalén, en 586 a. C. To­do de­pen­de de lo ex­ten­di­da que es­tu­vie­ra por en­ton­ces la al­fa­be­ti­za­ción, pues se con­si­de­ra una con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra que se

Es­te per­ga­mino car­bo­ni­za­do de los si­glos I o II, re­cons­trui­do di­gi­tal­men­te por un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res, con­tie­ne un pa­sa­je del Le­ví­ti­co. La mues­tra es la más an­ti­gua que se con­ser­va de es­te tex­to bí­bli­co, y su ha­llaz­go, el más re­le­van­te en es­te sen­ti­do des­de los ma­nus­cri­tos del mar Muer­to, que pue­den ver­se en el Mu­seo de Is­rael, en Jerusalén –en la fo­to ma­yor–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.