Las lo­cas ex­pe­di­cio­nes del na­zis­mo

Muy Interesante - - SUMARIO - Tex­to de MI­GUEL MA­ÑUE­CO

Li­de­ra­do por el je­fe de las SS Hein­rich Himm­ler, el pro­yec­to Ah­ne­ner­be pre­ten­día en­con­trar prue­bas ar­queo­ló­gi­cas y cien­tí­fi­cas del ori­gen y la su­pe­rio­ri­dad de la ra­za aria. Sus fa­ná­ti­cos miem­bros se em­bar­ca­ron en ex­tra­va­gan­tes ex­pe­di­cio­nes et­no­ló­gi­cas y an­tro­po­ló­gi­cas a si­tios co­mo la An­tár­ti­da y el Tí­bet en bus­ca de la herencia an­ces­tral ale­ma­na. En la prác­ti­ca, fue una ex­cu­sa más de los je­rar­cas na­zis para lle­var a ca­bo sus crue­les ex­pe­ri­men­tos con se­res hu­ma­nos.

La vi­ru­len­ta eclosión de pa­trio­tis­mo y ra­cis­mo que su­pu­so el triun­fo na­zi re­que­ría for­ma­ción para los nue­vos adep­tos, que ha­brían de con­ver­tir­se en ge­nui­nos ale­ma­nes. ¿Qué his­to­ria en­se­ñar­le a esa po­bla­ción lla­ma­da a aria­ni­zar Eu­ro­pa? Más allá de la Edad Me­dia, los ana­les de la na­ción ele­gi­da se re­du­cían a mi­tos y le­yen­das ger­ma­nas y nór­di­cas, sin atis­bo del bri­llo cul­tu­ral que en­cum­bró a otras ci­vi­li­za­cio­nes. Pe­ro ha­bía que de­mos­trar que la su­pe­rio­ri­dad aria ve­nía de an­ti­guo.

En enero de 1929, Hein­rich Himm­ler fue pues­to al fren­te de las Schutzs­taf­fel o SS, un ba­ta­llón de tres­cien­tos miem­bros que lle­ga­ría a ser un ejér­ci­to pa­ra­mi­li­tar de más de un mi­llón de hom­bres nu­tri­do por una éli­te ra­cial. Para te­ñir­la de ru­bio a to­pe, Himm­ler pu­so al fren­te a Ri­chard Walt­her Da­rré, ideó­lo­go del Blut

und Bo­den (san­gre y sue­lo), prin­ci­pio sim­bó­li­co del pan­ger­ma­nis­mo. Su ape­lli­do fran­cés y su na­ci­mien­to en Bue­nos Ai­res que­da­ron sos­la­ya­dos, pues te­nía abue­los ale­ma­nes y un pro­ba­do en­tu­sias­mo.

En 1934 Himm­ler fi­nan­ció al­gu­nas ac­tua­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas en te­rri­to­rio ale­mán, a tra­vés de dos de­par­ta­men­tos de las Schutzs­taf­fel que se de­di­ca­ban a di­fun­dir su in­fluen­cia ideo­ló­gi­ca en otras ins­ti­tu­cio­nes –la en­se­ñan­za, la con­ser­va­ción de edi­fi­cios his­tó­ri­cos– y de im­par­tir lec­cio­nes de his­to­ria aria en la for­ma­ción de nue­vos SS. Tras un en­cuen­tro de Himm­ler con va­rios ex­per­tos ra­cia­les en Ber­lín en 1935, am­bos de­par­ta­men­tos se trans­for­ma­ron en la Deuts­ches Ah­ne­ner­be–Stu­dien­ge­sells­chaft für Geis­te­sur­ges­chich­te (Herencia An­ces­tral Ale­ma­na–Sociedad para el Es­tu­dio de la His­to­ria de Ideas Pri­mi­ge­nias), co­no­ci­da por to­dos sim­ple­men­te co­mo Ah­ne­ner­be.

“Pro­mo­ver la cien­cia de la an­ti­gua his­to­ria in­te­lec­tual” fue el es­lo­gan que en­to­na­ron los car­gos de la nue­va ins­ti­tu­ción: el su­per­in­ten­den­te Himm­ler; el pre­si­den­te Her­man Wirth, con­tro­ver­ti­do prehis­to­ria­dor que no tar­da­ría en ser de­pues­to; y el se­cre­ta­rio ge­ne­ral Wol- fram Sie­vers, de­vo­to SS que se­ría el di­rec­tor

de fac­to has­ta el fi­nal, en 1945. Mien­tras el po­der de Himm­ler no ce­sa­ba de cre­cer en las SS, un nue­vo pre­si­den­te, Walt­her Wüst, de­cano de una uni­ver­si­dad de Múnich y es­pe­cia­lis­ta en la In­dia, dio un gran im­pul­so a la or­ga­ni­za­ción con nue­vas pu­bli­ca­cio­nes. Eso sí: los car­gos y de­par­ta­men­tos no de­ja­ban de mo­ver­se, co­mo si de un jue­go se tra­ta­se. Y al­go así era, aun­que el pe­li­gro se po­día in­tuir, pues­to que na­die po­nía lí­mi­tes a los exa­cer­ba­dos de­li­rios de los ju­ga­do­res.

HA­BÍA QUE JU­GAR A LO GRAN­DE Y LO HI­CIE­RON, CO­MO MUES­TRAN LOS DO­CU­MEN­TOS

que se han con­ser­va­do, ya que la ma­yor par­te del ar­chi­vo de la Ah­ne­ner­be fue des­trui­do por sus pro­pios miem­bros cuan­do vie­ron que la gue­rra es­ta­ba per­di­da. Pe­ro que­da­ron testimonios e in­for­mes co­la­te­ra­les. El pri­mer con­gre­so de la ins­ti­tu­ción se ce­le­bró en Kiel, en 1939, y fue un éxi­to. Atra­jo a ca­si to­dos los ar­queó­lo­gos del país y a cien­tí­fi­cos de otros cam­pos, lo que per­mi­tió au­men­tar el nú­me­ro de de­par­ta­men­tos, que pa­sa­ron a lla­mar­se ins­ti­tu­tos, en áreas co­mo la me­teo­ro­lo­gía y la mu­si­co­lo­gía.

El Ins­ti­tu­to para la Mú­si­ca or­ga­ni­zó ex­pe­di­cio­nes para gra­bar a gru­pos fol­kló­ri­cos de Fin­lan­dia, las is­las Fe­roe o el sur del Ti­rol en bus­ca de la esen­cia de la mu­si­ca­li­dad ger­ma­na. El es­tu­dio se fi­jó es­pe­cial­men­te en el lur, ins­tru­men­to me­die­val de vien­to es­can­di­na­vo, que sir­vió para con­cluir triun­fal­men-

te que la con­so­nan­cia o eu­fo­nía de la mú­si­ca ger­ma­na era del to­do opues­ta a la ato­na­li­dad o fal­ta de ar­mo­nía de las can­cio­nes ju­días.

La primera ex­pe­di­ción fi­nan­cia­da di­rec­ta­men­te por la Ah­ne­ner­be, con­ven­ci­da de que en Es­can­di­na­via se ha­lla­ba el ori­gen de la gran­de­za ger­ma­na, tu­vo co­mo des­tino la re­gión sue­ca de Bohüs­lann. Her­man Wirth ha­bía con­ven­ci­do a Himm­ler de que los abun­dan­tes pe­tro­gli­fos de la zo­na ayu­da­rían a des­ci­frar un sis­te­ma de es­cri­tu­ra an­te­rior a to­dos los de­más. A la vuel­ta del via­je, un ple­tó­ri­co Wirth mos­tró lí­neas y di­bu­jos en los que él dis­tin­guía cla­ra­men­te le­tras e ideo­gra­mas. Po­co des­pués, el ar­queó­lo­go Franz Alt­heim y su mu­jer, la fo­tó­gra­fa Eri­ka Traut­mann, fue­ron a Val Ca­mo­ni­ca, en los Al­pes ita­lia­nos, para es­tu­diar ins­crip­cio­nes en ro­cas y pin­tu­ras ru­pes­tres, que iden­ti­fi­ca­ron co­mo ru­nas. Es­to ava­ló la creen­cia, sos­te­ni­da por miem­bros de la Ah­ne­ner­be, de que Ro­ma ha­bía si­do fun­da­da por un pue­blo ger­má­ni­co que ha­bía emi­gra­do al sur.

EL PRO­PIO HIMM­LER QUI­SO DE­MOS­TRAR­LO Y EN­VIÓ EX­PLO­RA­DO­RES A RO­MA

para con­se­guir el ma­nus­cri­to de una obra de Tá­ci­to ti­tu­la­da Ger­ma­nia, pe­ro fue un fias­co, pues el his­to­ria­dor la­tino no ha­bla de­ma­sia­do bien de los ger­ma­nos. Para que no cun­die­ra la de­cep­ción, Alt­heim y Traut­mann en­ca­be­za­ron otra ex­pe­di­ción, fi­nan­cia­da por Her­mann Gö­ring, des­de Eu­ro­pa Cen­tral has­ta Me­dio Orien­te. Bus­ca­ban testimonios de que el Im­pe­rio ro­mano ha­bía triun­fa­do gra­cias a gen­tes de ori­gen nór­di­co, que se ha­brían im­pues­to so­bre los pue­blos se­mí­ti­cos. Pe­ro tras vi­si­tar rui­nas y ar­chi­vos en Ru­ma­nía, Tur­quía, Gre­cia, el Lí­bano, Si­ria e Irak no ha­lla­ron prue­bas con­clu­yen­tes.

En­tre tan­ta bús­que­da in­fruc­tuo­sa en el pa­sa­do, la Ah­ne­ner­be pu­so el pun­to de mi­ra en la An­tár­ti­da, un mun­do le­jano e ig­no­to que qui­zá en el fu­tu­ro po­dría ser­vir de re­fu­gio a la pu­re­za aria re­cu­pe­ra­da en ca­so de que el Ter­cer Reich no du­ra­se el mi­le­nio pre­vis­to. Aun­que los do­cu­men­tos fue­ron eli­mi­na­dos, se cree que en 1938 la ins­ti­tu­ción de Himm­ler man­dó una ex­pe­di­ción al con­ti­nen­te blan­co, con­cre­ta­men­te a la Tie­rra de la Rei­na Maud, que fue ex­plo­ra­da e in­cor­po­ra­da a los do­mi­nios na­zis con el nom­bre de Nue­va Sua­bia. Ade­más de apro­piar­se de acei­te de ba­lle­na que se usa­ba para ha­cer ja­bón y mar­ga­ri­na, ¿bus­ca­ron tam­bién in­di­cios en­sal­za­do­res de la ra­za su­pe­rior? ¿Cons­tru­ye­ron qui­zá una avan­za­da ba­se mi­li­tar, en la que en 1945, po­co an­tes del fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, se ha­brían re­fu­gia­do mi­li­ta­res na­zis de al­to ran­go? Nun­ca lo sa­bre­mos has­ta que no apa­rez­can los ar­chi­vos.

En to­do ca­so, las ex­pe­di­cio­nes en bus­ca del glo­rio­so ori­gen si­guie­ron su cur­so. Den­tro del te­rri­to­rio ale­mán, cer­ca de la fron­te­ra con Di­na­mar­ca, se ex­ca­vó el lu­gar que ocu­pa­ra He­deby, cen­tro co­mer­cial vi­kin­go en­tre los si­glos VIII y XI. Tam­bién se bus­ca­ron res­tos en las rui­nas de una for­ta­le­za de la re­gión de Ba­den-Würt­tem­berg a orillas del Da­nu­bio, don­de apa­re­cie­ron tum­bas con ri­cos ob­je­tos que pro­me­tían ali­men­tar el fer­vor ario. Pe­ro el tra­ba­jo se in­te­rrum­pió cuan­do em­pe­zó la gue­rra.

En Fran­cia, la aten­ción de los na­zis se cen­tró en el lla­ma­do ta­piz de Ba­yeux, un bor­da­do del si­glo XI de 70 m de lar­go que re­la­ta los preám­bu­los de la con­quis­ta nor­man­da de In­gla­te­rra. Otro pun­to a fa­vor de la su­pe­rio­ri­dad nór­di­ca, pues los nor­man­dos no eran otra co­sa que vi­kin­gos da­ne­ses cris­tia­ni­za­dos que co­lo­ni­za­ron la re­gión fran­ce­sa que pa­só a lla­mar­se Nor­man­día. Himm­ler pen­só que es­te te­so­ro de­be­ría es­tar en Ale­ma­nia, así que man­dó sus­traer­lo de los só­ta­nos del Lou­vre cuan­do los alia­dos em­pe­za­ban a li­be­rar Pa­rís de la ocu­pa­ción na­zi. Pe­ro el mu­seo es­ta­ba ya con­tro­la­do por miem­bros

Ri­chard Walt­her Da­rré fue el ideó­lo­go del Blut und Bo­den (san­gre y sue­lo), prin­ci­pio sim­bó­li­co del pan­ger­ma­nis­mo

de la re­sis­ten­cia y no pu­do ser. Pe­ro la paranoia pa­trió­ti­ca de Himm­ler no te­nía lí­mi­tes y cre­yó las teo­rías de Hans F. K. Günt­her, eu­ge­nis­ta muy in­flu­yen­te en el pen­sa­mien­to na­zi que ase­gu­ra­ba que los arios ha­bían con­quis­ta­do par­te de Asia y lle­ga­ron a las puer­tas de Chi­na y Ja­pón. Se­gún Günt­her, el Bu­da Gau­ta­ma mos­tra­ba cla­ros ras­gos arios y la In­dia era el ori­gen de la ra­za su­pe­rior. De he­cho, el sím­bo­lo hin­dú de la es­vás­ti­ca ha­bía si­do adop­ta­do ya an­tes del na­zis­mo por ul­tra­na­cio­na­lis­tas ale­ma­nes de la Sociedad Thu­le, que in­flu­yó en Hitler y en la pro­pia Ah­ne­ner­be.

ESO DIO PIE A MON­TAR UNA EX­PE­DI­CIÓN AL TÍ­BET EN 1938 LI­DE­RA­DA POR EL NA­TU­RA­LIS­TA ERNST SCHÄFER,

que lo­gró per­mi­so para ac­ce­der a Lha­sa, ciu­dad en­ton­ces prohi­bi­da a los ex­tran­je­ros. Sus miem­bros mi­die­ron los crá­neos a 376 ti­be­ta­nos, por­que pen­sa­ron que, aun­que de ras­gos achi­na­dos, el ta­ma­ño de sus ca­la­ve­ras po­dría in­di­car un ori­gen ario. Fil­ma­ron to­do lo que pu­die­ron, ex­plo­ra­ron al­gu­nos pi­cos del Hi­ma­la­ya, re­co­gie­ron sie­te mil se­mi­llas y bus­ca­ron una ra­za de ca­ba­llos adap­ta­da al frío con vis­tas a la gue­rra que se ave­ci­na­ba.

El co­mien­zo del con­flic­to en Po­lo­nia am­plió ho­ri­zon­tes a la en­lo­que­ci­da ob­se­sión de Himm­ler y de otros al­tos man­dos en­can­ta­dos de apuntarse al sa­queo de obras de ar­te.

En el via­je al Tí­bet lo­gra­ron en­trar en la ca­pi­tal Lha­sa, ciu­dad en­ton­ces prohi­bi­da a los ex­tran­je­ros, y ex­plo­ra­ron el Hi­ma­la­ya

Igle­sias y mu­seos po­la­cos fue­ron víc­ti­mas de es­tos ro­bos, a ve­ces en nom­bre de la Ah­ne­ner­be. Lo mis­mo ocu­rrió en Cri­mea tras ser ocu­pa­da en 1942. Allí los na­zis bus­ca­ron ob­je­tos de va­lor ra­cial, co­mo la co­ro­na go­da de Kerch, y ex­plo­ra­ron la for­ta­le­za de Man­gup Ka­le. Sin em­bar­go, ca­si to­das las pie­zas ha­lla­das re­sul­ta­ron ser grie­gas. Pe­ro la fe aria no de­caía, sino que au­men­ta­ba a me­di­da que Ale­ma­nia con­quis­ta­ba te­rri­to­rios. Así que ¿por qué no te­so­ros má­gi­cos? El eso­te­ris­mo y la am­bi­ción ma­te­rial irrum­pie­ron en­tre los ob­je­ti­vos de la Ah­ne­ner­be. Ha­bía que bus­car la lan­za sa­gra­da de Lon­gi­nos, sol­da­do que su­pues­ta­men­te aca­bó con la vi­da de Cris­to. En Vie­na se ha­lla­ba la te­ni­da por ver­da­de­ra, que otor­ga­ba el po­der de in­fun­dir fuer­za. Por tan­to so­lo po­día es­tar en ma­nos del Füh­rer, y con él es­tu­vo ca­si has­ta su sui­ci­dio.

Tam­bién se pro­yec­ta­ron ex­pe­di­cio­nes a Cen­troa­mé­ri­ca y Amé­ri­ca del Sur en bus­ca de las ca­la­ve­ras de cris­tal y del mar­ti­llo de Wo­tan, po­de­ro­so uten­si­lio per­te­ne­cien­te al mis­mí­si­mo dios Thor, pe­ro no ha que­da­do ras­tro de ellas. El ini­cio de la gue­rra in­te­rrum­pió pro­ba­ble­men­te el via­je que pre­ten­día de­mos­trar que la apa­ren­te si­mi­li­tud en­tre las cons­truc­cio­nes in­cas y cier­tas es­truc­tu­ras cen­troeu­ro­peas se de­bía a la la­bor de pue­blos ger­má­ni­cos que ha­brían lle­ga­do al Nue­vo Con­ti­nen­te en tiem­pos in­me­mo­ria­les.

Lo que sí se pu­do lle­var a ca­bo, se­gún pa­re­ce y a pe­sar de la fal­ta de do­cu­men­tos, fue la bús­que­da del San­to Grial o del Ar­ca de Alian­za, ob­je­tos sa­gra­dos lar­ga­men­te per­se­gui­dos por mu­chos. El epi­so­dio apa­re­ce re­co­gi­do en la fic­ción de Spiel­berg En

bus­ca del ar­ca per­di­da, don­de In­dia­na Jo­nes de­be en­fren­tar­se a un gru­po de na­zis. A los ge­ri­fal­tes de la Ah­ne­ner­be les mo­vía su va­lor ma­te­rial, aun­que lo dis­fra­za­ran con al­gu­na pam­pli­na ra­cial.

LA VI­SI­TA DE HIMM­LER A ES­PA­ÑA EN 1940 PARA PRE­PA­RAR EL EN­CUEN­TRO EN­TRE FRAN­CO Y HITLER NO FUE AJE­NA A LAS

ideas de la Ah­ne­ner­be. Sor­pren­den­te­men­te, el je­fe de las SS, a quien la co­rri­da que vio en Las Ven­tas le pa­re­ció un es­pec­tácu­lo cruel, acon­se­jó al dic­ta­dor es­pa­ñol que mo­de­ra­se la du­re­za de la re­pre­sión. En To­le­do ad­mi­ró el le­ga­do go­do de la ciu­dad y ex­plo­ró el po­si­ble es­con­di­te del San­to Grial, y en el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Ma­drid que­dó pren­da­do de la Da­ma de El­che, cu­ya be­lle­za y or­na­men­ta­ción re­la­cio­nó con la cultura ger­má­ni­ca. Tam­bién vi­si­tó la aba­día de Mon­tse­rrat, en Bar­ce­lo­na, don­de ase­gu­ra­ba que se ha­lla­ba el Mon­sal­vat men­cio­na­do en la ópe­ra

Par­si­fal, de Ri­chard Wag­ner. Pe­ro a me­di­da que la gue­rra avan­za­ba, la Ah­ne­ner­be fue asu­mien­do ob­je­ti­vos más si­nies­tros e ini­ció ex­pe­ri­men­tos con se­res hu­ma­nos ba­jo la su­per­vi­sión del di­rec­tor administrativo Wol­fram Sie­vers. En Da­chau y Natz­wei­ler-Strut­hof, usa­ron a los pri­sio­ne­ros co­mo co­ba­yas de las prue­bas más crue­les para me­jo­rar el desa­rro­llo de los avio­nes de la Luft­waf­fe, en test de for­tí­si­mos me­di­ca­men­tos con­tra el san­gra­do de he­ri­das o de re­sis­ten­cia ba­jo el agua. To­do es­te es­pan­to se­ría de­ter­mi­nan­te cuan­do en los jui­cios de Nú­rem­berg les to­có el turno a los man­dos de la Ah­ne­ner­be, aun­que so­lo Sie­vers fue con­de­na­do a la hor­ca. El gran lí­der Himm­ler, de­te­ni­do por los bri­tá­ni­cos el 25 de ma­yo de 1945, se ha­bía sui­ci­da­do con una cáp­su­la de cia­nu­ro.

En 1934 y 1938, los na­zis en­via­ron al­pi­nis­tas al Hi­ma­la­ya para es­ca­lar el Nan­ga Par­bat –al fon­do, la ci­ma–, no­ve­na mon­ta­ña más al­ta del mun­do con 8.125 me­tros. El mal tiem­po les im­pi­dió al­can­zar el obej­ti­vo.

Es­ta pin­tu­ra al óleo de Adolf Wis­sel re­tra­ta a la fa­mi­lia ideal na­zi, re­pre­sen­ta­ti­va de la su­pues­ta ra­za aria pu­ra.

Hein­rich Himm­ler vi­si­tó en 1940 el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Ma­drid, don­de que­dó pren­da­do de la Da­ma de El­che, cu­ya be­lle­za y mo­ti­vos or­na­men­ta­les re­la­cio­nó con la cultura ger­má­ni­ca.

El Füh­rer po­sa con dos miem­bros de las Ju­ven­tu­des Hitle­ria­nas, or­ga­ni­za­ción de adoc­tri­na­mien­to po­lí­ti­co y en­tre­na­mien­to mi­li­tar don­de in­cul­ca­ban a los jó­ve­nes la obe­dien­cia a la ideo­lo­gía na­zi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.