La cien­cia de la ado­les­cen­cia

Muy Interesante - - SUMARIO - Tex­to de LAU­RA G. DE RI­VE­RA

No son ni­ños, ni son adul­tos. Ne­ce­si­tan a sus pa­dres, pe­ro no pue­den ni ver­los. Quie­ren ser úni­cos y, a la vez, ca­mu­flar­se en­tre su gru­po de igua­les. Por si la con­fu­sión fue­ra po­ca, la me­ta­mor­fo­sis cor­po­ral lle­ga or­ques­ta­da por una in­con­tro­la­ble ex­plo­sión hor­mo­nal y por drás­ti­cos cam­bios en el ce­re­bro, que se vuel­ve tan plás­ti­co en es­ta fa­se co­mo en los pri­me­ros tres años de vi­da.

Cuan­do Héctor lle­ga del ins­ti­tu­to, su ma­dre du­da si dar­le un be­so o no, por­que a ve­ces a él no le gus­ta. Le pre­gun­ta qué tal le ha ido; él res­pon­de: “¡Mal!”. ¿Por qué? “Dé­ja­me, no me ago­bies”. En­ton­ces, ella le di­ce que se la­ve las ma­nos, que le ha he­cho su pla­to fa­vo­ri­to. “(Pa­la­bro­ta). Jus­to lo que me­nos me ape­te­ce hoy”. Su ma­dre le pi­de que pon­ga la me­sa. “No”. En el sa­lón, su her­ma­ni­ta pe­que­ña co­rre a en­se­ñar­le un di­bu­jo que ha he­cho. “Que no me ape­te­ce ver­lo, no lo di­gas más, pe­sa­da”, le ladra él. La ni­ña llo­ra. “Ma­má, di­le que se ca­lle. No la aguan­to”. La ma­dre tra­ta de po­ner paz. “¿Pe­ro tú te has vis­to? Es que sois in­so­por­ta­bles. Me voy. Se ve que es­táis mu­cho me­jor sin mí. (Pa­la­bro­ta)”. ¿Y la co­mi­da? “¡Ya te he di­cho que no ten­go ham­bre! ¡Es que no me es­cu­chas!”.

Un día más, la ma­dre de Héctor se pre­gun­ta dón­de es­tá su hi­jo, ese ni­ño ca­ri­ño­so y ama­ble que siem­pre es­ta­ba con­ten­to y dis­pues­to a ayu­dar. ¿Quién es ese ex­tra­ño que ha ocu­pa­do su lu­gar? La ca­sa se con­vier­te en un cam­po sem­bra­do de mi­nas cuan­do él es­tá cer­ca. Y lo peor de to­do es que Héctor, en su estado per­ma­nen­te de dis­con­for­mi­dad y re­be­lión, es el que más su­fre. “A ve­ces, lo que les pa­sa es que es­tán en­fa­da­dos con­si­go mis­mos. No se gus­tan, no se sien­ten que­ri­dos del to­do —ex­pli­ca a MUY la psi­có­lo­ga Isa­bel Fe­du­chi. Y aña­de—: Ne­ce­si­tan unos lí­mi­tes cla­ros. Eso cal­ma mu­cho, aun­que su primera reac­ción sea pro­tes­tar. Y no hay que de­jar que to­do sea un pul­so. Ellos siem­pre te van a desafiar, pe­ro hay que ser más lis­to, no en­trar al tra­po. Ya no pue­des an­dar po­nién­do­les cas­ti­gos co­mo si fue­ran pe­que­ños. Por ejem­plo, to­dos los ado­les­cen­tes di­cen pa­la­bro­tas. Es me­jor no dar mu­cha im­por­tan­cia a esas pro­vo­ca­cio­nes. Asi­mis­mo, es im­por­tan­te que el ni­ño sien­ta que con­fían en él. Por eso, no es­tá bien re­vi­sar­le el mó­vil, su dia­rio... Si sos­pe­cha­mos que le pa­sa al­go, hay que ayu­dar­le a ha­blar­lo, pe­ro sin pre­sio­nar, bus­can­do el me­jor mo­men­to, cuan­do es­té tran­qui­lo y descansado”.

Lo que no po­de­mos ol­vi­dar es que la ado­les­cen­cia es la edad del des­con­ten­to. Su re­bel­día cons­tan­te no so­lo es na­tu­ral, sino que es ne­ce­sa­ria para su evo­lu­ción. “Es sa­na, por­que te ayu­da a se­pa­rar­te de los pa­dres, co­nec­tar con tu pro­pio yo y en­trar con más se­gu­ri­dad en la ju­ven­tud. Los chi­cos so­me­ti­dos, bue­nos, que nun­ca re­tan a los pa­dres, lue­go, de adul­tos, vi­ven aco­bar­da­dos, nun­ca se atre­ven a ha­cer na­da por ini­cia­ti­va pro­pia”, ad­vier­te Fe­du­chi.

“NO SE TRA­TA DE UNA DE­FI­CIEN­CIA, NI DE UNA EN­FER­ME­DAD, ni de una dis­ca­pa­ci­dad. Es un estado vi­tal en el que las per­so­nas son me­nos maduras de lo que se­rán de adul­tas”, afirma el psi­có­lo­go Larry Stein­berg, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad del Tem­ple, en Fi­la­del­fia (EE. UU.), y au­tor del li­bro Age of Op­por­tu­nity: Les­sons from the New Scien­ce of Ado­les­cen

ce. En es­te sen­ti­do, “es­tu­dios re­cien­tes es­tán de­mos­tran­do que es una se­gun­da edad de es­plen­dor de la plas­ti­ci­dad neu­ro­nal, igual que los tres pri­me­ros años de vi­da. Eso ha­ce que la ado­les­cen­cia sea una eta­pa de gran vul­ne­ra­bi­li­dad, pues el ce­re­bro pue­de da­ñar­se por es­tí­mu­los ne­ga­ti­vos, aun­que tam­bién es un pe­rio­do de tre­men­das po­si­bi­li­da­des. Las ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas pro­mue­ven el desa­rro­llo, y esa es la cla­se de opor­tu­ni­dad en la que de­be­mos cen­trar­nos”, ase­gu­ra Stein­berg.

Pe­ro ¿por qué es­tán con fre­cuen­cia tan en­fa­da­dos? “Vi­ven en una mon­ta­ña ru­sa emo­cio­nal, con gran­des ba­jo­nes y gran­des subido­nes. Para ellos, to­do es in­me­dia­to y dra­má­ti­co. O soy fe­liz o me mue­ro. Se en­cuen­tran muy in­de­fen­sos, por­que no tie­nen su­fi­cien­te ex­pe­rien­cia ni pers­pec­ti­va para pen­sar en el fu­tu­ro. To­do se lo jue­gan a ca­ra o cruz”, ex­pli­ca a MUY Ma­rie­la Michelena, psi­có­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en es­ta fran­ja de edad. Por su par­te, Fe­du­chi re­cal­ca que “quie­ren ser ellos mis­mos, pe­ro cuan­do no es­tás ma­du­ro, ese he­cho asus­ta”.

Por si fue­ra po­co, “el co­mien­zo de es­ta eta­pa es­tá or­ques­ta­do por un cam­bio cor­po­ral que se im­po­ne, sin per­mi­so y sin avi­sar. Te­ne­mos a un ni­ño en un cuer­po des­co­no­ci­do. Es­to pue­de pro­vo­car an­gus­tia, te­mor, ver­güen­za”, se­ña­la Michelena. Los ras­gos se­xua­les se acen­túan y las hor­mo­nas se dis­pa­ran. “La me­ta­mor­fo­sis fí­si­ca trae apa­re­ja­da una se­rie de trans­for­ma­cio­nes re­le­van­tes que tie­nen que ver con la men­te. Su ca­be­za no es­tá pre­pa­ra­da para to­dos es­tos cam­bios, que es­tán re­la­cio­na­dos con el mun­do de los adul­tos”, co­men­ta Fe­du­chi. Hay tam­bién un cam­bio en el lu­gar que ocu­pa en la fa­mi­lia, en el en­torno. De fue­ra, se le exi­ge que asu­ma cier­tas res­pon­sa­bi­li­da­des y él mis­mo re­cla­ma un pa­pel dis­tin­to al del ni­ño. Atra­pa­do en es­te cóc­tel, para el no­ni­ño-y-tam­po­co-adul­to es im­pe­ra­ti­vo de­fi­nir su iden­ti­dad. “Vi­ve una bús­que­da deses-

pe­ra­da por ser di­fe­ren­te y au­tén­ti­co res­pec­to a sus pa­dres. Aun­que es exac­ta­men­te igual al gru­po de pa­res”, ob­ser­va Michelena.

Así, en el plano psi­co­so­cial, el ado­les­cen­te sien­te la ne­ce­si­dad de gus­tar y vin­cu­lar­se más que nun­ca a su gru­po de re­fe­ren­cia. “To­do el ra­to se es­tán mi­dien­do unos con otros, con los adul­tos, con los pa­tro­nes so­cia­les. Du­dan de to­do y es­tán lle­nos de in­se­gu­ri­da­des; por eso, se afe­rran a los otros. En el gru­po, se ma­ne­jan bien, pe­ro a so­las sien­ten in­se­gu­ri­dad, no sa­ben qué pen­sar, les fal­ta cri­te­rio. Tie­nen que de­ci­dir qué quie­ren ser, qué van a es­tu­diar, cuan­do ni si­quie­ra sa­ben quié­nes son”, ex­pli­ca Fe­du­chi. En el gru­po de re­fe­ren­cia, “es­tá muy de­fi­ni­do qué es bueno y qué es ma­lo, có­mo tie­nes que pen­sar, ha­blar, ves­tir... En es­ta edad, si el cri­te­rio se lo pres­tan de fue­ra, lo agra­de­cen mu­cho”, pun­tua­li­za Michelena.

EN LA AC­TUA­LI­DAD, LA OR­GA­NI­ZA­CIÓN MUN­DIAL DE LA SA­LUD (OMS) LA EN­MAR­CA

EN­TRE LOS DIEZ Y DIE­CI­NUE­VE AÑOS. Sin em­bar­go, des­pués de un con­cien­zu­do aná­li­sis, un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Mel­bour­ne, li­de­ra­do por Su­san Saw­yer, ha con­clui­do que, en el si­glo XXI, es­ta fa­se du­ra bas­tan­te más, has­ta los vein­ti­cua­tro años. El fi­nal de la eta­pa se mar­ca de una ma­ne­ra más cul­tu­ral que bio­ló­gi­ca: cuan­do el jo­ven tie­ne su pro­pia ca­sa y es eco­nó­mi­ca­men­te in­de­pen­dien­te. Co­mo ex­po­nían los ex­per­tos a prin­ci­pios de 2018 en la re­vis­ta Lan

cet Child & Ado­les­cent Health, “se es­tá re­tra­san­do el cam­bio de ro­les, en­tre otras co­sas, por­que se aca­ban los es­tu­dios más tar­de y se posponen el ma­tri­mo­nio y la pa­ter­ni­dad”. Y eso ha­ce que, “aun­que mu­chos pri­vi­le­gios reales de ser ma­yo­res de edad lle­gan a los die­ci­ocho, los ro­les adul­tos y la res­pon­sa­bi­li­dad tar­dan en asu­mir­se seis años más”, sub­ra­yan. Por ejem­plo, se­gún la ONU, la edad me­dia a la que se ca­san las mu­je­res en el mun­do ha subido dos años en las dos úl­ti­mas dé­ca­das. Y en Nue­va Ze­lan­da, las ayu­das para ni­ños en ho­ga­res de aco­gi­da ya se han am­plia­do más allá de los die­ci­ocho años, has­ta los vein­te.

Para Stein­berg, “la ado­les­cen­cia aca­ba cuan­do el ce­re­bro se es­ta­bi­li­za y de­ja de ma­du­rar de for­ma tan no­to­ria, al­go que su­ce­de al­re­de­dor de los vein­ti­cin­co años”. De­be­mos te­ner en cuen­ta que “la plas­ti­ci­dad ce­re­bral em­pie­za a fre­nar­se cuan­do de­ja­mos de ex­po­ner­nos a ex­pe­rien­cias nue­vas y es­ti­mu­lan­tes. Por eso, re­tra­sar la en­tra­da en ac­ti­vi­da­des ru­ti­na­rias y re­pe­ti­ti­vas, tí­pi­cas de la ma­yo­ría de los tra­ba­jos –y de los ma­tri­mo­nios, por cier­to–, ¡pue­de ser bueno, en reali­dad!”, afirma.

En cuan­to a su ini­cio, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do con me­no­res da­ne­ses, la edad para la sa­li­da del pe­cho en las ni­ñas ba­jó un año en­tre 1991 y 2006, has­ta co­lo­car­se en los diez años.

El fi­nal de es­ta fa­se lle­ga con el desa­rro­llo del cór­tex pre­fron­tal, en­car­ga­do del con­trol de im­pul­sos y de la pla­ni­fi­ca­ción an­ti­ci­pa­da

Pe­ro tam­bién hay chi­cas que en­tran en la pu­ber­tad a los ocho o nue­ve años. ¿Po­de­mos de­du­cir por eso que son ado­les­cen­tes? Qui­zá sí. Por lo pron­to, un es­tu­dio rea­li­za­do en la Uni­ver­sity Co­lle­ge de Lon­dres por An­ne-Li­se God­dings con más de se­te­cien­tos es­cá­ne­res de re­so­nan­cia mag­né­ti­ca a 275 per­so­nas ha ob­ser­va­do que los cam­bios cor­po­ra­les de la pu­ber­tad se co­rres­pon­den con trans­for­ma­cio­nes en el en­cé­fa­lo, co­mo el cre­ci­mien­to de la amíg­da­la, es­truc­tu­ra re­la­cio­na­da con el pro­ce­so de emo­cio­nes. En la mis­ma lí­nea, el fi­nal de la ado­les­cen­cia pue­de me­dir­se ba­jo el es­cá­ner con el desa­rro­llo del cór­tex pre­fron­tal, res­pon­sa­ble de la pla­ni­fi­ca­ción an­ti­ci­pa­da, el com­por­ta­mien­to or­ga­ni­za­ti­vo y la ges­tión de im­pul­sos. Un área ce­re­bral que no al­can­za su ma­du­ra­ción ple­na has­ta bien en­tra­da la vein­te­na.

DI­CEN DE LA ADO­LES­CEN­CIA QUE SE CU­RA CON EL TIEM­PO. “Y es ver­dad, pe­ro si un chi­co es­tá en­ce­rra­do en su cuar­to, pa­sa mu­cho tiem­po so­lo, tie­ne pro­ble­mas es­co­la­res y con los ami­gos, duer­me mal... Ahí hay un su­fri­mien­to. Ese ni­ño nos es­tá di­cien­do que ne­ce­si­ta ayu­da”, ad-

vier­te Fe­du­chi. Los que más pa­san por su con­sul­ta son “to­dos esos chi­cos que no for­man par­te de un gru­po, que no se sien­ten acep­ta­dos. Cuan­do, a esa edad, pien­sas que no en­ca­jas, te asus­tas, te da mie­do... y lo pa­sas muy mal. Su ce­re­bro no es­tá es­truc­tu­ral­men­te pre­pa­ra­do para pro­ce­sar y aguan­tar el su­fri­mien­to”. Por lo ge­ne­ral, son los pa­dres los que los lle­van al psi­có­lo­go, ale­gan­do que tie­nen ma­las no­tas o pro­ble­mas en el co­le­gio; que su­fren ata­ques de mal hu­mor; que es­tán en­gan­cha­dos a los vi­deo­jue­gos o las re­des so­cia­les; que fre­cuen­tan amis­ta­des pe­li­gro­sas; que co­que­tean con las dro­gas...

“La adic­ción es un pe­li­gro apar­te. En es­ta edad, cuan­do su per­so­na­li­dad es­tá aún por for­mar, caer en las de­pen­den­cias tó­xi­cas re­sul­ta muy fá­cil”, afirma la ex­per­ta. Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Ya­le, pu­bli­ca­do en Ame­ri­can Jour­nal of Psy­chiatry, una ex­pli­ca­ción po­dría es­tar en que las áreas neu­ro­na­les en­car­ga­das del con­trol de im­pul­sos, en el ló­bu­lo fron­tal, no es­tán to­tal­men­te for­ma­das, es de­cir, los chi­cos no es­tán pre­pa­ra­dos para po­ner­se lí­mi­tes a sí mis­mos.

Los in­ves­ti­ga­do­res han es­tu­dia­do la pa­sión por el ries­go que tam­bién pa­re­ce tí­pi­ca de es­ta edad. Las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te en los chi­cos es­ta­dou­ni­den­ses son los ac­ci­den­tes de trá­fi­co con me­no­res al vo­lan­te, la vio­len­cia in­ter­per­so­nal y el da­ño au­to­in­fli­gi­do. En­tre las chi­cas ma­yo­res de quin­ce años, son el sui­ci­dio y las com­pli­ca­cio­nes en el em­ba­ra­zo. La ta­sa de muer­te en­tre ni­ños de quin­ce a die­ci­nue­ve años en to­do el mun­do es un 35 % ma­yor que en la fran­ja de en­tre diez y ca­tor­ce años. Y na­da me­nos que un 90 % de los ado­les­cen­tes va­ro­nes co­me­ten ac­tos ile­ga­les, se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad Du­ke, pu­bli­ca­do es­te año en Na­tu­re Hu­man Beha­viour.

DE ACUER­DO CON TERRIE MOFFITT, AU­TO­RA DE LA IN­VES­TI­GA­CIÓN, ES UNA TEN

DENCIA QUE ASO­MA LA CA­BE­ZA EN­TRE LOS OCHO Y LOS CA­TOR­CE AÑOS, lle­ga a su clí­max en­tre los quin­ce y los die­ci­nue­ve y, por suer­te, sue­le des­va­ne­cer­se en­tre los vein­te y vein­ti­nue­ve años, cuan­do el en­cé­fa­lo al­can­za una cier­ta ma­du­rez y el jo­ven em­pie­za a tra­ba­jar o for­ma una fa­mi­lia, si­tua­cio­nes mu­cho me­nos com­pa­ti­bles con an­dar pa­tean­do pa­pe­le­ras, rom­pien­do lu­nas o sus­tra­yen­do chu­che­rías en una tien­da. ¿Qué pa­sa con el 10% res­tan­te, los que se man­tie­nen den­tro de la ley? Al pa­re­cer, sue­len es­tar más con­tro­la­dos por sus pa­dres y fal­tos de con­fian­za so­cial. Eso sí, “aun­que se sien­tan ex­clui­dos en esos años por el gru­po, aca­ban te­nien­do más éxi­to en la vi­da”, apun­ta Moffitt. Las chi­cas, por su par­te, no son tan pro­pen­sas a desafiar las re­glas, so­bre­pa­sa­das por ellos en una pro­por­ción de cin­co a uno.

El com­por­ta­mien­to te­me­ra­rio se ha vin­cu­la­do, ade­más, con la gran ac­ti­vi­dad que tie­ne la do­pa­mi­na en el sis­te­ma me­so­lím­bi­co del ce­re­bro, muy re­la­cio­na­do con la ex­pec­ta­ti­va de re­com­pen­sa. Es lo que afirma un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo por Rus­sell Pol­drack en la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin. Ade­mas, las re­gio­nes vin­cu­la­das a la im­pul­si­vi­dad y la sen­si­bi­li­dad a re­ci­bir va­lo­ra­ción, so­bre to­do, en el área so­cial, es­tán re­bo­san­tes de vi­da en es­ta eta­pa, en de­tri­men­to de zo­nas en­car­ga­das de pro­ce­sos cog­ni­ti­vos co­mo la me­mo­ria.

Sin em­bar­go, ca­da vez más au­to­res ana­li­zan los ele­men­tos so­cia­les, más que los neu­ro­ló­gi­cos, co­mo prin­ci­pa­les agen­tes im­pul­so­res del ries­go en los ado­les­cen­tes. Es de­cir, son atre­vi­dos por­que, con ello, pre­ten­den ga­nar­se la acep­ta­ción o la ad­mi­ra­ción de sus igua­les. Es una de las con­clu­sio­nes más lla­ma­ti­vas del ex­pe­ri­men­to que reali­zó Stein­berg. Tras co­lo­car a los jó­ve­nes vo­lun­ta­rios ba­jo un es­cá­ner de

Las chi­cas desafían las re­glas me­nos que los chi­cos: ellos las su­pe­ran en una pro­por­ción de cin­co a uno

re­so­nan­cia mag­né­ti­ca, les pe­dían que ju­ga­ran a un vi­deo­jue­go en el que te­nían que con­du­cir un co­che y pa­sar por vein­te se­má­fo­ros en seis mi­nu­tos. A ve­ces, sal­tar­se un se­má­fo­ro y ace­le­rar en el ám­bar les va­lía una me­jor pun­tua­ción en ve­lo­ci­dad. Otras, su co­che se es­tre­lla­ba. Cuan­do los ado­les­cen­tes ju­ga­ban a so­las, se sal­ta­ban se­má­fo­ros con la mis­ma fre­cuen­cia que un adul­to. Pe­ro cuan­do se les de­cía que sus ami­gos los es­ta­ban ob­ser­van­do des­de una sa­la ve­ci­na, se arries­ga­ban mu­cho más.

“ES­TO NO SU­CE­DE CON LAS PER­SO­NAS DE MÁS DE VEIN­TI­CIN­CO AÑOS”, CO­MEN

TA STEIN­BERG. Cu­rio­sa­men­te, en una prue­ba si­mi­lar, Eva Tel­zer, en la Uni­ver­si­dad de Carolina del Nor­te, com­pro­bó que, cuan­do se le de­cía al par­ti­ci­pan­te que quien lo ob­ser­va­ba des­de la ha­bi­ta­ción ad­ya­cen­te era su ma­dre, ¡se sal­ta­ba mu­chos me­nos se­má­fo­ros! La pre­sen­cia de los co­le­gas ac­ti­va­ba la zo­na ven­tral es­tria­da, re­la­cio­na­da con el cir­cui­to de re­com­pen­sa, mien­tras que te­ner a ma­má cer­ca en­cen­día el cór­tex pre­fron­tal, vin­cu­la­do al con­trol cog­ni­ti­vo.

En los chi­cos que han su­fri­do ex­clu­sión so­cial o abu­sos, la co­sa va un pa­so más allá. En otro tra­ba­jo de la Uni­ver­si­dad de Ore­gón, com­pro­ba­ron que es­tos ni­ños eran más pro­cli­ves a asu­mir ries­gos de­lan­te de sus igua­les. “Si co­no­ce­mos el con­tex­to en el cual fuman o to­man ma­las de­ci­sio­nes, po­de­mos ayu­dar­los a cam­biar a con­tex­tos más po­si­ti­vos”, se­ña­la­ba Tel­zer. Asi­mis­mo, la in­ves­ti­ga­do­ra ase­gu­ra que, cuan­do se da una si­tua­ción emo­cio­nal­men­te car­ga­da, los ado­les­cen­tes tie­nen me­nos he­rra­mien­tas para re­gu­lar­se y au­to­con­tro­lar­se y es en­ton­ces cuan­do me­ten la pa­ta. Si la si­tua­ción es neu­tra, sin em­bar­go, no les cues­ta tan­to to­mar la de­ci­sión co­rrec­ta en ba­se a su pro­pia in­te­gri­dad y la de los de­más.

El des­fa­se horario y la fal­ta de sue­ño son otro lu­gar co­mún. Va­rios es­tu­dios apun­tan que los cam­bios hor­mo­na­les tras­to­can su re­loj bio­ló­gi­co y su rit­mo cir­ca­diano. Es un fac­tor na­da des­de­ña­ble a la ho­ra de com­pren­der por qué ac­túan, a ve­ces, de for­ma tan ob­tu­sa e in­com­pren­si­ble. No dor­mir lo su­fi­cien­te nos inu­ti­li­za para pen­sar con cla­ri­dad. Tan­to que la Aca­de­mia Es­ta­dou­ni­den­se de Pe­dia­tría re­co­mien­da re­tra­sar la ho­ra de en­tra­da al ins­ti­tu­to, para que los ni­ños ga­nen, al me­nos, trein­ta mi­nu­tos de sue­ño.

Con to­do, a pe­sar de que es una edad di­fí­cil, Ro­sa Raich, ca­te­drá­ti­ca de Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na, no du­da en ver­la con op­ti­mis­mo: “Hoy en día, los ado­les­cen­tes tie­nen mu­chas más po­si­bi­li­da­des que ha­ce años. Pue­den via­jar más, re­la­cio­nar­se con gen­te de otros paí­ses, ex­pre­sar sus opi­nio­nes... To­do de­pen­de de có­mo se­pan apro­ve­char esas opor­tu­ni­da­des”.

En la eta­pa de rup­tu­ra que em­pie­za con la pu­ber­tad, el ado­les­cen­te sien­te la ne­ce­si­dad de vin­cu­lar­se y sen­tir­se in­te­gra­do en un gru­po de re­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.