El tiem­po que ha­rá... den­tro de una dé­ca­da

Muy Interesante - - INVESTIGACIÓN -

La compu­tación a exaes­ca­la pro­ba­ble­men­te per­mi­ti­rá dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la cons­truc­ción de mo­de­los me­teo­ro­ló­gi­cos, que se­rán mu­cho más fia­bles. Aquí no hay du­das. Así lo cree, por ejem­plo, Pa­blo Or­te­ga, del Cen­tro Na­cio­nal de Su­per­compu­tación, en Bar­ce­lo­na.

En el cli­ma in­flu­yen mu­chí­si­mos fac­to­res: el trans­por­te de calor de las co­rrien­tes ma­ri­nas, el estado de hie­lo ma­rino, la in­fluen­cia de la ve­ge­ta­ción, las nu­bes y las tur­bu­len­cias, o sea, los cam­bios drás­ti­cos en el sen­ti­do y la ve­lo­ci­dad de los vien­tos. Ima­gi­ne­mos que la Tie­rra es una es­fe­ra a la que di­vi­di­mos en por­cio­nes o re­ji­llas. Cuan­to más pe­que­ña es di­cha cel­da, más fi­na es la si­mu­la­ción y más di­fi­cul­to­sa re­sul­ta.

El po­der de los pró­xi­mos su­per­or­de­na­do­res per­mi­ti­rá re­sol­ver to­do con mu­cha más pre­ci­sión. “Se po­drían ha­cer si­mu­la­cio­nes del fu­tu­ro con una re­so­lu­ción de un cuar­to de gra­do [me­di­da geo­grá­fi­ca de lon­gi­tud o la­ti­tud te­rres­tre que equi­va­le a unos 27 ki­ló­me­tros] –ex­pli­ca Or­te­ga–. Po­de­mos re­pre­sen­tar el glo­bo te­rrá­queo en cua­dros y apli­car en ca­da uno de ellos las ecua­cio­nes de la fí­si­ca”. Se­ría co­mo cor­tar un tro­zo muy pe­que­ño de un pas­tel, con una lon­gi­tud de 360 gra­dos, para si­mu­lar có­mo se van a com­por­tar las di­ver­sas va­ria­bles cli­má­ti­cas en es­ta re­gión concreta a lo lar­go del tiem­po.

Hoy en día, los or­de­na­do­res se atas­can cuan­do de­ben te­ner en cuen­ta fe­nó­me­nos caó­ti­cos co­mo las tur­bu­len­cias, que di­si- pan la ener­gía. Y, ob­via­men­te, los erro­res se agran­dan cuan­do se ha­ce co­rrer el tiem­po ha­cia de­lan­te. Si el mun­do en que vi­vi­mos es ca­da vez más ca­lien­te, las fu­tu­ras si­mu­la­cio­nes po­drían pro­por­cio­nar­nos es­ce­na­rios de aquí a vein­ti­cin­co o cin­cuen­ta años más se­gu­ros y con­fia­bles. Po­drán con to­do: des­de las su­po­si­cio­nes so­bre cuán­to CO emi­ti­rán los paí­ses de acuer­do con su 2 cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co has­ta el im­pac­to de es­tos ga­ses de in­ver­na­de­ro en la at­mós­fe­ra y el com­por­ta­mien­to de los océa­nos a la ho­ra de ab­sor­ber par­te del car­bono en sus­pen­sión.

MÁS ALLÁ DE LOS CUA­TRO DÍAS.

Para en­ten­der­lo me­jor, acu­da­mos a la pre­dic­ción me­teo­ro­ló­gi­ca. “Los me­jo­res pro­nós­ti­cos son los que se ha­cen en el mis­mo día. Has­ta cua­tro jor­na­das hay fia­bi­li­dad, pe­ro a par­tir de ahí au­men­ta mu­cho la com­ple­ji­dad”, in­di­ca Or­te­ga. En los úl­ti­mos vein­te años he­mos lo­gra­do ade­lan­tar­nos esas 96 ho­ras co­mo má­xi­mo.

En la se­gun­da par­te de Re­gre­so al fu­tu­ro, nues­tro buen Doc, el cien­tí­fi­co que me­te en líos cro­no­ló­gi­cos a Mi­chael J. Fox, mi­ra su re­loj y pre­di­ce el mo­men­to exac­to en el que ce­sa la llu­via. Pe­ro qui­zá es mu­cho más im­por­tan­te ave­ri­guar cuá­les van a ser los cam­bios en la pró­xi­ma dé­ca­da. ¿Qué zo­nas re­ci­bi­rán más pre­ci­pi­ta­cio­nes y cuá­les se ve­rán afec­ta­das por la se­quía? Hoy en día, fe­nó­me­nos co­mo El Ni­ño –un ca­len­ta­mien­to de las aguas del Pa­cí­fi­co tro­pi­cal que os- ci­la en­tre uno y tres gra­dos– nos per­mi­ten “rea­li­zar pro­nós­ti­cos es­ta­cio­na­les, an­ti­ci­par có­mo va a evo­lu­cio­nar el cli­ma en las zo­nas más sen­si­bles a ese fac­tor. No nos di­cen si llo­ve­rá den­tro de cua­ren­ta días, pe­ro en tér­mi­nos es­ta­dís­ti­cos, si po­de­mos es­pe­rar un ve­rano más cá­li­do o más frío”, in­di­ca Or­te­ga.

Es­to va a cam­biar, por­que la po­ten­cia de cálcu­lo a exaes­ca­la nos per­mi­ti­rá abrir una ven­ta­na en el tiem­po. Po­dre­mos ver una pe­lí­cu­la so­bre el cli­ma de lo que ocu­rri­rá en una dé­ca­da –o más es­pe­cí­fi­ca­men­te, su si­mu­la­ción–.

Los nue­vos mo­de­los ten­drán en cuen­ta asun­tos tan com­ple­jos co­mo la cir­cu­la­ción oceá­ni­ca; por ejem­plo, la in­fluen­cia de la co­rrien­te del Gol­fo que re­co­ge el calor tro­pi­cal de las aguas y lo trans­por­ta ha­cia el Atlán­ti­co nor­te. Es­te cin­tu­rón de ca­li­dez se in­ten­si­fi­ca o de­bi­li­ta en ci­clos de vein­te años, lo que se tra­du­ce en épo­cas más frías o tó­rri­das en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos.

EN BUS­CA DEL AE­RO­GE­NE­RA­DOR IDEAL.

El po­der de los exaor­de­na­do­res po­drá in­clu­so te­ner en cuen­ta los pa­tro­nes de vien­to. Así que el lar­go­me­tra­je de la pró­xi­ma dé­ca­da no se­ría otra co­sa que la con­se­cuen­cia de “ha­cer co­rrer el mo­de­lo du­ran­te diez años a la mis­ma re­so­lu­ción”, de­fi­ne Or­te­ga. A la ho­ra de pla­ni­fi­car los cul­ti­vos agrí­co­las, es­tas pre­vi­sio­nes ten­drán una enor­me im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca. La po­ten­cia de cálcu­lo per­mi­ti­rá a los cien­tí­fi­cos in-

cre­men­tar el ren­di­mien­to de las tur­bi­nas de los mo­li­nos de vien­to y ha­cer re­crea­cio­nes fa­bu­lo­sas del te­rreno cir­cun­dan­te, en me­dio del mar o en áreas mon­ta­ño­sas. Y tam­bién la in­fluen­cia de los otros mo­li­nos para en­con­trar el me­jor di­se­ño del ae­ro­ge­ne­ra­dor y la co­lo­ca­ción de sus as­pas.

Se­gún L. Ridg­way Scott, pro­fe­sor emérito del De­par­ta­men­to de Cien­cias de la Compu­tación de la Uni­ver­si­dad de Chica­go (EE. UU.), una de las cues­tio­nes que trae de ca­be­za a los mo­de­los ac­tua­les, las tur­bu­len­cias –cru­cia­les para el di­se­ño de las ae­ro­na­ves–, se re­sol­ve­rá gra­cias a es­te nue­vo ti­po de compu­tación. “Ya usa­mos si­mu­la­cio­nes para ob­ser­var có­mo se pro­du­cen al­re­de­dor de un avión, y muy pron­to po­dre­mos afi­nar sus ca­pas de una ma­ne­ra mu­cho más pre­ci­sa”, con­fía Scott.

Rea­li­za­da gra­cias al su­per­or­de­na­dor Dis­co­ver de la NASA, es­ta si­mu­la­ción mues­tra los ae­ro­so­les –par­tí­cu­las sus­pen­di­das en un gas– que con­tie­ne la at­mós­fe­ra te­rres­tre: pol­vo –en ro­jo y na­ran­ja–, sal ma­ri­na –azul–, hu­mo pro­ce­den­te de in­cen­dios –ver­de– y sul­fa­tos emi­ti­dos por vol­ca­nes y com­bus­ti­bles fó­si­les –blan­co–.

El re­to de los mo­de­los cli­má­ti­cos es an­ti­ci­par­se a desas­tres co­mo los del hu­ra­cán Har­vey, que cau­só gra­ves da­ños en Te­xas –aba­jo– en 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.