MU­SEO DE LA EVO­LU­CIÓN HU­MA­NA/ATA­PUER­CA (BUR­GOS)

Muy Interesante - - DOSIER -

Cua­ren­ta años de tra­ba­jo dan pa­ra mu­cho. La pri­me­ra de las ex­ca­va­cio­nes que con­ver­ti­rían Ata­puer­ca en una mi­na de des­cu­bri­mien­tos se lle­vó a ca­bo en 1978, el mis­mo año en el que los des­cen­dien­tes de quie­nes ha­ce mi­les de años ha­bi­ta­ron en es­ta zo­na pró­xi­ma a Bur­gos es­tre­na­ban la Cons­ti­tu­ción. Du­ran­te mu­cho tiem­po, sus re­ve­la­cio­nes pa­re­cían con­fi­na­das a los pa­leo­an­tro­pó­lo­gos que tra­ba­ja­ban so­bre el te­rreno y a las pri­me­ras pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos; el gran pú­bli­co te­nía po­cas opor­tu­ni­da­des de acer­car­se a ellos.

Es­to cam­bió en 2010, con la inau­gu­ra­ción del Sis­te­ma Ata­puer­ca, ofer­ta divulgativa sin pre­ce­den­tes cu­ya pie­za más em­ble­má­ti­ca es el Mu­seo de la Evo­lu­ción Hu­ma­na. El cuar­te­to lo com­ple­tan el Cen­tro de Arqueología Ex­pe­ri­men­tal, el Cen­tro de Ac­ce­so a los Ya­ci­mien­tos de Ata­puer­ca y, por su­pues­to, los pro­pios ya­ci­mien­tos; en­tre to­dos, re­ci­bie­ron a más de 625.000 vi­si­tan­tes en 2017. El pú­bli­co in­tere­sa­do por co­no­cer más so­bre sus an­te­pa­sa­dos no ha ce­sa­do de au­men­tar en los úl­ti­mos cin­co años, y han in­clui­do des­de fa­mi­lias y co­le­gios a pri­me­ras fi­gu­ras de la an­tro­po­lo­gía, co­mo los bri­tá­ni­cos Ja­ne Goo­dall y Ro­nald J. Clarke o el nor­te­ame­ri­cano Donald Johan­son, des­cu­bri­dor de Lucy, la cé­le­bre aus­tra­lo­pi­te­ca que na­ció ha­ce 3,2 mi­llo­nes de años.

Los mo­ti­vos hay que bus­car­los no so­lo en la ca­li­dad y es­pec­ta­cu­la­ri­dad, sino en la va­rie­dad de la ofer­ta: es cier­to que en el mu­seo se pue­den ad­mi­rar los des­cu­bri­mien­tos más im­por­tan­tes rea­li­za­dos en la his­to­ria de las ex­ca­va­cio­nes bur­ga­le­sas (y de al­gu­nas otras: Johan­son que­dó en­can­ta­do con la re­pro­duc­ción de su Lucy), pe­ro los otros cen­tros atraen tam­bién a una ci­fra nada des­de­ña­ble de cu­rio­sos, ya que per­mi­te pi­sar las mis­mas tie­rras don­de los cien­tí­fi­cos ex­tra­je­ron esos te­so­ros con pa­cien­cia y te­són.

CON SUS 15.000 ME­TROS CUA­DRA­DOS DI­VI­DI­DOS EN CUA­TRO PLAN­TAS, EL EDI­FI­CIO DEL MU­SEO DES­LUM­BRA

a pri­me­ra vis­ta. El ar­qui­tec­to es­pa­ñol Juan Na­va­rro Baldeweg di­se­ñó una es­truc­tu­ra de ram­pas, te­rra­zas y mi­ra­do­res que sir­vie­ran de so­por­te a una re­pro­duc­ción de la sie­rra con des­ni­ve­les, ve­ge­ta­ción au­tóc­to­na y mu­cha luz. Pre­si­di­da por hi­tos co­mo el crá­neo de Mi­gue­lón, un Ho­mo hei­del

ber­gen­sis de me­dio mi­llón de años, y Elvis, la pel­vis com­ple­ta de un ejem­plar de es­ta mis­ma es­pe­cie, la ex­hi­bi­ción bus­ca ofre­cer a los vi­si­tan­tes una vi­sión glo­bal de la pa­leo­an­tro­po­lo­gía con un es­pa­cio pro­pio, por ejem­plo, pa­ra las teo­rías de Dar­win, re­pro­duc­ción del ber­gan­tín Bea­gle in­clui­da.

No obs­tan­te, po­cas sec­cio­nes su­pe­ran en atractivo a la Ga­le­ría de los Ho­mí­ni­dos, con fi­gu­ras hi­per­rea­lis­tas de la es­cul­to­ra fran­ce­sa Eli­sa­beth Day­nès. “Aquí, el vi­si­tan­te pue­de mi­rar a los ojos a diez an­te­pa­sa­dos”, re­su­me Gon­za­lo de San­tia­go, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción del mu­seo.

En la fo­to, re­crea­cio­nes de nues­tros an­ces­tros más re­mo­tos. De iz­quier­da a de­re­cha: Lucy – Aus­tra­lo­pit­he­cus afa­ren­sis de 3,2 mi­llo­nes de años–, un Aus­tra­lo­pit­he­cus afri­ca­nus –3 mi­llo­nes–, un Pa­ranth­ro­pus –2,6 mi­llo­nes– y un Ho­mo ha­bi­lis –2,4 mi­llo­nes–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.