De pa­la­bras

Muy Interesante - - SUMARIO -

n su li­bro Los co­lo­res de nues­tros

re­cuer­dos, pu­bli­ca­do por la edi­to­rial Pe­ri­fé­ri­ca, el his­to­ria­dor fran­cés Mi­chel Pas­tou­reau cuen­ta, en­tre otras cu­rio­si­da­des, có­mo ha­ce unos cien años se pu­so de mo­da en al­gu­nos de los am­bien­tes más chic del mo­men­to ce­le­brar ban­que­tes don­de se ser­vían ali­men­tos de un de­ter­mi­na­do co­lor o que ha­cían jue­go con él.

In­di­ca Pas­tou­reau que du­ran­te la Edad Me­dia era cos­tum­bre ser­vir ali­men­tos te­ñi­dos con las to­na­li­da­des del es­cu­do de ar­mas o el es­tan­dar­te del no­ble. Y que ya in­clu­so an­tes, en tiem­pos de los ro­ma­nos, se con­si­de­ra­ba una ex­qui­si­tez com­bi­nar pla­tos agru­pa­dos por su cro­ma­tis­mo.

Pe­ro no fue has­ta los años vein­te del si­glo pa­sa­do cuan­do se im­pu­so es­te di­ver­ti­men­to. A ve­ces, la pro­pia ha­bi­ta­ción, la me­sa, el ser­vi­cio y has­ta los in­vi­ta­dos se cu­brían con el mis­mo co­lor de las vian­das. Fue­ron tan ha­bi­tua­les es­tos ban­que­tes que se pu­bli­ca­ron li­bros de re­ce­tas or­de­na­dos con ese

Ecri­te­rio: el me­nú ro­jo, por ejem­plo, per­mi­tía co­mer re­mo­la­cha, fi­le­te de atún, alu­bias y fresas; el ver­de, en­sa­la­da de pe­pino y le­chu­ga, tor­te­lli­ni al pes­to y flan de pis­ta­cho; y el ne­gro, pa­té de acei­tu­nas, ca­la­ma­res en su tin­ta y pas­tel de se­mi­llas de ama­po­las. Mal que bien, uno po­día arre­glar­se con to­dos los im­pe­ra­ti­vos cro­má­ti­cos, ex­cep­to con el azul. Ape­nas los arán­da­nos y al­gu­nas uvas y ci­rue­las lo son, aun­que en reali­dad se acer­can más al mo­ra­do o violeta. Así que en ese ca­so se ju­ga­ba con el nom­bre –pes­ca­do azul– o con la ge­la­ti­na de ese co­lor.

Des­de lue­go que hay pa­la­bras para to­das las to­na­li­da­des y sus ma­ti­ces más su­ti­les, pe­ro tam­bién para su nú­me­ro. Así, co­mo he­mos vis­to, si se sir­ve una co­mi­da de un so­lo co­lor se­ría mo­no­cro­má­ti­ca, pe­ro tam­bién es co­rrec­to de­cir que dis­fru­ta­mos de un ban­que­te

uni­co­lor. Y a par­tir de ahí po­dría­mos aña­dir va­rie­dad sus­ti­tu­yen­do el pre­fi­jo la­tino – bi­co

lor, tri­co­lor, cua­tri­co­lor– o grie­go – di­cro­má­ti­co, tri­cro­má­ti­co, te­tra­cro­má­ti­co–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.