LAS DOS CA­RAS DEL AMO­NIA­CO, UN COM­PUES­TO EX­CEP­CIO­NAL

Muy Interesante - - DISCOVERY -

ENECESARIOS Y DA­ÑI­NOS. Los fer­ti­li­zan­tes ni­tro­ge­na­dos per­mi­ten pro­du­cir la gran can­ti­dad de ve­ge­ta­les que con­su­mi­mos no­so­tros y el ga­na­do, pe­ro per­ju­di­ca al pla­ne­ta. El apro­ve­cha­mien­to del ni­tró­geno en la sín­te­sis in­dus­trial de fer­ti­li­zan­tes es es­ca­so; mu­cho aca­ba en ríos y ma­res, don­de ac­túa co­mo un nu­trien­te que dis­pa­ra la pro­li­fe­ra­ción de al­gas –eu­tro­fi­za­ción–, que dis­mi­nu­ye la bio­di­ver­si­dad y al­te­ra el ba­lan­ce at­mos­fé­ri­co. “Aun­que el pro­ce­so de Ha­ber-Bosch, de al­to con­su­mo ener­gé­ti­co, no cum­ple con los re­qui­si­tos ac­tua­les de sos­te­ni­bi­li­dad, aún no te­ne­mos alternativa”, re­co­no­ce Ba­ro­na. l amo­nia­co es fa­mo­so por su uso en los pro­duc­tos de lim­pie­za, pe­ro po­cos sa­ben que la reac­ción de ni­tró­geno e hi­dró­geno que lo ge­ne­ra, co­no­ci­da co­mo pro­ce­so de Ha­ber-Bosch por los ape­lli­dos de los químicos ale­ma­nes que la desa­rro­lla­ron ha­ce más de cien años, es la in­no­va­ción más sig­ni­fi­ca­ti­va del si­glo XX. Así lo re­co­ge un es­tu­dio pu­bli­ca­do por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co en la re­vis­ta Science

and En­gi­nee­ring Et­hics. “Cuan­do aca­bó la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, el amo­nia­co se hi­zo in­sus­ti­tui­ble en la pro­duc­ción de fer­ti­li­zan­tes a gran es­ca­la, lo que con­tri­bu­yó de­ci­si­va­men­te al cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción de ali­men­tos y de la po­bla­ción mun­dial; hoy se­gui­mos de­pen­dien­do de es­te pro­ce­so”, sub­ra­ya As­trid Ba­ro­na, una de las au­to­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.