Muy Lab

¿PUE­DE UN VA­SO LLENO DE AGUA GI­RAR CO­MO UNA NO­RIA SIN DE­JAR CAER NI UNA GO­TA? CLA­RO QUE SÍ. Y NA­DIE CO­MO SIR ISAAC NEWTON PARA EX­PLI­CAR­LO.

Muy Interesante - - SUMARIO -

MA­TE­RIA­LES - Plan­cha de ma­de­ra - Sie­rra de ca­lar - Pin­tu­ra - Ber­bi­quí - Cuer­das - Ti­je­ras - Un va­so lleno de agua - Guan­tes de tra­ba­jo

La fa­mo­sa anéc­do­ta de Isaac Newton y la man­za­na se usa co­mo ejem­plo de lo que es un mo­men­to Eu­re­ka, ese en el que nos lle­ga de re­pen­te la idea bri­llan­te. Se cuen­ta que el fa­mo­so fí­si­co in­glés dor­mi­ta­ba ba­jo un man­zano cuan­do un fru­to ca­yó, le gol­peó y le dio la cla­ve de lo que iba a ser su ley de la gra­vi­ta­ción uni­ver­sal.

Pa­sa­ron dos dé­ca­das des­de es­te epi­so­dio has­ta que Newton pu­bli­ca­ra sus Prin­ci­pios

ma­te­má­ti­cos de la fi­lo­so­fía na­tu­ral (1687), el li­bro don­de for­mu­la­ba y ex­pli­ca­ba di­cha ley, pe­ro pa­re­ce que la his­to­ria tie­ne un fon­do real. Se­gún Wi­lliam Stu­ke­ley, ami­go y bió­gra­fo del cien­tí­fi­co, el pro­pio Newton le ex­pli­có que se en­con­tra­ba ba­jo un man­zano cuan­do se le ocu­rrió la idea de la gra­vi­ta­ción, pe­ro no hu­bo man­za­na trai­cio­ne­ra ni sies­ta de por me­dio.

UN PRO­DI­GIO MEN­TAL

Sea cual sea la ver­dad, Newton en­ten­dió que la mis­ma fuer­za que ha­ce caer una man­za­na mue­ve la Luna al­re­de­dor de la Tie­rra. Lo ex­pu­so en sus Prin­ci­pios, y apor­tó un ejem­plo para que los pro­fa­nos en­ten­die­ran un fe­nó­meno tan po­co in­tui­ti­vo: si ins­ta­la­mos –con­ta­ba– en la ci­ma de una mon­ta­ña pro­di­gio­sa­men­te al­ta un ca­ñón, y es­te dis­pa­ra un pro­yec­til a una ve­lo­ci­dad su­fi­cien­te, la ba­la se­gui­rá in­de­fi­ni­da­men­te la cir­cun­fe­ren­cia de la Tie­rra sin caer so­bre su su­per­fi­cie, da­da su ra­pi­dez y la fal­ta de fric­ción con el ai­re.

La ex­pli­ca­ción new­to­nia­na se ma­te­ria­li­zó en 1957 con el lan­za­mien­to del Sput­nik 1, el pri­mer sa­té­li­te ar­ti­fi­cial. Las na­ves que or­bi­tan el pla­ne­ta no flo­tan. Es­tán en caí­da li­bre, pe­ro la re­sis­ten­cia del ai­re no las fre­na y su ve­lo­ci­dad es tan al­ta que su cur­va de caí­da coin­ci­de con la cur­va­tu­ra de la Tie­rra. Caen al­re­de­dor del pla­ne­ta y no ha­cia él, por­que su ve­lo­ci­dad ha­ce que su dis­tan­cia de caí­da coin­ci­da con la cur­va­tu­ra te­rres­tre. Por eso la Es­ta­ción Es­pa­cial Internacional (que via­ja a 29.000 km/h) si­gue dan­do vuel­tas. La Luna se com­por­ta igual, aun­que se ha­lle bas­tan­te más le­jos y se mue­va mu­cho más des­pa­cio.

EL VA­SO GRAVITATORIO

Con el ex­pe­ri­men­to de es­te mes, de­ta­lla­do aba­jo, en­ten­de­re­mos em­pí­ri­ca­men­te es­te jue­go de fuer­zas e iner­cias. La mano que co­ge las cuer­das ha­ce el pa­pel de la Tie­rra; las cuer­das que aguan­tan la pla­ta­for­ma de ma­de­ra con el va­so de agua, el de la gra­ve­dad; y el va­so y la pla­ta­for­ma, el de nues­tro sa­té­li­te. Si la cuer­da se rom­pie­ra (es de­cir, si des­apa­re­cie­ra la gra­ve­dad), el va­so (la Luna) se iría por la tan­gen­te. Tam­bién po­dría pa­sar que el va­so se de­tu­vie­ra por unos ins­tan­tes, en cu­yo ca­so nos cae­ría en­ci­ma a cau­sa de la atrac­ción gra­vi­ta­to­ria. En re­su­men: es­ta­mos vi­vos gra­cias a un de­li­ca­do equi­li­brio de fuer­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.