Nue­vos tiem­pos pa­ra la bio­di­ver­si­dad

¿NO HAY QUIEN PA­RE A LA VI­DA?

Muy Interesante - - SUMARIO -

Que la pre­sen­cia del hom­bre ha cam­bia­do el ci­clo na­tu­ral de los se­res vi­vos de la Tie­rra es una ob­vie­dad, has­ta el pun­to de que, se­gún una par­te de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, he­mos en­tra­do en una nue­va épo­ca geo­ló­gi­ca: el An­tro­po­ceno. Nos he­mos con­ver­ti­do en la es­pe­cie in­va­so­ra del pla­ne­ta por ex­ce­len­cia. Sin em­bar­go, una co­rrien­te de ecó­lo­gos cree que, en lu­gar de preo­cu­par­nos tan­to de re­sis­tir­nos al cam­bio que he­mos pro­vo­ca­do en los eco­sis­te­mas, lo que de­be­ría­mos ha­cer es asu­mir­lo y ayu­dar a las es­pe­cies a adap­tar­se a ellos.

Tex­to de ÁLEX FER­NÁN­DEZ MUERZA

La in­fluen­cia que ha te­ni­do –y si­gue te­nien­do– el hom­bre en el ci­clo na­tu­ral de la flo­ra y la fau­na de nues­tro pla­ne­ta es evi­den­te. Sin em­bar­go, las es­pe­cies es­tán evo­lu­cio­nan­do y adap­tán­do­se más rá­pi­do de lo que ca­bría ima­gi­nar –en al­gu­nos ca­sos, con gran éxi­to– pa­ra ha­cer fren­te al cam­bio cli­má­ti­co y a la des­truc­ción del me­dio am­bien­te mun­dial que ha traí­do la mano del hom­bre. La vi­da es cam­bio, y en la épo­ca en la que vi­vi­mos, aún más.

Ad­mi­tir­lo, y asu­mir que los se­res hu­ma­nos so­mos par­te del eco­sis­te­ma nos pue­de ser­vir pa­ra sal­var la vi­da y la va­rie­dad de es­pe­cies, en de­fi­ni­ti­va, la bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta. Es­ta es la pre­mi­sa que de­fien­de el ecó­lo­go bri­tá­ni­co Ch­ris D. Tho­mas en su obra In­he­ri­tors of the Earth: How Na­tu­re is Th­ri­ving in an Age of Ex­tin­ction ( He­re­de­ros de la Tie­rra. Así es­tá pros­pe­ran­do la na­tu­ra­le­za en una épo­ca de ex­tin­ción), con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res li­bros de di­vul­ga­ción de 2017 por la re­vis­ta The Eco­no­mist. MUY ha ha­bla­do con él pa­ra que nos dé más de­ta­lles so­bre su dis­rup­ti­va for­ma de com­pren­der la bio­di­ver­si­dad y la ma­ne­ra de pro­te­ger­la.

Tho­mas y su equi­po de la Uni­ver­si­dad de York (In­gla­te­rra) tra­ba­jan en en­ten­der có­mo he­mos trans­for­ma­do el mun­do bio­ló­gi­co, có­mo el cam­bio cli­má­ti­co es­tá po­nien­do en pe­li­gro la bio­di­ver­si­dad a ni­vel glo­bal y có­mo po­de­mos con­ser­var­la. Así, han des­cu­bier­to evi­den­cias de los des­pla­za­mien­tos geo­grá­fi­cos de las es­pe­cies y su rá­pi­da evo­lu­ción en res­pues­ta a di­cha ame­na­za. “La vi­da es un sis­te­ma di­ná­mi­co. El mo­vi­mien­to de las es­pe­cies es la for­ma en que siem­pre han so­bre­vi­vi­do en el pa­sa­do, y así es co­mo so­bre­vi­vi­rán en el fu­tu­ro. Ca­da vez que el am­bien­te cam­bia rá­pi­da­men­te, los pro­ce­sos evo­lu­ti­vos y eco­ló­gi­cos se ace­le­ran, que es lo que es­tá su­ce­dien­do hoy, su­per­rá­pi­do. En­ton­ces, en tér­mi­nos de con­ser­va­ción, de­be­mos acep­tar los cambios e in­clu­so ayu­dar a cam­biar en al­gu­nas cir­cuns­tan­cias”, sos­tie­ne Tho­mas. Ade­más po­ne en cues­tión la ma­ne­ra tra­di­cio­nal de en­ten­der la bio­di­ver­si­dad y su con­ser­va­ción.

LOS EJEM­PLOS SON CA­DA VEZ MÁS DI­VER­SOS Y, EN AL­GU­NOS CA­SOS, LLA­MA­TI­VOS.

Uno clá­si­co es el de la ma­ri­po­sa de los abe­du­les ( Bis­ton be­tu­la­ria), una po­li­lla que era blan­ca con mo­tas negras y que os­cu­re­ció a me­di­da que el ho­llín de las fá­bri­cas de ini­cios de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial, en la Gran Bre­ta­ña de me­dia­dos del si­glo XIX, con­ta­mi­na­ba el en­torno. Pe­ro ca­da vez hay más ca­sos. Tho­mas ci­ta el de al­gu­nos grillos de su país que han desa­rro­lla­do alas más lar­gas, lo que les per­mi­te vo­lar más al nor­te. En Es­pa­ña tam­bién te­ne­mos ejem­plos: el in­ves­ti­ga­dor Jo­sep Pe­ñue­las, de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na (UAB),

ha des­cu­bier­to cambios evo­lu­ti­vos en las ha­yas de las mon­ta­ñas del Mon­tseny, en Ca­ta­lu­ña, por efec­to del cam­bio cli­má­ti­co.

“En los úl­ti­mos años se ha plan­tea­do que las es­pe­cies tie­nen una ma­yor ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción de lo que Dar­win su­po­nía”, sub­ra­ya Al­ber­to Na­va­rro, con­sul­tor es­pe­cia­li­za­do en con­ser­va­ción y desa­rro­llo ru­ral, que apun­ta al de­ba­te sus­ci­ta­do den­tro de la con­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za en­tre la vie­ja y la nue­va es­cue­la. El máximo re­pre­sen­tan­te de la pri­me­ra se­ría el en­to­mó­lo­go y bió­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Edward O. Wil­son, que usó por pri­me­ra vez el con­cep­to de bio­di­ver­si­dad en 1988, mien­tras que en la se­gun­da, ade­más del pro­pio Tho­mas, se en­cua­dra­rían otros in­ves­ti­ga­do­res co­mo Pe­ter Ka­rei­va, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to del Me­dio Am­bien­te y Sos­te­ni­bi­li­dad de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les (UCLA), y Ken Thom­pson, au­tor del libro ¿De dón­de son los ca­me­llos?, que tam­bién sus­ci­tó polémica al re­plan­tear la ma­ne­ra de ver a las es­pe­cies in­va­so­ras y no con­si­de­rar­las per­ju­di­cia­les per se.

Y ES QUE ES­PE­CIES QUE HOY EN DÍA CON­SI­DE­RA­MOS AU­TÓC­TO­NAS, NA­TU­RA­LES DE UN LU­GAR, EN AL­GÚN MO­MEN­TO DE LA HIS­TO­RIA DE LA TIE­RRA NO LO FUE­RON.

Los ca­me­llos, ci­ta­dos por Thom­pson –y que con­si­de­ra­mos na­tu­ra­les de África y Asia–, apa­re­cie­ron en Amé­ri­ca del Nor­te, y los úni­cos dro­me­da­rios sal­va­jes los en­con­tra­mos en Aus­tra­lia. Los go­rrio­nes, que so­lían vi­vir en Asia cen­tral, o las pa­lo­mas bra­vías, que anida­ban en acan­ti­la­dos eu­ro­peos y asiá­ti­cos, aho­ra son co­mu­nes en nues­tros pue­blos y ciu­da­des. Los ár­bo­les de los bos­ques eu­ro­peos ac­tua­les, el prin­ci­pal eco­sis­te­ma na­tu­ral de nues­tro continente, fue­ron muy ra­ros en la úl­ti­ma era gla­cial, ha­ce vein­te mil años, y so­lo so­bre­vi­vie­ron en par­tes de Es­pa­ña, Ita­lia y los Bal­ca­nes.

En pa­la­bras de Tho­mas, “los bos­ques han ve­ni­do y se han ido. Aho­ra, el cli­ma es­tá cam­bian­do una vez más, y los eco­sis­te­mas es­tán em­pe­zan­do a trans­for­mar­se nue­va­men­te. No po­de­mos de­te­ner es­te pro­ce­so, aun­que es­to no qui­ta que de­ba­mos mi­ni­mi­zar las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro. Aun­que el fu­tu­ro es in­cier­to, una co­sa es se­gu­ra: to­dos los eco­sis­te­mas fu­tu­ros se cons­trui­rán con los des­cen­dien­tes de las es­pe­cies ac­tua­les. Pro­te­ger tan­tas co­mo sea posible per­mi­ti­rá a la na­tu­ra­le­za crear sus pro­pios eco­sis­te­mas nue­vos”.

El ecó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de York con­si­de­ra que, más que “dos es­cue­las”, hay “un gra­dien­te de opi­nión”: “Edward O. Wil­son y yo pro­ba­ble­men­te es­ta­mos de acuer­do en mu­chos más asun­tos de los que dis­cu­ti­mos. Am­bos pen­sa­mos que es una bue­na idea man­te-

En los úl­ti­mos años se es­tá plan­tean­do que las es­pe­cies tie­nen una ma­yor ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción de lo que Char­les Dar­win su­po­nía

ner tan­tas es­pe­cies vi­vas co­mo sea posible. Don­de dis­cre­pa­mos es en que yo en­fa­ti­zo la ne­ce­si­dad de asu­mir y adap­tar­nos al cam­bio di­ná­mi­co, que es­tá su­ce­dien­do nos gus­te o no, mien­tras que él in­ci­de en có­mo de­be­mos re­sis­tir al cam­bio y pro­te­ger los lu­ga­res y es­pe­cies ac­tual­men­te im­por­tan­tes”.

Es­te en­fo­que afec­ta ra­di­cal­men­te al plan­tea­mien­to tra­di­cio­nal de los pro­yec­tos de con­ser­va­ción que, se­gún Tho­mas, ado­le­cen de dos pro­ble­mas prin­ci­pa­les. Por un la­do, una gran can­ti­dad de los re­cur­sos hu­ma­nos y fi­nan­cie­ros se de­di­can a de­jar las co­sas co­mo es­ta­ban, o in­clu­so a re­gre­sar a una vi­sión ro­mán­ti­ca del pa­sa­do de ese eco­sis­te­ma o es­pe­cie.

Por otra par­te, el fuer­te én­fa­sis en man­te­ner fue­ra a las es­pe­cies in­va­so­ras o ex

tran­je­ras –“Eli­ja su in­sul­to pre­fe­ri­do; yo sim­ple­men­te las lla­mo es­pe­cies”–. Por ello, abo­ga por asu­mir el cam­bio y cen­trar los es- fuer­zos de con­ser­va­ción en pro­yec­tos “más rea­lis­tas”. Y a modo de ejem­plo ci­ta dos ca­sos, uno en su país y el otro con ba­se en Es­pa­ña.

LA REAL SO­CIE­DAD BRI­TÁ­NI­CA PA­RA LA PRO­TEC­CIÓN DE LAS AVES ES­TÁ ADMINISTRANDO RE­SER­VAS NA­TU­RA­LES

con la es­pe­ran­za de que nue­vas es­pe­cies, co­mo gar­zas e ibis, las co­lo­ni­cen. De mo­men­to, ya han con­se­gui­do que gran­des gar­ce­tas críen en el sur de In­gla­te­rra. Por su par­te, el sa­ma­ru­go ( Va­len­cia his­pa­ni­ca) es un pe­que­ño pez de agua dul­ce en­dé­mi­co de los es­tan­ques li­to­ra­les de Va­len­cia y del sur de Ca­ta­lu­ña. Se en­cuen­tra en gra­ve pe­li­gro de ex­tin­ción por la de­gra­da­ción de su há­bi­tat y por la com­pe­ten­cia con el pez mos­qui­to ( Gam­bu­sia af­fi­nis), una es­pe­cie de Nor­tea­mé­ri­ca in­tro­du­ci­da en to­do el mun­do pa­ra el con­trol de los mos­qui­tos y, en la ac­tua­li­dad, con­si­de­ra­da por la Unión In­ter­na­cio­nal pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za (UICN) co­mo una de las cien es­pe­cies exó­ti­cas in­va­so­ras más da­ñi­nas del mun­do.

Pa­ra evi­tar su des­apa­ri­ción, la aso­cia­ción Pai­sat­ges Vius, li­de­ra­da por Anna Ga­llés, ha pues­to en mar­cha un pro­yec­to que con­sis­te en criar sa­ma­ru­gos fue­ra de su há­bi­tat na­tu­ral, res­tau­rar va­rias la­gu­nas en el mu­ni­ci­pio de L’Ametlla de Mar(Ta­rra­go­na), don­de no hay pe­ces mos­qui­to, y li­be­rar­los allí pa­ra que es­ta­blez­can nue­vas po­bla­cio­nes.

Cuan­do se le pre­gun­ta por Es­pa­ña, Tho­mas su­gie­re al­gu­nas ideas que po­drían lle­var­se a ca­bo aquí en la lí­nea de su plan­tea­mien­to de con­ser­va­ción. Así, la ca­bra mon­tés de Etio­pía ( Ca­pra wa­lie), en pe­li­gro de ex­tin­ción en su país de ori­gen, po­dría in­tro­du­cir­se en los Pi­ri­neos, don­de el bu­car­do ( Ca­pra py­re­nai­ca py­re­nai­ca) se ha su­ma­do a la lis­ta de es­pe­cies extinguidas. Es­to po­ten­cial­men­te ayu­da­ría a res­tau­rar ni­ve­les de pas­to­reo más na­tu­ra­les en las mon­ta­ñas, y a sal­var a di­cho ma­mí­fe­ro afri­cano. Por su par­te, el des­mán de los Pi­ri­neos ( Ga­lemys

py­re­nai­cus), un pe­que­ño y ra­ro ma­mí­fe­ro con el ho­ci­co en for­ma de trom­pe­ta y tam­bién en pe­li­gro de ex­tin­ción, po­dría trans­por­tar­se a Gran Bre­ta­ña o a Es­can­di- na­via en el fu­tu­ro si co­mien­za a ex­tin­guir­se en el nor­te de Es­pa­ña y Fran­cia.

Tho­mas cree que “to­da­vía hay mu­chos pre­jui­cios. Ca­si to­dos los eco­lo­gis­tas y con­ser­va­cio­nis­tas pien­san que el mo­vi­mien­to de in­di­vi­duos es bueno al per­mi­tir que las es­pe­cies se adap­ten al mun­do cam­bian­te si se mue­ven ellas mis­mas, pe­ro, cuan­do la dis­per­sión es fa­ci­li­ta­da por un pri­ma­te hu­mano, lo des­cri­ben co­mo an­ti­na­tu

ral. Los hu­ma­nos so­mos par­te del mun­do. Es me­jor que lo acep­te­mos, en lu­gar de se­guir en la ne­ga­ción”.

DES­DE LA FUN­DA­CIÓN BIO­DI­VER­SI­DAD, UN OR­GA­NIS­MO QUE PER­TE­NE­CE AL MI­NIS­TE­RIO PA­RA LA TRAN­SI­CIÓN ECO­LÓ­GI­CA,

con­si­de­ran que el plan­tea­mien­to de la obra de es­te ecó­lo­go bri­tá­ni­co “re­sul­ta op­ti­mis­ta, apor­ta una vi­sión fres­ca e ins­pi­ra­do­ra res­pec­to a los cambios de la Tie­rra en es­ta épo­ca des­de el pun­to de vis­ta de la bio­di­ver­si­dad”. Se­gún los res­pon­sa­bles de es­ta institución, “es in­ne­ga­ble que en los úl­ti­mos cincuenta años los se­res hu­ma­nos han trans­for­ma­do los eco­sis­te­mas más rá­pi­da y ex­ten­sa­men­te que en nin­gún otro pe­rio­do de tiem­po com­pa­ra­ble de nues­tra his­to­ria, lo que ha ge­ne­ra­do una pér­di­da con­si­de­ra­ble, y en gran me­di­da irre­ver­si­ble, de la di­ver­si­dad de la vi­da so­bre la Tie­rra. —Y aña­de—: Sin em­bar­go, no de­be ser mo­ti­vo pa­ra la de­s­es­pe­ran­za, pues el al­can­ce de es­ta de­gra­da­ción hu­bie­ra si­do mu­cho ma­yor sin las res­pues­tas pues­tas en prác­ti­ca en las úl­ti­mas dé­ca­das”.

Un sec­tor de los con­ser­va­cio­nis­tas cri­ti­ca que se vea bien que las es­pe­cies se mue­van pa­ra adap­tar­se al mun­do cam­bian­te y, en cam­bio, se con­si­de­re an­ti­na­tu­ral que el hom­bre las ayu­de a ello

El bie­nes­tar so­cial y el 40% de la eco­no­mía mun­dial de­pen­den de unos eco­sis­te­mas sa­nos, así que la bio­di­ver­si­dad es esen­cial pa­ra el ser hu­mano co­mo es­pe­cie

Na­va­rro cree que “en Es­pa­ña se tra­ba­ja mu­cho y muy bien en con­ser­va­ción, si se tie­nen en cuen­ta los es­ca­sos re­cur­sos y el apo­yo ins­ti­tu­cio­nal exis­ten­tes. Re­cien­te­men­te se han eva­lua­do a es­ca­la eu­ro­pea los pro­yec­tos LI­FE de con­ser­va­ción [es­te pro­gra­ma es un ins­tru­men­to fi­nan­cie­ro de la Co­mi­sión Eu­ro­pea que es­tá per­mi­tien­do la con­ser­va­ción, res­tau­ra­ción y ges­tión de de­ter­mi­na­das es­pe­cies y há­bi­tats de la UE] y Es­pa­ña no sa­le mal pa­ra­da, al con­tra­rio. Aun­que siem­pre hay as­pec­tos me­jo­ra­bles, co­mo ex­po­ne un re­cien­te ar­tícu­lo, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Bio­di­ver­sity and Con­ser­va­tion por in­ves­ti­ga­do­res del Mu­seo Na­cio­nal de Cien­cias Na­tu­ra­les y el CSIC, que mues­tra que cer­ca de un 10 % de las es­pe­cies ana­li­za­das en Es­pa­ña cuen­tan con pro­gra­mas de ayu­da sin es­tar ame­na­za­das”.

En cual­quier ca­so, es­tá cla­ro que los es­fuer­zos por pro­te­ger y re­cu­pe­rar la di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca del pla­ne­ta son im­pres­cin­di­bles. Des­de la Fun­da­ción Bio­di­ver­si­dad des­ta­can que es­ta­mos ro­dea­dos de di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca “en nues­tra ca­sa, en nues­tra ne­ve­ra, en nues­tro botiquín, en nues­tra ro­pa, etc. Ha­blar de bio­di­ver­si­dad es ha­blar de ge­nes, de es­pe­cies, de eco­sis­te­mas. Es ne­ce­sa­ria pa­ra que ha­ya vi­da en el pla­ne­ta. Sin eco­lo­gía no hay eco­no­mía: el 40 % de la eco­no­mía mun­dial de­pen­de de unos eco­sis­te­mas sa­nos. Y tam­bién es bie­nes­tar so­cial, ya que de ella de­pen­de que ten­ga­mos me­di­ci­nas, ali­men­tos, tex­ti­les...”.

Con­tar con eco­sis­te­mas sa­nos y di­ver­sos es la ba­se de nues­tro desa­rro­llo eco­nó­mi­co, co­mo re­co­no­cían en 2015 los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS) de Na­cio­nes Uni­das pa­ra 2030, un hi­to en la agen­da in­ter­na­cio­nal, ya que por pri­me­ra vez se unía la lu­cha con­tra la po­bre­za y la pro­tec­ción am­bien­tal.

Por ello, Tho­mas ase­gu­ra que pre­ci­sa­mos el es­fuer­zo de am­bas es­cue­las: “Ne­ce­si­ta­mos sal­var es­pe­cies don­de es­tán aho­ra, o don­de no es­ta­rán en el fu­tu­ro. Pe­ro no de­be­ría­mos de­te­ner­nos ahí. A la lar­ga, de­be­mos pre­ver que la di­ná­mi­ca de la na­tu­ra­le­za si­ga su pro­pio ca­mino, acep­tar el cam­bio y per­mi­tir que las es­pe­cies so­bre­vi­van en lu­ga­res nue­vos. Es par­te del nue­vo via­je bio­ló­gi­co de la Tie­rra”.

72

AR­TUR DE­BAT / GETTY

La Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na (UAB) ha des­cu­bier­to cambios evo­lu­ti­vos en las ha­yas del par­que na­tu­ral del Mon­tseny (Bar­ce­lo­na) de­bi­do al cam­bio cli­má­ti­co.

La Re­vo­lu­ción In­dus­trial pro­vo­có que la ma­ri­po­sa de los abe­du­les cam­bia­ra de co­lor pa­ra mi­me­ti­zar­se con los ár­bo­les cu­bier­tos del ho­llín pro­ce­den­te de las fá­bri­cas. El gen cla­ve de su mu­ta­ción se lla­ma cór­tex.

Ca­pra wa­lie),

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.