In­ter­net: so­los an­te el pe­li­gro

Muy Interesante - - ANTROPOLOGÍA -

En opi­nión de la psi­có­lo­ga Ma­rie­la Michelena, “en la ac­tua­li­dad, la fra­gi­li­dad psi­co­ló­gi­ca del ado­les­cen­te se to­pa pre­ma­tu­ra­men­te con un bom­bar­deo de in­for­ma­ción que no es­tá ca­pa­ci­ta­do para pro­ce­sar, por su can­ti­dad y por su con­te­ni­do. Es­tán muy ex­pues­tos”. ¿Có­mo afec­ta la om­ni­pre­sen­cia de in­ter­net a los chi­cos y chi­cas de hoy? La ex­per­ta lo tie­ne cla­ro: “La ex­po­si­ción a la vi­da vir­tual es muy per­ni­cio­sa para ellos, por­que de­pen­den mu­cho de la va­lo­ra­ción ex­te­rior, de lo que di­gan los de­más. Si los adul­tos es­ta­mos pen­dien­tes de los me gus­ta, para ellos la de­pen­den­cia es mu­cho más fuer­te. Me­dir su éxi­to o su fra­ca­so a tra­vés de es­to pue­de ju­gar­les muy ma­las pa­sa­das. Las re­des nos dan la ilu­sión de que la vi­da es fá­cil y sen­ci­lla, que pue­des ga­nar di­ne­ro so­lo con con­se­guir se­gui­do­res gra­cias a tus fo­tos... y es men­ti­ra. La vi­da es tam­bién pe­na y do­lor, es tra­ba­jo y es­fuer­zo. Por otra par­te, no tie­nen una con­cien­cia de fu­tu­ro, pue­den po­ner fo­tos inade­cua­das que les per­ju­di­quen más ade­lan­te, etc.”, nos re­cuer­da.

Pe­ro no to­do es ne­ga­ti­vo en las re­des so­cia­les. “Pue­den ser de ayu­da los gru­pos de apo­yo, los blogs co­mo me­dio de ex­pre­sión, los fo­ros y pun­tos de en­cuen­tro... Es­to es al­go muy útil por­que otra co­sa que les pa­sa a los ado­les­cen­tes es que les cues­ta abrir­se y con­tar sus pro­ble­mas a los adul­tos”, aña­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.