Psi­co: tu yo ocul­to

¿Qué ras­gos de tu per­so­na­li­dad es­con­des a los de­más?

Muy Interesante - - SUMARIO -

Nues­tra men­te al­ber­ga ins­tin­tos sal­va­jes, de­seos os­cu­ros y emo­cio­nes atá­vi­cas. No nos gus­ta que la gen­te que nos ro­dea, in­clui­dos los se­res que­ri­dos, se den cuen­ta de esas som­bras de nues­tra psi­que y tam­po­co ad­mi­tir que las te­ne­mos –ni si­quie­ra an­te no­so­tros mis­mos–, pe­ro, que­ra­mos o no, ahí es­tán. Y pue­den aflo­rar si se dan las cir­cuns­tan­cias ade­cua­das, co­mo dis­po­ner de un pues­to con au­to­ri­dad so­bre otros o de la po­si­bi­li­dad de cu­brir­se con el cá­li­do man­to del ano­ni­ma­to en las re­des so­cia­les. Co­no­cer los as­pec­tos de nues­tra per­so­na­li­dad que nos aver­güen­zan es el pri­mer pa­so para apren­der a ma­ne­jar­los.

Cuan­do co­no­ce­mos a al­guien por primera vez, de­ci­mos una me­dia de tres men­ti­ras ca­da diez mi­nu­tos con la in­ten­ción de ocul­tar a esa per­so­na nues­tros as­pec­tos ne­ga­ti­vos

Ha­ce un cuar­to de si­glo ocu­rrió en Fran­cia uno de esos su­ce­sos im­pac­tan­tes que nos ha­cen pre­gun­tar­nos has­ta qué pun­to co­no­ce­mos a los que nos ro­dean. Jean-Clau­de Ro­mand era un hom­bre que vi­vía de for­ma aco­mo­da­da con su mu­jer y sus hi­jos en Pré­ves­sin-Moëns, una co­mu­na del de­par­ta­men­to de Ain cer­ca­na a Sui­za. Su mun­do co­ti­diano vi­si­ble era sim­ple: de­ja­ba a los ni­ños en el co­le­gio por la ma­ña­na y se iba a tra­ba­jar; al vol­ver, por la no­che, le con­ta­ba a su fa­mi­lia las anéc­do­tas de su em­pleo co­mo mé­di­co en la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud. El 9 de enero de 1993, Ro­mand ase­si­nó con un ro­di­llo de co­ci­na a su mu­jer. A la ma­ña­na si­guien­te, ma­tó a sus hi­jos dis­pa­rán­do­les con un ri­fle y acu­dió a co­mer a la ca­sa de sus pa­dres, en Clair­vaux-le­sLacs, a los que tam­bién ase­si­nó a ba­la­zos. Des­pués re­gre­só a su ca­sa, in­gi­rió una fuer­te do­sis de bar­bi­tú­ri­cos y pren­dió fue­go a su ho­gar.

La in­ves­ti­ga­ción de los crí­me­nes re­ve­ló has­ta qué pun­to una co­ti­dia­ni­dad di­cho­sa pue­de es­con­der un la­do si­nies­tro. Ro­mand no ha­bía cur­sa­do la ca­rre­ra de Me­di­ci­na, a pe­sar de que su mu­jer y sus ami­gos mé­di­cos cre­ye­ran ha­ber estado a su la­do du­ran­te esos es­tu­dios. Y nun­ca tra­ba­jó. Con­se­guía di­ne­ro para su al­to ni­vel de vi­da es­ta­fan­do a sus se­res que­ri­dos, in­clui­da una aman­te. A al­gu­nos les de­cía que in­ver­tía su di­ne­ro en Sui­za, don­de se su­po­nía que desa­rro­lla­ba su la­bor pro­fe­sio­nal. A otros les ven­día su­pues­tos me­di­ca­men­tos in­no­va­do­res con­tra el cán­cer que pa­de­cían.

Ase­si­nó a sus se­res que­ri­dos por­que tan­to su aman­te –a la que tam­bién in­ten­tó ma­tar– co­mo los pa­rien­tes de su mu­jer es­ta­ban a pun­to de des­ve­lar lo que Ro­mand es­con­día. Co­mo nos re­cor­da­ba Em­ma­nuel Ca­rrè­re en El ad­ver­sa­rio (Ana­gra­ma, 2000), la in­tri­gan­te no­ve­la que es­cri­bió so­bre aquel su­ce­so, po­cos ca­sos nos des­ve­lan de for­ma tan dra­má­ti­ca que nos re­la­cio­na­mos con los de­más a par­tir del co­no­ci­mien­to de más­ca­ras que es­con­den os­cu­ras som­bras… NUES­TRA ÉPO­CA ES LA ME­NOS CRUEL DE TO­DA LA HIS­TO­RIA DE LA HU­MA­NI­DAD. Esa es la te­sis que de­fien­de el psi­có­lo­go y di­vul­ga­dor Ste­ven Pin­ker en su li­bro Los án­ge­les que lle­va­mos den­tro (Pai­dós, 2012). Un ejem­plo: se cal­cu­la que, en las pri­me­ras eta­pas de la hu­ma­ni­dad, el 15 % de las per­so­nas mo­rían ase­si­na­das. Pe­ro a par­tir de la apa­ri­ción del Estado, la ci­fra des­cen­dió. In­clu­so en épo­cas cruen­tas co­mo la primera mi­tad del si­glo XX, el por­cen­ta­je de ho­mi­ci­dios no subió del 3 %. Y lo mis­mo su­ce­de con otros de­li­tos vio­len­tos: las vio­la­cio­nes y los ge­no­ci­dios son ca­da vez me­nos ha­bi­tua­les. Por eso, Pin­ker uti­li­za la me­tá­fo­ra de los án­ge­les que, pau­la­ti­na­men­te, van ga­nan­do la ba­ta­lla a los de­mo­nios que lle­va­mos ocul­tos.

Pe­ro en he­chos si­nies­tros co­mo los ase­si­na­tos de Ro­mand aso­ma una ca­ra B del ser hu­mano que lo te­le­trans­por­ta al Pa­leo­lí­ti­co. En ese la­do ocul­to hay vio­len­cia sal­va­je, se­xua­li­dad des­bo­ca­da y pa­sio­nes que ne­ga­mos, co­mo la en­vi­dia, los ce­los y la sed de ven­gan­za. Para que nues­tra ci­vi­li­za­ción si­ga ade­lan­te, ne­ce­si­ta­mos ocul­tar ese yo pri­mi­ti­vo a los de­más, por­que, co­mo re­cuer­da una fra­se po­pu­lar, “si se pu­die­ran oír to­dos nues­tros pen­sa­mien­tos, nos ma­ta­ría­mos en­tre no­so­tros”.

La for­ma de es­con­der nues­tras pa­sio­nes ta­búes es la men­ti­ra: las in­ves­ti­ga­cio­nes de la psi­có­lo­ga Pa­me­la Me­yer arro­jan una asom­bro­sa me­dia de cien men­ti­ras al día. In­cu­rri­mos en la ma­yo­ría de ellas, se­gún es­ta in­ves­ti­ga­do­ra, para im­pe­dir que nues­tros sen­ti­mien­tos

po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tos sal­gan a la luz. Sus datos nos ofre­cen una prue­ba de la co­rre­la­ción en­tre la fal­se­dad y la ocul­ta­ción de nues­tro yo más ver­gon­zo­so: cuan­do co­no­ce­mos a al­guien –el mo­men­to en el que ci­men­ta­mos la ima­gen an­te el otro– al­can­za­mos la pro­di­gio­sa ve­lo­ci­dad de tres men­ti­ras ca­da diez mi­nu­tos.

Es­ta ne­ce­si­dad de ocul­ta­ción no so­lo nos lle­va a en­ga­ñar a los de­más: tam­bién nos con­du­ce a es­con­der­nos as­pec­tos psi­co­ló­gi­cos a no­so­tros mis­mos. Los psi­có­lo­gos Jo­seph Luft (1916–2014) y Harry Ing­ham (1916–1995) ex­pu­sie­ron una teo­ría que se sue­le co­no­cer con el nom­bre de ven­ta­na de

Joha­ri, un acró­ni­mo que une le­tras de sus nom­bres. En ella cla­si­fi­can la in­for­ma­ción so­bre una per­so­na en cua­tro ti­pos a par­tir de dos pa­rá­me­tros: lo que sa­be­mos de no­so­tros mis­mos y lo que sa­ben los de­más. Usan­do esas va­ria­bles, los sub­ti­pos re­sul­tan­tes son los que se apre­cian en el grá­fi­co de la si­guien­te do­ble pá­gi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.