La nue­va bús­que­da de vi­da in­te­li­gen­te

Muy Interesante - - SUMARIO -

Gra­cias a ins­tru­men­tos co­mo el ob­ser­va­to­rio Ke­pler, he­mos po­di­do de­tec­tar la exis­ten­cia de va­rios mi­les­dee­xo­pla­ne­tas.¿Se­rá­po­si­ble­co­rro­bo­rar­la­pre­sen­ciae­ne­llos­de­vi­dain­te­li­gen­te?Y,alain­ver­sa, ¿có­mo ve­ri­fi­ca­ría una ci­vi­li­za­ción ex­tra­te­rres­tre que la Tie­rra al­ber­ga a se­res pen­san­tes? El as­tró­no­mo Héctor So­cas-Navarro, del Ins­ti­tu­to de As­tro­fí­si­ca de Ca­na­rias, ha plan­tea­do una po­si­ble res­pues­ta a es­ta in­cóg­ni­ta me­dian­te un tec­no­mar­ca­dor que com­bi­na lo más no­ve­do­so de la cien­cia (los trán­si­tos es­te­la­res) con lo me­jor de la cien­cia fic­ción (los cin­tu­ro­nes de Clar­ke).

La bús­que­da de for­mas de vi­da ex­tra­te­rres­tre sim­ple, no ne­ce­sa­ria­men­te in­te­li­gen­te, es uno de los gran­des te­mas de in­ves­ti­ga­ción de nues­tro tiem­po, y se es­tá lle­van­do a ca­bo gra­cias a to­do ti­po de in­ge­nios crea­dos por el hom­bre: des­de com­ple­jas mi­sio­nes en­via­das a los lu­ga­res can­di­da­tos para al­ber­gar­las has­ta las más sen­ci­llas que ope­ran, en la dis­tan­cia, des­de nues­tro pla­ne­ta Tie­rra y que se de­di­can a ana­li­zar re­mo­ta­men­te tra­zas o mar­ca­do­res con los que se pue­da in­fe­rir la pre­sen­cia de for­mas no iner­tes o vi­vien­tes. Co­mo ejem­plos de mi­sio­nes que han man­da­do na­ves so­bre el te­rreno a cuer­pos de nues­tro sis­te­ma so­lar –to­da­vía no so­mos du­chos en el via­je in­te­res­te­lar–, en con­cre­to a Mar­te, po­de­mos ci­tar la Pat­hFin­der, la Cu­rio­sity y la más re­cien­te In­Sight Mars Lan­der, cu­ya lle­ga­da al pla­ne­ta ro­jo es­tá pre­vis­ta para el pró­xi­mo 26 de no­viem­bre. Pe­ro no to­das es­tán equi­pa­das con ins­tru­men­tos ca­pa­ces de de­tec­tar for­mas bio­ló­gi­cas o sim­ple­men­te no fue­ron di­se­ña­das para es­te pro­pó­si­to. En con­cre­to, la mi­sión In­Sight en­fo­ca­rá su ac­ti­vi­dad en la bús­que­da de pa­rá­me­tros de los mo­vi­mien­tos sís­mi­cos mar­cia­nos, sin nin­gu­na am­bi­ción más allá del ám­bi­to geo­ló­gi­co. Los re­sul­ta­dos que ob­ten­ga, aun­que no tan me­diá­ti­cos co­mo se­ría el ha­llaz­go de vi­da, re­sul­ta­rán re­le­van­tes para las fu­tu­ras y es­pe­ra­das mi­sio­nes tri­pu­la­das a Mar­te y para la cien­cia en ge­ne­ral. En la lis­ta de los Re­yes Ma­gos de as­tro­fí­si­cos y exo­bió­lo­gos fi­gu­ran tam­bién otras mi­sio­nes –caras e im­pro­ba­bles por aho­ra– a En­cé­la­do, Eu­ro­pa o Ti­tán, que tam­bién de­be­rían con­tri­buir al es­pe­ra­do

Eu­re­ka, Zoe! (“¡Por fin, vi­da!”). De mo­men­to, la ma­yo­ría de es­fuer­zos para en­con­trar exo­vi­da se cen­tra en el mé­to­do de la de­tec­ción re­mo­ta. Y aquí en­tra en jue­go la pa­la­bre­ja ci­ta­da an­te­rior­men­te: mar­ca­dor o más con­cre­ta­men­te bio­mar­ca­dor, que es una se­ñal inequí­vo­ca de un acon­te­ci­mien­to, un fiel tes­ti­go de la exis­ten­cia de al­go. Y es­te al­go pue­de co­rres­pon­der­se a pro­duc­tos quí­mi­cos de­ri­va­dos de la vi­da o im­pli­ca­dos de ma­ne­ra im­por­tan­te en la mis­ma. Las ana­lí­ti­cas de san­gre y de ori­na son co­lec­cio­nes ex­haus­ti­vas de bio­mar­ca­do­res, por ejem­plo para el co­les­te­rol (bueno y ma­lo) o para el em­ba­ra­zo. A ve­ces es ne­ce­sa­rio una com­bi­na­ción de va­rios para di­ri­mir una ca­rac­te­rís­ti­ca concreta. El ha­llaz­go si­mul­tá­neo de la

La son­da ExoMars TGO bus­ca a 400 km de al­tu­ra en la at­mós­fe­ra mar­cia­na ras­tros de me­tano, que es un cla­ro in­di­cio de vi­da

me­ta­lo­pro­tei­na­sa ADAM-12 y de ISM2 en una ana­lí­ti­ca in­di­ca, con mu­cha pro­ba­bi­li­dad, un pe­li­gro­so em­ba­ra­zo ec­tó­pi­co. En as­tro­no­mía y as­tro­bio­lo­gía, los mar­ca­do­res son, prin­ci­pal­men­te, las ban­das de ab­sor­ción en lí­neas es­pec­tra­les. Es­tas lí­neas, com­pues­tas por la au­sen­cia o la pre­sen­cia de un de­ter­mi­na­do ti­po de luz (co­lor), son la fir­ma in­du­da­ble de la ma­ni­fes­ta­ción de un ele­men­to o mo­lé­cu­la (hi­dró­geno, agua, ami­noá­ci­dos...).

Ade­más, co­mo se tra­ta de chi­va­tos he­chos de luz, o sea, de on­das elec­tro­mag­né­ti­cas, via­jan por el cos­mos a ¡la ve­lo­ci­dad de la luz! Lue­go, es­tos pa­que­tes elec­tro­mag­né­ti­cos –fo­to­nes, co­mo los bau­ti­zó Eins­tein– son re­co­gi­dos por un ins­tru­men­to –una cá­ma­ra CCD o si­mi­lar–, que per­mi­te fi­nal­men­te a los cien­tí­fi­cos cri­bar la luz que no in­tere­sa de la que es re­le­van­te. Es­to es lo que es­tá ha­cien­do en es­tos mo­men­tos la son­da ExoMars TGO, una mi­sión co­la­bo­ra­ti­va en­tre la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA) y la Agen­cia Es­pa­cial Ru­sa (Ros­cos­mos): bus­car des­de las al­tu­ras (a unos 400 km del pla­ne­ta ro­jo) ras­tros de me­tano en la te­nue at­mós­fe­ra mar­cia­na. Y es que es­te hi­dro­car­bu­ro es un cla­ro bio­mar­ca­dor. Es de­cir, si hay pre­sen­cia de es­te gas en can­ti­da­des su­fi­cien­tes, es pro­ba­ble que ha­ya vi­da en Mar­te. LA TGO PO­DRÍA CON­SI­DE­RAR­SE CO­MO UNA MI­SIÓN HÍ­BRI­DA: HA SI­DO EN­VIA­DA A UN DES­TINO LE­JANO PE­RO SIN LLE­GAR A TO­CAR­LO.

En con­tras­te, el ró­ver Cu­rio­sity, que se ha­lla en es­tos mo­men­tos al pie del ca­ñón (li­te­ral­men­te) del crá­ter Ga­le, ha de­tec­ta­do re­cien­te­men­te mar­ca­do­res quí­mi­cos re­la­cio­na­dos con mo­lé­cu­las ne­ce­sa­rias para la vi­da. Para ello ha usa­do su pro­pio es­pec­tró­me­tro de a bor­do: el Sam­ple Analy­sis at Mars (SAM).

Pe­ro va­ya­mos al grano: ¿có­mo de­tec­tar vi­da ver­da­de­ra­men­te in­te­li­gen­te? Para eso hay que tras­cen­der el con­cep­to de bio­mar­ca­dor y tra­ba­jar con otro tér­mino: el tec­no­mar­ca­dor, que no es sino un in­di­ca­dor de vi­da in­te­li­gen­te o, me­jor di­cho, de vi­da aso­cia­da a la tec­no­lo­gía o con ca­pa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca. Al con­tra­rio que los bio­mar­ca­do­res, los tec­no­mar­ca­do­res son de­fi­ni­dos por la comunidad cien­tí­fi­ca y, por tan­to, cues­tio­na­bles. La vi­da es­tá com­pues­ta de la­dri­llos quí­mi­cos bien de­fi­ni­dos que po­de­mos su­po­ner igua­les tan­to aquí co­mo en Mar­te o en Alp­ha Cen­tau­ri Cb, un exo­pla­ne­ta des­cu­bier­to re­cien­te­men­te por un equi­po ca­pi­ta­nea­do por el es­pa­ñol Gui­llem An­gla­da-Es­cu­dé en la Uni­ver­si­dad Queen Mary, en Lon­dres.

Los bio­mar­ca­do­res no ad­mi­ten dis­cu­sión. Sin em­bar­go, ¿cuá­les son los ma­te­ria­les de cons­truc­ción de una vi­da tec­no­ló­gi­ca­men­te

in­te­li­gen­te? En es­te ca­so no po­de­mos es­tar tan se­gu­ros, ya que has­ta el mo­men­to so­lo con­ta­mos con un ejem­plo: el de nues­tra pro­pia es­pe­cie, Ho­mo sa

piens sa­piens. En el mun­do de la in­ves­ti­ga­ción, no ca­be un ses­go más gran­de que es­te. Lo úni­co que pue­de ha­cer el cien­tí­fi­co es, con la ma­yor de las hu­mil­da­des, su­po­ner que las con­duc­tas y obras del pro­pio ser hu­mano son pa­re­ci­das a las de los de dis­tan­tes e hi­po­té­ti­cos hom­bre­ci­llos ver­des de otros pla­ne­tas. UNA DE LAS HUE­LLAS MÁS NO­TO­RIAS QUE EL HOM­BRE DE­JA EN EL FIR­MA­MEN­TO SON LAS ON­DAS RA­DIO.

Cier­ta­men­te emi­ti­mos va­tios y va­tios de es­ta ener­gía ca­da día (lla­ma­das de teléfono, ra­da­res...), una par­te de la cual, aun­que no mu­cha, aca­ba es­ca­pan­do de nues­tro pla­ne­ta. Nos he­mos vuel­to muy efi­cien­tes, y la can­ti­dad de ra­dio que pro­du­ci­mos Una y que pis­ta se mar­cha al es­pa­cio cla­ve es muy es­ca­sa. Aun­que an­ta­ño no fue así, hoy día ape­nas ge­ne­ra­mos des­per­di­cios elec­tro­mag­né­ti­cos. Co­mo di­ce el fí­si­co y di­vul­ga­dor Alberto Apa­ri­ci, del Ins­ti­tu­to de Fí­si­ca Cor­pus­cu­lar de Va­len­cia, an­tes gri­tá­ba­mos al fir­ma­men­to elec­tro­mag­né­ti­ca­men­te ha­blan­do, pe­ro aho­ra su­su­rra­mos en voz ba­ji­ta a las es­tre­llas. Tam­bién es po­si­ble en­ton­ces que una ci­vi­li­za­ción tec­no­ló­gi­ca­men­te avan­za­da ha­ya de­ci­di­do ra­diar en nues­tra dirección y que una frac­ción de es­ta se­ñal pue­da ser de­tec­ta­da aquí en la Tie­rra. Es­to es lo que vie­ne in­ten­tan­do, sin éxi­to has­ta el mo­men­to, el co­no­ci­do pro­yec­to SETI (Search for Ex­tra­te­rres­trial In­te­lli­gen­ce).

Es­ta ini­cia­ti­va no so­lo bus­ca men­sa­jes in­te­li­gen­tes en se­ña­les es­pu­rias o im­pro­ba­bles, sino co­mu­ni­ca­cio­nes ad hoc, es de­cir, lla­ma­das de ori­gen ex­tra­te­rres­tre des­ti­na­das, por ejem­plo, a no­so­tros. En am- bos es­ce­na­rios es­ta­mos ha­blan­do nue­va­men­te de un tec­no­mar­ca­dor. Para leer esas hi­po­té­ti­cas mi­si­vas ha­ce fal­ta de­tec­tar fo­to­nes de ra­dio y, ade­más, que es­tos in­clu­yan al­go más que inú­til rui­do alea­to­rio. De­be­mos po­der en­con­trar un men­sa­je re­le­van­te es­con­di­do en ese mar de cuan­tos elec­tro­mag­né­ti­cos que ba­ña las orillas de nues­tro pla­ne­ta. Pe­ro eso re­quie­re tiem­po y una gran po­ten­cia de cálcu­lo. De es­ta ne­ce­si­dad na­ció el pro­yec­to SETI@ho­me, que per­mi­te a los par­ti­cu­la­res in­tere­sa­dos ce­der tiem­po ocio­so de sus or­de­na­do­res per­so­na­les a ana­li­zar se­ña­les de ra­dio pro­ve­nien­tes del cos­mos.

A la com­ple­ji­dad de la ta­rea se aña­de otra di­fi­cul­tad in­he­ren­te a la pro­pia na­tu­ra­le­za de los fo­to­nes de es­ta lon­gi­tud de on­da: son par­tí­cu­las fá­cil­men­te fre­na­bles. Su nú­me­ro e in­ten­si­dad se ven dis­mi­nui­dos por la dis­tan­cia re­co­rri­da, por ob­je­tos del cos­mos (pla­ne­tas, es­tre­llas, as­te­roi­des...) y, so­bre to­do, por el gas in­te­res­te­lar. Así pues, las on­das de ra­dio no tie­nen pin­ta de ser un sis­te­ma muy efi­cien­te para una lla­ma­da en­tre ve­ci­nos ga­lác­ti­cos. Ca­da vez pa­re­ce más cla­ro que no son bue­nos tec­no­mar­ca­do­res, al me­nos no los me­jo­res, a pe­sar de ha­ber ins­pi­ra­do a gran par­te de la li­te­ra­tu­ra y el ci­ne de cien­cia fic­ción.

Si una ci­vi­li­za­ción tec­no­ló­gi­ca­men­te avan­za­da lan­za se­ña­les de ra­dio po­dría­mos cap­tar­las

Otro tec­no­mar­ca­dor, pro­pues­to re­cien­te­men­te por el fí­si­co y es­cri­tor Juan Jo­sé Gó­mez-Ca­de­nas, es­tá ba­sa­do en el neu­trino. Al con­tra­rio que los fo­to­nes de ra­dio, es­ta par­tí­cu­la subató­mi­ca es ca­paz de atra­ve­sar el Sis­te­ma So­lar de un ex­tre­mo a otro sin in­mu­tar­se. Se­gún in­di­ca es­te ex­per­to, si una ci­vi­li­za­ción qui­sie­ra lla­mar­nos o co­mu­ni­car­se con una ter­ce­ra (¿con una co­lo­nia pro­pia qui­zá?), sus an­te­nas de­be­rían emi­tir neu­tri­nos, pues es­tos le ga­ran­ti­za­rían una co­ber­tu­ra si­de­ral sin pa­ran­gón. Ló­gi­ca­men­te, la comunidad des­ti­na­ta­ria del men­sa­je ten­dría que con­tar con de­tec­to­res es­pe­cí­fi­cos y ser du­cha en el aná­li­sis de es­tas par­tí­cu­las. La sociedad hu­ma­na, ca­sual­men­te, lo es. De he­cho, se han pro­du­ci­do es­fuer­zos en la comunidad SETI para usar de­tec­to­res de neu­tri­nos hoy ope­ra­ti­vos, co­mo los pro­yec­tos IceCu­be y AMANDA –si­tua­dos a 1.500 me­tros de pro­fun­di­dad ba­jo el hie­lo an­tár­ti­co–, con ese fin.

Y así lle­ga­mos a la úl­ti­ma –por aho­ra– tan­da de tec­no­mar­ca­do­res, que tie­ne que ver muy de cer­ca con uno de los más im­por­tan­tes ha­llaz­gos de la hu­ma­ni­dad: los exo­pla­ne­tas. Úl­ti­ma­men­te ya nos he­mos acos­tum­bra­do a es­te tér­mino, pe­ro la cer­te­za cien­tí­fi­ca de la exis­ten­cia de pla­ne­tas or­bi­tan­do en torno a otras es­tre­llas cuen­ta con ape­nas un par de dé­ca­das. Gra­cias a mi­sio­nes es­pa­cia­les co­mo el ob­ser­va­to­rio Ke­pler, lan­za­do por la NASA en 2009, o a cui­da­do­sos re­gis­tros te­les­có­pi­cos des­de la Tie­rra –co­mo el lle­va­do a ca­bo por el ci­ta­do An­gla­da-Es­cu­dé en la uni­ver­si­dad in­gle­sa Queen Mary–, la comunidad cien­tí­fi­ca ha ca­ta­lo­ga­do ya va­rios mi­les de es­tos cuer­pos ce­les­tes.

Para de­tec­tar un exo­pla­ne­ta, el mé­to­do más in­tui­ti­vo es ob­ser­var la cur­va de luz de su es­tre­lla aso­cia­da. Si un pla­ne­ta de un sis­te­ma dis­tan­te pa­sa por de­lan­te o tran­si­ta en torno a su as­tro rey, no­so­tros ve­re­mos una li­ge­ra (pe­ro me­di­ble) dis­mi­nu­ción del bri­llo de es­te úl­ti­mo. Ya so­mos muy efi­cien­tes en es­ta téc­ni­ca. De he­cho, la re­cien­te­men­te lan­za­da mi­sión TESS (Tran­si­ting Exo­pla­net Sur­vey Sa­te­lli­te) se­gui­rá los pa­sos de la an­cia­na Ke­pler (ya en pro­ce­so de ju­bi­la­ción) y mo­ni­to­rea­rá ca­si la to­ta­li­dad del cie­lo en bús­que­da de mun­dos que eclip­sen bre­ve y le­ve­men­te la luz de su co­rres­pon­dien­te sol. A ES­TA TÉC­NI­CA SE LA CO­NO­CE CO­MO MÉ­TO­DO DE LOS TRÁN­SI­TOS.

La de­tec­ción de un trán­si­to es un mar­ca­dor de la in­du­da­ble pre­sen­cia de un pla­ne­ta, pe­ro no lo es de vi­da, ni mu­cho me­nos de una ci­vi­li­za­ción tec­no­ló­gi­ca. Sin em­bar­go, por otro la­do y has­ta el mo­men­to, es la úni­ca fo­to que te­ne­mos de mun­dos le­ja­nos. ¿Ha­brá al­gu­na ma­ne­ra de apro­ve­char la in­for­ma­ción re­ca­ba­da en un trán­si­to para di­ri­mir si el pla­ne­ta en cues­tión es­tá o es­tu­vo ha­bi­ta­do por se­res tec­no­ló­gi­ca­men­te avan­za­dos? Pues sí, exis­ten va­rias pro­pues­tas, y la más rea­lis­ta has­ta la fe­cha pro­ce­de de Héctor So­cas-Navarro, del Ins­ti­tu­to de As­tro­fí­si­ca de Ca­na­rias (IAC), y fue pu­bli­ca­da ha­ce unos me­ses en el As­trophy­si­cal Jour­nal.

La de­tec­ción del trán­si­to de un exo­pla­ne­ta en torno a su sol es por aho­ra la úni­ca fo­to de la que dis­po­ne­mos de la exis­ten­cia de otros mun­dos le­ja­nos

Los ex­per­tos su­po­nen que si hu­bie­ra un cin­tu­rón de sa­té­li­tes or­bi­tan­do en torno a un exo­pla­ne­ta, de­ja­ría una hue­lla vi­si­ble en la in­ten­si­dad de la luz de su es­tre­lla que lle­ga a la Tie­rra

Se­gún es­te fí­si­co es­pa­ñol, es ra­zo­na­ble su­po­ner que otras ci­vi­li­za­cio­nes tec­no­ló­gi­cas tam­bién si­tua­rán sa­té­li­tes en ór­bi­ta al­re­de­dor de su pla­ne­ta. Y tam­bién pue­de que, co­mo en nues­tro ca­so, for­men un cin­tu­rón de Clar­ke, bau­ti­za­do así en ho­nor del es­cri­tor y di­vul­ga­dor Art­hur C. Clar­ke (1917-2008), au­tor de 2001: Una odi­sea en el es­pa­cio.

La Tie­rra ya cuen­ta con su pro­pio cin­tu­rón, que es el cú­mu­lo de sa­té­li­tes ar­ti­fi­cia­les que la or­bi­ta de ma­ne­ra geo­es­ta­cio­na­ria y que gi­ra a la mis­ma ve­lo­ci­dad que nues­tro pla­ne­ta. En su día, Clar­ke des­cri­bió los be­ne­fi­cios que apor­ta­ría a la hu­ma­ni­dad el em­pla­za­mien­to de in­ge­nios me­cá­ni­cos o elec­tró­ni­cos en es­te ti­po de ór­bi­tas. Nues­tro cin­tu­rón de Clar­ke es­tá com­pues­to por unos seis­cien­tos de es­tos dis­po­si­ti­vos (en to­tal hay ca­si tres ve­ces más sa­té­li­tes, pe­ro no son geo­sín­cro­nos). UN CIN­TU­RÓN SI­MI­LAR EN TORNO A UN EXO­PLA­NE­TA (EXOCINTURÓN DE CLAR­KE, CO­MO LO LLA­MA SO­CAS-NAVARRO)

de­ja­ría una hue­lla bien vi­si­ble (en el tiem­po) de la in­ten­si­dad de luz que lle­ga fi­nal­men­te a la Tie­rra. En su artículo, el as­tro­fí­si­co ca­na­rio des­cri­be con pre­ci­sión qué for­ma concreta ten­dría ese pa­trón tem­po­ral. Tam­bién lle­va a ca­bo si­mu­la­cio­nes para dos ca­sos es­pe­cial­men­te in­tere­san­tes para los te­rrí­co­las: el sis­te­ma Trappist-1 (con va­rios exo­pla­ne­tas y si­tua­do a unos 40 años luz) y Alp­ha Cen­tau­ri Cb (el más cer­cano a no­so­tros, que se ha­lla so­lo a unos 4 años luz).

Otra razón de pe­so para el uso de cin­tu­ro­nes de Clar­ke co­mo tec­no­mar­ca­dor pre­fe­ren­te es que, ade­más de ser un in­di­ca­dor de la exis­ten­cia de una es­pe­cie alie­ní­ge­na en un exo­pla­ne­ta, se­ría tam­bién un tes­ti­go vi­vien­te de la pre­sen­cia ac­tual de la mis­ma. Es de­cir, per­mi­ti­ría de­tec­tar a una ci­vi­li­za­ción vi­va (al me­nos cuan­do la luz par­tió de su pla­ne­ta) y po­dría­mos es­tar se­gu­ros de no es­tar ac­tuan­do co­mo ar­queó­lo­gos ga­lác­ti­cos. No es­ta­ría­mos atis­ban­do las obras de an­ti­guos faraones del cos­mos dur­mien­do en sus exo­tum­bas, sino las de se­res in­te­li­gen­tes en ac­ti­vo: qui­zá oyen­do mú­si­ca en sus exos- martp­ho­nes o vien­do su se­rie fa­vo­ri­ta en su exo-Net­flix. La razón es que un cin­tu­rón de sa­té­li­tes ha de ser man­te­ni­do, de lo con­tra­rio em­pe­za­rían a caer o a co­li­sio­nar en­tre ellos y el cin­tu­rón ter­mi­na­ría des­apa­re­cien­do. Es­to es lo que ha ocu­rri­do, por ejem­plo, con la es­ta­ción es­pa­cial chi­na Tian­gong-1. Los sa­té­li­tes y es­ta­cio­nes te­rres­tres pa­san por su par­ti­cu­lar ITV de vez en cuan­do gra­cias a pe­que­ñas pro­pul­sio­nes que los vuel­ven a si­tuar en la ór­bi­ta ade­cua­da, me­dian­te ac­cio­nes des­de con­trol de tie­rra o gra­cias a mi­sio­nes es­pa­cia­les es­pe­cí­fi­cas, co­mo es el ca­so del te­les­co­pio Hub­ble, que ha pa­sa­do por el me­cá­ni­co al­gu­na que otra vez. Se­ría in­clu­so po­si­ble se­guir el cre­ci­mien­to de un exocinturón en di­rec­to, ya que es de su­po­ner que, co­mo en nues­tro ca­so, en­gor­da­ría día tras día con nue­vos sa­té­li­tes.

Los se­res hu­ma­nos se­gui­mos po­blan­do di­li­gen­te­men­te nues­tro par­ti­cu­lar cin­tu­rón de Clar­ke. Lo ha­ce­mos per­si­guien­do me­jo­res co­mu­ni­ca­cio­nes y co­ne­xio­nes a in­ter­net, más an­cho de ban­da para ver se­ries y pe­lí­cu­las… Al rit­mo ac­tual, se es­ti­ma que para el año 2200 el cú­mu­lo de sa­té­li­tes allí arri­ba po­drá dar po­si­ti­vo cuan­do otros ob­ser­ven un trán­si­to de nues­tro que­ri­do pla­ne­ta con res­pec­to al Sol. Quién sa­be si, va­rias de­ce­nas, cien­tos o mi­les de años des­pués, en un lu­gar de la Vía Lác­tea ha­bi­ta­do por se­res pa­re­ci­dos (o no) a no­so­tros, una luz ro­ja (o del co­lor que sea) par­pa­dea­rá en una con­so­la in­di­can­do que… ¡nos han de­tec­ta­do!

Héctor So­cas-Navarro, del Ins­ti­tu­to de As­tro­fí­si­ca de Ca­na­rias, ha pro­pues­to en un artículo pu­bli­ca­do enAs­trophy­si­cal Jour­nal un nue­vo mé­to­do de tec­no­mar­ca­dor para en­con­trar vi­da alie­ní­ge­na in­te­li­gen­te.

Un gru­po de téc­ni­cos tra­ba­ja en el pro­yec­to TESS, el nue­vo te­les­co­pio es­pa­cial de la NASA di­se­ña­do para bus­car exo­pla­ne­tas uti­li­zan­do el mé­to­do de trán­si­to.

Re­crea­ción de TRAPPIST-1 y sus sie­te pla­ne­tas. Es­te sis­te­ma es­te­lar a 40 años luz de la Tie­rra es uno de los ob­je­ti­vos de los as­tro­fí­si­cos que bus­can exo­vi­da in­te­li­gen­te.

Al­gu­nos ex­per­tos han pro­pues­to que el ob­ser­va­to­rio de de­tec­ción de neu­tri­nos IceCu­be, si­tua­do en la An­tár­ti­da, sea em­plea­do para bus­car po­si­bles men­sa­jes pro­ce­den­tes del cos­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.