EL GRAN TI­MO DE LA ME­DI­CI­NA AL­TER­NA­TI­VA

Muy Interesante - - PORTADA - Tex­to de LUIS AL­FON­SO GÁ­MEZ

Homeopatía, acupuntura, reiki, reflexología, cro­mo­te­ra­pia, nue­va me­di­ci­na ger­má­ni­ca... Mu­chos es­pa­ño­les con­fían en es­tas y otras prác­ti­cas pre­sun­ta­men­te te­ra­péu­ti­cas, a pe­sar de que no exis­ten prue­bas cien­tí­fi­cas de su efi­ca­cia. Si so­lo son un pla­ce­bo, ¿por qué re­sul­tan tan po­pu­la­res? Es más, ¿có­mo po­de­mos des­en­mas­ca­rar­las?

No ha­cer na­da”. Esa es la me­jor te­ra­pia con­tra el cáncer de ma­ma. Lo di­jo el pa­sa­do mes de enero el me­diá­ti­co na­tu­ró­pa­ta Txu­ma­ri Al­fa­ro en el con­gre­so “Un mun­do sin cáncer: lo que tu mé­di­co no te cuen­ta”, ce­le­bra­do en Bar­ce­lo­na. Su au­dien­cia es­ta­ba com­pues­ta ma­yo­ri­ta­ria­men­te por mu­je­res a las que tam­bién con­tó que si un ni­ño tie­ne un tu­mor ma­ligno es por­que no fue desea­do por su ma­dre. Cuan­do es­tas y otras bar­ba­ri­da­des –co­mo que el ori­gen de es­ta en­fer­me­dad es emo­cio­nal y que el ta­ma­ño del tu­mor re­sul­ta pro­por­cio­nal al con­flic­to que la ha cau­sa­do– tras­cen­die­ron gra­cias a ví­deos col­ga­dos en YouTu­be, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­ta­lla­ron en in­dig­na­ción. Las ca­de­nas de ra­dio, ca­na­les de televisión y pe­rió­di­cos que ha­bían pro­mo­cio­na­do du­ran­te dé­ca­das a Al­fa­ro co­mo un en­tra­ña­ble cu­ran­de­ro lo til­da­ron de re­pen­te de pe­li­gro­so char­la­tán, aun­que no de­cía na­da nue­vo. Es­te na­va­rro, que se hi­zo fa­mo­so en 1996 co­mo con­duc­tor de La bo­ti­ca de la abue­la, un pro­gra­ma de TVE en el que fo­men­ta­ba re­me­dios tan ca­se­ros co­mo inú­ti­les, es un ve­te­rano após­tol de la nue­va me­di­ci­na ger­má­ni­ca, que sos­tie­ne que el cáncer sur­ge por cau­sas emo­cio­na­les y, por lo tan­to, cul­pa al en­fer­mo tan­to de pa­de­cer­lo co­mo de no cu­rar­se, si no lo su­pera. O, en el ca­so de los ni­ños, a sus ma­dres.

El éxi­to de es­te cu­ran­de­ro es un sín­to­ma de una reali­dad que la ma­yo­ría de los ana­lis­tas ig­no­ró cuan­do en fe­bre­ro el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas re­ve­ló que cua­tro de ca­da diez es­pa­ño­les creen que la acupuntura, la homeopatía, el reiki, la qui­ro­prác­ti­ca, la reflexología, la sa­na­ción es­pi­ri­tual, la os­teo­pa­tía y otras seu­do­te­ra­pias cu­ran en­fer­me­da­des “pa­ra las que la me­di­ci­na con­ven­cio­nal no fun­cio­na”, ali­vian los efec­tos se­cun­da­rios de tra­ta­mien­tos con­ven­cio­na­les y ayu­dan a la pre­ven­ción y a te­ner una vi­da sa­na.

EN­TON­CES SE ACHA­CÓ LA BUE­NA IMA­GEN Y LA PO­PU­LA­RI­DAD DE ES­TAS PRÁC­TI­CAS –dos de ca­da diez es­pa­ño­les reconoce que se ha so­me­ti­do a al­gu­na por re­co­men­da­ción de su mé­di­co– a la pasividad de las au­to­ri­da­des y a la con­des­cen­den­cia de las uni­ver­si­da­des y las or­ga­ni­za­cio­nes de pro­fe­sio­na­les de la sa­lud. Na­die ha­bló del de­ci­si­vo pa­pel de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que du­ran­te dé­ca­das las han pre­sen­ta­do co­mo al­ter­na­ti­vas desea­bles fren­te a la me­di­ci­na cien­tí­fi­ca. Ma­ga­ci­nes de televisión y re­vis­tas fe­me­ni­nas –por ci­tar dos de los más es­can­da­lo­sos ejem­plos de res­pal­do a la an­ti­cien­cia– han pu­bli­ci­ta­do im­pu­ne­men­te des­de los pa­ses de ma­nos del reiki pa­ra pa­liar los efec­tos de la qui­mio­te­ra­pia has­ta la homeopatía co­mo mé­to­do de va­cu­na­ción.

¿Os ima­gi­náis que un pe­rio­dis­ta otor­ga­ra el mis­mo cré­di­to a un par­ti­da­rio de la teo­ría de la Tie­rra pla­na que a un de­fen­sor de la es­fe­ri­ci­dad de nues­tro pla­ne­ta? Pues es lo que has­ta ha­ce po­co pa­sa­ba en mu­chos gran­des me­dios, don­de se guar­da­ba un pru­den­te equi­li­brio en­tre las lla­ma­das te­ra­pias al­ter­na­ti­vas o com­ple­men­ta­rias y la me­di­ci­na ofi­cial. “La equi­dis­tan­cia que se en­se­ña en las fa­cul­ta­des de Pe­rio­dis­mo va muy bien pa­ra la po­lí­ti­ca y las re­la­cio­nes per­so­na­les, pe­ro no pa­ra la cien­cia. Aún hoy, los me­dios en­fren­tan a un es­ta­fa­dor (ho­meó­pa­ta, adi­vino, qui­ro­prác­ti­co…) con un cien­tí­fi­co. Al pú­bli­co se le es­tá di­cien­do así que am­bos tie­nen sus ra­zo­nes”, re­su­me Suso Fer­nán­dez, far­ma­céu­ti­co y uno de los im­pul­so­res de Far­maCien­cia, el mo­vi­mien­to de far­ma­céu­ti­cos es­pa­ño­les con­tra la homeopatía.

Por eso, no es de ex­tra­ñar que, se­gún la VIII En­cues­ta de Per­cep­ción So­cial de la Cien­cia, rea­li­za­da a fi­na­les de 2016 por la Fun­da­ción Española pa­ra la Cien­cia y la Tec­no­lo­gía (FECYT), el 59,8 % de los ciu­da­da­nos con­fíe “mu­cho, bas­tan­te o al­go” en la acupuntura y el 52,7 % lo ha­ga en la homeopatía. Ade­más, la creen­cia en la efec­ti­vi­dad de esas dos seu­do­te­ra­pias au­men­ta con el ni­vel de es­tu­dios: so­lo el 16,9 % de la po­bla­ción sin for­ma­ción aca­dé­mi­ca o que no ha com­ple­ta­do la bá­si­ca confía mu­cho o bas­tan­te en la homeopatía, por­cen­ta­je que se dis­pa­ra has­ta el 30,9 % en­tre quie­nes han aca­ba­do la Se­cun­da­ria y al 26 % en­tre los universitarios.

A MA­YOR EDU­CA­CIÓN, MA­YOR CRE­DI­BI­LI­DAD. La acupuntura tie­ne to­da­vía ma­yor éxi­to en­tre el co­lec­ti­vo con es­tu­dios su­pe­rio­res, ya que un 40,1 % de los universitarios cree en ella, fren­te al 13,9 % en­tre aque­llos sin es­tu­dios o que no han ter­mi­na­do los bá­si­cos. Es­tos da­tos de­mues­tran que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo no pro­pi­cia el pen­sa­mien­to crí­ti­co en el te­rreno de los en­ga­ños re­la­cio­na­dos con la sa­lud. Ha­brá que ver en el pró­xi­mo son­deo de la FECYT si el apa­ren­te des­cré­di­to que ha su­fri­do la homeopatía en los úl­ti­mos dos años ha mi­na­do su acep­ta­ción en Es­pa­ña.

Pe­ro ¿de qué ha­bla­mos al re­fe­rir­nos a las te­ra­pias al­ter­na­ti­vas? De prác­ti­cas que nun­ca han de­mos­tra­do más efec­ti­vi­dad que la de ac­tuar co­mo pla­ce­bos, y que, en mu­chos ca­sos, se ven­den co­mo na­tu­ra­les e ino­cuas. Las hay que van con­tra el sen­ti­do co­mún y los fun­da­men­tos del co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co, co­mo la homeopatía, con sus di­lu­cio­nes ex­tre­mas y el prin­ci­pio de que cuan­to más se di­lu­ye una sus­tan­cia, ma­yor es su efec­to te­ra­péu­ti­co (ver re­cua­dro en la si­guien­te do­ble pá­gi­na). Otras se es­cu­dan en ener­gías des­co­no­ci­das pa­ra la cien­cia: son las lla­ma­das te­ra­pias ener­gé­ti­cas, un sub­con­jun­to del que for­man par­te la acupuntura, el reiki, la reflexología, el bio­mag­ne­tis­mo, la mag­ne­to­te­ra­pia y la cro­mo­te­ra­pia, en­tre

otras. La ener­gía que su­pues­ta­men­te se ma­ni­pu­la pa­ra cu­rar en­fer­me­da­des no es siem­pre la mis­ma, pe­ro ta­les dis­ci­pli­nas com­par­ten una co­sa: so­lo el prac­ti­can­te de ca­da te­ra­pia pue­de per­ci­bir la ener­gía co­rres­pon­dien­te, ya que, sos­tie­nen, la cien­cia no ha desa­rro­lla­do aún sis­te­mas de de­tec­ción de es­tas mis­te­rio­sas y be­né­fi­cas fuer­zas na­tu­ra­les. El en­ga­ño es­tá ser­vi­do, co­mo han de­mos­tra­do nu­me­ro­sos ca­sos. Pe­ro eso no im­por­ta a los cre­yen­tes, en mu­chas de las oca­sio­nes per­so­nas de­ses­pe­ra­das que su­fren en­fer­me­da­des pa­ra las que la me­di­ci­na cien­tí­fi­ca no tie­ne so­lu­ción a día de hoy.

“Las de­no­mi­na­das me­di­ci­nas al­ter­na­ti­vas dan una res­pues­ta a si­tua­cio­nes clí­ni­cas y de su­fri­mien­to de las per­so­nas que en mu­chos ca­sos no se pue­den abor­dar de for­ma cien­tí­fi­ca. Las creen­cias y las ex­pec­ta­ti­vas no cu­bier­tas son el cal­do de cul­ti­vo en los pa­cien­tes vul­ne­ra­bles”, di­ce Vi­cen­te Baos, mé­di­co de fa­mi­lia y pro­mo­tor de la pla­ta­for­ma No Sin Evi­den­cia, con­tra­ria a las te­ra­pias sin ba­se cien­tí­fi­ca. Gui­ller­mo Quin­dós, ca­te­drá­ti­co de Mi­cro­bio­lo­gía en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na y En­fer­me­ría de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co, diag­nos­ti­ca que es­tos tra­ta­mien­tos son po­pu­la­res por­que “de­di­can el tiem­po apro­pia­do a los afec­ta­dos pa­ra que pue­dan de­ta­llar sus do­len­cias; usan tér­mi­nos sen­ci­llos y se­duc­to­res (ener­gía, vo­lun­tad, fe, fuer­za...) pa­ra ex­pli­car co­sas com­ple­jas; abu­san de las prue­bas, ver­da­de­ras o fal­sas,

que apo­yan los prin­ci­pios cien­tí­fi­cos de ca­da seu­do­me­di­ci­na, pe­ro ocul­tan sus va­cíos ra­cio­na­les y sus erro­res; pro­yec­tan una vi­sión glo­bal de la per­so­na; y ha­cen que los pa­cien­tes se im­pli­quen emo­cio­nal­men­te y ten­gan fe en el te­ra­peu­ta”. A to­do es­to hay que su­mar, se­gún Fer­nán­dez, que “la con­fian­za en la cien­cia ha­ce creer a mu­cha gen­te que hay re­me­dio pa­ra to­do”, y por eso “no se acep­ta que exis­ten do­len­cias de po­ca en­ti­dad o muy gra­ves sin so­lu­ción”.

Si se tra­ta de una en­fer­me­dad real, el ma­yor pe­li­gro de las seu­do­te­ra­pias –has­ta de las más inofen­si­vas, co­mo el reiki con sus pa­ses má­gi­cos de ma­nos– es que lle­ven al en­fer­mo a re­nun­ciar a un tra­ta­mien­to mé­di­co que real­men­te fun­cio­na, o a re­tra­sar­lo. “La pro­mo­ción y el uso de pro­duc­tos ho­meo­pá­ti­cos con­lle­va ries­gos im­por­tan­tes. En pri­mer lu­gar, que su­pon­ga pa­ra el pa­cien­te una de­mo­ra en la bús­que­da de aten­ción mé­di­ca apro­pia­da, ba­sa­da en las prue­bas, o, peor aún, que lo di­sua­da de ha­cer­lo. En se­gun­do

lu­gar, que so­ca­ve la con­fian­za del pa­cien­te y del pú­bli­co en la na­tu­ra­le­za y el va­lor de la prue­ba cien­tí­fi­ca pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes en la aten­ción de la sa­lud y otras prio­ri­da­des so­cia­les”, ad­ver­tía en sep­tiem­bre de 2017 el Con­se­jo Ase­sor Cien­tí­fi­co de las Aca­de­mias Eu­ro­peas (EASAC), or­ga­ni­za­ción for­ma­da por vein­ti­cin­co aca­de­mias cien­tí­fi­cas na­cio­na­les de la Unión Eu­ro­pea, y las de No­rue­ga y Sui­za. EL DA­ÑO CAU­SA­DO POR CUAL­QUIER SEUDOTERAPEUTA –aun­que el EASAC cen­tra­ba su dic­ta­men en la homeopatía, sus afir­ma­cio­nes pue­den ex­ten­der­se a to­das las prác­ti­cas no con­tras­ta­das cien­tí­fi­ca­men­te– va más allá del in­di­vi­duo y afec­ta a to­da la so­cie­dad, ya que los seu­do­mé­di­cos ali­men­tan la des­con­fian­za ha­cia el co­no­ci­mien­to ba­sa­do en prue­bas. Hoy hay ni­ños en el mun­do desa­rro­lla­do que mueren por in­fec­cio­nes su­pe­ra­bles con un an­ti­bió­ti­co co­mún por­que sus pa­dres han pre­fe­ri­do la homeopatía. Y pa­cien­tes de cáncer que fa­lle­cen pre­ma­tu­ra­men­te por po­ner­se en ma­nos de la nue­va me­di­ci­na ger­má­ni­ca o la or­to­mo­le­cu­lar y aban­do­nar la qui­mio­te­ra­pia, re­nun­ciar a la ra­dio­te­ra­pia o no so­me­ter­se a ci­ru­gía, co­mo hi­zo Ste­ve Jobs.

Pa­ra elu­dir cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta o in­di­rec­ta en ca­sos co­mo es­tos, los prac­ti­can­tes de las an­tes lla­ma­das me­di­ci­nas al­ter­na­ti­vas han em­pe­za­do a de­no­mi­nar­las com­ple­men­ta­rias. Así, si el en­fer­mo se cu­ra –lo que su­ce­de­rá siem­pre gra­cias a la me­di­ci­na cien­tí­fi­ca–, se apun­tan el tan­to. Si­guien­do es­ta lí­nea de ra­zo-

Las seu­do­te­ra­pias pue­den ma­tar, por­que lle­van a los pa­cien­tes a aban­do­nar los tra­ta­mien­tos que sí fun­cio­nan

El ne­go­cio es el ne­go­cio: los co­le­gios de far­ma­céu­ti­cos son el úl­ti­mo apo­yo pro­fe­sio­nal con el que cuen­ta la homeopatía

na­mien­to, el sa­cer­do­te ru­so or­to­do­xo que ben­di­ce ca­da cohe­te en Bai­ko­nur an­tes del des­pe­gue po­dría de­cir que prac­ti­ca la in­ge­nie­ría es­pa­cial com­ple­men­ta­ria y que el mé­ri­to de que la na­ve fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te es de él.

La pre­sión de la co­mu­ni­dad es­cép­ti­ca en las re­des so­cia­les no so­lo ha he­cho que los me­dios cri­ti­quen las seu­do­te­ra­pias. Tam­bién ha lo­gra­do en los dos úl­ti­mos años que en­ti­da­des co­mo la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial, la Real Aca­de­mia de Far­ma­cia y las tres so­cie­da­des cien­tí­fi­cas far­ma­céu­ti­cas es­pa­ño­las las re­cha­cen. “Va­mos por buen ca­mino”, di­ce Baos, que ha lu­cha­do pa­ra que los co­le­gios de mé­di­cos se plan­ten an­te las te­ra­pias no cien­tí­fi­cas. El úni­co re­fu­gio pa­ra las seu­do­te­ra­pias en­tre los es­pe­cia­lis­tas es­pa­ño­les en sa­lud son los co­le­gios de far­ma­céu­ti­cos, “una ver­güen­za pa­ra la pro­fe­sión”, sen­ten­cia Fer­nán­dez. “En mu­chos co­le­gios pro­fe­sio­na­les ca­be de to­do. El ne­go­cio es el ne­go­cio y los pro­fe­sio­na­les se co­le­gian pa­ra que se de­fien­dan lo me­jor po­si­ble sus in­tere­ses eco­nó­mi­cos”, apun­ta Quin­dós. FUE­RA DE NUES­TRAS FRON­TE­RAS, LOS CIEN­TÍ­FI­COS TAM­BIÉN SON UNÁ­NI­MES: HAY QUE PO­NER CO­TO A LAS SEU­DO­TE­RA­PIAS, por­que nin­gu­na ha de­mos­tra­do ser más que un pla­ce­bo. Y no por­que no se ha­yan es­tu­dia­do. Los dos gran­des cen­tros de in­ves­ti­ga­ción so­bre es­tas prác­ti­cas de los Ins­ti­tu­tos Na­cio­na­les de la Sa­lud es­ta­dou­ni­den­ses (el Cen­tro Na­cio­nal de Sa­lud Com­ple­men­ta­ria e In­te­gral y la Ofi­ci­na de Me­di­ci­na Com­ple­men­ta­ria y Al­ter­na­ti­va del Cáncer) no han desa­rro­lla­do nin­gu­na te­ra­pia efec­ti­va con­tra nin­gu­na en­fer­me­dad en más de vein­ti­cin­co años, pe­se a gas­tar mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de los con­tri­bu­yen­tes.

La es­pe­ran­za de vi­da se ha duplicado en Oc­ci­den­te en el úl­ti­mo si­glo gra­cias la po­ta­bi­li­za­ción de las aguas y el sa­nea­mien­to, la hi­gie­ne, el con­trol de los ali­men­tos y los ade­lan­tos cien­tí­fi­cos: an­ti­bió­ti­cos, va­cu­nas... Mien­tras, en el orien­te ori­gi­na­rio –real o fic­ti­cio– de mu­chas seu­do­te­ra­pias, la es­pe­ran­za de vi­da so­lo ha cre­ci­do de for­ma es­pec­ta­cu­lar tras la lle­ga­da de la lla­ma­da me­di­ci­na oc­ci­den­tal.

“Los chi­nos no quie­ren sa­ber na­da de las ton­te­rías de an­tes y aquí se las com­pra­mos acrí­ti­ca­men­te”, la­men­ta Baos, quien, al igual que otros ex­per­tos, pien­sa que no hay fór­mu­las mágicas pa­ra erra­di­car es­tas y otras creen­cias por­que “el ce­re­bro quie­re ser en­ga­ña­do cuan­do su­fre”. Quin­dós se­ña­la que “es­ta con­de­na pue­de ali­viar­se fo­men­tan­do una en­se­ñan­za que pro­mue­va el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co, la re­fle­xión y el pen­sa­mien­to crí­ti­co. Es un re­to di­fí­cil pe­ro apa­sio­nan­te que choca con mu­chos in­tere­ses eco­nó­mi­cos y re­li­gio­sos”. Con­vie­ne te­ner siem­pre pre­sen­te que la me­di­ci­na cien­tí­fi­ca no lo cu­ra to­do, pe­ro la mal lla­ma­da al­ter­na­ti­va no cu­ra na­da. Si cu­ra­ra al­go, se­ría sim­ple­men­te me­di­ci­na.

APITERAPIA El ve­neno que ino­cu­lan las abe­jas a tra­vés de su agui­jón se uti­li­za pa­ra tra­tar di­ver­sas do­len­cias, al­gu­nas tan gra­ves co­mo el cáncer. No exis­ten es­tu­dios ri­gu­ro­sos que ava­len su efi­ca­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.