Neu­ro­pe­ca­dos: la co­rrup­ción

ES­TE COM­POR­TA­MIEN­TO HU­MANO TIE­NE CAU­SAS CUL­TU­RA­LES, PSI­CO­LÓ­GI­CAS Y BIO­LÓ­GI­CAS. Y, POR CIER­TO, NO ES UN PRO­BLE­MA EX­CLU­SI­VO DE LA CLA­SE PO­LÍ­TI­CA Y LOS EM­PRE­SA­RIOS.

Muy Interesante - - SUMARIO -

Gür­tel, Nóos, Pú­ni­ca, Fi­le­sa, los ERE de An­da­lu­cía... Ca­da vez son más los ca­sos y los acu­sa­dos de co­rrup­ción que se sien­tan en los ban­qui­llos de los juz­ga­dos es­pa­ño­les. Para ser exac­tos, 2017 de­jó 411 pre­sun­tos co­rrup­tos en un to­tal de 97 pro­ce­sos ju­di­cia­les. Así las co­sas, no sor­pren­de que Es­pa­ña se ha­ya con­ver­ti­do en el se­gun­do país del mun­do don­de más preo­cu­pan es­te ti­po de abu­so de po­der y los so­bor­nos, se­gún el úl­ti­mo Ba­ró­me­tro Glo­bal de la Co­rrup­ción.

Pe­ro es­te pro­ble­ma no so­lo es co­sa de po­lí­ti­cos y mag­na­tes. Re­ca­pa­ci­ta un mo­men­to. ¿Al­gu­na vez has he­cho tram­pas ju­gan­do al par­chís mien­tras na­die mi­ra­ba? ¿Has apro­ve­cha­do un en­chu­fe para ob­te­ner un tra­to pre­fe­ren­cial en un hos­pi­tal u otro ser­vi­cio pú­bli­co? ¿Te has guar­da­do en el bol­si­llo la vuel­ta de tu com­pra en el su­per­mer­ca­do sa­bien­do que te ha­bían da­do di­ne­ro de más? Si tu res­pues­ta es afir­ma­ti­va, es que, a pe­que­ña es­ca­la, eres co­rrup­to.

Có­mo de fá­cil es co­rrom­per­nos de­pen­de de la ac­ti­vi­dad de las neu­ro­nas de una re­gión del cas­co pen­san­te lla­ma­da gi­ro fron­tal in­fe­rior izquierdo. Cuan­do nos dan a ele­gir en­tre se­guir las nor­mas u ob­te­ner una gran su­ma de di­ne­ro, es­tas neu­ro­nas se ac­ti­van. Y re­sul­ta que cuan­to más se en­cien­den, más fá­cil es que un in­di­vi­duo op­te por en­ri­que­cer­se a ex­pen­sas de su rec­ti­tud mo­ral, se­gún un es­tu­dio chino pu­bli­ca­do por Fron­tiers in Beha­vio­ral Neu­ros­cien­ce. LO QUE NO SE PUE­DE NE­GAR ES QUE EL PO­DER PUE­DE AU­MEN­TAR NUES­TRA PRE­DIS­PO­SI­CIÓN AL FRAU­DE.

En­tre otras ra­zo­nes por­que cam­bia el ce­re­bro. Sukh­vin­der Ob­hi, de la Uni­ver­si­dad McMas­ter (Ca­na­dá), en­con­tró una ba­se neu­ro­cien­tí­fi­ca a la co­no­ci­da co­mo pa­ra­do­ja del po­der, es de­cir, esa que ha­ce que, una vez que al­can­za­mos un pues­to que su­po­ne un as­cen­so en nues­tro es­ta­tus so­cial, per­da­mos al­gu­nas de las ca­pa­ci­da­des que nos ayu­da­ron a con­se­guir­lo. Fun­da­men­tal­men­te, la em­pa­tía. Se­gún sus pes­qui­sas, el ce­re­bro de los su­je­tos po­de­ro­sos se vuel­ve bas­tan­te tor­pe a la ho­ra de iden­ti­fi­car opi­nio­nes y sen­ti­mien­tos aje­nos. Lo que su­ce­de es que, ba­jo el in­flu­jo del po­der, las neu­ro­nas es­pe­jo que se ocu­pan de imi­tar a nues­tros con­gé­ne­res que­dan anes­te­sia­das. Un sim­ple as­cen­so o una subida de suel­do ya afec­ta ne­ga­ti­va­men­te a la em­pa­tía, tal y co­mo mues­tran los es­cá­ne­res.

El úni­co con­sue­lo es que no to­dos su­cum­bi­mos por igual a la fal­ta de éti­ca. Otra in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo por Kat­he­ri­ne DeCe­lles, de la Uni­ver­si­dad de To­ron­to (Ca­na­dá), re­ve­ló que el po­der no nos trans­for­ma: so­lo am­pli­fi­ca nues­tra iden­ti­dad mo­ral. Si so­mos unos ego­cén­tri­cos egoís­tas, ac­ce­der a una po­si­ción de po­der lo agra­va­rá. Pe­ro si so­mos in­di­vi­duos com­pa­si­vos y ge­ne­ro­sos, su­bir en el es­ca­la­fón so­cial o po­lí­ti­co tam­bién po­ten­cia­rá esos ras­gos. E, in­clu­so en la ci­ma, se­gui­re­mos pen­san­do más en el bien co­mún que en nues­tro pro­pio be­ne­fi­cio. Otro he­cho in­dis­cu­ti­ble es que, una vez se em­pie­za a pe­car de co­rrup­to, re­sul­ta di­fí­cil pa­rar. Al prin­ci­pio, co­me­ter un frau­de nos cues­ta por­que nues­tro sen­ti­do de la mo­ra­li­dad ha­ce que, des­pués, nos sin­ta­mos fa­tal. La cul­pa ge­ne­ra su­fri­mien­to. Y la amíg­da­la, una es­truc­tu­ra ce­re­bral aso­cia­da a las emo­cio­nes, in­ten­ta aho­rrar­nos esa con­go­ja fre­nan­do los com­por­ta­mien­tos des­ho­nes­tos. Sin em­bar­go, una vez su­pe­ra­da la re­sis­ten­cia ini­cial, la co­sa cam­bia por com­ple­to. La sen­sa­ción des­agra­da­ble que cau­sa la fal­ta de ho­nes­ti­dad se ate­núa, el ce­re­bro se vuel­ve más to­le­ran­te con las con­duc­tas amo­ra­les y em­pie­zan a pe­sar más las ven­ta­jas de en­ga­ñar. SI SU­PIÉ­RA­MOS QUE LA CO­RRUP­CIÓN PUE­DE AFEC­TAR A NUES­TRA SA­LUD,

pue­de que nos lo pen­sá­se­mos dos ve­ces an­tes de co­me­ter frau­de. So­bre to­do ha­bla­mos de in­fec­cio­nes que se tra­tan con an­ti­bió­ti­cos. La re­sis­ten­cia de los mi­cro­bios a es­tos me­di­ca­men­tos es mu­cho ma­yor en paí­ses co­rrup­tos, se­gún leí­mos ha­ce po­co en PLOS ONE. Por otra par­te, la co­rrup­ción aje­na tam­po­co nos de­ja in­di­fe­ren­tes. Vi­vir en un país con al­tos ín­di­ces de co­rrup­te­la ins­ti­tu­cio­nal y frau­de nos pre­dis­po­ne a men­tir y a vio­lar las re­glas. Es de­cir, la ho­nes­ti­dad in­di­vi­dual pe­li­gra allí don­de go­bier­nan su­je­tos que in­cum­plen las nor­mas.

Con to­do, bo­rrar de un plu­ma­zo la co­rrup­ción no ha­ría que el mun­do fue­ra un lu­gar me­jor. Ha­ce unos años, cien­tí­fi­cos nor­te­ame­ri­ca­nos de las uni­ver­si­da­des de Ten­nes­see y Har­vard de­mos­tra­ron que es­te com­por­ta­mien­to ayu­da a que la coope­ra­ción so­cial se man­ten­ga. Su­ce­de que la ma­yor par­te de la sociedad co­la­bo­ra por­que exis­ten fuer­zas po­li­cia­les que los obli­gan a ha­cer­lo: si no coope­ran, son pe­na­li­za­dos, al­go que to­do el mun­do quie­re evi­tar. Pe­ro sin fuer­zas del or­den que los con­tro­la­sen, los in­di­vi­duos an­da­rían es­ca­sos de mo­ti­va­ción para co­la­bo­rar. Y –aquí vie­ne lo cu­rio­so– sin po­der ni co­rrup­ción, esas fuer­zas del or­den no ten­drían su­fi­cien­tes in­cen­ti­vos para ha­cer su tra­ba­jo. Eso ex­pli­ca, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, que in­clu­so en in­sec­tos so­cia­les co­mo las hor­mi­gas exis­tan pul­sio­nes co­rrup­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.