En­tre­vis­ta: Pe­ter y Ro­se­mary Grant

“Si cor­ta­mos los la­zos cul­tu­ra­les, nos ex­tin­gui­re­mos co­mo es­pe­cie”

Muy Interesante - - SUMARIO - Por LUIS MI­GUEL ARI­ZA

En 1981, el ma­tri­mo­nio for­ma­do por Ro­se­mary y Pe­ter Grant fue tes­ti­go de al­go ex­cep­cio­nal: el na­ci­mien­to de una nue­va es­pe­cie. Su es­tu­dio de los pin­zo­nes de las is­las Ga­lá­pa­gos, que se ha alar­ga­do du­ran­te más de trein­ta años, ha­bría si­do la en­vi­dia del mis­mí­si­mo Char­les Dar­win. He­mos te­ni­do el pri­vi­le­gio de ha­blar con ellos y les he­mos pre­gun­ta­do no so­lo por pin­zo­nes, sino tam­bién por el fu­tu­ro de la es­pe­cie hu­ma­na.

En 1981, el ma­tri­mo­nio for­ma­do por Ro­se­mary y Pe­ter Grant fue tes­ti­go de al­go ex­cep­cio­nal: el na­ci­mien­to de una nue­va es­pe­cie. Du­ran­te su pro­gra­ma de ob­ser­va­ción de los pin­zo­nes en las is­las Ga­lá­pa­gos, los Grant ha­bían de­tec­ta­do la lle­ga­da de un nue­vo in­mi­gran­te, un ma­cho jo­ven, a la pe­que­ña is­la de Daph­ne Ma­jor, de ape­nas 0,34 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. El ave pa­re­cía per­te­ne­cer a la es­pe­cie Geos­pi­za

for­tis, sal­vo en que era un 70% más gran­de de lo nor­mal. El in­mi­gran­te se cru­zó con una hem­bra de Geos­pi­za for­tis. Los Grant ob­ser­va­ron con sor­pre­sa có­mo sus des­cen­dien­tes se con­ver­tían en una es­tir­pe ga­na­do­ra. El éxi­to re­pro­duc­ti­vo de las seis si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes que­dó mi­nu­cio­sa­men­te apun­ta­do a lo lar­go de trein­ta y un años en los ar­chi­vos de los Grant. Al exi­to­so li­na­je de es­tos pin­zo­nes lo lla­ma­ron big bird, de­bi­do a que mos­tra­ban un pi­co y un cuer­po de ma­yor en­ver­ga­du­ra. Ade­más, adop­ta­ron un can­to pro­pio. Dar­win se ha­bría muer­to de la en­vi­dia.

El ha­llaz­go fue re­co­gi­do en la re­vis­ta Scien­ce en no­viem­bre del año pa­sa­do, pe­ro los Grant ya ha­bían acu­mu­la­do mé­ri­tos des­de que co­men­za­ron sus es­tu­dios allá por los años se­ten­ta. El ma­tri­mo­nio de bió­lo­gos acu­dió a Ma­drid a re­ci­bir los Premios Fron­te­ra del Co­no­ci­mien­to en Eco­lo­gía y Bio­lo­gía de la Con­ser­va­ción que otor­ga la Fundación BBVA. Y allí los co­gi­mos al vue­lo. ¿Ha cam­bia­do mu­cho la idea de lo que es la evo­lu­ción des­de que la con­ci­bie­ra el pro­pio Dar­win?

Ro­se­mary: Su con­cep­to era co­rrec­to. Lo que ha cam­bia­do es el tras­fon­do ge­né­ti­co. Dar­win sa­bía muy po­co acer­ca de los me­ca­nis­mos ge­né­ti­cos. Asu­mió que al­gu­nas

ca­rac­te­rís­ti­cas eran he­re­da­bles, pe­ro fue in­ca­paz de de­mos­trar­lo. Creo que aho­ra se sen­ti­ría en­can­ta­do con los pro­gre­sos que se han he­cho para mos­trar los me­ca­nis­mos ge­né­ti­cos que hay de­trás de es­tos cam­bios.

Pe­ter: Es más, Dar­win se ha­bría que­da­do asom­bra­do al com­pro­bar de lo que es ca­paz de ha­cer la evo­lu­ción en pe­rio­dos muy cor­tos de tiem­po. No sa­bía ca­si na­da so­bre los ge­nes, aun­que sí te­nía al­gu­nos co­no­ci­mien­tos de herencia. La evo­lu­ción siem­pre se ha pre­sen­ta­do co­mo un pro­ce­so in­vi­si­ble, al­go que su­ce­de en es­ca­las de tiem­po enor­mes. Por eso mu­cha gen­te pien­sa que no exis­te. Pe­ro us­te­des han de­mos­tra­do que no es así.

Ro­se­mary: Es gra­cias a que he­mos lo­gra­do ob­ser­var las po­bla­cio­nes de pin­zo­nes con mu­cho de­ta­lle mien­tras su­frían per­tur­ba­cio­nes am­bien­ta­les ex­tre­mas, co­mo gran­des se­quías. Una de es­tas ca­ren­cias de agua ma­tó a en­tre el 80 % y el 90 % de los pin­zo­nes de la is­la de Daph­ne. Pu­di­mos des­cu­brir quién mo­ría y quién so­bre­vi­vía y es­ta­ble­cer las ra­zo­nes por las que al­gu­nos se que­da­ban atrás y otros sa­lían ade­lan­te.

¿Y cuá­les fue­ron esas ra­zo­nes?

Ro­se­mary: Los que no con­si­guían co­mi­da fa­lle­cían de ham­bre. So­lo lo­gra­ban so­bre­vi­vir los que eran ca­pa­ces de rom­per las se­mi­llas gran­des y du­ras, las úni­cas re­sis­ten­tes a la se­quía. Ob­ser­va­mos to­dos es­tos cam­bios y vi­mos que los pin­zo­nes con los pi­cos más gran­des eran los que con­se­guían cas­car esas se­mi­llas más du­ras y co­rreo­sas. De­mos­tra­mos que el ta­ma­ño del pi­co era una ca­rac­te­rís­ti­ca he­re­da­ble. Cuan­do las llu­vias re­tor­na­ron, es­tos su­per­vi­vien­tes de pi­co gran­de se cru­za­ron en­tre sí, y sus hi­jos he­re­da­ron los pi­cos gran­des de sus pa­dres. Fue una res­pues­ta evo­lu­ti­va lle­va­da a ca­bo por la se­lec­ción na­tu­ral.

¿Qué les atra­jo de los pin­zo­nes?

Pe­ter: A prin­ci­pios de los años se­ten­ta, ate­so­rá­ba­mos tres prio­ri­da­des en nues­tra in­ves­ti­ga­ción, y to­das ellas te­nían que ver con los pin­zo­nes de Dar­win. La primera: por qué sur­gen las es­pe­cies. La se­gun­da: ave­ri­guar por qué al­gu­nas po­bla­cio­nes son mu­cho más va­ria­bles en sus ras­gos mor­fo­ló­gi­cos que otras. Y la ter­ce­ra: sa­ber si las es­pe­cies que com­pi­ten te­naz­men­te en­tre ellas po­dían evo­lu­cio­nar de una ma­ne­ra divergente, es­to es, apar­tán­do­se en­tre sí para mi­ni­mi­zar los con­tac­tos y re­ba­jar la du­ra com­pe­ten­cia en el fu­tu­ro. ¿Có­mo po­dría­mos apro­ve­char es­te co­no­ci­mien­to para pro­te­ger me­jor las es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción?

Ro­se­mary: He­mos re­fle­xio­na­do mu­cho so­bre es­ta cues­tión. Tan­to el en­torno co­mo las es­pe­cies es­tán cam­bian­do cons­tan­te­men­te, y de­be­mos pro­cu­rar que es­to con­ti­núe así. En cual­quier pro­gra­ma de con­ser­va­ción, es im­por­tan­te con­si­de­rar el ni­vel de va­ria­bi­li­dad de la po­bla­ción y el he­cho de que el am­bien­te tam­bién cam­bia. Por tan­to, lo pri­me­ro es con­ser­var el me­dioam­bien­te de es­tas es­pe­cies para que los cam­bios pue­dan ocu­rrir. De es­ta ma­ne­ra, las es­pe­cies pue­den man­te­ner su va­ria­bi­li­dad ge­né­ti­ca y así su­pe­rar los desafíos am­bien­ta­les.

Pe­ter: Me gus­ta­ría en­fa­ti­zar la im­por­tan­cia de los cru­za­mien­tos hí­bri­dos. Nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes lle­van un men­sa­je que po­dría ser: “La hi­bri­da­ción es im­por­tan­te para man­te­ner las po­bla­cio­nes que tie­nen que en­ca­rar cam­bios am­bien­ta­les”. ¿Po­dría po­ner un ejem­plo?

Pe­ter: Es esen­cial man­te­ner la va­ria­bi­li­dad de las po­bla­cio­nes en pe­li­gro. Si ha­bla­mos del lin­ce ibérico, hay un pro­gra­ma en mar­cha so­bre el cru­za­mien­to hí­bri­do en las po­bla­cio­nes de lin­ces es­pa­ño­las que ha per­mi­ti­do el cre­ci­mien­to lo­cal de la va­ria­bi­li­dad ge­né­ti­ca, lo que ami­no­ra el ries­go de que al­gu­nas po­bla­cio­nes pe­que­ñas des­apa­rez­can. En Es­ta­dos Uni­dos, los pu­mas de Flo­ri­da ex­hi­bían una va­ria­bi­li­dad ge­né­ti­ca muy po­bre. Pe­ro, gra­cias a un pro­gra­ma de cru­za­mien­to con in­di­vi­duos de otras po­bla­cio­nes, la di­ver­si­dad ge­né­ti­ca ha au­men­ta­do y, con ello, las po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia. Ima­gi­ne que que­re­mos sal­var a una es­pe­cie de su ex­tin­ción. ¿Qué de­be­ría­mos ha­cer?

Pe­ter: Ten­dría­mos que pre­gun­tar­nos por las po­bla­cio­nes cer­ca­nas. ¿Son de la mis­ma comunidad, son ve­ci­nas? Qui­zá cum­plen la mis­ma fun­ción y pue­den ayu­dar a in­ter­cam­biar ge­nes, lo que au­men­ta­rá la va­ria­bi­li­dad ge­né­ti­ca de esa es­pe­cie en con­cre­to. Los se­res hu­ma­nos evo­lu­cio­na­mos mu­cho más rá­pi­da­men­te que la bio­lo­gía. Me re­fie­ro a la evo­lu­ción de la cultura. ¿Qué les su­gie­re es­to?

Ro­se­mary: Es una cues­tión muy im­por­tan­te cuan­do ha­bla­mos de evo­lu­ción en tér­mi­nos glo­ba­les, ya que tam­bién te­ne­mos ejem­plos de evo­lu­ción cul­tu­ral en los pin­zo­nes. Al igual que los hu­ma­nos, es­tas aves pa­se­ri­for­mes apren­den a can­tar. En al­gu­nas po­bla­cio­nes de las Ga­lá­pa­gos, los po­llos ape­nas dis­po­nen de ca­tor­ce días des­pués de sa­lir del hue­vo para apren­der un can­to. Es un pe­rio­do de tiem­po muy cor­to. Los pa­dres son los que can­tan, las ma­dres no lo ha­cen. En ple­na cría, tan­to los po­llue­los ma­chos co­mo las hem­bras tie­nen que apren­der la can­ción del pa­dre. Y cuan­do les lle­gue la ho­ra de apa­rear­se, lo ha­rán con la mis­ma es­pe­cie que se guía por el mis­mo can­to. Pe­ro a ve­ces ocu­rre que el pa­dre mue­re. ¿Y en­ton­ces qué su­ce­de?

Ro­se­mary: La ma­dre es la que tie­ne que criar a la pro­le, pe­ro co­mo no can­ta, los po­llos se ven obli­ga­dos a apren­der las me­lo­días de sus ve­ci­nos. Y si ese ve­cino es de una es­pe­cie di­fe­ren­te, apren­den una can­ción dis­tin­ta. Por lo tan­to, lo que va a su­ce­der aquí en el fu­tu­ro es un apa­rea­mien­to, una hi­bri­da­ción. Se tra­ta de un me­ca­nis­mo de se­lec­ción na­tu­ral y res­pues­ta evo­lu­ti­va que se da en los pin­zo­nes de Dar­win. La trans­mi­sión cul­tu­ral jue­ga un gran pa­pel en es­tos pin­zo­nes. ¿Qué uti­li­dad tie­ne la evo­lu­ción cul­tu­ral en los se­res hu­ma­nos?

Ro­se­mary: En nues­tro mun­do, la cultura jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal. Es una for­ma de co­mu­ni­ca­ción en­tre per­so­nas y cul­tu­ras dis­tin­tas, y es muy im­por­tan­te para con­ser­var gran­des zo­nas. De­be­mos acu­mu­lar el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co y alen­tar el in­ter­cam­bio de ideas en­tre per­so­nas de dis­tin­tas cul­tu­ras para pre­ser­var nues­tros pro­pios há­bi­tats. Eso per­mi­ti­rá la evo­lu­ción de los hu­ma­nos co­mo es­pe­cie. Y ocu­rre lo mis­mo para las de­más es­pe­cies. Si cor­ta­mos es­tos la­zos, tan­to los se­res hu­ma­nos co­mo el res­to de es­pe­cies nos ex­tin­gui­re­mos.

"Hay que con­ser­var el há­bi­tat de las es­pe­cies para que es­tas pue­dan cam­biar”

Pe­ter: La idea de que la cultura es más im­por­tan­te para no­so­tros que la bio­lo­gía pro­ce­de del he­cho de que ya no de­pen­de­mos de los de­pre­da­do­res, que ha­ce tiem­po sig­ni­fi­ca­ron al­go ho­rri­ble para no­so­tros, es­pe­cial­men­te du­ran­te nues­tros orí­ge­nes. Sin em­bar­go, si plan­teas es­ta pre­gun­ta a un mé­di­co, lo va a ver de una for­ma dis­tin­ta. Mu­chos doc­to­res es­tán im­pre­sio­na­dos por los desafíos que les pre­sen­tan las en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes. To­da­vía nos en­fren­ta­mos a pro­ble­mas bio­ló­gi­cos a los que no po­de­mos dar res­pues­ta, pre­ci­sa­men­te por­que la evo­lu­ción bio­ló­gi­ca si­gue te­nien­do lu­gar. En Es­pa­ña, la ma­la­ria no es un pro­ble­ma, pe­ro su­ce­de to­do lo con­tra­rio en Áfri­ca, don­de aque­lla pro­du­ce una ma­tan­za di­fe­ren­cia­da. Aque­llos que son sus­cep­ti­bles, mue­ren, mien­tras que so­lo so­bre­vi­ven los que son re­sis­ten­tes. Y es­to mar­ca las di­fe­ren­cias en la herencia ge­né­ti­ca y el pro­ce­so evo­lu­ti­vo. ¿La adic­ción a los mó­vi­les y a la tec­no­lo­gía de las co­mu­ni­ca­cio­nes po­dría te­ner al­gu­na con­se­cuen­cia evo­lu­ti­va?

Ro­se­mary: No en­cuen­tro una co­ne­xión en­tre tan­to smartp­ho­ne y el pro­ce­so evo­lu­ti­vo. Sin em­bar­go, la se­ma­na pa­sa­da es­tu­vi­mos con un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res en Lon­dres que ha he­cho un in­tere­san­te pa­ra­le­lis­mo en­tre las cé­lu­las de la me­tás­ta­sis del cán­cer, que ac­túan de una ma­ne­ra si­mi­lar a los pin­zo­nes de Dar­win para adap­tar­se al pro­ce­so evo­lu­ti­vo.

Pe­ter: Es muy di­fí­cil pre­de­cir lo que va a su­ce­der en el fu­tu­ro. Tec­no­ló­gi­ca­men­te, se­re­mos ca­pa­ces de ha­cer co­sas que ni si­quie­ra po­de­mos ima­gi­nar aho­ra. Sin em­bar­go, y vol­vien­do al te­ma de las en­fer­me­da­des de­bi­li­tan­tes, en COR­TE­SÍA: BBVA par­ti­cu­lar a las do­len­cias au­to­in­mu­nes, creo que ca­da vez se­re­mos más efi­ca­ces fren­te a ellas. Es­tas do­len­cias es­tán in­du­ci­das en par­te por efec­tos me­dioam­bien­ta­les y fac­to­res ge­né­ti­cos y de herencia que des­co­no­ce­mos. Mi es­pe­ran­za es que nos ha­ga­mos bio­ló­gi­ca­men­te ca­da vez más fuer­tes, a ni­vel de po­bla­ción glo­bal, co­mo re­sul­ta­do de to­dos es­tos ha­llaz­gos.

Ro­se­mary: De­be de es­tar su­ce­dien­do una can­ti­dad enor­me de evo­lu­ción en la mi­cro­bio­ta de nues­tro trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal. Es de­cir, en los mi­cro­or­ga­nis­mos que vi­ven den­tro de las per­so­nas. Si exa­mi­nas la comunidad mi­cro­bia­na que hay en el trac­to de una per­so­na, es bas­tan­te pro­ba­ble que sea di­fe­ren­te y úni­ca con res­pec­to a otra. In­clu­so se es­tán em­pe­zan­do a des­cu­brir in­ter­ac­cio­nes en­tre to­da es­ta mi­cro­bio­ta y el ce­re­bro hu­mano. ¿Có­mo lle­van el he­cho de ser un ma­tri­mo­nio y te­ner exac­ta­men­te los mis­mos ob­je­ti­vos co­mo in­ves­ti­ga­do­res?

Ro­se­mary: Sí, es­ta­mos ca­sa­dos des­de ha­ce… ¿Cuán­tos años? ( Ri­sas). Pe­ter: Creo que unos 149. (Más ri­sas).

Ro­se­mary: Dis­cu­ti­mos bas­tan­te. Y tam­bién es­cri­bi­mos ar­tícu­los cien­tí­fi­cos jun­tos. Y a menudo no coin­ci­di­mos. Pe­ro apre­cia­mos el he­cho de que dis­cu­ta­mos. Y co­mo re­sul­ta­do, ca­da uno de no­so­tros sue­le mo­di­fi­car su plan­tea­mien­to y pers­pec­ti­va. No com­pe­ti­mos en­tre no­so­tros.

Pe­ter: De­ba­ti­mos, se ge­ne­ran dis­tin­tas pers­pec­ti­vas y apren­de­mos. Creo que he­mos si­do muy afor­tu­na­dos al ha­ber lo­gra­do rea­li­zar es­tos des­cu­bri­mien­tos jun­tos. Me pa­re­ce una bue­na for­ma de aca­bar.

En las pan­ta­llas de los or­de­na­do­res de Ro­se­mary y Pe­ter pue­den ver­se imá­ge­nes de al­gu­nos de los pin­zo­nes es­tu­dia­dos por el ma­tri­mo­nio.

Las ilus­tra­cio­nes de Dar­win –arri­ba– mos­tra­ban la va­ria­bi­li­dad de los pi­cos de los pin­zo­nes de las Ga­lá­pa­gos. Ba­jo ellas, ejem­pla­res de dos de las es­pe­cies di­bu­ja­das por él: Geos­pi­za for­tis –iz­quier­da– y Geos­pi­za mag­ni­ros­tris.

Ro­se­mary y Pe­ter Grant han es­tu­dia­do los pin­zo­nes de las is­las Ga­lá­pa­gos du­ran­te más de trein­ta años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.