Al­ta­vo­ces in­te­li­gen­tes

Muy Interesante - - SUMARIO - Un re­por­ta­je de JUAN CAR­LOS F. GA­LIN­DO

Nues­tra re­la­ción co­ti­dia­na con los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos es­tá a pun­to de cam­biar para siem­pre. Ya sea en el ho­gar, en la ofi­ci­na o en el co­che, la in­ter­ac­ti­vi­dad que ofre­cen los smar­ts­pea­kers es­tá trans­for­man­do a un rit­mo ver­ti­gi­no­so el pa­pel de los asis­ten­tes vir­tua­les, has­ta aho­ra me­ros vehícu­los de in­for­ma­ción sen­ci­lla, que ven hoy mul­ti­pli­ca­das sus fun­cio­nes y uti­li­dad.

“¡Bue­nos días! Lla­mo para pe­dir ho­ra en la pe­lu­que­ría, para ma­ña­na. Uhm... Al­re­de­dor de las do­ce del me­dio­día. Le doy mis datos per­so­na­les para la ci­ta...”. No, quien lla­ma no es una per­so­na, sino Du­plex, el asis­ten­te vir­tual que Goo­gle pre­sen­tó a prin­ci­pios de ma­yo en su Con­fe­ren­cia Anual de Desa­rro­lla­do­res. “Da mie­do”, di­cen al­gu­nos de los que es­tu­vie­ron en di­rec­to en la pre­sen­ta­ción, por­que es im­po­si­ble dis­cer­nir si quien ha te­le­fo­nea­do para pe­dir la ci­ta es una per­so­na o si se tra­ta de un ro­bot o asis­ten­te. Aun­que to­da­vía es­tá en prue­bas y no hay fe­cha de lan­za­mien­to pre­vis­ta a cor­to pla­zo, es lo que nos es­pe­ra en los pró­xi­mos años en los ho­ga­res, y en los dis­po­si­ti­vos: asis­ten­tes in­te­li­gen­tes que in­ten­tan ha­cer­nos la vi­da más fá­cil, in­clu­so imi­tan­do nues­tra voz y rea­li­zan­do lla­ma­das por no­so­tros.

En Es­pa­ña va­mos a em­pe­zar a ver­los, to­car­los y ha­blar con ellos es­te mis­mo año. Goo­gle se ade­lan­tó a Ap­ple y Ama­zon con el lan­za­mien­to de su asis­ten­te el pa­sa­do 19 de ju­nio. Pe­ro Ama­zon pa­re­ce que ha ace­le­ra­do y ya es­tá pro­ban­do con clien­tes sus asis­ten­tes in­te­li­gen­tes para el ho­gar, con el ob­je­ti­vo de co­mer­cia­li­zar­los a fi­nal de año. Sam­sung cuen­ta con su pro­pio asis­ten­te de voz, Bixby, y no que­rrá per­der es­te tren para co­lo­car un nue­vo elec­tro­do­més­ti­co en la ca­sa. Mien­tras tan­to las ope­ra­do­ras tra­ba­jan tam­bién en sus asis­ten­tes para el ho­gar, aun­que a nues­tro país no lle­ga­rán has­ta fi­nal de año, co­mo muy pron­to. Mo­vis­tar Ho­me, de Te­le­fó­ni­ca, po­dría ser el pri­me­ro, aun­que con fun­cio­na­li­da­des muy li­mi­ta­das y so­lo para ser­vi­cios pro­pios gra­cias a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) de Au­ra.

El que sí se ha­rá es­pe­rar es el dis­po­si­ti­vo para el ho­gar de Fa­ce­book, que al pa­re­cer se lla­ma­rá Por­tal. Su lan­za­mien­to se re­tra­sa no so­lo por los re­cien­tes es­cán­da­los de fil­tra­ción y ce­sión de datos de usua­rios a ter­ce­ras com­pa­ñías –muy re­cien­te es­tá to­da­vía el ca­so Cam­brid­ge Analy­ti­ca–, sino por las du­das so­bre la fal­ta de pri­va­ci­dad que se es­tán ge­ne­ran­do en torno a los smart spea­kers: se sos­pe­cha que el asis­ten­te vir­tual que mi­llo­nes de per­so­nas tie­nen ya en su ca­sa es­cu­cha las con­ver­sa­cio­nes de sus usua­rios. ¿Es­tá el al­ta­voz siem­pre co­nec­ta­do? ¿ Es­pía las con­ver­sa­cio­nes que man­tie­nen los usua­rios aun­que no se di­ri­jan a él? ¿Qué ha­ce con ellas? ¿Se com­par­ten los datos con ter­ce­ras em­pre­sas?

Las tres gran­des tec­no­ló­gi­cas que por el mo­men­to do­mi­nan es­te mer­ca­do –Ama­zon, Goo­gle y Ap­ple– se­ña­lan que sus dis­po­si­ti­vos so­lo se co­nec­tan si el usua­rio pro­nun­cia las pa­la­bras má­gi­cas, co­mo “OK Goo­gle” en el ca­so de Goo­gle Ho­me o “Ale­xa” en el de Ama­zon. No obs­tan­te, cual­quier usua­rio en­tien­de que to­do aque­llo que es­tá co­nec­ta­do, sea el dis­po­si­ti­vo que sea, se pue­de pi­ra­tear y hac­kear, y por lo tan­to ac­ce­der a su con­te­ni­do. Los Ama­zon, Ap­ple y Goo­gle ten­drán que in­ver­tir más di­ne­ro y tiem­po para ase­gu­rar que sus dis­po­si­ti­vos y la in­for­ma­ción de sus clien­tes son in­vio­la­bles.

A PE­SAR DE TO­DAS ES­TAS DU­DAS, EN ES­TA­DOS UNI

DOS EL SMART SPEA­KER ya se ha con­ver­ti­do en los úl­ti­mos me­ses en el dis­po­si­ti­vo de más rá­pi­da adop­ción por los usua­rios, por en­ci­ma in­clu­so de los mó­vi­les. Así lo ase­gu­ra la con­sul­to­ra eMar­ke­ter, que en un re­cien­te in­for­me pre­di­ce que en 2020 ha­brá en el país nor­te­ame­ri­cano ca­si 80 mi­llo­nes de al­ta­vo­ces in­te­li­gen­tes. Ama­zon Echo es el más po­pu­lar allí, pe­ro, se­gún eMar­ke­ter, Goo­gle Ho­me es­tá cre­cien­do a ma­yor rit­mo des­de su lan­za­mien­to, a fi­na­les de 2017. Ap­ple, en cam­bio, no es ca­paz de de­jar su hue­lla en el mer­ca­do con es­te ti­po de dis­po­si­ti­vos, de­bi­do prin­ci­pal­men­te a su pre­cio, en torno a los 350 dó­la­res fren­te a los 129 dó­la­res del Goo­gle Ho­me o los 49 dó­la­res de par­ti­da del Echo de Ama­zon.

En Estado Uni­dos se ha con­ver­ti­do en el dis­po­si­ti­vo de más rá­pi­da adop­ción por los usua­rios y su­pera in­clu­so al mó­vil

Es­te año, afirma la con­sul­to­ra eMar­ke­ter, ca­si el 30 % de los es­ta­dou­ni­den­ses, más de 90 mi­llo­nes de per­so­nas, uti­li­za­rán al me­nos una vez al mes los asis­ten­tes de voz in­te­li­gen­tes, ya sea des­de su smartp­ho­ne o des­de su smart­ho­me. Otra con­sul­to­ra co­mo BI In­te­lli­gen­ce opi­na que la evo­lu­ción del mer­ca­do de al­ta­vo­ces in­te­li­gen­tes pue­de ve­nir mar­ca­da por la in­clu­sión de pan­ta­llas, aun­que la voz se­gui­rá sien­do su ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal. En es­ta lí­nea, Ama­zon lan­zó al mer­ca­do en 2017 Echo Show, con un pre­cio de 229 dó­la­res. Y Te­le­fó­ni­ca, la úni­ca ope­ra­do­ra –apar­te de Oran­ge– que pa­re­ce apos­tar por es­te ti­po de dis­po­si­ti­vos para el ho­gar, tam­bién anun­ció y en­se­ñó el pa­sa­do fe­bre­ro en el Mo­bi­le World Con­gress de Bar­ce­lo­na su ver­sión de asis­ten­te in­te­li­gen­te con pan­ta­lla, que se­gún la ope­ra­do­ra sal­drá en el úl­ti­mo ter­cio del año en al­gu­nos paí­ses, en­tre ellos Es­pa­ña.

AMA­ZON LAN­ZÓ EN 2014 SU PRI­MER ASIS­TEN­TE IN­TE­LI­GEN­TE, ECHO, CONS

TRUIDO AL­RE­DE­DOR DE ALE­XA, la IA de la com­pa­ñía. Echo per­mi­tía a los usua­rios in­ter­ac­tuar con él me­dian­te la voz para en­con­trar res­pues­tas a pre­gun­tas sen­ci­llas de cual­quier ti­po, a la vez que fa­ci­li­ta­ba la com­pra de pro­duc­tos en la pro­pia Ama­zon. Rá­pi­da­men­te se con­vir­tió en un éxi­to de ven­tas. BI In­te­lli­gen­ce es­ti­ma que, des­de

Los asis­ten­tes in­te­li­gen­tes no so­lo apor­ta­rán in­for­ma­ción: ac­tua­rán co­mo ver­da­de­ros ma­yor­do­mos di­gi­ta­les para me­jo­rar la vi­da de los usua­rios

su lan­za­mien­to al mer­ca­do, se han ven­di­do al­re­de­dor de 10 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos Echo y es­pe­ra que esa ci­fra au­men­te en los pró­xi­mos años, aun­que tam­bién con­si­de­ra que los asis­ten­tes in­te­li­gen­tes de voz se ins­ta­la­rán en otros dis­po­si­ti­vos conectados en la ca­sa, co­mo fri­go­rí­fi­cos, ai­res acon­di­cio­na­dos, lám­pa­ras y ter­mos­ta­tos, no so­lo en los al­ta­vo­ces in­te­li­gen­tes.

Ama­zon, Ap­ple, Mi­cro­soft, Bai­du, Fa­ce­book, Te­le­fó­ni­ca… To­das es­tas com­pa­ñías lu­chan por el mis­mo mer­ca­do, aun­que los ob­je­ti­vos y la es­tra­te­gia na­da tie­nen que ver. Ama­zon quie­re ha­cer de sus dis­po­si­ti­vos para el ho­gar –Echo, Show o Look– una uti­li­dad do­més­ti­ca esen­cial que sir­va co­mo la es­pi­na dor­sal de una ca­sa co­nec­ta­da y la vi­da di­gi­tal de sus usua­rios. Y, a me­di­da que Ama­zon avan­za ha­cia es­te ob­je­ti­vo, am­plía aún más su do­mi­nio en el co­mer­cio di­gi­tal, apro­ve­chan­do la nue­va ex­pe­rien­cia de com­pra ha­bi­li­ta­da por es­tos dis­po­si­ti­vos, así co­mo los datos recabados gra­cias a ellos.

Ap­ple, por su par­te, bus­ca ele­var los in­gre­sos me­dian­te la ven­ta de dis­po­si­ti­vos en un nue­vo es­pa­cio de pro­duc­tos al tiem­po que au­men­ta el nú­me­ro de sus­crip­to­res de Ap­ple Mu­sic. Y Fa­ce­book, que to­da­vía no ha en­se­ña­do su fu­tu­ro Por­tal, es­tá se­gu­ro de adap­tar su fun­cio­na­li­dad a su pro­pio mo­de­lo de ne­go­cio. Una re­cien­te en­cues­ta de BI In­te­lli­gen­ce a con­su­mi­do­res de al­ta­vo­ces in­te­li­gen­tes se­ña­la que el Echo Show de Ama­zon es el que me­jor va­lo­ra­ción ob­tie­ne.

EM­PRE­SAS CO­MO AFFECTIVA ES­TÁN DESA­RRO­LLAN­DO HE­RRA­MIEN­TAS DE ANÁ­LI­SIS

DE VOZ Y RE­CO­NO­CI­MIEN­TO FA­CIAL que pron­to po­drán ser im­ple­men­ta­das en pla­ta­for­mas de al­ta­vo­ces in­te­li­gen­tes para ayu­dar a cons­truir per­fi­les emo­cio­na­les de los usua­rios. Los pro­vee­do­res de esas pla­ta­for­mas po­drían uti­li­zar ta­les per­fi­les para ofre­cer me­jo­res res­pues­tas y re­co­men­da­cio­nes ba­sa­das en el con­tex­to. Pe­ro el im­pac­to de los al­ta­vo­ces in­te­li­gen­tes en el mer­ca­do de la tec­no­lo­gía do­més­ti­ca no se re­du­ce al re­co­no­ci­mien­to y el con­trol de la voz; en su adop­ción o no por par­te de los usua­rios, tam­bién in­flui­rá la evo­lu­ción de la com­pren­sión lin­güís­ti­ca na­tu­ral ba­sa­da en el con­tex­to, para que el sis­te­ma pue­da pro­por­cio­nar res­pues­tas ba­sa­das en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes.

Por otra par­te, la com­pa­ñía es­pa­ño­la Sher­pa, que di­ri­ge Xa­bier Uri­beEt­xe­ba­rria, es­tá desa­rro­llan­do lo que él de­fi­ne co­mo la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de asis­ten­tes in­te­li­gen­tes, que no se li­mi­tan a con­tes­tar pre­gun­tas sen­ci­llas so­bre el tiem­po o el trá­fi­co, sino que ac­túan co­mo ver­da­de­ros ma­yor­do­mos di­gi­ta­les para me­jo­rar la vi­da de los usua­rios. “Pron­to –afirma Uri­be-Et­xe­ba­rria– anun­cia­re­mos los asis­ten­tes in­te­li­gen­tes del fu­tu­ro, y lo ha­re­mos tan­to para el smartp­ho­ne co­mo para el ho­gar y el co­che, con va­rias em­pre­sas lí­de­res en ca­da uno de esos en­tor­nos”.

Otros ejem­plos los ofre­cen la fir­ma ca­na­dien­se eco­bee, que re­cien­te­men­te ha pre­sen­ta­do un ter­mos­ta­to y un in­te­rrup­tor de luz con Ale­xa, y la em­pre­sa de as­per­so­res in­te­li­gen­tes Ra­chio, que ha lan­za­do un con­tro­la­dor para el rie­go ba­sa­do en la pla­ta­for­ma in­te­li­gen­te de Ama­zon. Bosch, lí­der mun­dial en so­lu­cio­nes de mo­vi­li­dad co­nec­ta­da, tra­ba­ja ya con va­rias com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas para que los elec­tro­do­més­ti­cos que fa­bri­ca pue­dan en­ten­der­se con los smart spea­kers. Para ello, ha crea­do un

smart lab en San­tan­der, que inau­gu­ra­rá a prin­ci­pios del pró­xi­mo año y en el que se tra­ba­ja­rá para cum­plir el ob­je­ti­vo de la mar­ca de que to­dos sus pro­duc­tos es­tén conectados en 2020.

2018 se­rá, pues, el año del des­pe­gue en Eu­ro­pa, y del lan­za­mien­to en Es­pa­ña, de los asis­ten­tes vo­ca­les ges­tio­na­dos por la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de Si­ri (Ap­ple), Ale­xa (Ama­zon), Au­ra (Te­le­fó­ni­ca), Goo­gle As­sis­tant (Goo­gle) o Duer (Bai­du). Es­ta­dos Uni­dos se en­cuen­tra va­rios pa­sos por de­lan­te en es­te mer­ca­do, pe­ro el ca­mino que aún que­da por re­co­rrer tan­to en el hard­wa­re co­mo en el soft­wa­re de los dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes para el ho­gar au­gu­ra una ba­ta­lla co­mer­cial vi­bran­te en­tre to­dos los ac­to­res: por un la­do, las gran­des tec­no­ló­gi­cas –Ap­ple, Mi­cro­soft, Goo­gle, Fa­ce­book, Ama­zon, Le­no­vo, Ali­ba­ba, Bai­du…– y, por el otro, al­gu­nas ope­ra­do­ras que no quie­ren per­der es­te tren que, se­gún los ex­per­tos, tie­ne co­mo razón prin­ci­pal de ca­da una de ellas pro­te­ger su eco­sis­te­ma de ne­go­cio y fi­de­li­zar al usua­rio. A con­ti­nua­ción, te avan­za­mos los mo­de­los de smart spea­kers que las fir­mas tie­nen pre­vis­to co­mer­cia­li­zar en los pró­xi­mos me­ses.

Las com­pa­ñías chi­nas tam­bién quie­ren lo­grar su cuo­ta de mer­ca­do. En 2015, el fun­da­dor y CEO de Bai­du, Ro­bin Li, pre­sen­ta­ba el asis­ten­te vir­tual Duer –iz­quier­da–. Por su par­te, el gi­gan­te del co­mer­cio on­li­ne Ali­ba­ba creó su Tmall Ge­nie –arri­ba– co­mo res­pues­ta al Ama­zon Echo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.