Días con­ta­dos

EN 1978, CIEN­TÍ­FI­COS DE CA­LI­FOR­NIA CON­SI­GUIE­RON SIN­TE­TI­ZAR Y PRO­DU­CIR ES­TA HOR­MO­NA CON LA AYU­DA DE LA BAC­TE­RIA ESCHERICHIA CO­LI. SE ABRÍA ASÍ UNA PUER­TA PARA QUE LOS DIA­BÉ­TI­COS PU­DIE­RAN COM­BA­TIR Y CON­TRO­LAR SU EN­FER­ME­DAD.

Muy Interesante - - SUMARIO -

Aun­que la dia­be­tes es una en­fer­me­dad co­no­ci­da des­de la An­ti­güe­dad que se re­la­cio­na­ba con el con­su­mo de ali­men­tos dul­ces, has­ta bien en­tra­do el si­glo XX no se sa­bía bien por qué se des­en­ca­de­na­ba y el úni­co mé­to­do exis­ten­te para tra­tar­la con­sis­tía en con­tro­lar lo más po­si­ble la die­ta para tra­tar de re­ba­jar los pi­cos de azú­car en san­gre. Pe­ro en 1921, los cien­tí­fi­cos Fre­de­rick Ban­tin, Char­les Best y John Ma­cleod, de la Uni­ver­si­dad de To­ron­to (Ca­na­dá), lle­va­ron a ca­bo una se­rie de ex­pe­ri­men­tos en los que se vin­cu­la­ba es­ta do­len­cia con la insulina, una hor­mo­na pro­du­ci­da en el pán­creas que es­tá im­pli­ca­da en el me­ta­bo­lis­mo de la glu­co­sa. Des­pués de ha­cer en­sa­yos con pe­rros y va­cas, en 1922 se prac­ti­ca­ron las pri­me­ras apli­ca­cio­nes de insulina ani­mal a per­so­nas dia­bé­ti­cas.

En oc­tu­bre de ese mis­mo año, en Bar­ce­lo­na, el mé­di­co Rossend Ca­rras­co em­pe­zó a tra­tar la dia­be­tes de un jo­ven con insulina ob­te­ni­da a par­tir del pán­creas de cer­dos sa­cri­fi­ca­dos en el ma­ta­de­ro mu­ni­ci­pal. Era la primera vez que se lle­va­ba a ca­bo ese ti­po de tra­ta­mien­to, que, co­mo pron­to se su­po, te­nía sus in­con­ve­nien­tes.

LA INSULINA ES UNA HOR­MO­NA CU­YA MO­LÉ­CU­LA ES RE­LA­TI­VA­MEN­TE PE­QUE­ÑA,

aun­que con una dis­tri­bu­ción es­pa­cial com­ple­ja: sus áto­mos es­tán or­de­na­dos for­man­do dos ca­de­nas de ami­noá­ci­dos, una de vein­tiún es­la­bo­nes y otra de trein­ta, que es­tán a su vez uni­das por puen­tes con dos áto­mos de azu­fre. To­dos los ani­ma­les, sal­vo al­gu­nos in­sec­tos, la pro­du­cen, y su me­ca­nis­mo de ac­ción es si­mi­lar en pe­ces, ma­mí­fe­ros o gu­sa­nos, pe­se a que las res­pec­ti­vas es­truc­tu­ras mo­le­cu­la­res no son exac-

ta­men­te igua­les. La que se ob­tie­ne del pán­creas de la va­ca se di­fe­ren­cia de la hu­ma­na en tres ami­noá­ci­dos, y la por­ci­na, so­la­men­te en uno. El pro­ble­ma prin­ci­pal del tra­ta­mien­to ra­di­ca­ba en las im­pu­re­zas que inevi­ta­ble­men­te acom­pa­ña­ban a la insulina ani­mal y que cau­sa­ba reac­cio­nes alér­gi­cas.

A me­dia­dos de los años 70 se ha­bía lle­ga­do a pro­du­cir en el la­bo­ra­to­rio una va­rie­dad con una pu­re­za del 99 %, pe­ro re­sul­ta­ba muy ca­ra, pues para sa­tis­fa­cer la de­man­da anual de un diabético eran ne­ce­sa­rios los pán­creas de cin­cuen­ta cer­dos. La prin­ci­pal em­pre­sa fa­bri­can­te pro­ce­sa­ba dia­ria­men­te ca­si una do­ce­na de to­ne­la­das de pán­creas por­cino, pro­ce­den­tes de unos cien mil ani­ma­les.

HA­BÍA QUE PEN­SAR EN UN PRO­CE­SO DE FA­BRI­CA­CIÓN MÁS ASE­QUI­BLE Y CON ME­NOS IN­CON­VE­NIEN­TES.

El pe­que­ño ta­ma­ño de la mo­lé­cu­la de insulina era una ven­ta­ja para in­ten­tar sin­te­ti­zar y clo­nar el gen que or­de­na su pro­duc­ción. Por fin, gra­cias al tra­ba­jo con­jun­to de in­ves­ti­ga­do­res de la fir­ma Ge­nen­tech Inc, en San Fran­cis­co, y del Cen­tro Mé­di­co Na­cio­nal City of Ho­pe de Los Án­ge­les, el 6 de sep­tiem­bre de 1978 se anun­ció que se ha­bía lo­gra­do ob­te­ner insulina hu­ma­na a par­tir de bac­te­rias de Escherichia co­li. Los res­pon­sa­bles del ha­llaz­go ha­bían em­pe­za­do por sin­te­ti­zar las dos ca­de­nas de ADN co­rres­pon­dien­tes al gen de nues­tra insulina y por se­pa­ra­do rea­li­za­ron un pro­ce­so de pro­duc­ción para ca­da una. Pri­me­ro las in­ser­ta­ron en sen­dos plás­mi­dos (mo­lé­cu­las cir­cu­la­res de ADN) y lue­go in­tro­du­je­ron esos plás­mi­dos en las E. co­li, abun­dan­tes en nues­tro in­tes­tino. Lue­go, al re­pro­du­cir­se nor­mal­men­te esas bac­te­rias sin­te­ti­zan las pro­teí­nas co­di­fi­ca­das en sus pro­pios ge­nes y tam­bién mul­ti­pli­can y ex­pre­san el ADN hu­mano que se les ha ino­cu­la­do, para ge­ne­rar hi­le­ras de ami­noá­ci­dos idén­ti­cas a las de nues­tra insulina. Fi­nal­men­te, me­dian­te mé­to­dos quí­mi­cos se pu­ri­fi­can y en­la­zan las dos ca­de­nas para crear la insulina hu­ma­na en su for­ma ac­ti­va. La com­pa­ñía Eli Lilly la pu­so en el mer­ca­do en 1982.

Era el pri­mer gran lo­gro de la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca. En los años trans­cu­rri­dos des­de en­ton­ces no se ha pa­ra­do de ob­te­ner con esas téc­ni­cas mo­lé­cu­las com­ple­jas, co­mo hor­mo­nas, en­zi­mas, an­ti­cuer­pos mo­no­clo­na­les para evi­tar el re­cha­zo de tras­plan­tes, va­cu­nas, fac­to­res an­ti­he­mo­fí­li­cos, pro­teí­nas te­ra­péu­ti­cas, in­ter­fe­ro­nes para con­tro­lar en­fer­me­da­des co­mo la leu­ce­mia, la he­pa­ti­tis y la es­cle­ro­sis múl­ti­ple, y mu­chos otros fár­ma­cos de gran in­te­rés para la hu­ma­ni­dad.

Arri­ba, la­bo­ra­to­rio de pro­duc­ción de insulina hu­ma­na sin­té­ti­ca, uni­ver­sal­men­te uti­li­za­da hoy para tra­tar la dia­be­tes. A la de­re­cha, re­crea­ción de la mo­lé­cu­la de es­ta hor­mo­na.

POR RAMÓN NÚ­ÑEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.